UN VÍNCU­LO

EN IMÁ­GE­NES No hay dos ex­pe­rien­cias de la ma­ter­ni­dad idén­ti­cas, y al mis­mo tiem­po na­da es tan uni­ver­sal. En to­das las épo­cas, en to­das las ci­vi­li­za­cio­nes y en to­dos los es­tra­tos de ca­da cul­tu­ra el la­zo que une a una ma­dre con su hi­jo es pro­fun­do, in­destr

La Tercera - Mujer - - L I B Ro - POR: FLO­REN­CIA SAÑUDO FO­TOS: CLAIBORNE SWANSON FRANK

El amor ma­ter­nal, ins­tin­ti­vo y po­de­ro­so, atra­vie­sa to­das las ba­rre­ras so­cia­les. Y si al­go com­par­ten una rei­na y la mu­jer más hu­mil­de, es ese sen­ti­mien­to que, pa­ra la gran ma­yo­ría de las mu­je­res, sur­ge co­mo una ma­rea in­ven­ci­ble y asom­bro­sa en el mo­men­to en que po­sa los ojos por pri­me­ra vez so­bre su hi­jo re­cién na­ci­do.

Es es­te amor in­con­di­cio­nal que la fo­tó­gra­fa es­ta­dou­ni­den­se Claiborne Swanson Frank qui­so po­ner en evi­den­cia en su li­bro “Mot­her & child”, re­cien­te­men­te pu­bli­ca­do por la edi­to­rial As­sou­li­ne.

Ella mis­ma, co­mo con­fie­sa en sus pa­la­bras in­tro­duc­to­rias, es la pri­me­ra asom­bra­da por la fuer­za de ese sen­ti­mien­to: “La ma­ter­ni­dad cam­bió mi vi­da. En cier­ta ma­ne­ra, an­tes de te­ner a mi hi­jos yo era una ni­ña. Des­pués que mi pri­mer hi­jo na­ció, no vol­ví a ser la mis­ma. La ma­ter­ni­dad me hi­zo re­con­si­de­rar mis prio­ri­da­des y va­lo­res de una ma­ne­ra que nun­ca lo ha­bía he­cho an­tes”. Es­ta con­cien­cia la lle­vó a pre­gun­tar­se ¿a to­das las mu­je­res les su­ce­de lo mis­mo? Pa­ra sa­ber­lo se lan­zó en su en­cues­ta fo­to­grá­fi­ca.

Swanson Frank no pre­ten­dió ha­cer un am­plio es­tu­dio que abar­ca­ra to­dos los es­tra­tos de la so­cie­dad y se con­cen­tró en un gru­po so­cial –el mun­do WASP y pri­vi­le­gia­do al que ella per­te­ne­ce–, so­li- ci­tan­do a se­ten­ta her­mo­sas mu­je­res que po­sa­ran con sus hi­jos y com­par­tie­ran sus sen­ti­mien­tos acer­ca de la ma­ter­ni­dad.

Las entrevistadas po­san en sus re­si­den­cias de ve­rano en New­port, Easthampton o el Ca­ri­be, y una luz de plá­ci­do con­fort ve­ra­nie­go ilu­mi­na to­das las imá­ge­nes. Pe­ro de­trás de es­ta vi­tri­na de per­fec­ción, lo que ella bus­ca es sa­ber có­mo la ma­ter­ni­dad afec­tó a es­tas mu­je­res –em­pre­sa­rias, di­se­ña­do­ras, he­re­de­ras, in­fluen­cers, ex­mo­de­los– acos­tum­bra­das a la in­de­pen­den­cia y al pri­vi­le­gio y con­vul­sio­nó sus vi­das y sus prio­ri­da­des.

A to­das las ma­dres fo­to­gra­fia­das y entrevistadas les pre­sen­tó un mis­mo cues­tio­na­rio, que in­cluía, por ejem­plo, es­tas pre­gun­tas: ¿Qué lec­cio­nes le

LAS ENTREVISTADAS PO­SAN EN SUS RE­SI­DEN­CIAS DE VE­RANO EN NEW­PORT, EASTHAMPTON O EL CA­RI­BE. PE­RO DE­TRÁS DE ES­TA VI­TRI­NA DE PER­FEC­CIÓN LO QUE LA AU­TO­RA BUS­CA ES SA­BER CÓ­MO LA MA­TER­NI­DAD AFEC­TÓ A ES­TAS MU­JE­RES.

en­se­ña­ron sus hi­jos? ¿Cuál es su re­cuer­do más im­bo­rra­ble del par­to? ¿De qué se arre­pien­te co­mo ma­dre? ¿Cuá­les son los va­lo­res que quie­re trans­mi­tir a sus hi­jos? ¿Có­mo qui­sie­ra que sus hi­jos la re­cuer­den? Las res­pues­tas re­ve­lan di­fe­ren­cias, pe­ro so­bre to­do si­mi­li­tu­des: las in­se­gu­ri­da­des que ex­pe­ri­men­ta to­da ma­dre, los de­seos pa­ra sus hi­jos, la res­pon­sa­bi­li­dad de for­mar a un in­di­vi­duo y de trans­mi­tir un prin­ci­pio de es­pi­ri­tua­li­dad, el in­des­crip­ti­ble pla­cer que pro­vo­ca una ri­sa o una mi­ra­da de un hi­jo.

RI­CAS, BE­LLAS… MA­DRES

Por ejem­plo, In­dia Hicks, ex­mo­de­lo, nie­ta de lord Mount­bat­ten y pri­ma se­gun­da del prín­ci­pe Car­los, afir­ma que des­de que tu­vo sus cua­tro hi­jos sien­te que ha evo­lu­cio­na­do pa­ra me­jor, “ya no ten­go tiem­po de pen­sar en mí mis­ma: so­lo pien­so en ellos”. Aman­da Brooks, ex­di­rec­to­ra de la tien­da Bar­neys de Nue­va York, de­jó su pues­to y su vi­da en Man­hat­tan pa­ra ins­ta­lar­se en una ca­sa de cam­po con su ma­ri­do in­glés, en el Ox­fords­hi­re. Pa­ra ella sus hi­jos le han en­se­ña­do “a no to­mar­me de­ma­sia­do en se­rio”. Pa­ra la es­pa­ño­la Ma­ria Due­ñas Ja­cobs, di­rec­to­ra de un si­tio de es­ti­lis­mo per­so­na­li­za­do, lo más sor­pren­den­te de ser ma­dre es “lo mu­cho que pue­des amar. Es in­men­su­ra­ble e im­pen­sa­ble an­tes de ha­ber­lo ex­pe­ri­men­ta­do por ti mis­ma”. Del­fi­na Bla­quier Fi­gue­ras, la es­po­sa del gua­pí­si­mo po­lis­ta ar­gen­tino Na­cho Fi­gue­ras (ima­gen de las fragancias Ralph Lau­ren), re­cuer­da la sen­sa­ción, tras ca­da uno de sus cua­tro par­tos, “cuan­do te en­cuen­tras con tu hi­jo o hi­ja por pri­me­ra vez y ese enor­me amor se ins­ta­la in­me­dia­ta­men­te en ti. En ca­da oca­sión pen­sé ¿có­mo es po­si­ble que re­cién nos co­no­ci­mos y ya te amo tan­to?”.

Pat­ti Han­sen fue fo­to­gra­fia­da en un bo­te con sus hi­jas Teo­do­ra y Alexandra, fru­to de su unión

con el rolling stone Keith Ri­chard. Ella tie­ne 62 años y sus hi­jas no son ni­ñas, pe­ro las tres com­par­ten un víncu­lo in­que­bran­ta­ble. Con su ma­ri­do a me­nu­do fue­ra del ho­gar, Pat­ti asu­mió prác­ti­ca­men­te so­la su crian­za y hoy afir­ma que su más gran­de or­gu­llo “es que mis hi­jas sean res­pe­ta­das por to­das las per­so­nas que las co­no­cen”. Lau­ren San­to Do­min­go, cu­ya bo­da en 2008 en Car­ta­ge­na, Co­lom­bia, con el ri­quí­si­mo An­drés San­to Do­min­go fue ca­li­fi­ca­da por la re­vis­ta Vo­gue co­mo “la bo­da del año”, es, se­gún el New York Ob­ser­ver, “una de las neoyorquinas más in­flu­yen­tes de los úl­ti­mos 25 años”. Fun­da­do­ra de la tien­da de lu­jo on­li­ne Mo­da Ope­ran­di, re­co­no­ce que el tra­ba­jo es par­te in­con­di­cio­nal de su vi­da. “Soy una per­so­na con mi pro­pia iden­ti­dad, mi ne­go­cio y mi fa­mi­lia, nun­ca qui­se ser so­la­men­te es­po­sa o ma­dre” di­ce, y lo ha­ce sin cul­pa, pues con­si­de­ra que “pa­ra los hi­jos es im­por­tan­te que su ma­dre se sien­ta ple­na y lo­gra­da”. Dee Oclep­po Hil­fi­ger es la se­gun­da es­po­sa del di­se­ña­dor Tommy Hil­fi­ger, y él es su se­gun­do ma­ri­do. Ella lle­gó al ma­tri­mo­nio con dos hi­jos y un ter­ce­ro, Se­bas­tian, na­ció en 2009. Exi­to­sa em­pre­sa­ria, co­mo mu­chas otras mu­je­res en es­te li­bro re­cu­rre a las en­se­ñan­zas de su pro­pia ma­dre a la ho­ra de criar a sus hi­jos. “El me­jor con­se­jo que me dio mi ma­dre es con­fiar en mi ins­tin­to, y te­nía ra­zón, pues en ge­ne­ral mis tri­pas me lle­van por la bue­na di­rec­ción”, di­ce.

Las hi­jas de Ca­ro­li­na He­rre­ra –quien apor­tó unas pa­la­bras al li­bro– son cons­cien­tes de la im­por­tan­cia de su ma­dre en su vi­da y en la de sus hi­jos. Patricia He­rre­ra Lan­sing co­men­ta di­ver­ti­da que co­mo abue­la la di­se­ña­do­ra “de­ja ha­cer a mis hi­jos to­do lo que yo no po­día ha­cer: to­mar Co­ca-co­la, co­mer dul­ces y he­la­do y mi­rar te­le­vi­sión sin lí­mi­te”. Ca­ro­li­na He­rre­ra Báez ad­mi­te tam­bién que sus hi­jos ado­ran es­tar jun­to a ella, “pro­bar­se su ro­pa, sus za­pa­tos, desa­yu­nar en la ca­ma con ella”. Co­mo lo con­fir­ma la ma­yo­ría de los tes­ti­mo­nios, su pro­pia ma­ter­ni­dad la acer­có más aun a su ma­dre: “Real­men­te la en­tien­do ca­da día más”, di­ce. En efec­to, pa­ra to­das la pro­xi­mi­dad con su pro­pia ma­dre se acen­tuó con su pro­pia ma­ter­ni­dad. La mo­de­lo aus­tra­lia­na Eli­se Tay­lor se di­ce fe­liz que la su­ya se ha­ya ins­ta­la­do en Nue­va York, a su la­do. “El na­ci­mien­to de mi hi­ja nos unió aun más”, di­ce. ¿Cuál es el con­se­jo más im­por­tan­te que le dio su ma­dre? “Uno que nun­ca ol­vi­do: ‘vi­ve un día a la vez y man­ten­te siem­pre abier­ta al cam­bio’”.

PA­RA LA ES­PA­ÑO­LA MARÍA DUE­ÑAS JA­COBS, DI­REC­TO­RA DE UN SI­TIO DE ES­TI­LIS­MO PER­SO­NA­LI­ZA­DO, LO MÁS SOR­PREN­DEN­TE DE SER MA­DRE ES “LO MU­CHO QUE PUE­DES AMAR. ES IN­MEN­SU­RA­BLE E IM­PEN­SA­BLE AN­TES DE HA­BER­LO EX­PE­RI­MEN­TA­DO”.

Ca­ro­li­na Herrrea con Olim­pia, Miguel y Ata­lan­ta.

Lau­ren San­to Do­min­go con Bea­tri­ce y Ni­co­lás.

3

1. Aman­da Booth y Mi­cah 2. La au­to­ra, Claiborne Swanson Frank con sus hi­jos Hunter y Wil­der 3. In­dia Hicks con tres de sus cin­co hi­jos: Con­rad, Domino y Wes­ley. 2

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.