BIEN, IM­PAC­TO E N LA FERT I L I DAD

ALI­MEN­TAR­SE Una bue­na nu­tri­ción du­ran­te el embarazo no so­lo pro­mue­ve un ade­cua­do cre­ci­mien­to y desa­rro­llo fe­tal, sino que dis­mi­nu­ye el ries­go de mal­for­ma­cio­nes con­gé­ni­tas, com­pli­ca­cio­nes en el par­to y puer­pe­rio, e in­clu­so de en­fer­me­da­des cró­ni­cas en la vi

La Tercera - Mujer - - Nutrición - POR: PATRICIA MO­RA­LES FOTO: GETTY IMA­GES

El pe­so de una mu­jer es de­ter­mi­nan­te al mo­men­to de bus­car un embarazo. Así lo ex­pli­ca la nu­trió­lo­ga de la Clí­ni­ca Uni­ver­si­dad de los An­des Elia­na Re­yes. “Las per­so­nas con obe­si­dad tie­nen al­tas pro­ba­bi­li­da­des de te­ner re­sis­ten­cia a la in­su­li­na, y es­ta es cau­sal de in­fer­ti­li­dad, por lo tan­to, man­te­ner un pe­so ade­cua­do es fun­da­men­tal pa­ra em­ba­ra­zar­se. Lo mis­mo ocu­rre en el otro ex­tre­mo. Las mu­je­res muy del­ga­das mu­chas ve­ces no ovu­lan, lo que cla­ra­men­te im­po­si­bi­li­ta la fe­cun­da­ción”, di­ce. La nu­tri­cio­nis­ta de Clí­ni­ca In­di­sa Da­na Bort­nick agre­ga: “El pe­so de la ma­dre en el mo­men­to de la ges­ta­ción se aso­cia tam­bién al pe­so del hi­jo en el na­ci­mien­to, lue­go en el pe­rio­do de lac­tan­cia e in­clu­so en la eta­pa es­co­lar. Por ejem­plo, si una ma­dre ini­cia el embarazo con ba­jo pe­so o sube muy po­co en los me­ses de ges­ta­ción, co­rre el ries­go de te­ner un par­to pre­ma­tu­ro o que su hi­jo naz­ca con ba­jo pe­so, y que esa con­di­ción se man­ten­ga du­ran­te su ni­ñez”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.