MO­DA Y

CA­TO­LI­CIS­MO La úl­ti­ma mues­tra del Cos­tu­me Ins­ti­tu­te del Mu­seo Me­tro­po­li­tano en Nue­va York –una de las más es­pe­ra­das del año– es la más am­bi­cio­sa que ha he­cho has­ta aho­ra y pue­de que tam­bién sea la más con­tro­ver­ti­da. “Heavenly Bodies: Fas­hion and the Cat­ho

La Tercera - Mujer - - E Xpos I C I Ó N - POR: FLO­REN­CIA SA­ÑU­DO FOTOS: GENTILEZA ©ME­TRO­PO­LI­TAN MU­SEUM OF ART

To­dos los años en ma­yo, cuan­do la primavera co­mien­za a afir­mar­se en Nue­va York, el mun­do de la mo­da se agi­ta con im­pa­cien­cia, pues es cuan­do co­mien­za la ex­po­si­ción anual del Cos­tu­me Ins­ti­tu­te en el Mu­seo Me­tro­po­li­tano. A la ga­la que la pre­ce­de –siem­pre el pri­mer lu­nes del mes–, en la que los in­vi­ta­dos de­ben ves­tir­se se­gún el te­ma de la mues­tra, asis­te lo más gra­na­do del mun­do del es­pec­tácu­lo y de la mo­da. La ex­po­si­ción de es­te año, “Heavenly Bodies: Fas­hion and the Cat­ho­lic Ima­gi­na­tion” (Cuer­pos ce­les­tia­les: mo­da e ima­gi­na­ción ca­tó­li­ca), es la más am­bi­cio­sa has­ta la fe­cha por la can­ti­dad, ca­li­dad y ori­gen de las pie­zas ex­hi­bi­das y qui­zás la más con­tro­ver­ti­da, de­bi­do a la pro­pues­ta de mi­rar a una de las re­li­gio­nes con más fie­les en el mun­do co­mo fuente de ins­pi­ra­ción en el di­se­ño de ro­pa.

La mues­tra pre­sen­ta 150 pren­das de al­ta cos­tu­ra que re­fle­jan la ima­gi­ne­ría del ar­te ca­tó­li­co, ya sean cru­ces, es­ce­nas bí­bli­cas o formas mo­nás­ti­cas. No es ca­sual que la ma­yo­ría de los au­to­res de es­tos mag­ní­fi­cos ves­ti­dos, co­mo El­sa Schia­pa­re­lli, John Ga­lliano, Ric­car­do Tis­ci, Ch­ris­tian La­croix, Co­co Cha­nel, Jean­ne Lan­vin o Jean Paul Gaul­tier, se cria­ran ro­dea­dos de es­tas imá­ge­nes in­he­ren­tes al ca­to­li­cis­mo. Co­co Cha­nel, por ejem­plo, cre­ció en un or­fa­na­to ca­tó­li­co y su ‘pe­ti­te ro­be noi­re’ con cue­llo blan­co re­cuer­da de­ci­di­da­men­te el uni­for­me que usó en su in­fan­cia y ado­les­cen­cia. La ima­gi­ne­ría ca­tó­li­ca la acom­pa­ñó a lo lar­go de su ca­rre­ra y se evi­den­cia tam­bién en su fre­cuen­te uso de la cruz bi­zan­ti­na en sus pie­zas de bi­su­te­ría. Más re­cien­te­men­te, los mo­sai­cos do­ra­dos bi­zan­ti­nos y ve­ne­cia­nos de la ca­te­dral Mon­rea­le de Si­ci­lia ins­pi­ra­ron a Do­me­ni­co Dol­ce y Ste­fano Gab­ba­na pa­ra su mag­ní­fi­ca co­lec­ción oto­ño/in­vierno 2013, y la ba­sí­li­ca San Vi­ta­le de Ra­ve­na fue la fuente de ins­pi­ra­ción de Gian­ni Ver­sa­ce pa­ra su co­lec­ción oto­ño 1997, que se­ría su úl­ti­ma.

“Co­mo cu­ra­dor siem­pre me in­tere­sé en lo que exis­te de­trás del ac­to y del im­pul­so crea­ti­vo –di­jo An­drew Bol­ton en la pre­sen­ta­ción ofi­cial de la mues­tra en Ro­ma rea­li­za­da en no­viem­bre–, y siem­pre me im­pac­tó la ma­ne­ra en que la re­li­gión, el ca­to­li­cis­mo en par­ti­cu­lar, apor­tó a es­tos di­se­ña­do­res una ri­que­za de ima­gi­na­ción, una tra­di­ción del re­la­to y una cier­ta vi­sión del mun­do”.

IN­FLUEN­CIAS MO­NÁS­TI­CAS

La ex­po­si­ción se ex­tien­de a lo lar­go de vein­ti­cin­co ga­le­rías y se di­vi­de en­tre el mu­seo de 5ª Ave­ni­da y el Met Cloisters, el mu­seo me­die­val al nor­te de Man­hat­tan. Una par­te de las pren­das de al­ta cos­tu­ra se ex­hi­be en las ga­le­rías de ar­te bi­zan­tino y me­die­val, acom­pa­ña­das de obras de ar­te de la co­lec­ción del mu­seo. Allí se ex­plo­ran las fa­ce­tas más sun­tuo­sas de la ima­gi­ne­ría de la Igle­sia. Un re­lu­cien­te ves­ti­do de no­che de Ver­sa­ce con una cruz des­de el es­co­te has­ta el do­bla­di­llo se ex­po­ne jun­to a una cruz pro­ce­sio­nal del si­glo XI; la co­ber­tu­ra de una bi­blia del si­glo XVII acom­pa­ña un ves­ti­do de Va­len­tino con un lla­ma­ti­vo mo­ti­vo de Jar­dín del Edén; un con­jun­to en bro­ca­do do­ra­do de Dol­ce & Gab­ba­na se ex­hi­be jun­to a un frag­men­to de pi­so de mo­sai­co bi­zan­tino del si­glo VI.

La con­tra­po­si­ción de mo­da y ar­te me­die­val per­mi­te co­nec­tar la ex­pre­sión con su fuente de ins­pi­ra­ción. “Al­gu­nas de las pren­das se re­la­cio­nan di­rec­ta­men­te con el ar­te ex­pues­to en las ga­le­rías, y a tra­vés de yux­ta­po­si­cio­nes crea­mos diá­lo­gos en­tre mo­da y obras de ar­te re­li­gio­sas me­die­va­les y re­na­cen­tis­tas”, ex­pli­ca Bol­ton.

Otra par­te de las pren­das, la que se ex­po­ne en el mu­seo me­die­val del Cloisters, ex­plo­ra la fa­ce­ta más aus­te­ra del ca­to­li­cis­mo. Aquí los do­ra­dos bi­zan­ti­nos dan lu­gar a la se­ve­ri­dad de las ór­de­nes mo­nás­ti­cas co­mo lo evi­den­cian mo­de­los co­mo un ves­ti­do de no­via de Ba­len­cia­ga de 1967 (“una proeza de la in­ge­nie­ría”, se­gún Bol­ton) o un ves­ti­do de no­che de Ma­da­me Grès que re­cuer­da cla­ra­men­te una tú­ni­ca fran­cis­ca­na. “Mo­da y re­li­gión siem­pre han es­ta­do en co­rre­la­ción, ins­pi­rán­do­se

LA EX­PO­SI­CIÓN SE EX­TIEN­DE A LO LAR­GO DE VEIN­TI­CIN­CO GA­LE­RÍAS Y SE DI­VI­DE EN­TRE EL MU­SEO DE 5ª AVE­NI­DA Y EL MET CLOISTERS, EL MU­SEO ME­DIE­VAL AL NOR­TE DE MAN­HAT­TAN.

pues­ta de tres co­ro­nas cu­bier­ta con 18.000 dia­man­tes, re­ga­lo de la rei­na Isabel II de Es­pa­ña al pa­pa Pío IX; una mi­tra muy al­ta y pe­sa­da, ob­se­quio de Mus­so­li­ni al pa­pa Pío XI en conmemoración de la fir­ma de los Pac­tos de Le­trán en 1929; una ca­pa bor­da­da en hi­los de oro de Be­ne­dic­to XV (1914-1922) y has­ta un par de slip­pers ro­jos de Juan Pa­blo II.

Greg Bur­ke, di­rec­tor del ser­vi­cio de pren­sa de la San­ta Se­de, con­fió al New York Ti­mes: “La Igle­sia Ca­tó­li­ca Ro­ma­na ha pro­du­ci­do y pro­mo­cio­na­do her­mo­sas obras de ar­te du­ran­te si­glos, a tra­vés de la pin­tu­ra y de la ar­qui­tec­tu­ra. Es­ta es otra ma­ne­ra de com­par­tir al­go de esa be­lle­za que ra­ra vez se ve”. El car­de­nal Gian­fran­co Ra­va­si, mi­nis­tro de cul­tu­ra de fac­to del Vaticano, quien es­cri­bió la in­tro­duc­ción del ca­tá­lo­go de la ex­po­si­ción, no du­da en afir­mar que “des­de las pri­me­ras pá­gi­nas de la Bi­blia, Dios en­tra en es­ce­na co­mo el crea­dor pe­ro tam­bién co­mo sastre, di­se­ñan­do las ves­ti­men­tas de Adán y Eva. Dios se preo­cu­pa de ves­tir sus cria­tu­ras y es­to re­pre­sen­ta la gé­ne­sis del sig­ni­fi­ca­do de la ro­pa”. Qui­zás una li­ge­ra ex­tra­po­la­ción, pe­ro sue­na bo­ni­ta… y ade­cua­da.

Pá­gi­na del li­bro Vi­da de San Fran­cis­co de Asís, ca. 1320-1342.

Ves­ti­do de no­che de Ma­da­me Grès, 1969.

1.

1. Cha­le­co Karl La­ger­feld pa­ra Cha­nel, O/I 2008-09. 2. Cruz de re­li­ca­rio, Ita­lia, S.XIV. 2.

1.

3.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.