ALAÏA

AZ­ZE­DI­NE ANAR­QUIS­TA DE LA MO­DA Tí­mi­do, her­mé­ti­co y de un ta­len­to pro­di­gio­so pa­ra la cos­tu­ra, la ca­rre­ra del di­se­ña­dor tu­ne­cino se pa­seó en­tre su ba­jo per­fil y el dra­ma­tis­mo de sus ves­ti­dos. La mues­tra pós­tu­ma “Az­ze­di­ne Alaïa: The Cou­tu­rier”, que se inau­gu

La Tercera - Mujer - - E Xpos I C I Ó N - POR: MA­RÍA PAZ MAL­DO­NA­DO O. FOTOS: MU­SEO DEL DI­SE­ÑO DE LONDRES

En 1992, cuan­do las se­ma­nas de la mo­da aga­rra­ban vue­lo co­mo es­ca­pa­ra­te de ten­den­cias y la in­dus­tria in­ver­tía ca­da vez más mi­llo­nes en mon­tar in­creí­bles pa­sa­re­las, Az­ze­di­ne Alaïa (1940-2017) de­ci­dió re­ti­rar­se. Lo suyo nun­ca fue­ron los com­pro­mi­sos, la agen­da me­diá­ti­ca, ni mucho me­nos las pre­sio­nes; él que­ría ser un di­se­ña­dor li­bre, y así lo fue has­ta su muer­te, en no­viem­bre del año pa­sa­do pro­duc­to de una des­afor­tu­na­da caí­da.

“El tiem­po es muy im­por­tan­te. Por eso, si una co­lec­ción no es­tá ter­mi­na­da, sen­ci­lla­men­te apla­zo la pre­sen­ta­ción. No quie­ro ser es­cla­vo del sis­te­ma, ¡ja­más lo se­ré! Es una de­ci­sión per­so­nal, he ele­gi­do ser li­bre. Lo que no sig­ni­fi­ca que no tra­ba­je, to­do lo con­tra­rio, me es­me­ro de sol a som­bra. Pe­ro en mi co­ra­zón sé que na­die me obli­ga”, di­jo en una en­tre­vis­ta a la re­vis­ta S Mo­da del dia­rio El País (Es­pa­ña) al­gu­nos me­ses an­tes de mo­rir.

Gre­ta Gar­bo, Gra­ces Jo­nes, Mi­che­lle Oba­ma, Vic­to­ria Beck­ham, Lady Ga­ga, Rihan­na y Nao­mi Camp­bell –su mu­sa y pro­te­gi­da– son al­gu­nas de las ce­le­bri­da­des que su­cum­bie­ron an­te la maes­tría con que Alaïa sa­ca­ba par­ti­do a la si­lue­ta fe­me­ni­na. Tra­ba­jan­do di­rec­ta­men­te so­bre el cuer­po, y con un in­creí­ble do­mi­nio de la aguja e hi­lo, el di­se­ña­dor de es­ta­tu­ra pe­que­ña cons­truía ves­ti­dos eter­nos en su mí­ti­co ta­ller de la Rue de Moussy de Pa­rís.

“Creo que el me­jor tri­bu­to ha­cia él es lo bri­llan­te de sus di­se­ños, que son a la vez ab­so­lu­ta­men­te mo­der­nos y de al­gu­na ma­ne­ra atem­po­ra­les. Él era pro­ba­ble­men­te el úni­co di­se­ña­dor ca­paz de co­ser me­ticu­losa­men­te un ves­ti­do de prin­ci­pio a fin. To­dos lo vi­mos ha­cer­lo, co­sien­do en su ate­lier has­ta al­tas ho­ras de la ma­dru­ga­da, con tan­ta de­di­ca­ción”, co­men­tó Gra­ce Cod­ding­ton, ex di­rec­to­ra crea­ti­va de Vo­gue EE.UU., tras re­ve­lar­se la noticia de su muer­te. Ha­la­go que se su­ma al de una lis­ta in­ter­mi­na­ble de per­so­na­jes de la in­dus­tria, en­tre ellos del di­se­ña­dor y su ami­go

MO­DIS­TO IN­MOR­TAL

Es­cul­pi­dos a pun­ta de hi­lo y aguja por él mis­mo, los ves­ti­dos de Alaïa ca­li­fi­can de so­bra co­mo pie­zas de mu­seo, ver­da­de­ras es­cul­tu­ras del cuer­po fe­me­nino. No por na­da sus crea­cio­nes han pro­ta­go­ni­za­do ex­po­si­cio­nes en el Mu­seo Gug­gen­heim de Nue­va York, el Pa­laz­zo Cor­si­ni de Flo­ren­cia, el Mu­seo de Ar­te Mo­derno, el Pa­lais Ga­lie­ra de Pa­rís y en la Ga­lle­ria Borg­he­se de Ro­ma.

A&V, Alaïa Ga­lle­ria Borg­he­se, Ro­ma.

1.

3.

5.

4.

1. 2.

A&V, Alaïa Ga­lle­ria Borg­he­se, Ro­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.