LOS DÍAS DE­CI­SI­VOS EN TRANSELEC

La Tercera - Negocios - - PORTADA - POR SAN­DRA BUR­GOS FO­TO­GRA­FÍA AN­DRÉS PÉ­REZ

An­tes de que ter­mi­ne es­te se­mes­tre, Brook­field es­pe­ra ce­rrar la ven­ta del 27,8% de Transelec a la segunda ma­yor eléc­tri­ca chi­na. El anun­cio ya se hi­zo, pe­ro hay una se­rie de de­ta­lles que aún no cie­rran con los otros so­cios ca­na­dien­ses que con­tro­lan la fir­ma y con los cua­les tie­ne un pac­to de ac­cio­nis­ta. De ga­ti­llar­se cier­tas con­di­cio­nes sus­pen­si­vas, po­dría mo­di­fi­car­se el fu­tu­ro del con­trol.

Cuan­do fal­ta­ban só­lo cua­tro días pa­ra que ter­mi­na­ra el 2017, la ca­na­dien­se Brook­field anun­ció que ha­bía lle­ga­do a acuer­do con la segunda ma­yor eléc­tri­ca chi­na, Chi­na Sout­hern Po­wer Grid In­ter­na­tio­nal, pa­ra ven­der el 27,8% de la pro­pie­dad de Transelec, por lo cual re­ci­bi­rá US$ 1.300 mi­llo­nes.

Con el anun­cio se ce­rra­ba un ca­pí­tu­lo im­por­tan­te pa­ra la ca­na­dien­se, que es­tu­vo por más de 10 años en la com­pa­ñía de trans­mi­sión eléc­tri­ca. El in­gre­so lo hi­zo en 2006, cuan­do Hy­dro-Que­bec ven­dió el 92% de la fir­ma y Brook­field, jun­to a otros tres fon­dos: Ca­na­dian Pen­sion Plan In­vest­ment Board ( 27,7%), Bri­tish Co­lum­bia In­vest­ment Ma­na­ge­ment Corp (26,1%) y Pu­blic Sec­tor Pen­sion (18,5%), com­pra­ron el 92% de la com­pa­ñía, a lo cual su­ma­ron un 8% adi­cio­nal que per­te­ne­cía a la Cor­po­ra­ción Fi­nan­cie­ra In­ter­na­cio­nal (IFC) del Ban­co Mun­dial.

“Es­pe­ra­mos que la ven­ta se cie­rre en la pri­me­ra mi­tad de es­te año”, se­ña­la, des­de To­ron­to, Claire Ho­lland, vi­ce­pre­si­den­ta de co­mu­ni­ca­cio­nes de Brook­field As­set Ma­na­ge­ment a Ne­go­cios Domingo. Esas son las in­ten­cio­nes de la fir­ma ca­na­dien­se, por­que la ma­te­ria­li­za­ción de la ven­ta no só­lo de­pen­de de ellos, sino de una im­por­tan­te de­fi­ni­ción que de­ben to­mar sus so­cios.

Abril: mes cla­ve

“Co­mo cual­quier transac­ción de M&A, el anun­cio no sig­ni­fi­ca un cie­rre, ya que hay con­di­cio­nes sus­pen­si­vas, de ca­rác­ter ad­mi­nis­tra­ti­vo, que se de­ben re­sol­ver”, se­ña­la un cer­cano a Transelec al ser con­sul­ta­do so­bre el avan­ce de la ope­ra­ción.

Por­que si bien la transac­ción es­tá acor­da­da, en­tre Brook­field y los tres fon­dos ca­na­dien­ses hay un pac­to de ac­cio­nis­tas que tie­ne múl­ti­ples con­di­cio­nes que pue­den ga­ti­llar di­ver­sas si­tua­cio­nes.

“Lo que es­tá de­fi­ni­do es que Brook­field ven­de a los chi­nos, pe­ro tras eso hay un tema com­ple­jo vin­cu­la­do con el pro­ce­so de ofer­ta que es­tá ocu­rrien­do aho­ra”, ex­pli­ca un cer­cano a la fir­ma. Y es que los otros ac­cio­nis­tas del pac­to con­tro­la­dor tie­nen la op­ción de com­prar a Brook­field, de­ci­sión que de­ben ma­ni­fes­tar has­ta me­dia­dos de abril.

Pa­ra ello, Brook­field ya pu­so un pre­cio: el va­lor acor­da­do con la fir­ma chi­na: US$ 1.300 mi­llo­nes. Por tan­to, si los tres fon­dos desean man­te­ner­se so­los en el con­trol, de­be­rán ha­cer una con­tra­ofer­ta.

¿Qué su­ce­de­rá? El pri­mer es­ce­na­rio es que los fon­dos se que­den con su ac­tual par­ti­ci­pa­ción, sin ga­ti­llar ma­yo­res in­con­ve­nien­tes. El pro­ce­so se­gui­ría su cur­so nor­mal, es­ti­mán­do­se el ate­rri­za­je chino en la pro­pie­dad de Transelec pa­ra ju­nio de es­te año.

El se­gun­do es que los fon­dos com­pren la par­ti­ci­pa­ción de Brook­field, pa­ra lo cual de­be­ría ha­cer una ofer­ta su­pe­rior a la de los chi­nos. Es­ta al­ter­na­ti­va tie­ne -de acuer­do a las fuen­tes- una ba­ja pro­ba­bi­li­dad.

Si bien la ofer­ta chi­na es­tá por so­bre lo que es­ti­ma­ba el mer­ca­do (en su mo­men­to se ha­bló de US$ 900 mi­llo­nes), se­gún un cer­cano a la transac­ción, no hay un pa­go su­pe­rior si se com­pa­ra con otras ope­ra­cio­nes que son de do­mi­nio pú­bli­co y que se han efec­tua­do en es­te mer­ca­do. “El múl­ti­plo que se es­tá pa­gan­do de­be es­tar, res­pec­to del Ebit­da his­tó­ri­co, en torno a 16 ve­ces en es­te ca­so. Cuan­do Fe­rro­vial com­pró en 2016 Tran­sChi­le, pa­gó 26 ve­ces Ebit­da”, ex­pli­ca un ex­per­to.

Otro cer­cano a las con­ver­sa­cio­nes di­ce que no es un tema fá­cil. “Es­ta es una ne­go­cia­ción com­pli­ca­da. Se tra­ta de gen­te que es muy cer­ca­na. Los ca­na­dien­ses son so­cios en otras em­pre­sas, por tan­to, es­to no de­be­ría ter­mi­nar en una dispu­ta”.

El rol de los chi­nos

De no me­diar in­con­ve­nien­tes y si los fon­dos aprue­ban la ope­ra­ción sin ejer­cer su de­re­cho de com­pra, Chi­na Sout­hern Po­wer Grid In­ter­na­tio­nal en­tra­ría co­mo un ac­cio­nis­ta más.

Y es­te pun­to es el que abre la dis­cu­sión en el mer­ca­do res­pec­to de lo que pa­sa­rá en el me­diano pla­zo, da­do que las em­pre­sas chi­nas tie­nen vo­ca­ción de con­trol. “Ese pun­to se de­fi­ni­rá con el pa­so de los me­ses. Pri­me­ro, de­be­rán com­ple­men­tar­se las cul­tu­ras y lue­go ver si coin­ci­den en los pla­nes pa­ra Transelec. Ob­via­men­te, si hay ro­ces ahí, po­dría ha­ber mo­vi­mien­tos y los ca­na­dien­ses sa­lir, eso sí, con una pri­ma por con­trol ba­jo el bra­zo”, ex­pli­ca un ana­lis­ta.

Lo cla­ro es que en una pri­me­ra eta­pa Chi­na Sout­hern Po­wer Grid In­ter­na­tio­nal no ten­drá el pe­so pa­ra cam­biar el ma­na­ge­ment de la com­pa­ñía. De he­cho, hay quie­nes ase­gu­ran que tam­po­co tie­ne el in­te­rés de ha­cer­lo. “Uno de los atrac­ti­vos de Transelec es que tie­ne un go­bierno cor­po­ra­ti­vo bien es­ta­ble­ci­do, trans­pa­ren­te, con un ma­na­ge­ment in­de­pen­dien­te y don­de ca­da ac­cio­nis­ta tie­ne su de­re­cho de vo­to res­pec­to de su re­pre­sen­ta­ción ac­cio­na­ria”, ex­pli­can cer­ca­nos a la ope­ra­ción.

Es más, agre­gan que el in­te­rés de los asiá­ti­cos es que la fir­ma si­ga sien­do ad­mi­nis­tra­da en for­ma in­de­pen­dien­te. Pe­ro sí quie­ren ju­gar un rol cla­ve en los co­mi­tés, in­di­can. Ahí quie­ren apor­tar sus co­no­ci­mien­tos en tec­no­lo­gía de úl­ti­ma generación en co­rrien­te con­ti­núa pa­ra la cons­truc­ción de lí­neas de trans­mi­sión más ro­bus­tas, así co­mo en ges­tión de pro­yec­tos.

Si to­do fun­cio­na, ana­lis­tas apues­tan a que ha­brá una muy bue­na com­ple­men­ta­ción en­tre un actor co­mo la eléc­tri­ca chi­na, que tie­ne una ca­pa­ci­dad tec­no­ló­gi­ca, de in­no­va­ción y fi­nan­cie­ra, con so­cios ca­na­dien­ses, que tam­bién tie­nen ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra y que co­no­cen muy bien a la em­pre­sa.

El pro­ble­ma po­dría ve­nir en la agre­si­vi­dad con que en­fren­ten los nue­vos pro­yec­tos. Los chi­nos siem­pre han lle­va­do la de­lan­te­ra en la ca­za de opor­tu­ni­da­des, agre­si­vi­dad que pon­drá a prue­ba la to­le­ran­cia de los fon­dos ca­na­dien­ses, que a jui­cio de al­gu­nos han si­do más pru­den­tes a la ho­ra de apos­tar.

Por tan­to, aquí en­tra a ju­gar un pun­to no me­nor... En la pre­via del anun­cio de Brook­field, in­di­can las fuen­tes, los so­cios ca­na­dien­ses no mos­tra­ron in­te­rés en ven­der, por­que con­si­de­ra­ron que la ofer­ta chi­na era in­su­fi­cien­te pa­ra que­dar­se con el con­trol, por tan­to, si hay dis­cre­pan­cias en el ma­ne­jo de Transelec y los chi­nos es­tán dis­pues­tos a ir por más, ten­drán que sa­car la bi­lle­te­ra. To­do eso es lo que hoy se es­tá ana­li­zan­do. Ⓝ

Transelec cuen­ta con cer­ca de 10 mil ki­ló­me­tros de lí­neas de trans­mi­sión, la más gran­de del mer­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.