PUER­TO PRÍN­CI­PE-SCL, EL VUE­LO SIN RE­TORNO

La Tercera - Negocios - - PORTADA - POR NIDIA MILLAHUEIQUE M.

Son cien­tos de hai­tia­nos que es­pe­ran to­dos los días en el se­gun­do pi­so del ae­ro­puer­to de San­tia­go a sus com­pa­trio­tas que vie­nen en bus­ca de me­jo­res opor­tu­ni­da­des. ¿Quié­nes los traen y có­mo fi­nan­cian los bo­le­tos? Se lo con­ta­mos en es­te re­por­ta­je.

Ca­da ma­dru­ga­da son más de 300 hai­tia­nos los que ate­rri­zan en San­tia­go. Su pro­ce­den­cia: Puer­to Prín­ci­pe, ca­pi­tal de Hai­tí. To­dos lle­gan a Chi­le con la ilu­sión de te­ner una me­jor vi­da.

Y las prin­ci­pa­les fa­ci­li­ta­do­ras del ini­cio de es­ta nue­va vi­da son las ae­ro­lí­neas que los trans­por­tan. Hoy, son cin­co las com­pa­ñías que ha­cen la ru­ta, ya sea en vue­los di­rec­tos o con es­ca­la, y les abren las puer­tas a los hai­tia­nos pa­ra lle­gar al país. Se­gún ci­fras pu­bli­ca­das por la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes (PDI), a me­dia­dos de di­ciem­bre se te­nía el re­gis­tro de que ha­bían en­tra­do 104.782 hai­tia­nos, lo que im­pli­ca ca­si 56 mil más que el año an­te­rior.

Una de las ae­ro­lí­neas más co­ti­za­das por los in­tere­sa­dos en ha­cer la ru­ta es La­tin Ame­ri­can Wings (LAW), que del to­tal de sus pa­sa­je­ros trans­por­ta­dos en vue­los in­ter­na­cio­na­les, du­ran­te 2017 (176.984 per­so­nas), el 21,7% fue gra­cias a la ru­ta Puer­to Prín­ci­pe-San­tia­go (PAPSCL). Y es la me­jor op­ción den­tro del sec­tor, por­que es la más eco­nó­mi­ca, ya que un bo­le­to di­rec­to va­le apro­xi­ma­da­men­te $ 570.000, si es que se re­ser­va con más de tres me­ses de an­ti­ci­pa­ción.

Pe­ro es­ta em­pre­sa no ha es­ta­do exen­ta de po­lé­mi­ca por su ru­ta PAPSCL, que ha si­do un éxi­to, y que por lo me­nos has­ta agos­to pró­xi­mo tie­ne ven­di­dos to­dos los pa­sa­jes de Hai­tí a San­tia­go. El año pa­sa­do, el Mi­nis­te­rio del In­te­rior pre­sen­tó an­te el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co una acu­sa­ción por even­tual trá­fi­co ile­gal de mi­gran­tes hai­tia­nos, de lo cual -ase­gu­ran en LAW- no han si­do no­ti­fi­ca­dos, ni ci­ta­dos, “no te­ne­mos an­te­ce­den­tes de que exis­ta una cau­sa o in­ves­ti­ga­ción en la que es­te­mos in­vo­lu­cra­dos”.

Pe­ro vol­vien­do a las com­pa­ñías que ha­cen la ru­ta, tam­bién es­tán Co­pa y Del­ta, que en la ma­yo­ría de sus vue­los ha­cen el re­co­rri­do Puer­to Prín­ci­pe- Pa­na­má- San­tia­go. Y se­gún re­co­no­ció a La Ter­ce­ra, el ge­ren­te ge­ne­ral de LAW, An­drés Dul­ci­ne­lli, la se­ma­na pa­sa­da “en el ne­go­cio de Hai­tí, el prin­ci­pal transportador es Co­pa, que tie­ne cua­tro vue­los dia­rios”.

En el ra­dar tam­bién fi­gu­ra Ame­ri­can Air­li­nes, que se­gún se pue­de ver en su pá­gi­na web, la ru­ta más tra­di­cio­nal es Puer­to Prín­ci­pe-Mia­mi-San­tia­go. To­das es­tas ae­ro­lí­neas fi­gu­ran con pre­cios que van des­de los $907.688 en ade­lan­te.

En tan­to, Avian­ca no tie­ne pre­sen­cia en el ae­ro­puer­to de Hai­tí, pe­ro gra­cias a la red de vue­los que co­nec­tan el Ca­ri­be con Bo­go­tá, han vis­to un cre­cien­te au­men­to de es­tos pa­sa­je­ros en sus vue­los a San­tia­go. Por ejem­plo, en el vue­lo del re­cién pa­sa­do vier­nes, de los 250 pa­sa­je­ros, 40 eran hai­tia­nos.

Con­sul­ta­das las otras em­pre­sas por cuán­to ha au­men­ta­do el trans­por­te de hai­tia­nos en sus ru­tas y que tie­nen co­mo des­tino Chi­le, no res­pon­die­ron.

* Nue­va fir­ma apro­ve­cha boom

Tan atrac­ti­vo ha si­do es­te boom, que una nue­va com­pa­ñía po­dría su­mar­se a la ru­ta. Se tra­ta de Sun­ri­se Air­ways -de ca­pi­ta­les hai­tia-

nos y que se es­pe­cia­li­za en vue­los char­ter-, que el año pa­sa­do co­men­zó a tra­mi­tar su au­to­ri­za­ción pa­ra ope­rar en­tre Puer­to Prín­ci­pe y San­tia­go. ¿Cuál es el es­ta­do de la so­li­ci­tud? Se­gún in­for­mó la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Ae­ro­náu­ti­ca Ci­vil (DGAC), “la ae­ro­lí­nea no ha fi­na­li­za­do el pro­ce­so de ob­ten­ción del Cer­ti­fi­ca­do de Ope­ra­dor Aé­reo” pa­ra vue­los re­gu­la­res. Sin em­bar­go, en su pá­gi­na web sí se pue­den com­prar tic­kets pa­ra Chi­le y el año pa­sa­do, de acuer­do a ci­fras en­tre­ga­das por la Jun­ta de Ae­ro­náu­ti­ca Ci­vil (JAC), trans­por­ta­ron a Chi­le 764 per­so­nas, eso sí en vue­los char­ter.

¿Hay otras in­tere­sa­das en la ru­ta? “A la fe­cha, la DGAC no ha re­ci­bi­do nin­gu­na so­li­ci­tud de al­gu­na ae­ro­lí­nea pa­ra ope­rar la ru­ta San­tia­go - Puer­to Prín­ci­pe”, ase­gu­ra­ron.

* La ex­pec­ta­ción del se­gun­do pi­so

Vier­nes, 7.30 am, y al ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal Ar­tu­ro Me­rino Be­ní­tez aca­ban de lle­gar dos vue­los LAW, con una di­fe­ren­cia de 10 mi­nu­tos, su pro­ce­den­cia: Puer­to Prín­ci­pe. El se­gun­do pi­so del ae­ro­puer­to es­tá re­ple­to con más de 300 hai­tia­nos que es­pe­ran a sus fa­mi­lia­res y/o ami­gos, po­cos ha­blan es­pa­ñol y mu­chas son las con­ver­sa­cio­nes en creo­lé (idio­ma na­ti­vo de Hai­tí) que se mez­clan con aplau­sos de al­gu­nas per­so­nas que ce­le­bran, una vez que lo­gran di­vi­sar a sus fa­mi­lia­res an­tes de que pa­sen el úl­ti­mo con­trol, que es el del Ser­vi­cio Agrí­co­la y Ga­na­de­ro (SAG).

A esa ho­ra, el tra­ba­jo de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos se acre­cien­ta. Des­de las 7 am en ade­lan­te du­pli­can su per­so­nal -hu­mano y ca­nino- por el au­men­to de vue­los que ate­rri­zan. Mien­tras tan­to, en el pri­mer pi­so del ae­ro­puer­to, a la sa­li­da de los vue­los in­ter­na­cio­na­les, po­co es el es­pa­cio pa­ra po­der ca­mi­nar. Tam­bién se en­cuen­tra re­ple­to de hai­tia­nos, quie­nes es­tán a un la­do de las va­llas pa­pa­les es­pe­ran­do con mu­cha ex­pec­ta­ción la sa­li­da de sus cer­ca­nos. ¿Pe­ro có­mo fi­nan­cian el pa­sa­je, que su­pera los US$ 1.000, en un país don­de el in­gre­so pro­me­dio es de US$ 168 al mes? Con­sul­ta­dos los hai­tia­nos, cuen­tan que hay per­so­nas que les ayu­dan a fi­nan­ciar los bo­le­tos pa­ra que sus fa­mi­lia­res lle­guen a Chi­le, ejem­plo de ello es que la ma­yo­ría de los pa­sa­jes son com­pra­dos en San­tia­go, por­que ade­más es más eco­nó­mi­co que com­prar­los en Hai­tí.

De­ta­llan que en el cen­tro de San­tia­go, es­pe­cí­fi­ca­men­te en los al­re­de­do­res de la Pla­za de Ar­mas, es fá­cil en­con­trar a pres­ta­mis­tas que les ofre­cen di­ne­ro pa­ra fi­nan­ciar los pa­sa­jes. A cam­bio, de­ben tra­ba­jar ha­cien­do aseo en al­gún lu­gar que ellos les in­di­quen, has­ta que lo­gren pa­gar el di­ne­ro. Tam­bién les dan la opor­tu­ni­dad de se­guir tra­ba­jan­do des­pués de ter­mi­nar de “pa­gar el prés­ta­mo”. ¿Po­si­bi­li­da­des de con­tra­to? Di­cen que “es po­co pro­ba­ble”, por­que to­do es con “con­tra­tos de pa­la­bra”.

Tam­bién re­la­tan ma­las ex­pe­rien­cias que han te­ni­do. Por ejem­plo, el año pa­sa­do re­cuer­dan que más de 30 com­pa­trio­tas fue­ron en­ga­ña­dos con la ven­ta de car­tas de in­vi­ta­ción fal­sas, que su­pues­ta­men­te com­pra­ban a re­li­gio­sos de igle­sias cris­tia­nas por has­ta US$ 300. Así, una vez que su fa­mi­liar lle­ga­ba al ae­ro­puer­to, pre­sen­ta­ba la in­vi­ta­ción, pe­ro era re­cha­za­da y no po­día in­gre­sar al país.

A eso se su­ma la ven­ta de con­tra­tos de tra­ba­jo pa­ra ob­te­ner una re­si­den­cia definitiva. Otro ca­so, re­cuer­dan, es el de un hai­tiano que mon­tó una agen­cia de tu­ris­mo in­for­mal, que su­pues­ta­men­te se en­car­ga­ba de lle­var­los del ae­ro­puer­to a un lu­gar de re­si­den­cia, pe­ro los de­ja­ba aban­do­na­dos en el ca­mino. A ca­da uno le co­bra­ba US$ 20.

Men­sual­men­te, en pro­me­dio, al país es­tán in­gre­san­do en­tre ocho mil y nue­ve mil hai­tia­nos, pe­ro ¿por qué na­ce el in­te­rés de ve­nir a Chi­le? Con­sul­ta­dos en el ae­ro­puer­to, va­rios son los que coin­ci­den en que vie­nen “a bus­car me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da”, por­que les han di­cho que en “Chi­le hay mu­chas opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo y es­tu­dio”.

Es que en­trar al país es fá­cil. Só­lo ne­ce­si­tan su pa­sa­por­te, in­gre­san co­mo tu­ris­tas y no ne­ce­si­tan vi­sa de tra­ba­jo. Ellos mis­mos ase­gu­ran que “es mu­cho más ex­pe­di­to que otros paí­ses”. A es­to se su­ma que de­ben te­ner un pa­sa­je de re­gre­so que acre­di­te que pa­sa­rán una tem­po­ra­da, y una su­ma de di­ne­ro que al­can­ce pa­ra fi­nan­ciar su es­ta­día. Sin em­bar­go, la ma­yo­ría se que­da y las ci­fras así lo de­ta­llan. Más de 100 mil hai­tia­nos in­gre­sa­ron a Chi­le en 2017, y de ellos só­lo 4.669 re­gre­sa­ron a su país.

* La reali­dad

Una vez que son re­ci­bi­dos por sus fa­mi­lia­res en el ae­ro­puer­to, co­mien­za su tra­ve­sía por el país. Mu­chos cam­bian de in­me­dia­to su di­ne­ro en las ca­sas de cam­bio del re­cin­to, otros cuen­tan pú­bli­ca­men­te los dó­la­res ame­ri­ca­nos que po­seen. La ma­yo­ría trae al­re­de­dor de US$ 1.000.

A la sa­li­da los es­pe­ran los ta­xis, trans­fer o buses que los tras­la­dan, en ge­ne­ral, a In­de­pen­den­cia, Es­ta­ción Cen­tral, Quin­ta Nor­mal o Qui­li­cu­ra. La ma­yo­ría, eso sí, op­ta por via­jar en los buses, ya que son el me­dio de trans­por­te más eco­nó­mi­co ($ 1.800 por per­so­na). Tra­ba­ja­do­res del lu­gar ase­gu­ran que la de­man­da ha si­do al­ta y que po­co a po­co son más los vue­los que lle­gan con hai­tia­nos. Cuen­tan que ha­ce más de un año lle­ga­ban so­lo en la no­che, hoy lo es­tán ha­cien­do en la ma­dru­ga­da y tam­bién a eso de las 15 ho­ras.

Se­gún re­la­tan al­gu­nas per­so­nas, vie­nen dis­pues­tos a tra­ba­jar en lo que sea, to­do a cam­bio de te­ner una me­jor si­tua­ción que les per­mi­ta fi­nan­ciar su vi­da en Chi­le y tam­bién la de sus fa­mi­lia­res en Hai­tí.

De acuer­do a ci­fras del De­par­ta­men­to de Ex­tran­je­ría y Mi­gra­ción, del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, la ma­yor can­ti­dad de vi­sas tem­po­ra­les (de cor­to pla­zo, uno o dos años) otor­ga­das en los úl­ti­mos tres años si­guen es­tan­do li­de­ra­das por pe­rua­nos, co­lom­bia­nos, ve­ne­zo­la­nos, bo­li­via­nos y en úl­ti­mo lu­gar los hai­tia­nos, lo que de­ja en evi­den­cia que son mu­chos los que en­tran al país, pe­ro po­cos los que es­tán le­gal­men­te. Ⓝ

Así es­ta­ba la sa­li­da in­ter­na­cio­nal del ae­ro­puer­to de San­tia­go el vier­nes, a las 9 de la ma­ña­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.