¿QUIÉ­NES SON, CUÁN­TO GA­NAN Y DÓN­DE ES­TU­DIAN LOS DI­REC­TO­RES DE EM­PRE­SAS?

La Tercera - Negocios - - PORTADA - POR MAX VI­CU­ÑA Max Vi­cu­ña es so­cio de Am­rop MV Con­sul­ting.

Se ha dis­cu­ti­do mu­cho en torno al go­bierno cor­po­ra­ti­vo y las prác­ti­cas de go­ber­na­bi­li­dad que se dan en los di­rec­to­rios. Una de es­tas prác­ti­cas es la eva­lua­ción que ca­da uno de los di­rec­to­res rea­li­za anó­ni­ma­men­te res­pec­to del fun­cio­na­mien­to de sus res­pec­ti­vos di­rec­to­rios.

Sin em­bar­go, aún no se ha es­ta­ble­ci­do un me­ca­nis­mo for­mal a tra­vés del cual el ge­ren­te ge­ne­ral pue­da opi­nar so­bre el fun­cio­na­mien­to de su di­rec­to­rio.

Se­gún nues­tra lar­ga ex­pe­rien­cia en la bús­que­da de al­tos eje­cu­ti­vos y en es­pe­cial de ge­ren­tes ge­ne­ra­les, es­tos tie­nen opi­nio­nes muy bien for­ma­das y ge­ne­ral­men­te aser­ti­vas res­pec­to de la go­ber­na­bi­li­dad del di­rec­to­rio a los cua­les re­por­tan. Sin em­bar­go, es­tas opi­nio­nes o diag­nós­ti­cos no tie­nen es­pa­cio pa­ra ser trans­mi­ti­dos, por lo que los di­rec­to­res no apro­ve­chan es­ta ins­tan­cia que, en mu­chos ca­sos, po­dría ser una im­por­tan­te con­tri­bu­ción.

A pe­sar de que los ge­ren­tes ge­ne­ra­les son una pie­za esen­cial en la go­ber­na­bi­li­dad de una em­pre­sa, su re­la­ción con el di­rec­to­rio es asi­mé­tri­ca por de­fi­ni­ción, y es co­rrec­to que así sea. Pe­ro es­ta asi­me­tría no de­bie­ra ser obs­tácu­lo pa­ra que un di­rec­to­rio co­noz­ca las ob­ser­va­cio­nes pro­ve­nien­tes de su ge­ren­te, en la me­di­da en que bus­quen una me­jor go­ber­na­bi­li­dad.

Al­gu­nos di­rán que no es el rol del ge­ren­te ge­ne­ral opi­nar so­bre el fun­cio­na­mien­to de su di­rec­to­rio y, por ra­zo­nes ob­vias, es­tos ge­ren­tes no asu­men el ries­go de una ma­la re­cep­ción de sus opi­nio­nes.

Re­cuer­do que en una opor­tu­ni­dad les hi­ce sa­ber es­ta in­quie­tud a una se­rie de ge­ren­tes ge­ne­ra­les de gran­des em­pre­sas en cuan­to a que pu­die­ran eva­luar a sus res­pec­ti­vos di­rec­to­rios, en for­ma anó­ni­ma y con re­sul­ta­dos agre­ga­dos pa­ra evi­tar in­di­vi­dua­li­za­cio­nes, y las res­pues­tas es­tu­vie­ron bas­tan­te ali­nea­das. La ma­yo­ría con­cor­dó en que se­ría una gran opor­tu­ni­dad pa­ra dar a co­no­cer la mi­ra­da de quie­nes se re­la­cio­nan per­ma­nen­te­men­te con los di­rec­to­rios. Pe­ro, por ma­yor trans­pa­ren­cia, el só­lo he­cho de in­for­mar a sus res­pec­ti­vos di­rec­to­rios que par­ti­ci­pan de una eva­lua­ción anó­ni­ma po­dría ge­ne­rar in­co­mo­di­da­des in­ne­ce­sa­rias.

Hay quie­nes se re­fie­ren a la fre­cuen­cia ne­ce­sa­ria de las se­sio­nes o bien a la du­ra­ción de es­tas mis­mas, mien­tras otros se pro­nun­cian so­bre la pro­fun­di­dad con que se abor­dan los dis­tin­tos te­mas re­le­van­tes. No fal­tan quie­nes se re­fie­ren a la ca­pa­ci­dad re­so­lu­ti­va del di­rec­to­rio, o son crí­ti­cos en cuan­to al ni­vel de pre­pa­ra­ción con el que lle­gan los di­rec­to­res a las se­sio­nes. Por otra par­te, al­gu­nos ge­ren­tes desea­rían que la agen­da de­fi­ni­da pa­ra ca­da se­sión sea de­bi­da­men­te res­pe­ta­da, de­jan­do la me­nor can­ti­dad po­si­ble de te­mas pen­dien­tes. Hay ve­ces en que el des­a­li­nea­mien­to por par­te de los di­rec­to­res so­bre al­gu­nas ma­te­rias re­sul­ta en una fal­ta de cla­ri­dad res­pec­to de un man­da­to es­pe­cí­fi­co en­tre­ga­do al ge­ren­te ge­ne­ral.

So­bre es­tos te­mas y mu­chos otros, los ge­ren­tes ge­ne­ra­les tie­nen mu­cho que de­cir. En con­se­cuen­cia, ter­mi­na­mos sien­do no­so­tros, en nues­tro rol de con­sul­to­res en ma­te­rias de bús­que­da de eje­cu­ti­vos, los de­po­si­ta­rios de dis­tin­tas mi­ra­das que se­rían un gran apor­te si pu­die­ran ser de­bi­da­men­te ca­na­li­za­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.