Prin­ci­pa­les re­tos de una so­cie­dad que en­ve­je­ce: tra­ba­jo y pen­sio­nes

La Tercera - Negocios - - APUNTES - POR FRAN­CIS­CO MU­RI­LLO Q. CEO Su­ra As­set Ma­na­ge­ment Chi­le

El en­ve­je­ci­mien­to es una ten­den­cia glo­bal que nos trae im­por­tan­tes re­tos pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des de la ter­ce­ra edad, en­tre ellos, la crea­ción de nue­vos ser­vi­cios, cam­bios en el trans­por­te y la vi­vien­da, nue­vas for­mas de en­tre­ten­ción, pe­ro muy im­por­tan­te tam­bién, la ge­ne­ra­ción de opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo en el mer­ca­do la­bo­ral y per­fec­cio­na­mien­tos al ac­tual sis­te­ma de pen­sio­nes.

Chi­le en­fren­ta hoy desafíos si­mi­la­res al res­to del mun­do en ma­te­ria de en­ve­je­ci­mien­to. La caí­da en la ta­sa de fe­cun­di­dad y el ace­le­ra­do au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da en los úl­ti­mos 50 años han im­pac­ta­do en el cre­ci­mien­to de la po­bla­ción de per­so­nas ma­yo­res de 60, cre­cien­do és­ta más rá­pi­do que la de los jó­ve­nes.

De acuer­do con el in­for­me World Po­pu­la­tion Pros­pects 2017 de las Na­cio­nes Uni­das, se cal­cu­la que las per­so­nas con 60 años o más co­rres­pon­den a un 13% de la po­bla­ción mun­dial, y se es­ti­ma que pa­ra 2050 es­te nú­me­ro lle­gue a cer­ca de un 25%.

Y en Chi­le, ¿có­mo es­ta­mos en­ve­je­cien­do? No es­ta­mos le­jos de esas ta­sas de cre­ci­mien­to mun­dia­les. Se­gún el Cen­so 2017, nues­tro país tie­ne más de 2,8 mi­llo­nes de per­so­nas ma­yo­res de 60 años, don­de un 56% co­rres­pon­de a mu­je­res y un 44% a hom­bres. Por otra par­te, de acuer­do con da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas (INE), pa­ra 2050 uno de ca­da tres chi­le­nos se­rá adul­to ma­yor, es de­cir, un 28% de la po­bla­ción. De he­cho, ha sur­gi­do un nue­vo seg­men­to de­no­mi­na­do “la cuar­ta edad”, aque­llas per­so­nas con más de 80 años y que hoy su­pe­ran las 470 mil.

Sin em­bar­go, nos he­mos pre­gun­ta­do ¿qué sien­ten, qué pien­san o cuál es la reali­dad de los adul­tos ma­yo­res en Chi­le pa­ra ver có­mo en­fren­ta­mos es­tos re­tos que nos plan­tea el en­ve­je­ci­mien­to?

Hoy, las per­so­nas de ter­ce­ra edad ven fuer­te­men­te res­trin­gi­do su ac­ce­so al mer­ca­do del tra­ba­jo y ac­ce­den a em­pleos más pre­ca­rios. Mien­tras que la ta­sa de par­ti­ci­pa­ción en el mer­ca­do la­bo­ral pa­ra quie­nes tie­nen en­tre 45 y 59 años es de 78%, la de los ma­yo­res de 60 años al­can­za só­lo el 36%. Y si mi­ra­mos la di­fe­ren­cia en­tre mu­je­res y hom­bres, se­gún la En­cues­ta INE sep­tiem­bre-no­viem­bre 2017, la caí­da de par­ti­ci­pa­ción es más fuer­te aun en­tre las pri­me­ras.

Ade­más, los adul­tos ma­yo­res re­ci­ben un in­gre­so me­nor en com­pa­ra­ción con el to­tal de los ocu­pa­dos. Exis­te una bre­cha de 20% si com­pa­ra­mos los in­gre­sos me­dios men­sua­les de las per­so­nas de 65 años o más con el pro­me­dio de los in­gre­sos del to­tal de la po­bla­ción ocu­pa­da. No ol­vi­de­mos tam­bién que el in­gre­so mí­ni­mo men­sual en Chi­le es de $ 276.000, mien­tras que pa­ra los ma­yo­res de 65 años es só­lo de $ 206.041.

Por lo tan­to, un pri­mer desafío es ofre­cer ma­yo­res opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo a los adul­tos ma­yo­res pa­ra ex­ten­der la vi­da la­bo­ral, quie­nes en mu­chos ca­sos es­tán per­fec­ta­men­te activos. En ese sen­ti­do, es ur­gen­te ge­ne­rar adap­ta­cio­nes cul­tu­ra­les y le­ga­les en las or­ga­ni­za­cio­nes. Por ejem­plo, se pue­de ar­mo­ni­zar be­ne­fi­cios, fo­men­tar la no dis­cri­mi­na­ción por edad de par­te de las em­pre­sas y de par­te de los mis­mos tra­ba­ja­do­res que es­tán en ellas, ofre­cer fle­xi­bi­li­dad ho­ra­ria y desa­rro­llar pro­gra­mas de for­ma­ción es­pe­cial­men­te di­se­ña­dos pa­ra ellos.

Por otra par­te, los chi­le­nos he­mos aho­rra­do po­co pa­ra nues­tra ju­bi­la­ción y es­ta­mos vi­vien­do más. Es­to nos lle­va a un se­gun­do gran desafío, que es me­jo­rar las pen­sio­nes. El en­ve­je­ci­mien­to de nues­tra po­bla­ción ha­rá que es­te re­to sea ca­da vez más im­por­tan­te, es­pe­cial­men­te en­tre las mu­je­res, quie­nes es­tán re­ci­bien­do pen­sio­nes muy ba­jas; re­cor­de­mos que mu­chas ve­ces sus in­gre­sos son me­no­res, co­ti­zan con me­nos fre­cuen­cia en el sis­te­ma de pen­sio­nes y sus ex­pec­ta­ti­vas de vi­da son ma­yo­res. De acuer­do con da­tos de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Pen­sio­nes, a di­ciem­bre de 2017 se pa­ga­ron 845.637 pen­sio­nes, con un va­lor pro­me­dio men­sual de $ 252.374. Sin em­bar­go, si de­ja­mos de la­do los pro­me­dios, podemos ver que la mu­jer re­ci­be una pen­sión de $ 188.024 y el hom­bre de $ 308.286.

Fren­te a es­te es­ce­na­rio, es ur­gen­te per­fec­cio­nar el sis­te­ma de pen­sio­nes, pe­ro la so­lu­ción no es vol­ver a un ré­gi­men de re­par­to que, en un con­tex­to de fuer­te en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción y res­tric­cio­nes fis­ca­les, es in­via­ble. De he­cho, paí­ses que han man­te­ni­do es­tos re­gí­me­nes hoy no tie­nen los re­cur­sos su­fi­cien­tes pa­ra ha­cer fren­te a la ten­den­cia glo­bal de en­ve­je­ci­mien­to. Es­to los ha lle­va­do a ajus­tar eda­des de re­ti­ro y a dis­mi­nuir los be­ne­fi­cios que re­ci­ben sus pen­sio­na­dos, e igual­men­te a gas­tar una pro­por­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de su pro­duc­to en fi­nan­ciar los sis­te­mas de pen­sio­nes. En efec­to, los paí­ses de la Ocde (mu­chos de los cua­les man­tie­nen vi­gen­tes es­que­mas de re­par­to) gas­tan en pro­me­dio en ve­jez un 8,4% del Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB), mien­tras que en Chi­le es­ta ci­fra ba­ja a un 2,4%.

He­mos avan­za­do mu­cho, pe­ro pa­ra lo­grar que nues­tra so­cie­dad en­ve­jez­ca con dig­ni­dad y ca­li­dad de vi­da, no podemos pos­ter­gar más la ge­ne­ra­ción de opor­tu­ni­da­des de re­in­ser­ción y re­ten­ción de per­so­nas ma­yo­res en el tra­ba­jo, ade­más de to­das aque­llas re­for­mas ne­ce­sa­rias a nues­tro sis­te­ma de pen­sio­nes, en­tre ellas, au­men­tar la ta­sa de con­tri­bu­ción al aho­rro obli­ga­to­rio, ge­ne­rar in­cen­ti­vos a mu­je­res pa­ra pos­ter­gar su edad de re­ti­ro, eli­mi­nar la co­mi­sión de las AFP pa­ra afi­lia­dos que pos­po­nen su ju­bi­la­ción y una institucionalidad téc­ni­ca e in­de­pen­dien­te que re­vi­se cam­bios pa­ra­mé­tri­cos ne­ce­sa­rios pa­ra adap­tar­se con­ti­nua­men­te a las ten­den­cias de­mo­grá­fi­cas.

Por úl­ti­mo, y muy im­por­tan­te pa­ra la pro­mo­ción de ini­cia­ti­vas en es­tas ma­te­rias, se re­quie­re el com­pro­mi­so y la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da en­tre el Es­ta­do, los em­plea­do­res y las AFP.

Exis­te una bre­cha de 20% si com­pa­ra­mos los in­gre­sos me­dios men­sua­les de las per­so­nas de 65 años o más con el pro­me­dio de los in­gre­sos del to­tal de la po­bla­ción ocu­pa­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.