Block­chain y el error del dé­fi­cit fis­cal

Con el block­chain se va a po­der eli­mi­nar la bu­ro­cra­cia de los no­ta­rios, del Con­ser­va­dor de Bie­nes Raí­ces y Re­gis­tro de Co­mer­cio, el Re­gis­tro Ci­vil. Un mi­nis­tro de Ha­cien­da no nos va a po­der de­cir el úl­ti­mo día que el dé­fi­cit fis­cal de Chi­le fue ma­yor en U

La Tercera - Negocios - - APUNTES - POR IG­NA­CIO ÁL­VA­REZ

Ami abue­lo le gus­ta man­te­ner­se in­for­ma­da y re­cien­te­men­te me di­jo: leí en una re­vis­ta ha­ce unos días al­go lla­ma­do “block­chain”. To­do el mun­do pa­re­ce ha­ber­se enamo­ra­do de él, así que de­be ser al­go im­por­tan­te. La­men­ta­ble­men­te, el ar­tícu­lo es­ta­ba lleno de jer­ga téc­ni­ca y no po­día en­ten­der na­da. ¿Sa­bes lo que es? ¿Po­drías ex­pli­car­me eso? En­ton­ces, con al­go de du­da por te­mor a con­fun­dir­la más, to­mé va­lor y co­men­cé.

Mi­re, asu­ma que to­do lo que tie­ne es un bi­lle­te de $ 20.000 para com­prar pro­duc­tos en un cen­tro co­mer­cial. Al mo­men­to del pa­go, us­ted di­ce que en­via­rá un correo elec­tró­ni­co con la pro­me­sa de pa­gar $ 20.000. El correo elec­tró­ni­co re­pre­sen­ta una pro­me­sa de pa­go (es de­cir, una “I.O.U. elec­tró­ni­ca”). La tien­da acep­ta fe­liz­men­te el correo elec­tró­ni­co y va al ban­co. El ban­co tam­bién acep­ta el correo elec­tró­ni­co y acre­di­ta $ 20.000 a la cuen­ta de la tien­da.

¿Sue­na ex­tra­ño? Cla­ro que sí. Si to­do su­ce­de tal co­mo se des­cri­be, ¿qué pa­sa con el bi­lle­te de $ 20.000? Aún es­tá en tu bi­lle­te­ra. En­ton­ces, ¿eso sig­ni­fi­ca que pue­des com­prar pro­duc­tos por más de lo que tie­nes sim­ple­men­te en­vian­do co­rreos elec­tró­ni­cos? No. Por­que cuan­do en­víes el correo elec­tró­ni­co (I.O.U.), to­dos en el cen­tro co­mer­cial tam­bién re­ci­ben el mis­mo correo elec­tró­ni­co. Hay al­gu­nos clien­tes “es­pe­cia­les” en la mul­ti­tud que com­pe­ti­rán para ser los pri­me­ros en va­li­dar el con­te­ni­do del correo elec­tró­ni­co (por ejem­plo, el re­mi­ten­te, el des­ti­na­ta­rio, el mon­to in­ter­cam­bia­do, la po­se­sión real del bien). Una vez que lo va­li­dan, el con­te­ni­do se vuel­ve “ver­da­de­ro” para to­dos. Pe­ro da­do que to­dos los clien­tes “es­pe­cia­les” en el cen­tro co­mer­cial que­rrán que su va­li­da­ción se con­vier­ta en “la” ver­sión de la ver­dad, ¿cuál de­be­ría ser? To­dos los par­ti­ci­pan­tes es­pe­cia­les si­guen una regla (es de­cir, un “pro­to­co­lo”): el pri­me­ro en re­sol­ver un acer­ti­jo elec­tró­ni­co, di­ga­mos un Su­do­ku, ga­na la ca­rre­ra. Co­mo to­dos sa­be­mos, un Su­do­ku es bas­tan­te di­fí­cil de des­ci­frar, pe­ro la so­lu­ción es fá­cil de ve­ri­fi­car. El ga­na­dor es com­pen­sa­do por el arduo tra­ba­jo para re­sol­ver el Su­do­ku. Hay un in­cen­ti­vo para que los con­ten­dien­tes ga­nen la pró­xi­ma vez. Des­pués de com­pro­bar que el acer­ti­jo es­tá co­rrec­ta­men­te re­suel­to, los con­ten­dien­tes desechan su ver­sión y acep­tan el correo elec­tró­ni­co va­li­da­do del ga­na­dor co­mo la “ver­sión de la ver­dad”. El correo elec­tró­ni­co se en­vía a to­das las per­so­nas en el cen­tro co­mer­cial, que aho­ra tie­nen la mis­ma co­pia, re­co­no­ci­da co­mo vá­li­da e in­mu­ta­ble. Con la ver­sión de la ver­dad acep­ta­da pú­bli­ca­men­te, to­dos en el cen­tro co­mer­cial sa­brán que us­ted de­be $ 20.000 a esa tien­da y que el bi­lle­te de $ 20.000 en sus ma­nos ya no le per­te­ne­ce.

Aho­ra va a otra tien­da y tra­ta de com­prar otros pro­duc­tos por va­lor de $ 20.000. Us­ted vuel­ve a ha­cer la pro­me­sa de pa­gar por correo elec­tró­ni­co. Es­ta vez su ofer­ta se­rá re­cha­za­da. ¿Por qué es eso? Bueno, el co­mer­cian­te de es­ta tien­da tam­bién re­ci­bió el correo elec­tró­ni­co. Es­to sig­ni­fi­ca que sa­be per­fec­ta­men­te que no le que­da di­ne­ro. Ade­más, tan­to su ban­co co­mo el ban­co del co­mer­cian­te tam­bién es­tán en el cir­cui­to. Por lo tan­to, el sis­te­ma es au­to­con­tro­la­do y no es ne­ce­sa­rio que nin­gún in­ter­me­dia­rio (por ejem­plo, una cá­ma­ra de com­pen­sa­ción o el Ban­co Cen­tral) les in­for­me a las par­tes cuán­to po­see ca­da una y si la transac­ción es acep­ta­ble.

La his­to­ria de la I.O.U. nun­ca se per­de­rá y, en cual­quier mo­men­to en el fu­tu­ro, al­guien po­drá, si es­tá de­bi­da­men­te au­to­ri­za­do, ras­trear las transac­cio­nes ha­cia atrás y sa­ber que en ese día de­ter­mi­na­do, en ese mo­men­to de­ter­mi­na­do, us­ted apro­bó su “pa­ga­ré elec­tró­ni­co” para com­prar pro­duc­tos por $ 20.000. Es co­mo si el his­to­rial com­ple­to de la transac­ción es­tu­vie­ra es­cri­to en pie­dra y per­ma­nez­ca in­mu­ta­ble a par­tir de en­ton­ces. Es­ta his­to­ria se re­pi­te para to­das las transac­cio­nes en­tre to­das las par­tes en el cen­tro co­mer­cial. En un ho­ra­rio re­gu­lar, los clien­tes es­pe­cia­les eje­cu­tan el Su­do­ku y di­fun­den el I.O.U va­li­da­do. En re­su­men, ca­da par­ti­ci­pan­te en el cen­tro co­mer­cial (in­clui­dos los ban­cos) re­ci­be una co­pia de to­das las transac­cio­nes vá­li­das des­de que in­gre­sa­ron al cen­tro co­mer­cial. Si al­guien sa­le y lue­go re­gre­sa, aún pue­de ob­te­ner la lis­ta de las transac­cio­nes (so­lo las vá­li­das, por su­pues­to) du­ran­te su au­sen­cia. En­ton­ces, en cual­quier mo­men­to, cual­quier per­so­na en el cen­tro co­mer­cial tie­ne la úl­ti­ma lis­ta ac­tua­li­za­da de to­das las transac­cio­nes vá­li­das (es de­cir, “la ver­dad”) des­de el prin­ci­pio de los tiem­pos.

Us­ted, las tien­das en el cen­tro co­mer­cial, la mul­ti­tud de clien­tes, los par­ti­ci­pan­tes “es­pe­cia­les” que con­tro­lan la va­li­dez de to­das las transac­cio­nes, los ban­cos que con­vier­ten el I.O.U. en efec­ti­vo só­li­do, to­dos ellos cons­ti­tu­yen la in­fraes­truc­tu­ra block­chain. No hay con­trol cen­tra­li­za­do; ca­da par­te pue­de rea­li­zar transac­cio­nes con cual­quier otra (es de­cir, de igual a igual) y es el sis­te­ma mis­mo el que con­tro­la la va­li­dez de los in­ter­cam­bios. Cual­quie­ra pue­de ras­trear el his­to­rial de una transac­ción, por­que los blo­ques es­tán co­nec­ta­dos (es de­cir, “en­ca­de­na­dos”). En­ton­ces, en po­cas pa­la­bras, block­chain es una cadena de blocks, ca­da uno con un re­gis­tro de I.O.U. elec­tró­ni­cos va­li­da­dos. To­dos los miem­bros de la red tie­nen una co­pia de la cadena de blo­ques que re­pre­sen­ta la ver­sión acor­da­da de la ver­dad. Y es­to no es só­lo para di­ne­ro, sino tam­bién para la ve­ra­ci­dad de cual­quier re­gis­tro.

A es­tas al­tu­ras, yo ya es­ta­ba fran­ca­men­te muy en­tu­sias­ma­do con la ex­pli­ca­ción. abue­lo, le di­je, con es­to se va a po­der eli­mi­nar la bu­ro­cra­cia de los no­ta­rios, del Con­ser­va­dor de Bie­nes Raí­ces y Re­gis­tro de Co­mer­cio, el Re­gis­tro Ci­vil. No van a po­der nom­brar no­ta­rios el úl­ti­mo día por fa­vo­res con­ce­di­dos con instrucciones de “arri­ba”. Un in­mi­gran­te no va te­ner que te­ner pa­gar una co­mi­sión des­me­di­da por en­viar di­ne­ro a su fa­mi­lia de ori­gen en otro país. Un mi­nis­tro de Ha­cien­da no nos va a po­der de­cir el úl­ti­mo día que el dé­fi­cit fis­cal de Chi­le fue ma­yor en US$ 1.100 mi­llo­nes por un “error”, pues­to que se ha­bría de­tec­ta­do des­de el ini­cio. De he­cho, la Co­mi­sión Na­cio­nal de Ener­gía en Chi­le ya ha anun­cia­do que adop­ta­rá es­ta tec­no­lo­gía y es­to de­bie­se ser prio­ri­ta­rio en la agen­da de cual­quier em­pre­sa u or­ga­ni­za­ción y, por su­pues­to, en la agen­da de mo­der­ni­za­ción del Es­ta­do. ¡¡Es un ade­lan­to no­ta­ble que nos va a fa­ci­li­tar mu­cho la vi­da co­ti­dia­na!!

Lue­go mi­ré a mi abue­lo que ha­bía per­ma­ne­ci­do com­ple­ta­men­te en si­len­cio du­ran­te la lar­ga ex­pli­ca­ción, pre­gun­tán­do­me si to­do es­ta­ba cla­ro. Haces que las co­sas di­fí­ci­les pa­rez­can tan sim­ples, me di­jo. Sin em­bar­go, hay una co­sa que de­bo pre­gun­tar. Di­jis­te que po­dría pa­gar usan­do un correo elec­tró­ni­co. Sí, exac­ta­men­te, us­ted en­vía el correo elec­tró­ni­co y el pa­go es­tá he­cho, res­pon­dí. En­ton­ces, ¿qué es lo que que­rías sa­ber? Y él, con su tier­na son­ri­sa, me di­ce: ¿Y qué es un correo elec­tró­ni­co?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.