Jor­na­das de lim­pie­za

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - CO­LUM­NA DE OS­CAR CONTARDO

HHa­ce 10 años ma­ta­ron a Mau­ri­cio Egaña, te­nía 30 años y nin­gún em­pleo es­ta­ble. Vi­vía de alle­ga­do en una pe­que­ña ca­sa jun­to a otros seis fa­mi­lia­res que se in­dig­na­ron cuan­do la pren­sa los des­cri­bió co­mo “una fa­mi­lia pobre”. Su pa­dre ha­bía si­do ce­rra­je­ro y su ma­dre viu­da tra­ba­ja­ba en un fri­go­rí­fi­co. Egaña era neo­na­zi y lo apu­ña­la­ron pa­ra ven­gar la muer­te de un chico an­ti­fas­cis­ta que, a su vez, ha­bía si­do apu­ña­la­do por un lí­der na­cio­na­lis­ta de ba­rria­da. Ojo por ojo. La muer­te de Egaña –co­no­ci­do des­de ni­ño co­mo “El Ma­fal­da”- trans­for­mó re­pen­ti­na­men­te a los vi­lla­nos ra­pa­dos en víc­ti­mas y deu­dos. La pren­sa fue a su ve­la­to­rio en una ca­pi­lla es­tre­cha fren­te a una calle sin pa­vi­men­tar y lo que en­con­tró allí fue un ataúd cu­bier­to con una ban­de­ra que des­ple­ga­ba una gran svás­ti­ca; una co­ro­na con flo­res que di­bu­ja­ban una cruz cel­ta, y mu­chas ca­be­zas ra­pa­das so­bre bo­to­tos militares. La te­le­vi­sión mos­tra­ba la es­ce­na co­mo quien des­cu­bre un pá­ja­ro ra­ro. Pron­to los me­dios de co­mu­ni­ca­ción qui­sie­ron es­cu­char las vo­ces de es­tas cria­tu­ras pe­cu­lia­res.

¿Por qué son na­zis si no son ru­bios? Era la pre­gun­ta ha­bi­tual que les for­mu­la­ban a los com­pin­ches de “El Ma­fal­da”. Tam­bién era la bur­la con la que in­ten­ta­ban re­me­cer­los. Un sar­cas­mo fi­lo­so que su­po­ne que el ejer­ci­cio de des­pre­ciar a otros es un pri­vi­le­gio que no les co­rres­pon­día. En ellos no se veía bien ser neo­na­zis, por­que en nues­tra men­ta­li­dad ejer­cer el ra­cis­mo y el des­dén por aque­llos que son di­fe­ren­tes son lu­jos a los que só­lo los más blan­cos y los ru­bios pue­den ac­ce­der. “Mí­ren­se al es­pe­jo, ri­dícu­los”, era lo que so­lía de­cir­les la opi­nión pú­bli­ca.

Los neo­na­zis se de­fen­dían en la te­le­vi­sión y en los dia­rios dis­fru­tan­do sus 15 mi­nu­tos de fa­ma. Alu­dían a Ra­za Chi­le­na, el li­bro con el que el es­cri­tor Ni­co­lás Pa­la­cios postuló a prin­ci­pios del si­glo XX que la ma­yo­ría de los chi­le­nos éra­mos el fru­to de una mez­cla de pue­blos gue­rre­ros: los con­quis­ta­do­res vi­si­go­dos, por un la­do, y los ma­pu­ches, por el otro. Mes­ti­zos, mo­re­nos, pe­ro as­tral­men­te pri­vi­le­gia­dos. Muy di­fe­ren­tes al res­to de los pue­blos la­ti­noa­me­ri­ca­nos. ¿No es eso lo que siem­pre nos en­se­ñan, que so­mos una ex­cep­ción? Pa­la­cios qui­so dar­le una dig­ni­dad ge­né­ti­ca al ro­ta­je des­de­ña­do y es­cri­bió una te­sis que mez­cla­ba to­das las pseu­do­cien­cias ra­cis­tas de mo­da en la épo­ca.

Una tar­de, po­co des­pués del ase­si­na­to de Egaña, con­ver­sé con Raúl, alias “El Púa”, ami­go de “El Ma­fal­da”. “El Púa” te­nía 23 años en ese mo­men­to, tra­ba­ja­ba co­mo guar­dia de dis­cot­he­que y es­tu­dia­ba en un cen­tro de for­ma­ción téc­ni­ca una ca­rre­ra con des­tino laboral in­cier­to. Lle­va­ba nue­ve años in­te­gran­do un gru­po de neo­na­zis que co­no­ció en un gim­na­sio de su co­mu­na de ori­gen. Era par­te de la pan­di­lla co­no­ci­da co­mo San­tia­go Sur, quie­nes mi­ra­dos des­de le­jos pa­re­cían dar las ór­de­nes y guiar al res­to. Usa­ba cha­que­ta de avia­dor y du­ran­te el fu­ne­ral de “El Ma­fal­da” ocu­pó un si­tial de pri­vi­le­gio jun­to al ataúd. “No­so­tros so­mos sa­nos”, me di­jo cuan­do en lu­gar de pedir una cer­ve­za pi­dió una Co­ca Co­la. Me con­fi­den­ció que pa­ra re­clu­tar adep­tos, más que en el co­lor de la piel, ellos se fi­ja­ban en la se­pa­ra­ción de los ojos y la for­ma de la na­riz y la bo­ca. “El Púa”, ade­más, usa­ba la pa­la­bra “ba­rri­da” pa­ra des­cri­bir las jor­na­das de gol­pi­zas noc­tur­nas a bo­rra­chos, punks, tra­ves­tis, pros­ti­tu­tas, ho­mo­se­xua­les y pe­rua­nos. Los ata­ca­ban en gru­pos y con bas­to­nes re­trác­ti­les “pa­ra evi­tar el con­tac­to cor­po­ral”. En esos años aún no lle­ga­ba a Chi­le la in­mi­gra­ción co­lom­bia­na. Tam­po­co la hai- tia­na ni la do­mi­ni­ca­na.

“El Púa” des­cri­bía to­do con la cal­ma de quien de­ta­lla una ru­ti­na de ejer­ci­cios. Con­ver­sa­mos lar­go ra­to. Yo bus­ca­ba en­ten­der su ló­gi­ca y él, ama­ble­men­te, se da­ba el tiem­po pa­ra ex­pli­car­me. En un mo­men­to de la char­la tra­tó de re­su­mir su fi­lo­so­fía en una fra­se que pa­re­cía al mis­mo tiem­po con­tun­den­te y sen­sa­ta: “No­so­tros a lo úni­co que as­pi­ra­mos es al bien co­mún”, me di­jo. Pa­ra él no era una ofen­sa ser tra­ta­do de ra­cis­ta, ho­mo­fó­bi­co o fas­cis­ta. No iba a de­jar de ser­lo si se lo gri­ta­ban a la ca­ra. Tam­po­co creía en las ci­fras de cri­mi­na­li­dad, ni en las es­ta­dís­ti­cas. El veía “es­co­ria” y pen­sa­ba que de­bía eli­mi­nar­se. En su en­torno no en­con­tra­ba de­ma­sia­da re­sis­ten­cia a su pun­to de vista.

Ca­da tan­to, des­pués de leer una no­ti­cia, es­cu­char una de­cla­ra­ción o un co­men­ta­rio so­bre los in­mi­gran­tes que lle­gan a Chi­le -mo­re­nos, po­bres- re­cuer­do la muer­te de “El Ma­fal­da” y la con­ver­sa­ción con “El Púa”. Pien­so en la de­ses­pe­ra­da for­ma en que bus­ca­ban ser res­pe­ta­dos, ali­men­tan­do una fan­ta­sía ab­sur­da lle­na de nor­mas y re­glas es­per­pén­ti­cas pa­ra jus­ti­fi­car una vio­len­cia que los po­nía del la­do de los que im­po­nen el or­den. Un jue­go que les ha­cía ol­vi­dar cuál era su pro­pio lu­gar y el des­tino que les es­pe­ra­ba a am­bos. Leo las pin­ta­das en con­tra de los hai­tia­nos en los mu­ros de Es­ta­ción Cen­tral y se me vie­ne a la ca­be­za la efi­cien­te for­ma en que las ideas de lo lim­pio, lo blan­co y lo pro­pio nos se­du­cen, has­ta ex­tre­mos que no qui­sié­ra­mos re­co­no­cer. Cree­mos que el ra­cis­mo es una bes­tia im­por­ta­da, cuan­do siem­pre ha es­ta­do aquí, dis­po­nien­do de to­dos de ma­ne­ra si­gi­lo­sa. Op­ta­mos por evi­tar mi­rar­nos en un es­pe­jo ro­to que nos de­vuel­va el re­fle­jo de un ros­tro –hi­pó­cri­ta, fe­roz, te­me­ro­so- que qui­sié­ra­mos sen­tir ajeno, cuan­do es pro­fun­da­men­te nues­tro. Un ras­go tan arrai­ga­do que pue­de in­clu­so ser usa­do co­mo un ar­ma política; una for­ma de ha­cer sen­tir po­de­ro­sos a los opri­mi­dos y ver­du­gos a los aban­do­na­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.