Al mar­gen de las en­cues­tas

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - El re­vés de la tra­ma Héc­tor So­to

DDi­ga­mos las co­sas co­mo son: en­cues­tas más, en­cues­tas me­nos, el ver­da­de­ro pro­ble­ma de la iz­quier­da no es que Ale­jan­dro Gui­llier tri­pli­que el ra­ting de Ri­car­do La­gos o que el ex pre­si­den­te no con­si­ga re­mon­tar pe­se a su tra­ba­jo­so des­plie­gue en te­rreno. Es­to es anéc­do­ta. El te­ma de fon­do es que es­te go­bierno va a de­jar al sec­tor en un es­ta­do de­plo­ra­ble, di­vi­di­do, con una agen­da pú­bli­ca des­gas­ta­da, sin li­de­raz­gos cla­ros y con ce­ro ener­gía pa­ra pro­yec­tar la con­ti­nui­dad de un pro­gra­ma de re­for­mas cu­yo ba­lan­ce es más bien desas­tro­so.

Esa es la reali­dad. La­gos ha es­ta­do tra­tan­do de po­si­cio­nar su nom­bre en un bor­de im­po­si­ble. Por un la­do, tra­ta de asu­mir an­te su par­ti­do, el PPD, y an­te el PS, su com­pro­mi­so con las re­for­mas, pues­to que la or­gá­ni­ca de am­bas co­lec­ti­vi­da­des ne­ce­si­ta sa­ber que lo que hi­cie­ron en los úl­ti­mos tres años no fue un des­pro­pó­si­to. Se en­tien­de que el ex man­da­ta­rio ten­ga que iz­quier­di­zar­se: ne­ce­si­ta ser no­mi­na­do por esos par­ti­dos. Pe­ro, en la mis­ma me­di­da que se identifica con la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción, se des­di­bu­ja co­mo can­di­da­to, pier­de los atri­bu­tos que lo di­fe­ren­cian -de he­cho, su li­de­raz­go no tie­ne no tie­ne na­da que ver con el de Mi­che­lle Ba­che­let- y que­da con­ver­ti­do en una du­do­sa op­ción de con­ti­nui­dad. Du­do­sa por­que - con su his­to­ria, con su ca­rác­ter, con su dis­cur­so de fu­tu­ro- no con­ven­ce a los que efec­ti­va­men­te es­tán por pro­fun­di­zar las re­for­mas y tam­po­co mo­vi­li­za a los sec­to­res mo­de­ra­dos que sa­ben que lle­gó la ho­ra de co­rre­gir­las. Atra­pa­do en esa dis­yun­ti­va, has­ta aho­ra el ex pre­si­den­te no ha po­di­do en­con­trar un ca­mino de sa­li­da.

En reali­dad, al día de hoy nin­guno de los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les que se per­fi­lan en el horizonte po­lí­ti­co tie­ne la suerte com­pra­da. La cá­te­dra di­ce que el es­ce­na­rio es­tá muy lí­qui­do y en eso no se equi­vo­ca. Co­mo las en­cues­tas, aho­ra más que nun­ca, le han in­tro­du­ci­do un fac­tor de vér­ti­go, pe­ro tam­bién de ines­ta­bi­li­dad a las de­ci­sio­nes que los par­ti­dos de­be­rán adop­tar, por­que, efec­ti­va­men­te, las per­cep­cio­nes ciu­da­da­nas se han vuel­to ve­lei­do­sas en me­dio mun­do, al pun­to de po­ner con­tra las cuer­das a la pro­pia in­dus­tria de los son­deos de opi­nión, lo más pro­ba­ble es que en los pró­xi­mos me­ses asis­ta­mos a un mano a mano en­tre la re­ser­va de pru­den­cia que exis­ta en los par­ti­dos y el ries­go de apos­tar a Gui­llier, un can­di­da­to des­con­fia­ble pa­ra mu­chos y po­lí­ti­ca­men­te bo­rro­so, pe­ro que tie­ne en la ac­tua­li­dad un evi­den­te perfil ga­na­dor.

El se­na­dor Gui­llier, con mu­cho me­nos des­plie­gue y apa­ra­to, se ha ma­ne­ja­do con des­tre­za en los úl­ti­mos me­ses, des­de que su nom­bre co­men­zó a apa­re­cer en los son­deos. Su gran se­cre­to es arries­gar po­co, pa­sar de lar­go en las dis­cu­sio­nes de política chi­ca que les en­can­tan a los par­ti­dos y plan­tear­se des­de el mun­do ciu­da­dano -ex­pre­sión que si al­go sig­ni­fi­ca, la ver­dad es que sir­ve pa­ra un ba­rri­do y un fre­ga­do-. Ahí, en esa suerte de va­gue­dad, ra­di­ca la fuer­za de su pos­tu­la­ción. Lo más pro­ba­ble es que si el se­na­dor co­men­za­ra a des­pe­jar du­das, a ex­pli­ci­tar sus op­cio­nes de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, a re­cor­tar con qué tan­to de la his­to­ria de es­te go­bierno quie­re que­dar­se y qué pre­fe­ri­ría ti­rar a la ba­su­ra, su bue­na es­tre­lla po­dría eclip­sar­se. Es lo que ocu­rre con los li­de­raz­gos más bien emo­cio­na­les que emergen de un día pa­ra otro. Pue­den cre­cer con mu­cha ra­pi­dez, pe­ro tam­bién pue­den des­fon­dar­se en co­sa de se­ma­nas. Eso lo sa­be el se­na­dor y lo sa­ben tam­bién las di­ri­gen­cias de la Nue­va Ma­yo­ría. Hay que des­car­tar, en to­do ca­so, una ma­nio­bra os­cu­ra de­trás de las in­de­fi­ni­cio­nes. Es­ta no es una cons­pi­ra­ción. Así son las ló­gi­cas de la política y cual­quie­ra que se hu­bie­ra en­con­tra­do con un ca­pi­tal elec­to­ral ines­pe­ra­do o caí­do del cie­lo, co­mo le ha ocu­rri­do a Ale­jan­dro Gui­llier, no ha­bría ac­tua­do pro­ba­ble­men­te muy dis­tin­to.

En po­cos me­ses más, la iz­quier­da ten­drá que de­fi­nir­se y de­ci­dir con quién da­rá la pe­lea. Lo que ha­ga o de­je de ha­cer la DC, de nue­vo, vol­ve­rá a ser se­cun­da­rio. En las de­fi­ni­cio­nes de la alian­za ofi­cia­lis­ta la DC pe­sa ca­da vez me­nos. Nin­gu­na de sus op­cio­nes co­mo par­ti­do de mo­men­to es muy bri­llan­te. O se re­sig­na a vol­ver a ser com­par­sa o se aven­tu­ra a un ca­mino pro­pio, que por aho­ra tie­ne el ries­go de de­jar­la en un lu­gar hu­mi­llan­te.

La de­bi­li­dad con que la iz­quier­da en­tra­rá el pró­xi­mo año a la cam­pa­ña pre­si­den­cial es, por la in­ver­sa, la gran for­ta­le­za con que has­ta aho­ra se per­fi­la la cen­tro­de­re­cha. Es cier­to que no es­tá di­cha la úl­ti­ma pa­la­bra y que la ven­ta­ja que tie­ne Se­bas­tián Pi­ñe­ra en las en­cues­tas se ha es­ta­do acor­tan­do. Es na­tu­ral que se acor­te. Na­die po­ne en du­da que la pró­xi­ma elec­ción va a ser re­ñi­da. Lo im­por­tan­te pa­ra él, o pa­ra quien sea el can­di­da­to del sec­tor, es que Chi­le Va­mos sea ca­paz de man­te­ner la uni­dad que ha es­ta­do pro­yec­tan­do, sea ca­paz de ca­pi­ta­li­zar la de­cep­ción ge­ne­ra­da por esa ad­mi­nis­tra­ción y -más im­por­tan­te que to­do lo an­te­rior- sea tam­bién ca­paz de ofre­cer un pro­gra­ma de go­bierno rea­lis­ta y de con­vo­ca­to­ria a los sec­to­res me­dios que se sin­tie­ron trai­cio­na­dos por es­ta ad­mi­nis­tra­ción.

El lu­gar co­mún por es­tos días es de­cir que cual­quier co­sa pue­de pa­sar, que la política se ha ga­si­fi­ca­do y que, co­mo más de la mi­tad de los ciu­da­da­nos no es­tá vo­tan­do, cual­quie­ra que lo­gre in­ter­pre­tar a esa ma­yo­ría au­sen­te po­dría dar vuel­ta de cam­pa­na el ta­ble­ro. Se ha es­pe­cu­la­do mu­cho a es­te res­pec­to, por­que efec­ti­va­men­te da pie pa­ra ima­gi­nar hundimientos, ra­re­zas y li­de­raz­gos de úl­ti­ma ho­ra. Pe­ro ese ima­gi­na­rio des­bo­ca­do, por así de­cir­lo, que pue­de en­tre­te­ner a los que les gus­tan las emo­cio­nes fuer­tes, cho­ca con dos fac­to­res que tie­nen cier­ta con­sis­ten­cia en nues­tro país. El pri­me­ro lo apor­tan los es­tu­dios que in­di­can que el Chi­le que no va a vo­tar no es tan dis­tin­to del que va. El se­gun­do es que el país tie­ne un es­ce­na­rio po­lí­ti­co bas­tan­te es­ta­ble, don­de to­da­vía que­dan par­ti­dos que re­pre­sen­tan al­go y, ade­más, una ciu­da­da­nía fi­nal­men­te más sen­sa­ta de lo que mu­chos creen.

Es­te go­bierno va a de­jar a la iz­quier­da en un es­ta­do de­plo­ra­ble, di­vi­di­da, con una agen­da pú­bli­ca des­gas­ta­da, sin li­de­raz­gos cla­ros y con ce­ro ener­gia pa­ra pro­yec­tar la con­ti­nui­dad de las re­for­mas.

Gui­llier se ha ma­ne­ja­do con des­tre­za en los úl­ti­mos me­ses. Su gran se­cre­to es arries­gar po­co, pa­sar de lar­go en las dis­cu­sio­nes de política chi­ca y plan­tear­se des­de el mun­do ciu­da­dano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.