El ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de la Pre­si­den­cia di­ce que 10 años co­mo mi­nis­tro es su­fi­cien­te y que la idea de su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial “se pas­mó”. Su re­fle­xión en es­te tiem­po: el sis­te­ma pre­si­den­cial que tie­ne Chi­le ya no da es­ta­bi­li­dad.

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - TEX­TO: Ma­ría Jo­sé O’Shea FO­TO­GRA­FIA: Pa­tri­cio Fuen­tes Y.

sien­do com­ple­ta­men­te ho­nes­to. Creo que en­tran­do al dé­ci­mo año co­mo mi­nis­tro, it’s ti­me to go. Y quie­ro de­cir lo que pien­so de ver­dad, no es­toy ha­cien­do nin­gún cálcu­lo de nin­gu­na es­pe­cie... No me veo en la política des­pués de es­te go­bierno”. Se­ría pre­ma­tu­ro anun­ciar que Ni­co­lás Ey­za­gui­rre (PPD) se des­pi­de de la vi­da política, por­que to­da­vía le que­da más de un año en La Mo­ne­da. Pe­ro, aten­dien­do al rea­lis­mo sin re­nun­cia, se pue­de de­cir que son sus pri­me­ras pa­la­bras de cie­rre. El mi­nis­tro se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Pre­si­den­cia, ex de Educación y ex de Ha­cien­da du­ran­te el go­bierno de La­gos, ter­mi­na su pe­río­do con Mi­che­lle Ba­che­let y quie­re re­cluir­se en la aca­de­mia.

Atrás que­dan las ideas de una can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial, de ser el ta­pa­do del PPD o el con­ti­nua­dor de una obra la­guis­ta-ba­che­le­tis­ta. Ey­za­gui­rre ya to­mó su de­ci­sión.

En la reu­nión que tu­vo el jue­ves el co­mi­té po­lí­ti­co con la Nue­va Ma­yo­ría ya se em­pe­zó a ha­blar de la im­por­tan­cia del cli­ma de uni­dad pa­ra la pro­lon­ga­ción de las re­for­mas de Ba­che­let en un pró­xi­mo pe­río­do pre­si­den­cial. ¿Us­ted pien­sa par­ti­ci­par en esa pro­lon­ga­ción? ¿Se­guir en la vi­da política?

Sin du­da al­gu­na, voy a es­tar des­de mi ca­sa mi­rán­do­lo por la te­le­vi­sión.

Ah, se va. ¿O sea... “cha­be­la”?

Sí, “cha­be­la”. Quie­ro es­cri­bir y dar cla­ses, eso es lo que quie­ro ha­cer.

¿Es­cri­bir so­bre economía, so­bre política o una no­ve­la?

No, no ten­go ta­len­to pa­ra es­cri­bir una no­ve­la. Tam­po­co, po­si­ble­men­te, pa­ra es­cri­bir so­bre economía o so­bre política, pe­ro ya pron­to voy a co­men­zar mi dé­ci­mo año co­mo mi­nis­tro, en­ton­ces ya es su­fi­cien­te. Enough is enough, di­cen. Me re­ti­ro a la aca­de­mia. Tú acu­mu­las una can­ti­dad enor­me de ex­pe­rien­cia, en­ton­ces ha­ce mu­cho tiem­po que quie­ro es­cri­bir so­bre la his­to­ria de la economía chi­le­na, por qué es­ta­mos don­de es­ta­mos, por qué so­mos así de de­sigua­les, las raí­ces des­de la Colonia ha­cia ade­lan­te, y a par­tir de ahí, en­ten­der bien nues­tra his­to­ria y cuá­les son las po­si­bles so­lu­cio­nes pa­ra el ma­ña­na.

¿Se aca­ba la vi­da política ac­ti­va?

El otro día le pre­gun­té a mi hi­jo chico, que aca­ba de dar la PSU, qué se ima­gi­na­ba pa­ra el fu­tu­ro. Me con­tes­tó: “En cual­quier lu­gar, sal­vo en el go­bierno”. ¡Qué ho­rror!, pen­sé. Es­to es muy des­gas­ta­dor. Siem­pre es­tu­ve por un lla­ma­do emo­cio­nal des­de muy pe­que­ño, en que sen­tía que la in­jus­ti­cia me era in­to­le­ra­ble a la piel, pe­ro no ten­go un ape­go a es­to co­mo for­ma de es­ca­lar en la vi­da. To­do lo con­tra­rio.

¿Y la ilu­sión de ser can­di­da­to pre­si­den­cial?

La otra vez con el mi­nis­tro Fer­nán­dez con­ver­sa­mos que pa­ra ser can­di­da­to pre­si­den­cial tie­nes que te­ner dos ca­rac­te­rís­ti­cas. Un li­de­raz­go muy fuer­te y cla­ri­dad de ideas, y se­gun­do, ham­bre de po­der, por­que aquí al que se descuida lo ma­tan. Y yo no lo ten­go.

Pe­ro era una car­ta has­ta ha­ce no mu­cho…

Pe­ro me pas­mé poh, arru­gué –se ríe-. ¿Y par­la­men­ta­rio?

Tam­po­co.

Sis­te­ma ha­cien­do agua

El go­bierno ha te­ni­do una re­la­ción di­fí­cil con los par­la­men­ta­rios de la Nue­va Ma­yo­ría y el jue­ves 1 tu­vie­ron una reu­nión pa­ra de­fi­nir la agen­da le­gis­la­ti­va. ¿Có­mo es­tu­vo?

Fue una reu­nión muy fran­ca, nos di­ji­mos las co­sas por su nom­bre. Ob­via­men­te, es­to es un pro­ce­so, por­que con­ve­nir qué va­mos a ha­cer con más de 140 pro­yec­tos de ley que hay es com­ple­jo. Fui­mos aco­tan­do cri­te­rios, es­ta­ble­cien­do prio­ri­da­des y fue una reu­nión bas­tan­te fruc­tí­fe­ra.

¿A qué se re­fie­re con que di­je­ron las co­sas por su nom­bre? ¿Una ca­tar­sis? ¿Se re­ta­ron mu­tua­men­te?

Ob­via­men­te, con­sen­suar pro­yec­tos en una coa­li­ción am­plia, al­gu­nos que son su­ma­men­te com­ple­jos, por­que sig­ni­fi­can trans­for­ma­cio­nes es­truc­tu­ra­les, ge­ne­ra ten­sión. En ese sen­ti­do es que di­go que nos di­ji­mos las co­sas por su nom­bre. Por ejem­plo, fren- te al te­ma de la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo en tres cau­sa­les, mu­chos ex­pre­sa­ron que era im­pos­ter­ga­ble y otros, con mu­cha ho­nes­ti­dad, di­je­ron que en es­to iban a de­cre­tar libertad de con­cien­cia.

¿Y no tie­ne que ver tam­bién con la idea de ge­ne­rar un am­bien­te de paz pa­ra ter­mi­nar es­te año? El mi­nis­tro del In­te­rior, in­clu­so, pi­dió a los par­ti­dos ace­le­rar su de­fi­ni­ción pre­si­den­cial pa­ra no se­guir con­ta­mi­nan­do el am­bien­te.

Di­ga­mos que fue una for­tui­ta coin­ci­den­cia. Du­ran­te los dos úl­ti­mos años se pro­du­jo mu­cha ten­sión con la coa­li­ción, por­que el go­bierno apro­ve­chó ese cie­rre de pe­río­do le­gis­la­ti­vo pa­ra tra­tar de sa­car pro­yec­tos que eran muy com­pli­ca­dos. En­ton­ces, de al­gu­na for­ma nos ha­bía­mos com­pro­me­ti­do a que es­te enero no fue­ra de nue­vo con ese pie for­za­do. La se­gun­da ra­zón es que, efec­ti­va­men­te, los pro­yec­tos más em­ble­má­ti­cos no es­tán to­da­vía lis­tos pa­ra ser vo­ta­dos, por tan­to se pro­du­ce la fe­liz coin­ci­den­cia de que no te­ne­mos que for­zo­sa­men­te tra­tar de lle­gar a la ho­ra de la ver­dad en enero en nin­guno de ellos.

Us­ted es­tu­vo en el go­bierno cuan­do exis­tía la Con­cer­ta­ción y era más fá­cil en­ten­der­se con ellos que con la Nue­va Ma­yo­ría. ¿Por qué esa di­fe­ren­cia?

Hoy día es mu­chí­si­mo más di­fí­cil que an­tes. Hay múl­ti­ples cau­sas. La más sim­ple: es­ta es una coa­li­ción de ma­yor di­ver­si­dad, lo que no es ca­sual, por­que es el ar­ma­do po­lí­ti­co que se re­que­ría pa­ra in­ten­tar re­for­mas de un ma­yor ca­la­do. En­ton­ces, de una par­te tie­nes que po­ner de acuer­do a gen­te más di­fe­ren­te que el pa­sa­do y, de otra par­te, la re­sis­ten­cia que des­pier­tan las re­for­mas que ha­rás, co­mo son de ma­yor ca­la­do, son ma­yo­res tam­bién.

¿Lo ha pa­sa­do mal en eso?

Uno al fi­nal es un ser hu­mano, pe­ro tie­ne que tra­tar de dis­tan­ciar­se un po­co, por­que es­to es política. Es un po­qui­to ab­sur­do es­ta di­vi­sión en­tre lo que es per­so­nal y es po­lí­ti­co, por­que la vi­da es una so­la y uno tam­bién se lo to­ma... Di­ría que el gran tran­qui­li­zan­te que no­so­tros te­ne­mos es que al in­te- rior del Eje­cu­ti­vo y del co­mi­té po­lí­ti­co te­ne­mos mu­cha amis­tad y bue­na on­da, en­ton­ces de al­gu­na for­ma, cuan­do nos pe­gan afue­ra, nos con­te­ne­mos unos con otros.

¿Y fun­cio­nan ex­tra­or­di­na­ria­men­te bien, co­mo di­jo la Pre­si­den­ta?

Fun­cio­na­mos muy bien, la ver­dad. No hay per­so­na­lis­mos, ni in­di­vi­dua­lis­mos, ni que al­guien se quie­ra lle­var la pe­lo­ta pa­ra la ca­sa. Ob­via­men­te, pe­lea­mos, por ejem­plo una clá­si­ca di­vi­sión se pro­du­cía más con el mi­nis­tro Díaz en­tre los abo­ga­dos y los eco­no­mis­tas. “Es­tos eco­no­mis­tas que creen que se las sa­ben to­das y us­te­des de política no en­tien­den tan­to co­mo pre­su­men”, ese ti­po de co­sas.

Y el mi­nis­tro del In­te­rior, ¿por qué no apa­re­ce?

El mi­nis­tro del In­te­rior y yo so­mos más bien de ba­jo perfil. Tra­ba­ja mu­cho ha­cia el in­te­rior, co­mo le co­rres­pon­de a su tí­tu­lo, y quien ha­ce las ve­ces más fuer­te de pre­sen­cia es el mi­nis­tro vo­ce­ro o el mi­nis­tro de Ha­cien­da.

Mar­ce­lo Díaz, cuan­do sa­lió del ga­bi­ne­te, di­jo que ha­bía po­ca leal­tad de la Nue­va Ma­yo­ría ha­cia al go­bierno. ¿Lo ha sen­ti­do us­ted tam­bién?

Eso tie­ne que ver con la ter­ce­ra cau­sal, que es lo que mu­chos de­no­mi­nan par­la­men­ta­ri­za­ción de la política. El po­der re­la­ti­vo que ha ido ad­qui­rien­do ca­da par­la­men­ta­rio por se­pa­ra­do es mu­cho ma­yor que el que ha­bía an­tes y eso exi­ge una re­fle­xión res­pec­to de nues­tro sis­te­ma po­lí­ti­co. Se es­tán sin­tien­do cier­tas grie­tas en un sis­te­ma muy pre­si­den­cia­lis­ta, con par­la­men­ta­rios que son in­di­vi­dua­les y muy au­tó­no­mos, en­ton­ces lo­grar po­ner­se de acuer­do es real­men­te muy di­fí­cil.

Mi­ra­do en re­tros­pec­ti­va, ¿no fue muy am­bi­cio­sa la agen­da de re­for­mas que se pu­so el go­bierno?

La Pre­si­den­ta lo ha se­ña­la­do con cla­ri­dad, y yo ahon­dé en que efec­ti­va­men­te no­so­tros su­bes­ti­ma­mos la com­ple­ji­dad téc­ni­ca y de ges­tión pa­ra ha­cer tan­tas re­for­mas si­mul­tá­neas. Pri­me­ro tie­nes que di­se­ñar las re­for­mas, des­pués tie­nes que ser ca­paz de ges-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.