Cu­ba: ¿Y aho­ra qué?

La Tercera - Reportajes - - Historias - Car­ta des­de Was­hing­ton Al­va­ro Var­gas Llo­sa

NNo fue a La Ha­ba­na a des­pe­dir a Fi­del Cas­tro nin­gún je­fe de Es­ta­do o de go­bierno en funciones de un país desa­rro­lla­do, ni si­quie­ra un man­da­ta­rio o dic­ta­dor de los Bric, y las au­sen­cias la­ti­noa­me­ri­ca­nas in­clu­yen a los go­ber­nan­tes de Bra­sil y Ar­gen­ti­na, así co­mo de tres de los cua­tro paí­ses in­te­gran­tes de la Alian­za del Pa­cí­fi­co (la ex­cep­ción fue Mé­xi­co). Con se­gu­ri­dad tam­po­co ha­bría ido el man­da­ta­rio de Co­lom­bia si no fue­ra por­que La Ha­ba­na hos­pe­dó las ne­go­cia­cio­nes de su go­bierno con las Farc.

Hay, pues, una no­to­ria des­pro­por­ción en­tre las de­cla­ra­cio­nes ofi­cia­les y los tri­nos (tuits) que los go­bier­nos de me­dio mun­do de­di­ca­ron a Cas­tro y la pre­sen­cia fí­si­ca de lí­de­res ex­tran­je­ros en la in­ter­mi­na­ble despedida ora­to­ria que se le tri­bu­tó al fe­ne­ci­do lí­der de la re­vo­lu­ción cu­ba­na en la Pla­za de la Re­vo­lu­ción. Da una idea de lo po­co que sig­ni­fi­ca esa Re­vo­lu­ción pa­ra el mun­do prós­pe­ro y pa­ra el emer­gen­te, y de lo anacró­ni­ca que re­sul­ta la fi­gu­ra de Fi­del pa­ra el mun­do.

Com­pá­re­se es­to, por ejem­plo, con lo que fue­ron los funerales de Ti­to en la Yu­gos­la­via de 1980, cuan­do pre­si­den­tes y mo­nar­cas de mu­chos lu­ga­res se hi­cie­ron pre­sen­tes. Hoy pe­sa muy po­co Cu­ba co­mo país y, aun me­nos que Cu­ba, la Re­vo­lu­ción. Es un epi­ta­fio cruel pa­ra quien pa­só su vi­da tra­tan­do de en­san­char el pe­rí­me­tro geo­grá­fi­co y geo­po­lí­ti­co de la is­la, y el de su pro­pia fi­gu­ra, y lle­gó a creer­se el cuen­to de que Cu­ba es­ta­ba en el cen­tro del mun­do. Mien­tras tan­to, otras is­las de­di­ca­ron el tiem­po a aban­do­nar la po­bre­za y ha­cer­se po­de­ro­sas eco­nó­mi­ca­men­te, re­sig­nán­do­se a que su rol en la política in­ter­na­cio­nal fue­se li­mi­ta­do. En ellas se vi­ve hoy mu­cho me­jor que en Cu­ba.

¿Cuál es el le­ga­do de Fi­del? El po­lí­ti­co no pue­de ser más ne­gro. La úl­ti­ma elec­ción de­mo­crá­ti­ca tu­vo lu­gar en 1948 por­que, des­de que tum­bó al dic­ta­dor Ba­tis­ta, Cas­tro con­vir­tió a su país en un Es­ta­do po­li­cial mu­cho más pro­lon­ga­do y or­ga­ni­za­do del que de­rro­tó en 1959. Las gue­rri­llas que sem­bró en bue­na par­te de Amé­ri­ca La­ti­na die­ron pie a dic­ta­du­ras militares de ex­tre­ma de­re­cha a las que lue­go su­ce­die­ron las de­mo­cra­cias hoy vi­gen­tes. Me­dio si­glo des­pués, los go­bier­nos ad­mi­ra­do­res de Cas­tro han si­do ex­pul­sa­dos por la vía cons­ti­tu­cio­nal (Bra­sil) o de­rro­ta­dos en las ur­nas ( Ar­gen­ti­na), o so­bre­vi­ven por­que se han vuel­to de ex­tre­ma de­re­cha ( Ni­ca­ra­gua), o han te­ni­do que anun­ciar su re­ti­ra­da (Ecua­dor, Bo­li­via), o se han hun­di­do en el des­cré­di­to (Venezuela).

Pe­ro más elo­cuen­te aún que to­do eso, es el he­cho de que en 2007, me­ses des­pués de que Fi­del de­ja­ra el po­der pa­ra tra­tar­se la di­ver­ti­cu­li­tis, pri­me­ro de for­ma in­te­ri­na y años más tar­de de­fi­ni­ti­va, Raúl em­pe­zó a des­ha­cer ele­men­tos esen­cia­les del mo­de­lo de la Re­vo­lu­ción. No fue muy le­jos, y no re­nun­ció a la dic­ta­du­ra de par­ti­do úni­co, pe­ro la orien­ta­ción de las re­for­mas –la aper­tu­ra mi­gra­to­ria, el “cuen­ta­pro­pis­mo”, la nor­ma­li­za­ción di­plo­má­ti­ca con Es­ta­dos Uni­dos sin es­pe­rar el le­van­ta­mien­to del em­bar­go- te­nía un tu­fo con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio.

Cas­tro lo­gró, a pe­sar de ello, que su Re­vo­lu­ción du­ra­ra ca­si me­dio si­glo (él es­tu­vo al man­do du­ran­te 47 años). Su ca­pa­ci­dad pa­ra or­ga­ni­zar un Es­ta­do po­li­cial efi­caz no es­tá en du­da. Ca­be pre­gun­tar­se si le hu­bie­ra si­do po­si­ble sos­te­ner­se sin con­ver­tir al ré­gi­men an­ti­im­pe­ria­lis­ta en un sa­té­li­te so­vié­ti­co du­ran­te dé­ca­das. Sin los 65 mil mi­llo­nes de dó­la­res a los que, se­gún el pres­ti­gio­so eco­no­mis­ta Car­me­lo Me­saLa­go, as­cen­dió el sub­si­dio so­vié­ti­co du­ran­te 30 años, ¿ha­bría so­bre­vi­vi­do Fi­del? Y, pa­sa­do el “pe­río­do es­pe­cial” de los años 90 tras la caí­da del Mu­ro de Ber­lín y el im­pe­rio co­mu­nis­ta, ¿ha­bría aguan­ta­do en pie sin los más de 10 mil mi­llo­nes de dó­la­res anua­les re­ci­bi­dos gra­cias al ve­ne­zo­lano Hu­go Chá­vez a tra­vés de un co­mer­cio y unas in­ver­sio­nes que eran dá­di­vas en­cu­bier­tas?

Ese es el le­ga­do po­lí­ti­co. ¿Cuál es el eco­nó­mi­co? Una is­la que po­dría ser una po­ten­cia agrí­co­la im­por­ta hoy más de 1.800 mi­llo­nes de dó­la­res en ali­men­tos por­que no es ca­paz de pro­du­cir­los; la za­fra azu­ca­re­ra, en una de las otro­ra ca­pi­ta­les mun­dia­les del azú­car, ha pa­sa­do de ocho mi­llo­nes de to­ne­la­das a po­co más de… ¡un mi­llón! El grue­so de la economía son ser­vi­cios so­cia­les que se ha­ce cos­to­sí­si­mo man­te­ner por­que ca­da vez hay más gen­te de la ter­ce­ra edad y me­nos gen­te jo­ven, y la po­ca ac­ti­vi­dad industrial re­pre­sen­ta hoy ca­si la mi­tad de la que ha­bía cuan­do ca­yó el Mu­ro de Ber­lín. ¿Cul­pa del em­bar­go? No: Cu­ba hu­bie­ra po­di­do co­mer­ciar con los de­más paí­ses del mun­do y atraer mu­chos ca­pi­ta­les ori­gi­na­dos allí si se lo hu­bie­ra pro­pues­to en se­rio.

Mien­tras que Deng Xiaoping op­tó en 1978 por una re­vo­lu­ción ca­pi­ta­lis­ta en Chi­na y sen­tó las ba­ses pa­ra que su país se vol­vie­ra la se­gun­da economía del mun­do, en la is­la Fi­del op­tó por la vía con­tra­ria; su país, que era la ter­ce­ra economía de Amé­ri­ca La­ti­na, pa­só a ser una de las úl­ti­mas.

Sí, al­gu­nas áreas, co­mo la educación y la sa­lud, re­ci­bie­ron mu­cho én­fa­sis y por tan­to ex­hi­ben al­gu­nos ín­di­ces alen­ta­do­res, pe­ro Cu­ba ya es­ta­ba en 1959 en­tre los me­jo­res del con­tex­to la­ti­noa­me­ri­cano. Ade­más, no tie­ne sen­ti­do ais­lar esas áreas del con­jun­to de la economía por­que, a fin de cuen­tas, el de­te­rio­ro ge­ne­ral no exo­ne­ra a la educación y la sa­lud. Por eso en tan­tos pe­río­dos los hos­pi­ta­les de Cu­ba han ca­re­ci­do de co­sas ele­men­ta­les.

Tam­bién es cier­to que al­gu­nas zo­nas del in­te­rior del país, gra­cias a la re­dis­tri­bu­ción, se vie­ron be­ne­fi­cia­das y por tan­to “igua­la­das” a otras. Pe­ro la me­dio­cri­dad ge­ne­ral lle­va dé­ca­das em­pu­jan­do a la gen­te a desafiar a los ti­bu­ro­nes del es­tre­cho de La Flo­ri­da a bor­do de una bal­sa pa­ra tra­tar de al­can­zar las cos­tas de Mia­mi.

La cues­tión –la gran cues­tión- que se plan­tean aho­ra tan­to la Re­vo­lu­ción co­mo los de­mó­cra­tas cu­ba­nos y la po­bla­ción en ge­ne­ral, tie­ne que ver, no con el pa­sa­do ni el le­ga­do, sino con el fu­tu­ro. Des­pués de Fi­del, ¿qué?

En prin­ci­pio, Raúl Cas­tro de­ja­rá la je­fa­tu­ra del Es­ta­do en 2018 se­gún su pro­pio com­pro­mi­so pa­ra en­tre­gar el man­do a Mi­guel Díaz-Ca­nel, un in­ge­nie­ro eléc­tri­co que fue de los po­cos miem­bros del Po­lit­bu­ró na­ci­dos des­pués del triun­fo de la Re­vo­lu­ción. Sin em­bar­go, cuan­do en 2013 Raúl hi­zo el anuncio de que no se que­da­ría más de cin­co años al man­do del Es­ta­do y de­sig­nó a Día­zCa­nel co­mo apa­ren­te su­ce­sor, no acla­ró si aban­do­na­ría tam­bién el man­do del Par­ti­do Co­mu­nis­ta y de las Fuer­zas Ar­ma­das, los ver­da­de­ros po­de­res de Cu­ba. To­do ha­ce pre­ver que, en el fu­tu­ro cer­cano y mien­tras la sa­lud se lo per­mi­ta, se­rá el mis­mo Raúl quien ejer­ce­rá ese con­trol.

Has­ta allí, to­do pa­re­ce cla­ro, sal­vo que una lu­cha de po­der al in­te­rior del ré­gi­men, por ejem­plo en­tre re­for­mis­tas y an­ti­rre­for­mis­tas, o en­tre fac­cio­nes ge­ne­ra­cio­na­les, o en­tre ami­gos y enemi­gos del plan de su­ce­sión, lle­ve las co­sas por un rum­bo im­pre­vi­si­ble. La edad de Raúl no per­mi­te au­gu­rar­le mu­chos más años de ejer­ci­cio del po­der real. Por tan­to, to­dos los fo­cos apun­tan a la si­guien­te ge­ne­ra­ción de los Cas­tro y en par­ti­cu­lar a Ale­jan­dro, el hi­jo de Raúl que hoy tie­ne po­der co­mo co­ro­nel del Mi­nis­te­rio del In­te­rior y res­pon­sa­ble de la contrainteligencia.

La fa­mi­lia de Raúl es­tá um­bi­li­cal­men­te li­ga­da al po­der no só­lo des­de el pun­to de vista po­lí­ti­co sino tam­bién eco­nó­mi­co. El yerno o ex yerno de Raúl, Luis Al­ber­to Ro­drí­guez (ca­sa­do o di­vor­cia­do de Dé­bo­ra, su hi­ja, se­gún se les crea a unos u a otros), es­tá a la ca­be­za de Gae­sa, el “hol­ding” mi­li­tar que ma­ne­ja la mi­tad de la economía cu­ba­na. Luis Al­ber­to no es otra co­sa que un ins­tru­men­to de Raúl, al que rin­de cuen­tas per­so­nal­men­te sin es­ca­la en ins­tan­cia al­gu­na.

To­das las fuen­tes sig­ni­fi­ca­ti­vas de di­vi­sas de Cu­ba pa­san por ese or­ga­nis­mo, que con­tro­la más de 50 em­pre­sas per­te­ne­cien­tes a las Fuer­zas Ar­ma­das. Gae­sa es el “part­ner” con el que los ca­pi­ta­les ex­tran­je­ros tie­nen que aso­ciar­se si quie­ren in­ver­tir en tu­ris­mo, ven­ta mi­no­ris­ta, in­fra­es­truc­tu­ra, pro­pie­dad in­mo­bi­lia­ria, etc. El diseño, per­so­nal­men­te or­de­na­do por Raúl, vie­jo ad­mi­ra­dor de los mo­de­los de Chi­na y Viet­nam, responde a la ne­ce­si­dad de per­mi­tir que ha­ya ca­pi­ta­lis­mo en Cu­ba, pe­ro en alian­za con el par­ti­do úni­co y, muy es­pe­cí­fi­ca­men­te, con los Cas­tro. Por eso es que no re­sul­ta rea­lis­ta pen­sar que Raúl se re­ti­ra­rá en 2018 del man­do real aun si se re­ti­ra de la je­fa­tu­ra for­mal del Es­ta­do.

La ca­pa­ci­dad de cual­quier dic­ta­du- ra pa­ra sos­te­ner­se en el tiem­po más allá de la vi­da de sus res­pon­sa­bles no de­pen­de de quie­nes de­ten­tan el po­der. Mu­chos fac­to­res que es­ca­pan a su con­trol en­tran en jue­go. No es se­gu­ro que se pue­da es­ta­ble­cer una di­nas­tía de los Cas­tro o que, a la muer­te de Raúl, sus hi­jos y los hi­jos de Fi­del -que tu­vo mu­chos, con dis­tin­tas ma­dres- es­tén en con­di­cio­nes de ha­cer­se con el po­der. Pe­ro lo que sí es se­gu­ro es que, a me­nos que se pro­duz­ca una frac­tu­ra o que el ré­gi­men se de­rrum­be, esa fa­mi­lia va a se­guir te­nien­do una gra­vi­ta­ción aplas­tan­te mien­tras no se pro­duz­ca una tran­si­ción política.

La otra tran­si­ción, la eco­nó­mi­ca, con­ti­nua­rá con Raúl y, de acuer­do con su diseño, con quien ven­ga des­pués. Una tran­si­ción len­ta, li­mi­ta­da, con cla­ro do­mi­nio por par­te del es­ta­men­to mi­li­tar, pe­ro de orien­ta­ción ca­pi­ta­lis­ta. Hay aho­ra unas 200 ac­ti­vi­da­des pri­va­das per­mi­ti­das y, gra­cias al “cuen­ta­pro­pis­mo”, es de­cir los pe­que­ños ne­go­cios, un mi­llón de per­so­nas rea­li­za labores en be­ne­fi­cio pro­pio en lu­gar de tra­ba­jar pa­ra el Es­ta­do. Es­te desaho­go ha da­do al­go de oxí­geno al go­bierno, pe­ro es­tá le­jos de ser su­fi­cien­te pa­ra im­pul­sar la economía de la is­la.

La es­pe­ran­za de Raúl y los su­yos era que el ca­pi­ta­lis­mo es­ta­dou­ni­den­se, jun­to con el de otros paí­ses, res­ca­ta­ra a la Re­vo­lu­ción. Pe­ro la lle­ga­da de Trump al po­der en Es­ta­dos Uni­dos ha com­pli­ca­do los pla­nes por­que el pre­si­den­te elec­to ha anun­cia­do que mo­di­fi­ca­rá los tér­mi­nos de la nor­ma­li­za­ción di­plo­má­ti­ca con Es­ta­dos Uni­dos si La Ha­ba­na no ha­ce con­ce­sio­nes po­lí­ti­cas. Aun­que hay en el sec­tor re­pu­bli­cano y en­tre los em­pre­sa­rios es­ta­dou­ni­den­ses cre­cien­tes vo­ces a fa­vor de le­van­tar el em­bar­go, lo cier­to es que esa de­ci­sión pa­sa por el Con­gre­so, don­de la re­pre­sen­ta­ción renovada el pa­sa­do mes de no­viem­bre cuen­ta con de­trac­to­res fron­ta­les de Cu­ba. El se­na­dor Mar­co Ru­bio, por ejem­plo, ju­ga­rá un pa­pel im­por­tan­te en las re­la­cio­nes ex­te­rio­res a tra­vés de la co­mi­sión que se ocu­pa de es­ta área. Ni con un pre­si­den­te de­mó­cra­ta ni con uno re­pu­bli­cano es pre­vi­si­ble, en el fu­tu­ro in­me­dia­to, un le­van­ta­mien­to del em­bar­go.

Aun así, Oba­ma ha lo­gra­do, me­dian­te ór­de­nes eje­cu­ti­vas, re­la­jar en par­te las res­tric­cio­nes. Gra­cias a ello, al­gu­nas lí­neas aé­reas, co­mo Ame­ri­can o Je­tB­lue, han ini­cia­do vue­los re­gu­la­res des­de Nue­va York y al­gu­nas em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas han ini­cia­do el pro­ce­so pa­ra ofre­cer ser­vi­cios (tam­bién Ge­ne­ral Elec­tric es­tá en tra­tos). Si es­ta ma­rea se in­te­rrum­pe, Cas­tro lo ten­drá muy di­fí­cil pa­ra lo­grar que el ca­pi­ta­lis­mo es­ta­dou­ni­den­se lo res­ca­te en el cor­to pla­zo. Si no se in­te­rrum­pe, es im­pro­ba­ble que se in­ten­si­fi­que, lo que im­pli­ca­rá una mar­cha eco­nó­mi­ca a me­dio mo­tor. Ello, en el con­tex­to de una Venezuela que ca­da vez tie­ne más pro­ble­mas pa­ra se­guir sos­te­nien­do con su sub­si­dio a la is­la.

Lo que de­ja Fi­del es una Cu­ba con mu­chas más pre­gun­tas que res­pues­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.