Exi­to­so con las mu­je­res

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - CO­LUM­NA DE OS­CAR CONTARDO

MMa­lu­ma es un can­tan­te co­lom­biano. Es jo­ven, gua­po y exi­to­so. El nue­vo ído­lo en­tre los ado­les­cen­tes. Ya ha gra­ba­do los dúos de ri­gor con las es­tre­llas la­ti­nas más uni­ver­sal­men­te co­no­ci­das -Ricky Martin y Sha­ki­ra- y pues­to un pie en Eu­ro­pa con­quis­tan­do Es­pa­ña. Su cuen­ta de Ins­ta­gram su­ma más de 18 mi­llo­nes de se­gui­do­res. Tie­ne más fa­ná­ti­cos que los chi­le­nos que hay en el pla­ne­ta. Ma­lu­ma aca­ba de pre­sen­tar un nue­vo te­ma, se lla­ma Cua­tro babys, un reg­gae­tón que cuen­ta la his­to­ria de un hom­bre que man­tie­ne re­la­cio­nes se­xua­les con cua­tro mu­je­res dis­tin­tas, quie­nes, se­gún se des­cri­be, son ca­pa­ces de ha­cer cual­quier co­sa por lo­grar un en­cuen­tro fí­si­co con él. La le­tra es ex­plí­ci­ta -“To­das quie­ren chin­gar­me en­ci­ma de bi­lle­tes de cien”- y de­ta­lla las per­so­na­li­da­des de las mu­je­res en cues­tión y las prác­ti­cas que sue­len de­man­dar­le. Cua­tro babys es, bá­si­ca­men­te, co­mo si le hu­bie­ran pues­to una ba­se rít­mi­ca a al­gu­na de las de­cla­ra­cio­nes de Do­nald Trump, só­lo que re­ci­ta­das por un in­tér­pre­te con as­pec­to de ga­lán de te­le­no­ve­la ca­ri­be­ña.

La di­fu­sión pú­bli­ca de Cua­tro babys pro­vo­có rá­pi­da­men­te de­cla­ra­cio­nes de re­pu­dio: mu­chos la con­si­de­ra­ron una can­ción vio­len­ta y ma­chis­ta. Una cam­pa­ña de in­ter­net bus­ca, in­clu­so, prohi­bir el vi­deo que des­de que fue col­ga­do en You­Tu­be ha si­do vis­to ca­si 200 mi­llo­nes de ve­ces. El can­tan­te con­tes­tó a las crí­ti­cas en su cuen­ta de Ins­ta­gram de ma­ne­ra in­di­rec­ta: “Si ha­bla­ron de Je­su­cris­to, ¿por qué te sor­pren­de cuan­do ha­blan de ti?”. Una de sus ad­mi­ra­do­ras res­pon­dió en la mis­ma cuen­ta: “Se­gu­ra­men­te las que cri­ti­can son fe­mi­nis­tas, ex­tre­mis­tas. Eso sí me da ver­güen­za co­mo mu­jer”. Otra fan le anun­cia: “Pa­pi, yo se­ré tu quin­ta baby”.

Du­ran­te la mis­ma se­ma­na en que es­ta­lló la po­lé­mi­ca con la can­ción de Ma­lu­ma, una ni­ña de sie­te años fue se­cues­tra­da, tor­tu­ra­da, abu­sa­da y as­fi­xia­da has­ta la muer­te en Bo­go­tá. El úni­co sos­pe­cho­so es un hom­bre que la pren­sa des­cri­bió co­mo un pres­ti­gio­so ar­qui­tec­to, sol­te­ro, aun­que “muy exi­to­so con las mu­je­res”. Es­ta úl­ti­ma in­for­ma­ción era acom­pa­ña­da de una fo­to del de­te­ni­do, co­mo prue­ba de su bue­na pre­sen­cia. El cuer­po de la ni­ña apa­re­ció en su de­par­ta­men­to, jun­to al ja­cuz­zi.

Yo so­lía pen­sar que la mú­si­ca pop con­sis­tía en ha­cer a la gen­te fe­liz. Pen­sa­ba que la pis­ta de bai­le era un lu­gar en don- de la ba­ta­lla era con­tra el abu­rri­mien­to y even­tual­men­te con­tra quie­nes qui­sie­ran im­po­ner­lo a la fuer­za; pen­sa­ba tam­bién que el pop, a su mo­do, era re­bel­día y rup­tu­ra con­tra lo es­ta­ble­ci­do: des­de Bo­wie has­ta M.I.A., pa­san­do por el new wave de am­bien­te de los Fran­kie Goes to Holly­wood y las fac­to­rías de es­tre­llas pre­fa­bri­ca­das bri­tá­ni­cas. Me gus­ta­ba creer que el pop era la con­tra­cul­tu­ra en­vuel­ta en el pa­pel ce­lo­fán de una drag queen ucra­nia­na bur­lán­do­se del go­bierno ru­so en el fes­ti­val Eu­ro­vi­sión o un es­tri­bi­llo am­bi­guo de La Roux. Creía que sub­ver­sión era ver Alas­ka can­tan­do que que­ría ser san­ta o a Neil Ten­nant ves­ti­do de obis­po, con la bo­ca co­lo­rea­da con la­bial, di­cien­do que to­da su vi­da ha­bía si­do un pe­ca­do. Es­ta­ba se­gu­ro de que ha­bía una lí­nea so­bre la pis­ta de bai­le y ba­jo la bo­la de es­pe­jos que nos po­nía a sal­vo de cier­tas con­ven­cio­nes, que nos res­ca­ta­ba de las ti­ra­nías, lan­zan­do glo­bos de co­lo­res al cie­lo o en­sa­yan­do una ra­ra co­reo­gra­fía, cu­ya úni­ca re­gla era obe­de­cer a la fra­se stri­ke a po­se. Pe­ro al­go in­di­ca que esa frontera no exis­te, que el pop es só­lo la ex­pre­sión de los tiem­pos, el sín­to­ma de una épo­ca, una pul­sión sin­co­pa­da que nos ad­vier­te so­bre los de­seos sub­te­rrá­neos que no sue­len de­cla­rar­se en los dis­cur­sos co­ti­dia­nos.

Mu­chas le­tras del reg­gae­tón son esa ca­ra del pop que a mu­chos nos gus­ta­ría que no exis­tie­ra, pe­ro exis­te, y no só­lo eso, sino que es po­pu­lar, con­gre­ga a cien­tos de miles de per­so­nas co­rean­do es­tri­bi­llos que son co­mo ór­de­nes tri­ba­les del lí­der de una ma­na­da que in­vo­ca el so­me­ti­mien­to de una mu­jer -de cual­quier mu­jer-, cu­ya prin­ci­pal la­bor es desear y obe­de­cer. Un tono bur­lón que a la ma­yo­ría le pa­re­ce­rá irre­le­van­te, co­mo an­tes a mu­chos les de­bió pa­re­cer el rock, el punk o el hip hop. Co­sas de gen­te jo­ven, de gen­te que so­lo quie­re di­ver­tir­se con una nue­va in­dis­ci­pli­na en clave bai­la­ble; una re­bel­día que en es­te ca­so apa­re­ce en­vuel­ta en imá­ge­nes soft­porn, pe­ro que con­tie­ne un re­ga­lo re­tró­gra­do y hos­til a to­do cam­bio, le­tras con his­to­rias que no son otra co­sa que un re­torno a la más an­ti­gua de las ti­ra­nías. Con­tra eso la cen­su­ra nun­ca se­rá un an­tí­do­to, por­que es jus­ta­men­te de las prohi­bi­cio­nes de lo que se ali­men­ta es­te mons­truo.

es co­mo si le hu­bie­ran pues­to ba­se rít­mi­ca a al­gu­na de las de­cla­ra­cio­nes de Do­nald Trump, só­lo que re­ci­ta­das por un in­tér­pre­te con as­pec­to de ga­lán de te­le­no­ve­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.