Mi vi­da co­mo in­mi­gran­te

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - Por­ta­fo­lio glo­bal Se­bas­tián Ed­wards

DDu­ran­te más de la mi­tad de mi vi­da he si­do un in­mi­gran­te. Ha­blo con un acen­to ra­ro, ten­go gus­tos dis­tin­tos a los na­ci­dos acá, me vis­to di­fe­ren­te y sue­lo so­ñar en otro idio­ma. A na­die le pa­re­ce ex­tra­ño; más bien les pa­re­ce nor­mal que uno ha­ya lle­ga­do de otra par­te.

Has­ta don­de yo re­cuer­do, so­lo una vez me han tra­ta­do mal. Fue ha­ce mu­chos años, en Was­hing­ton D.C., en un su­per­mer­ca­do. Cuan­do el ca­je­ro es­cu­chó mi in­glés me­dio ma­ca­rró­ni­co, me dio una se­gun­da mi­ra­da. Vio que te­nía los pan­ta­lo­nes ro­tos a la al­tu­ra de las ro­di­llas y se ne­gó a acep­tar­me un cheque. No sa­qué na­da con de­cir­le que era fun­cio­na­rio del Ban­co Mun­dial y que te­nía un doc­to­ra­do en una uni­ver­si­dad fa­mo­sa. Igual me echó pa­ra un la­do y no pu­de com­prar lo que ne­ce­si­ta­ba. “No se pue­de fiar en gen­te co­mo tú”, mas­cu­lló por lo ba­jo. Lue­go le son­rió a una ru­bia za­pa­rras­tro­sa, a quien le acep­tó el cheque.

En Ca­li­for­nia, don­de vi­vo des­de ha­ce 35 años, el 27% de la po­bla­ción es­tá cons­ti­tui­da por in­mi­gran­tes: la­ti­nos, viet­na­mi­tas, per­sas, chi­nos, eu­ro­peos, in­dios, ru­sos y ucra­nia­nos. Ca­da uno con sus cos­tum­bres y ob­se­sio­nes, sus ideas y can­cio­nes. Tra­ta­mos de asi­mi­lar­nos, pe­ro al mis­mo tiem­po man­te­ne­mos nues­tra iden­ti­dad. So­mos una gran so­pa de ra­zas, co­lo­res, le­tras, ro­pas y olo­res. Dos de las fies­tas más ale­gres son el Día de San Pa­tri­cio, en ce­le­bra­ción de los in­mi­gran­tes ir­lan­de­ses, y el Cin­co de Ma­yo, en que se ce­le­bra a los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos. La ma­yo­ría de los in­mi­gran­tes son po­bres y tra­ba­jan en em­pleos no ca­li­fi­ca­dos; un po­co más de la mi­tad de las per­so­nas que re­ci­ben el sa­la­rio mí­ni­mo son in­mi­gran­tes.

En el De­par­ta­men­to de Economía In­ter­na­cio­nal de la Ucla, uno de los más pres­ti­gio­sos del mun­do, el 80% de los pro­fe­so­res so­mos in­mi­gran­tes. Mi co­le­ga Ro­main Wac­ziarg –un in­mi­gran­te fran­cés– ha he­cho una se­rie de in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el rol de la di­ver­si­dad en el desem­pe­ño eco­nó­mi­co de los paí­ses. Sus análisis mues­tran que con una po­bla­ción más di­ver­sa -es de­cir, con más in­mi­gran­tes- hay ma­yor ri­que­za cul­tu­ral, ma­yor pro­duc­ti­vi­dad y ma­yor bie­nes­tar.

Un país sin in­mi­gran­tes se trans­for­ma en un país cha­to, sin ideas cla­ras, sin in­no­va­ción. No te­ner in­mi­gran­tes es co­mo ca­sar­se con la her­ma­na, una y otra vez. Y co­mo se sa­be, si es­te pro­ce­so se re­pro­du­ce ge­ne­ra­ción tras ge­ne­ra- ción, los vás­ta­gos ter­mi­nan con co­la de chan­cho, co­mo di­jo Gar­cía Már­quez en Cien años de so­le­dad.

Una his­to­ria de di­ver­si­dad

Has­ta fi­nes del si­glo XIX la in­mi­gra­ción a los EE.UU. te­nía muy po­cas re­gu­la­cio­nes; pa­ra to­do efec­to prác­ti­co era una política de puer­tas abier­tas. Eso cam­bió en 1882, cuan­do se apro­bó la Ley de Ex­clu­sión Chi­na: los in­mi­gran­tes de to­dos los paí­ses aún eran bien­ve­ni­dos, ex­cep­to los chi­nos. Sue­na in­creí­ble, pe­ro así fue. Un gru­po de po­lí­ti­cos po­pu­lis­tas ar­gu­men­tó que los tra­ba­ja­do­res chi­nos -es­pe­cial­men­te los que mi­gra­ban a Ca­li­for­nia­les qui­ta­ban los tra­ba­jos a los es­ta­dou­ni­den­ses po­bres y sin educación.

En 1943, es­ta ley se re­em­pla­zó por una nue­va le­gis­la­ción (el Ac­ta Mag­nu­son), que per­mi­tía un flu­jo de mi­gran­tes, ca­da año, igual al 2% de la po­bla­ción. Va­le de­cir, con­tem­pla­ba que en tan só­lo una dé­ca­da el 20% de los habitantes iban a ser in­mi­gran­tes nue­vos. Ade­más, es­ta­ble­cía una cuo­ta pa­ra ca­da na­cio­na­li­dad. A Chi­na le co­rres­pon­dió tan só­lo 105 per­so­nas. El cri­te­rio pa­ra acep­tar in­mi­gran­tes era eco­nó­mi­co. Gen­te en edad de tra­ba­jar, con bue­na sa­lud y con en­tu­sias­mo.

En 1965, una nue­va ley fue apro­ba­da. Su prin­ci­pal ob­je­ti­vo fue reuni­fi­car a fa­mi­lias que se ha­bían di­vi­di­do, fa­mi­lias en las que el pa­dre ha­bía in­mi­gra­do, pe­ro don­de la ma­dre y los hi­jos se ha­bían que­da­do atrás. Es­ta ley es­ta­ble­ció que el 75% de las vi­sas de in­mi­gra­ción de­bían ir a fa­mi­lia­res de mi­gran­tes que ya es­ta­ban le­gal­men­te en el país. En 1986, se pa­só una nue­va ley, que les dio am­nis­tía a cer­ca de 12 mi­llo­nes de ile­ga­les, y re­for­zó el con­trol fron­te­ri­zo. La reuni­fi­ca­ción fa­mi­liar si­guió sien­do el prin­ci­pal cri­te­rio pa­ra dar vi­sas de in­mi­gra­ción.

Hoy en día se en­tre­gan ca­si un mi­llón de per­mi­sos pa­ra in­mi­gran­tes por año. Cer­ca de 600 mil pa­ra reuni­fi­ca­ción fa­mi­liar, 140 mil ba­sa­das en ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas per­ma­nen­tes (en es­te gru­po caí yo en los tem­pra­nos 1980), 65 mil otor­ga­das a tra­vés de una lo­te­ría, 50 mil pa­ra re­fu­gia­dos, y el res­to pa­ra tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les (per­mi­sos de re­si­den­cia de has­ta seis años).

Una de las gran­des preo­cu­pa­cio­nes de las au­to­ri­da­des es que los em­plea­do­res no abu­sen a los in­mi­gran­tes, que sus con­di­cio­nes de tra­ba­jo sean idén­ti­cas a las de los na­cio­na­les. Es­to es par­ti­cu­lar­men­te im­por­tan­te pa­ra los tra­ba­ja­do­res agrí­co­las, y pa­ra quie­nes tra­ba­jan en la in­dus­tria de la “hos­pi­ta­li­dad” (res­tau­ran­tes y ho­te­les).

Pe­ro a pe­sar de su am­pli­tud y ge­ne­ro­si­dad, el sis­te­ma es­tá ba­jo enor­me pre­sión. Es­to que­dó cla­ro du­ran­te las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, don­de Do­nald Trump to­mó una ac­ti­tud xe­no­fó­bi­ca y ul­tra­na­cio­na­lis­ta. Ur­ge una re­for­ma, pe­ro no sabemos có­mo se­rá, ni có­mo se lle­va­rá a ca­bo.

Aus­tra­lia, un ejem­plo del sur

En Chi­le, el diseño de una política mi­gra­to­ria mo­der­na, efec­ti­va, abier­ta, hu­ma­na y ge­ne­ro­sa es esen­cial. Pe­ro mi te­mor es que, co­mo con tan­tas co­sas, cai­ga­mos en la im­pro­vi­sa­ción, en las so­lu­cio­nes efec­tis­tas y ato­lon­dra­das, en las ideas a me­dio co­ci­nar. Mi apren­sión es que le­gis­le­mos pa­ra la ga­le­ría: pien­so en el Transantiago, en la re­for­ma tri­bu­ta­ria (un ade­fe­sio in­efi­cien­te y tor­pe), en la re­for­ma edu­ca­cio­nal, y en tan­tos otros ato­lon­dros.

No nos apu­re­mos. Dé­mo­nos tiem­po y mi­re­mos al res­to del mun­do. Dis­cu­ta­mos, ten­ga­mos de­ba­tes. Más de al­guien me di­rá que un pro­yec­to de ley ya lle­va más de cin­co años dur­mien­do en el Con­gre­so, y que es el mo­men­to de apro­bar­lo. Ese es exac­ta­men­te el pun­to: dor­mir no es lo mis­mo que de­ba­tir.

Un ejem­plo a con­si­de­rar es el de Aus­tra­lia, un país con una política bien de­fi­ni­da, mo­der­na y prag­má­ti­ca. Ahí el pro­ce­so mi­gra­to­rio es­tá ba­sa­do en un sis­te­ma de puntos. Ca­da mi­gran­te po­ten­cial re­ci­be puntos por dis­tin­tas ca­rac­te­rís­ti­cas. Aque­llos con los ma­yo­res pun­ta­jes ob­tie­nen las vi­sas dis­po- ni­bles ca­da año. Al mis­mo tiem­po, el país es muy se­ve­ro con quie­nes in­ten­tan en­trar ile­gal­men­te.

Al de­ter­mi­nar los puntos, la edad es im­por­tan­te -no se acep­tan mi­gran­tes ma­yo­res de una cier­ta edad; yo ya no me pue­do ir a Aus­tra­lia-. El co­no­ci­mien­to del in­glés y la ex­pe­rien­cia an­te­rior tam­bién jue­gan un rol. Des­pués de ana­li­zar el mer­ca­do laboral, una co­mi­sión determina qué ha­bi­li­da­des la­bo­ra­les re­ci­ben la ma­yor can­ti­dad de puntos. Ha­ce unos años, cuan­do en la Ucla hi­ci­mos un es­tu­dio a pe­ti­ción del go­ber­na­dor Sch­war­ze­neg­ger (otro in­mi­gran­te), las es­pe­cia­li­da­des con ma­yo­res pun­ta­jes eran pe­lu­que­ro de hombres (bar­be­ros) y sol­da­do­res de “se­gun­da cla­se.” Los eco­no­mis­tas ca­si no ob­te­nían puntos. Aus­tra­lia no los ne­ce­si­ta­ba.

Un as­pec­to fun­da­men­tal del sis­te­ma aus­tra­liano es que quie­nes ob­tie­nen un tí­tu­lo de educación su­pe­rior en Aus­tra­lia re­ci­ben, de in­me­dia­to, una vi­sa de in­mi­gran­te. Es­to ha si­do un enor­me ali­cien­te pa­ra que las uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­tos su­pe­rio­res me­jo­ren su ca­li­dad y se trans­for­men en un ser­vi­cio de ex­por­ta­ción. ¿Se­rá es­te un ca­mino de sal­va­ción pa­ra las apo­rrea­das uni­ver­si­da­des chi­le­nas? Un te­ma pa­ra re­fle­xio­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.