ME-O en su ho­ra más so­li­ta­ria

El aban­de­ra­do y su par­ti­do -el PRO- ven con preo­cu­pa­ción la con­ver­gen­cia de la iz­quier­da en el Fren­te Am­plio y el pe­li­gro de que la co­lec­ti­vi­dad que­de ais­la­da y fue­ra de es­te nue­vo blo­que po­lí­ti­co.

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - Fran­cis­co Ar­ta­za Ja­vier Sal­vo TEX­TO: FO­TO­GRA­FIA:

El lu­nes 5, los vi­ce­pre­si­den­tes del Par­ti­do Pro­gre­sis­ta (PRO), Ca­mi­lo La­gos y Ri­car­do Go­doy, en­via­ron un men­sa­je pú­bli­co a las co­lec­ti­vi­da­des y mo­vi­mien­tos de iz­quier­da pa­ra abrir la ne­go­cia­ción de una lis­ta par­la­men­ta­ria úni­ca, al mar­gen de las can­di­da­tu­ras pre­si­den­cia­les.

La co­lum­na, que ha­bía si­do vi­sa­da por Mar­co Enríquez-Omi­na­mi, bus­ca­ba dar una se­ñal política ha­cia los gru­pos que es­tán con­for­man­do el Fren­te Am­plio, los que han pues­to co­mo con­di­ción al PRO ba­jar la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial de ME-O pa­ra acep­tar el in­gre­so de la co­lec­ti­vi­dad al na­cien­te blo­que.

“In­de­pen­dien­te de la de­fi­ni­ción pre­si­den­cial que ten­gan las fuer­zas aje­nas al duo­po­lio, ha­ce­mos un lla­ma­do de uni­dad a las fuer­zas re­gio­na­lis­tas, li­be­ra­les, ver­des, hu­ma­nis­tas, so­cia­les, au­to­no­mis­tas y de iz­quier­da, a cons­truir la uni­dad par­la­men­ta­ria (...). No va­mos a im­po­ner nues­tra can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial co­mo con­di­ción pa­ra lle­gar a acuer­dos par­la­men­ta­rios”, se­ña­la el tex­to, fir­ma­do por los vi­ce­pre­si­den­tes pro­gra­má­ti­co y te­rri­to­rial del PRO, en un es­fuer­zo por rom­per el ais­la­mien­to del par­ti­do an­te el avan­ce lo­gra­do por 12 par­ti­dos de iz­quier­da jun­to a mo­vi­mien­tos so­cia­les, co­mo No+AFP, es­tu­dian­ti­les y AC, pa­ra dar vi­da a un nue­vo pro­yec­to po­lí­ti­co.

Ha­ce un mes y me­dio, Enríquez-Omi­na­mi y miem­bros de la di­rec­ti­va del PRO ha­bían he­cho una du­ra ca­tar­sis. La es­tra­te­gia de pre­si­den­cia­li­zar las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les ha­bía ter­mi­na­do en un ro­tun­do fra­ca­so (3,95% de los vo­tos en con­ce­ja­les), lo que ve­nía a se­llar el año más com­ple­jo de ME-O, quien se en­cuen­tra for­ma­li­za­do en el ca­so SQM, in­ves­ti­ga­do por el uso de un avión de la empresa bra­si­le­ña OAS en la cam­pa­ña del 2013 y una fuer­te caí­da en las en­cues­tas, en las que el aban­de­ra­do pre­si­den­cial del PRO mar­ca ape­nas el 1% de apo­yo, una ci­fra im­pen­sa­da pa­ra un po­lí­ti­co que bus­ca por ter­ce­ra vez la Pre­si­den­cia.

En esa oca­sión, afir­man di­ri­gen­tes del PRO, Enríquez-Omi­na­mi y la di­rec­ti­va del par­ti­do lle­ga­ron a la con­vic­ción de que era in­dis­pen­sa­ble un cam­bio de es­tra­te­gia. El par­ti­do, ase­gu­ran las mis­mas fuen­tes, no re­sis­ti­ría otros cua­tro años fue­ra del Con­gre­so.

ME-O pi­dió a los miem­bros de la di­rec­ti­va ini­ciar con­ver­sa­cio­nes bi­la­te­ra­les si­mul­tá­neas con re­pre­sen­tan­tes del na­cien­te Fren­te Am­plio y de sec­to­res de la Nue­va Ma­yo­ría con mi­ras a su­mar al PRO en un acuer­do par­la­men­ta­rio. Una es­tra­te­gia que ha si­do ca­li­fi­ca­da de am­bi­gua y con­fu­sa en el res­to de los par­ti­dos.

En ese sen­ti­do, di­ri­gen­tes del PRO se han reuni­do con el coor­di­na­dor na­cio­nal de Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca, Se­bas­tián De­po­lo; con el pre­si­den­te del par­ti­do Nue­va De­mo­cra­cia, Cris­tián Cue­vas; con re­pre­sen­tan­tes de los au­to­no­mis­tas y con el pre­si­den­te del Par­ti­do Hu­ma­nis­ta, Oc­ta­vio Gon­zá­lez, pa­ra bus­car un acer­ca­mien­to. Pe­ro al mis­mo tiem­po, han man­te­ni­do con­ver­sa­cio­nes con la Iz­quier­da Ciu­da­da­na y el MAS. La se­ma­na pa­sa­da, el vi­ce­pre­si­den­te del PRO, Ca­mi­lo La­gos, se reunió con el miem­bro de la co­mi­sión política del PC, el pe­rio­dis­ta Juan An­drés La­gos, y el vier­nes 9 con miem­bros del PPD.

La res­pues­ta des­de el Fren­te Am­plio fue un du­ro gol­pe pa­ra las as­pi­ra­cio­nes de Enríquez-Omi­na­mi. Aun cuan­do no pu­sie­ron un ve­to al PRO, la fi­gu­ra del pre­si­den­cia­ble, por sus vin­cu­la­ción con el ca­so SQM, se con­vir­tió en un es­co­llo pa­ra el in­gre­so de la co­lec­ti­vi­dad a un blo­que que ha fi­ja­do co­mo uno de sus prin­ci­pios fun­da­men­ta­les la se­pa­ra­ción to­tal de la política de los gru­pos eco­nó­mi­cos.

Así se los hi­zo ver el pre­si­den­te del PH, Oc­ta­vio Gon­zá­lez, ha­ce po­co más de un mes, cuan­do al­mor­zó con la di­rec­ti­va del PRO. “Mar­co de­be­ría dar un pa­so al la­do, li­be­rar al PRO y po­ner las ba­ses del par­ti­do en dis­po­si­ción a otros, de un pro­yec­to con otros y que no sea mo­no­de­pen­dien­te de Mar­co. De­be­ría ha­cer ese gesto y se ve­ría co­mo un ‘su­per­hé­roe’, co­mo un can­di­da­to pre­si­den­cial en dis­po­si­ción a un pro­yec­to co­mún, eso fa­ci­li­ta­ría que el PRO fue­ra par­te de es­te pro­yec­to tan lin­do que se es­tá ar­man­do fue­ra del duo­po­lio”, afir­man que les di­jo Gon­zá­lez.

Ha­ce dos se­ma­nas, el PH jun­to a las otras cin­co co­lec­ti­vi­da­des que ve­nían con­for­man­do el Fren­te Am­plio su­ma­ron a es­te pro­ce­so a los par­ti­dos re­gio­na­les, los que por es­tar ins­cri­tos só­lo en una re­gión de­ja­rán de exis­tir de acuer­do con la nue­va ley elec­to­ral. Tam­bién a mo­vi­mien­tos so­cia­les y es­tu­dian­ti­les y otras fuer­zas po­lí­ti­cas. Co­mo blo­que es­pe­ran dar un pri­mer pa­so en las pró­xi­mas se­ma­nas, con la pre­sen­ta­ción de una coor­di­na­do­ra política am­plia, la que con­vo­ca­rá a pri­ma­rias par­la­men­ta­rias y pre­si­den­cia­les.

Su apues­ta más óp­ti­mis­ta es ele­gir el 2017 unos 20 dipu­tados y dos se­na­do­res, con­vir­tien­do al Fren­te Am­plio en una ban­ca­da im­por­tan­te den­tro del Con­gre­so.

Mi­li­tan­tes del PRO han vis­to con preo­cu­pa­ción el avan­ce de ese pro­ce­so de con­ver­gen­cia de la iz­quier­da y el pe­li­gro de que el par­ti­do que­de ais­la­do y fue­ra de es­te nue­vo blo­que po­lí­ti­co.

Po­co des­pués de las mu­ni­ci­pa­les, un gru­po de mi­li­tan­tes y ad­he­ren­tes del PRO, en­tre ellos ca­si la to­ta­li­dad de la co­mi­sión pro­gra­má­ti­ca, fir­ma­ron una car­ta pi­dien­do a la di­rec­ti­va con­vo­car a un con­gre­so ex­tra­or­di­na­rio de ca­rác­ter re­so­lu­ti­vo, a más tar­dar en di­ciem­bre de es­te año, pa­ra “dis­cu­tir la es­tra­te­gia política, la ins­ti­tu­cio­na­li­dad par­ti­da­ria y la política de alian­zas”.

“Un mal que el PRO no ha po­di­do su­pe­rar des­de su con­for­ma­ción el 2012 es su es­tra­te­gia, la cual fue y, al pa­re­cer, si­gue sien­do, apos­tar to­do a la po­si­bi­li­dad de que Mar­co sea Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y de­jar en un plano muy se­cun­da­rio su rol co­mo par­ti­do, el cual es: re­co­ger e in­ter­pre­tar y re­pre­sen­tar las preo­cu­pa­cio­nes del pue­blo pa­ra mo­vi­li­zar­las de for­ma per­ma­nen­te en la sociedad”, di­ce la car­ta sus­cri­ta, en­te otros, por Ra­fael Urrio­la, miem­bro de la Vi­ce­pre­si­den­cia de Pro­gra­ma y di­rec­tor de la Co­mi­sión de Sa­lud de la Fun­da­ción Pro­gre­sa.

Dos se­ma­na atrás, di­ce Urrio­la, 70 miem­bros de es­te gru­po di­si­den­te se reunió en un lo­cal de Be­lla­vis­ta pa­ra in­sis­tir en la con­vo­ca­to­ria a es­te con­gre­so ex­tra­or­di­na­rio. “Mu­chos plan­tea­mos que ha­bía que eva­luar la can­di­da­tu­ra de Mar­co y que ha­bía que ha­cer cam­bios den­tro del PRO pa­ra dar ma­yor de­mo­cra­cia in­ter­na”, se­ña­la Urrio­la.

A la ci­ta arri­ba­ron tam­bién la pre­si­den­ta del PRO, Pa­tri­cia Mo­ra­les, y el vi­ce­pre­si­den­te del par­ti­do, Ca­mi­lo La­gos. Pe­ro se­gún Urrio­la, no se lle­gó a acuer­dos. “Lo que hay aho­ra es un im­pas­se to­tal en­tre la di­rec­ti­va del PRO y un gru­po sig­ni­fi­ca­ti­vo de mi­li­tan­tes”, afir­ma.

La di­rec­ti­va par­ti­da­ria les di­jo que el con­gre­so se rea­li­za­ría el 2018, lo que im­pli­ca pos­ter­gar el de­ba­te has­ta des­pués de las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les.

“Hay mu­cha con­ver­gen­cia con la ma­yor par­te del Fren­te Am­plio. El gran pro­ble­ma es que se po­ne una con­di­ción: que Mar­co de­pon­ga su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial en es­ta vuel­ta, lo cual ter­mi­na arras­tran­do a to­do el PRO”, se­ña­la Urrio­la.

El lu­nes 5, con la ve­nia de Mar­co Enríquez, los vi­ce­pre­si­den­tes del par­ti­do lan­za­ron la in­vi­ta­ción al Fren­te Am­plio pa­ra ne­go­ciar una plan­ti­lla par­la­men­ta­ria úni­ca de la cen­troiz­quier­da, al mar­gen de las can­di­da­tu­ras pre­si­den­cia­les. Una se­ñal in­su­fi­cien­te pa­ra sec­to­res que pi­den que MEO dé un pa­so al cos­ta­do y per­mi­ta al PRO sa­lir de su ais­la­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.