El ex juez es­pa­ñol Bal­ta­sar Gar­zón -quien en 1998 dic­tó la or­den de de­ten­ción en con­tra de Pi­no­chet que lo man­tu­vo en Lon­dres por 503 días- ha­ce un ba­lan­ce po­si­ti­vo de la cau­sa que lo vin­cu­ló pa­ra siem­pre con Chi­le y afir­ma que “se hi­zo lo que se pu­do. Y

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - Her­nán Ló­pez G. des­de Ma­drid TEX­TO: AFP/Archivo Co­pe­sa FO­TO­GRA­FIA:

Bal­ta­sar Gar­zón (61 años) lan­zó a me­dia­dos de oc­tu­bre el li­bro En el pun­to de mi­ra, un re­pa­so a sus 28 años co­mo juez. ETA, la cau­sa abier­ta con­tra los crí­me­nes del fran­quis­mo, los ini­cios de la tra­ma Gür­tel -el ca­so de financiamiento irre­gu­lar de la política que ha vis­to pa­sar a de­ce­nas de di­ri­gen­tes del Par­ti­do Po­pu­lar por el ban­qui­llo- y, por su­pues­to, la me­diá­ti­ca de­ten­ción de Au­gus­to Pi­no­chet en Lon­dres. Hoy in­ha­bi­li­ta­do por el Tri­bu­nal Su­pre­mo es­pa­ñol, acusado de pre­va­ri­ca­ción en el ca­so Gür­tel (una de­ci­sión que hoy es­tá en es­tu­dio en la Co­mi­sión de De­re­chos Hu­ma­nos de la ONU), Gar­zón responde un cues­tio­na­rio a Re­por­ta­jes a 10 años de la muer­te del ge­ne­ral (R) chileno. El ex juez, quien hoy pre­si­de una fun­da­ción que lle­va su nom­bre, sien­te que hi­zo “to­do lo po­si­ble” por tra­tar de que Pi­no­chet se so­me­tie­ra por pri­me­ra vez a un tri­bu­nal de jus­ti­cia, cree que la per­cep­ción del mun­do res­pec­to del fa­lle­ci­do ge­ne­ral cam­bió de­fi­ni­ti­va­men­te, pe­ro que hu­bo “du­das, men­ti­ras y mie­do” que im­pi­die­ron lle­var ade­lan­te el jui­cio. “Se op­tó por ase­gu­rar po­lí­ti­ca­men­te la si­tua­ción”, re­cuer­da Gar­zón.

Lo pri­me­ro es co­no­cer, a po­co me­nos de 20 años del epi­so­dio, su re­cuer­do del ca­so Pi­no­chet, en es­pe­cial, por el im­pac­to que esa cau­sa tu­vo a ni­vel in­ter­na­cio­nal, pe­ro tam­bién el im­pac­to que tu­vo en Chi­le...

Lo re­cuer­do por­me­no­ri­za­da­men­te, por­que lo he re­vi­vi­do en el li­bro que aca­bo de pu­bli­car, En el pun­to de mi­ra: fue­ron unos me­ses de ac­ti­vi­dad fre­né­ti­ca, de pre­sio­nes des­de to­dos los fren­tes y una gran tris­te­za por las víc­ti­mas cuan­do Pi­no­chet sa­lió de Lon­dres ha­cia San­tia­go. Tam­bién sen­tí una enor­me desa­zón por la re­vic­ti­mi­za­ción de las víc­ti­mas ma­sa­cra­das, des­apa­re­ci­das, ase­si­na­das o tor­tu­ra­das por de­fen­der sus ideas de­mo­crá­ti­cas. Y fren­te a ello, la con­vic­ción de que to­do el pro­ce­so ju­di­cial con­tra el dic­ta­dor ha­bía si­do un men­sa­je muy po­ten­te a los per­pe­tra­do­res de crí­me­nes in­ter­na­cio­na­les. Por úl­ti­mo, una gran sa­tis­fac­ción, por­que la jus­ti­cia chi­le­na, en­car­na­da, en ese mo­men­to, en el juez (Juan) Guz­mán, se pu­so ma­nos a la obra pa­ra ha­cer reali­dad los de­seos de jus­ti­cia de las víc­ti­mas y de to­da una sociedad que ha­bían vis­to frus­tra­dos sus le­gí­ti­mos de­re­chos a la ver­dad, a la jus­ti­cia y a la re­pa­ra­ción. A par­tir de ahí, y de la mano de las víc­ti­mas y de los mo­vi­mien­tos so­cia­les y la sociedad ci­vil, co­men­za­ron a di­bu­jar­se las ga­ran­tías de no re­pe­ti­ción.

¿Pen­só que Pi­no­chet se­ría juz­ga­do en Chi­le?

Cuan­do la Cor­te de Ape­la­cio­nes de San­tia­go le re­ti­ró la in­mu­ni­dad par­la­men­ta­ria, el 23 de ma­yo de 2000, se le acu­mu­la­ron las de­nun­cias en Chi­le y Ar­gen­ti­na, ade­más de en Es­pa­ña, las que cul­mi­na­ron en su arres­to do­mi­ci­lia­rio. Hu­bo una es­pe­ran­za, pe­ro aca­bó tris­te­men­te con el so­bre­sei­mien­to de la cau­sa por de­men­cia. Des­pués se reanu­dó, gra­cias a la “re­cu­pe­ra­ción” de aquel y, so­lo su muer­te, pa­ra­dó­ji­ca­men­te pro­du­ci­da el Día de los De­re­chos Hu­ma­nos, 10 de di­ciem­bre, de 2006, evi­tó su sen­ten­cia. Pe­ro, Pi­no­chet ya es­ta­ba “con­de­na­do” an­te la sociedad y an­te la his­to­ria por las miles de des­apa­ri­cio­nes for­zo­sas, tor­tu­ras, ase­si­na­tos de ciu­da­da­nos chi­le­nos y ciu­da­da­nas chi­le­nas y de otras na­cio­na­li­da­des, per­se­gui­dos so­la­men­te por su for­ma di­fe­ren­te de pen­sar. No de­be ol­vi­dar­se tam­bién que, co­mo se de­mos­tró en las in­ves­ti­ga­cio­nes res­pec­to del ban­co Riggs, que lle­va­mos des­de Es­pa­ña, EE.UU. y Chi­le, Pi­no­chet tam­bién se en­ri­que­ció a cos­ta de Chi­le y pa­ra na­da re­fle­ja­ba la ima­gen que ar­ti­fi­cial­men­te se ha­bía cons­trui­do y que re­pre­sen­ta­ra siem­pre la an­tí­te­sis de la dig­ni­dad ema­na­da por el Pre­si­den­te Sal­va­dor Allen­de.

Con la pers­pec­ti­va del tiem­po, ¿qué cree que fal­tó pa­ra que Au­gus­to Pi­no­chet fue­se so­me­ti­do a un jui­cio con ver­da­de­ras ex­pec­ta­ti­vas de con­de­na?

La im­pu­ni­dad es la peor la­cra de la hu­ma­ni­dad. En el ca­so de Au­gus­to Pi­no­chet, la si­tua­ción de te­rror ge­ne­ra­da por el Gol­pe de Es­ta­do de 1973 y, a par­tir del mis­mo, el con­trol de los tres po­de­res del Es­ta­do ge­ne­ró, has­ta su sa­li­da, una iner­cia que le pro­te­gía co­mo a to­dos los dic­ta­do­res. La fuer­za del pue­blo a quien él ha­bía me­nos­pre­cia­do le echó fue­ra del po­der, aun­que man­tu­vo pre­rro­ga­ti­vas de im­pu­ni­dad. Tras su de­ten­ción en Lon­dres, co­men­za­ron a abrir­se las ave­ni­das de la jus­ti­cia, pe­ro, fi­nal­men­te, fal­tó tiem­po. La lentitud de la jus­ti­cia y la fal­ta de vo­lun­tad de quie­nes tu­vie­ron en su mano aca­bar an­tes con esa si­tua­ción no lo per­mi­tie­ron. Aun así creo fir­me­men­te que las víc­ti­mas fue­ron re­pa­ra­das. Y, en la his­to­ria de Chi­le, al día de hoy, es­tos son los ver­da­de­ros re­fe­ren­tes de la dig­ni­dad. El dic­ta­dor que­da­rá co­mo el vic­ti­ma­rio que, has­ta el mis­mo mo­men­to de su muer­te, no tu­vo la va­len­tía de re­co­no­cer los he­chos per­pe­tra­dos con­tra su pue­blo.

En Chi­le, con el pa­so del tiem­po, la lec­tu­ra política que se ha­ce de la si­tua­ción de Pi-

no­chet en Lon­dres fue que a la Con­cer­ta­ción le “fal­ta­ron aga­llas” pa­ra tra­tar de lle­var al ge­ne­ral (R) an­te los tri­bu­na­les. Us­ted men­cio­nó que, al me­nos, Pi­no­chet re­gre­só ya no a la im­pu­ni­dad, sino a en­fren­tar a la jus­ti­cia chi­le­na. Con el pa­so del tiem­po, y con Pi­no­chet sin nin­gu­na con­de­na, ¿si­gue com­par­tien­do ese jui­cio?

La si­tua­ción, po­lí­ti­ca­men­te ha­blan­do, fue muy com­ple­ja pa­ra los paí­ses im­pli­ca­dos. ¿Fal­tó va­len­tía pa­ra des­lin­dar política y jus­ti­cia? Sí, creo fir­me­men­te que hu­bo du­das, men­ti­ras y mie­do an­te lo des­co­no­ci­do y se op­tó por ase­gu­rar po­lí­ti­ca­men­te la si­tua­ción. Ju­di­cial­men­te, el ca­so lo ga­na­mos en Lon­dres. Las víc­ti­mas con­ti­nua­ron y a su ins­tan­cia con­si­guie­ron que la jus­ti­cia chi­le­na avan­za­ra. No se pue­de me­nos­pre­ciar ese es­fuer­zo. Qui­zás fal­tó agi­li­dad; qui­zás la de­fi­ni­ción del nue­vo es­pa­cio a la ju­ris­dic­ción uni­ver­sal asus­tó a los di­ri­gen­tes. Na­die es­pe­ra­ba que la jus­ti­cia in­ter­na­cio­nal reac­cio­na­ra co­mo lo hi­zo. Por eso creo que, al fi­nal, se hi­zo lo que se pu­do. Y aun­que hu­bo mu­chos obs­tácu­los, el re­sul­ta­do fue sa­tis­fac­to­rio y lo si­gue sien­do, por­que los jui­cios con­tra los re­pre­so­res con­ti­nua­ron y los res­pon­sa­bles, o al­gu­nos de ellos, del Ope­ra­ti­vo Cón­dor, han si­do con­de­na­dos en Ar­gen­ti­na en es­te año y las víc­ti­mas si­guen sien­do re­pa­ra­das, aun­que no to­tal­men­te. Por to­do ello, creo que sí me­re­ció la pe­na, por­que la con­de­na se ha pro­du­ci­do y la re­pa­ra­ción tam­bién. Pi­no­chet, a los ojos de la sociedad chi­le­na, de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal y de la His­to­ria, con ma­yús­cu­la, re­sul­tó con­de­na­do.

¿Le si­guió la hue­lla a Pi­no­chet tras la de­ten­ción en Lon­dres? Tiem­po des­pués el ge­ne­ral (R) es­tu­vo in­vo­lu­cra­do en el ca­so Riggs.

Fui pre­ci­sa­men­te yo, co­mo ti­tu­lar del Juz­ga­do 5 de la Au­dien­cia Na­cio­nal es­pa­ño­la, quien am­plié los car­gos a Pi­no­chet, a pe­ti­ción de la acu­sa­ción po­pu­lar y par­ti­cu­lar, re­pre­sen­ta­da por el abo­ga­do de Joan Garcés, quien con su ac­tua­ción, al igual que en el ca­so pri­me­ro, re­sul­tó fun­da­men­tal. Los car­gos, en es­ta oca­sión, fue­ron am­plia­dos a su es­po­sa y otros ocho im­pli­ca­dos, por al­za­mien­to de bie­nes y blan­queo de di­ne­ro en re­la­ción con las cuen­tas secretas que man­tu­vo en el Ban­co Riggs. En lo que a la jus­ti­cia es­pa­ño­la res­pec­ta, ob­tu­vi­mos una in­dem­ni­za­ción de va­rios mi­llo­nes de dó­la­res que se apli­ca­ron a la re­pa­ra­ción de las víc­ti­mas. Creo que ha si­do la úni­ca can­ti­dad que ju­di­cial­men­te se des­ti­nó en su in­te­gri­dad a esa fi­na­li­dad, pe­que­ña, pe­ro su­fi­cien­te pa­ra evi­den­ciar que Pi­no­chet no ha­bía si­do el lí­der im­po­lu­to que lo dio to­do por su pa­tria. Co­mo en tan­tos otros ca­sos, las gran­des pa­la­bras van acom­pa­ña­das de mez­qui­nas ac­cio­nes. Al fi­nal, el tiem­po, co­mo de­cía Vol­tai­re, es el me­jor juez y po­ne a ca­da uno en su lu­gar.

Us­ted siem­pre se li­mi­tó a no dis­cu­tir la de­ci­sión política de los go­bier­nos in­vo­lu­cra­dos en el ca­so por su rol en la Au­dien­cia Na­cio­nal, en es­pe­cial del chileno. ¿Hoy, en es­te pa­rén­te­sis por su sus­pen­sión, tie­ne al­go que de­cir que no pu­do de­cir en su tiem­po?

La ac­tua­ción de mi Juz­ga­do fue im­pe­ca­ble, le­gal y pro­ce­sal­men­te. La política ju­gó un pa­pel im­por­tan­te en el pro­ce­so y es evi­den­te que los go­bier­nos im­pli­ca­dos tam­po­co se li­bra­ron de es­te ti­po de pre­sio­nes, em­pe­zan­do por el es­pa­ñol, que du­ran­te to­do el pro­ce­so, más que apo­yar el ac­tuar de la jus­ti­cia, se de­di­có a ma­nio­brar por su la­do, obs­ta­cu­li­zan­do mu­chas ve­ces las ges­tio­nes en­tre Es­pa­ña y Reino Uni­do. No fue­ron pre­ci­sa­men­te aje­nos al re­sul­ta­do del pro­ce­so. De­fen­dí la in­de­pen­den­cia ju­di­cial y des­de el Eje­cu­ti­vo se res­pe­tó ini­cial­men­te la se­pa­ra­ción de po­de­res, aun­que des­pués, evi­den­te­men­te, se tra­tó de so­lu­cio­nar la si­tua­ción por unos cau­ces di­fe­ren­tes a los pro­ce­sal­men­te co­rrec­tos. La ex­tra­di­ción es un me­ca­nis­mo mix­to, ju­di­cial y po­lí­ti­co. Di­ga­mos que aquí el go­bierno bri­tá­ni­co, por la mano de Straw, quien ha re­co­no­ci­do ha­ber si­do en­ga­ña­do so­bre la si­tua­ción de Pi­no­chet, ade­lan­tó la in­ter­ven­ción que po­dría ha­ber rea­li­za­do, in­clu­so, des­pués de ha­ber per­di­do la ex­tra­di­ción co­mo acon­te­ció. El juez Ro­nald Bartle dio la ra­zón al juez es­pa­ñol. Era ahí cuan­do la de­ci­sión política de­be­ría ha­ber te­ni­do pre­sen­cia, en un sen­ti­do o en otro. Pe­ro los go­bier­nos im­pli­ca­dos te­nían mu­cha pri­sa con es­ta “pa­ta­ta ca­lien­te” que les que­ma­ba en las ma­nos. Qui­zás les fal­tó res­pe­to por las víc­ti­mas.

¿Fue pre­sio­na­do o re­ci­bió men­sa­jes de di­ri­gen­tes de la Con­cer­ta­ción de la épo­ca pa­ra de­jar la cau­sa en con­tra de Pi­no­chet? ¿Lo sor­pren­dió el rol del en­ton­ces mi­nis­tro Jo­sé Mi­guel In­sul­za?

Na­die del go­bierno chileno, ni de nin­gún otro, me pre­sio­nó. Ja­más lo hu­bie­ra per­mi­ti­do. Las de­cla­ra­cio­nes po­lí­ti­cas y las de­ci­sio­nes en­tor­pe­ce­do­ras del pro­ce­so son una co­sa. ¿Una in­je­ren­cia? ja­más la hu­bie­ra con­sen­ti­do. La in­de­pen­den­cia de la jus­ti­cia y la coor­di­na­ción en­tre jue­ces fun­cio­nó, y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.