Un in­for­me ela­bo­ra­do por el equi­po de la re­cién asu­mi­da al­cal­de­sa Evelyn Matt­hei da cuen­ta de un dé­fi­cit de más de tres mil mi­llo­nes de pe­sos y una se­rie de ma­las de­ci­sio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas en la ges­tión de la in­de­pen­dien­te Jo­se­fa Errá­zu­riz.

La Tercera - Reportajes - - Historias - A. Mu­ñoz AgenciaUno TEX­TO: FO­TO­GRA­FIA:

Re­ga­los, pa­la­bras cor­dia­les y abra­zos mar­ca­ron el des­em­bar­co de Evelyn Matt­hei (UDI) en la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Pro­vi­den­cia, el mar­tes 6, la que ha­bía si­do ad­mi­nis­tra­da du­ran­te cua­tro años por la in­de­pen­dien­te -apo­ya­da por la Nue­va Ma­yo­ría- Jo­se­fa Errá­zu­riz. A tan­to lle­gó el buen am­bien­te, que só­lo dos días des­pués de que Errá­zu­riz per­dió la elec­ción, ella y su círcu­lo cer­cano se reunie­ron con Matt­hei y su equi­po pa­ra co­men­zar a ha­cer en­tre­ga de la in­for­ma­ción que da­ba cuen­ta de la ac­tual con­di­ción fi­nan­cie­ra y ad­mi­nis­tra­ti­va del mu­ni­ci­pio.

Se­gún miem­bros de am­bos equi­pos, fue­ron va­rias las reunio­nes sos­te­ni­das. Por el la­do de Errá­zu­riz, el que coor­di­nó es­tas ci­tas fue Mar­ce­lo Bel­mar (ex di­rec­tor de la Se­cre­ta­ría Co­mu­nal de Pla­ni­fi­ca­ción), y en el círcu­lo de Matt­hei, fue el ex al­cal­de de Re­co­le­ta Gonzalo Cor­ne­jo. Las jor­na­das de tra­ba­jo cul­mi­na­ron con una ce­na de ca­ma­ra­de­ría -sin las al­cal­de­sa­sen el res­tau­ran­te La Ha­cien­da, ubi­ca­do en Fran­cis­co Bil­bao con Pe­dro de Val­di­via.

En la pro­pia ce­re­mo­nia de cam­bio de man­do, la ex se­na­do­ra le agra­de­ció el tras­pa­so de funciones a Errá­zu­riz, por­que fue “he­cho con ge­ne­ro­si­dad y pen­san­do en la co­mu­ni­dad, an­tes que en los pro­pios sen­ti­mien­tos, y se lo agra­dez­co por­que us­ted lo ha li­de­ra­do”.

Pe­ro ape­nas dos días des­pués de asu­mir, el am­bien­te de cor­dia­li­dad cam­bió abrup­ta­men­te. El jue­ves 8, en ho­ras de la no­che, lle­gó has­ta las ma­nos de Matt­hei el re­sul­ta­do del le­van­ta­mien­to de da­tos que ha­bía he­cho su pro­pio equi­po al mo­men­to de to­mar po­se­sión de sus car­gos y que da­ba cuen­ta de una se­rie de fa­len­cias en la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior.

Re­por­ta­jes tu­vo ac­ce­so al in­for­me ela­bo­ra­do por el equi­po de Matt­hei y una au­di­to­ra -con­tra­ta­da es­pe­cial­men­te pa­ra ese fin- a par­tir de la in­for­ma­ción en­tre­ga­da por la ad­mi­nis­tra­ción de Errá­zu­riz.

Se­gún el do­cu­men­to, uno de los puntos más gra­ves es un dé­fi­cit de más de $ 3 mil mi­llo­nes de pe­sos en la Cor­po­ra­ción de Desa­rro­llo So­cial (CDS), or­ga­nis­mo en­car­ga­do de ad­mi­nis­trar los ser­vi­cios de sa­lud y educación en la co­mu­na.

El dé­fi­cit

La no­ti­cia de que ha­bía un dé­fi­cit en el pre­su­pues­to de la CDS fue co­no­ci­da tem­pra­na­men­te por la nue­va al­cal­de­sa y su círcu­lo más cer­cano. El pro­ble­ma, se­gún cuen­tan, es que esa ci­fra fue au­men­tan­do a me­di­da que pa­sa­ron los días.

En una de las reunio­nes pa­ra el tras­pa­so de in­for­ma­ción, Errá­zu­riz ha­bría re­co­no­ci­do que el dé­fi­cit en la CDS era de apro­xi­ma­da­men­te $ 800 mi­llo­nes. Se­gún re­la­tan miem­bros del equi­po de Matt­hei, en una se­gun­da reu­nión la ex edil ha­bría he­cho en­tre­ga de un nue­vo in­for­me que da­ba cuen­ta de otra ci­fra: $ 1.380 mi­llo­nes. Sin em­bar­go, de acuer­do a cálcu­los rea­li­za­dos es­ta se­ma­na por la ad­mi­nis­tra­ción de Matt­hei, hoy esa ci­fra as­cien­de a $ 3.200 mi­llo­nes.

“Es­tos son di­ne­ros que no se eje­cu­ta­ron y que no es­tán en cuen­ta co­rrien­te. O sea, se usa­ron co­mo bicicleta. Aquí se re­ci­bie­ron pla­tas que te­nían des­ti­nos es­pe­cí­fi­cos pa­ra educación y sa­lud, y en­tra­ron a una bol­sa co­mún, no se en­tre­ga­ron pa­ra los fon­dos es­pe­cí­fi­cos y tam­po­co es­tán en ca­ja”, se­ña­la Matt­hei. La ac­tual edil in­clu­so lle­ga más le­jos: “Se usa­ban pa­ra cual­quier co­sa, no sabemos en qué. Se pue­den ha­ber usa­do has­ta pa­ra pa­gar suel­dos (...). Aquí pue­de ha­ber de­li­to de

Por es­tos an­te­ce­den­tes, la al­cal­de­sa anun­ció a Re­por­ta­jes que con­tra­ta­rá a una empresa pa­ra que pue­da au­di­tar to­do lo re­la­cio­na­do con la CDS pa­ra es­ta­ble­cer có­mo se lle­gó a ese dé­fi­cit. Asi­mis­mo, ya pi­dió una ci­ta con el con­tra­lor, Jorge Ber­mú­dez, pa­ra tra­tar es­tos puntos.

Pe­ro el in­for­me tam­bién muestra otras po­ten­cia­les irre­gu­la­ri­da­des de­tec­ta­das por el equi­po de la nue­va al­cal­de­sa y que tie­nen re­la­ción con la con­tra­ta­ción de per­so­nal y “gas­to des­me­di­do”.

Se­gún el in­for­me, la ges­tión de Errá­zu­riz hi­zo cre­cer el gas­to en per­so­nal de ma­ne­ra “exa­ge­ra­da y mu­chas ve­ces in­jus­ti­fi­ca­da”. Ade­más, ha­ce hin­ca­pié en que no fue­ron po­cos los fun­cio­na­rios que fue­ron con­tra­ta­dos con suel­dos ma­yo­res a $ 1 mi­llón 200 mil que só­lo te­nían 4° me­dio.

El do­cu­men­to tam­bién da cuen­ta de si­tua­cio­nes in­só­li­tas, co­mo la ocu­rri­da en ma­yo de 2013, cuan­do el mu­ni­ci­pio com­pró un bus por $ 135 mi­llo­nes que ape­nas reali­zó un re­co­rri­do por la co­mu­na. Se­gún se de­ta­lla, el vehículo fue sa­ca­do de cir­cu­la­ción por las au­to­ri­da­des al in­cum­plir la nor­ma­ti­va de trans­por­te. Des­de esa fe­cha, el bus se en­cuen­tra pa­ra­do en los co­rra­les mu­ni­ci­pa­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.