El 18 de bru­ma­rio de Mi­che­lle Ba­che­let

La Tercera - Reportajes - - Historias - Ti­ro al blan­co Fer­nan­do Vi­lle­gas

HHe­mos oí­do y/o leí­do, es­ta se­ma­na, pas­mo­sas frases dig­nas del már­mol bro­ta­das de la­bios de nues­tras más al­tas au­to­ri­da­des, pe­ro an­tes de exa­mi­nar­las re­cor­da­re­mos pa­ra us­te­des, por­que vie­ne muy a cuen­to, una que apa­re­ce en el li­bro El 18 de bru­ma­rio de Luis Na­po­león Bo­na­par­te, lu­mi­no­so ensayo de Karl Marx a pro­pó­si­to del gol­pe de Es­ta­do per­pe­tra­do en 1852 por Luis Na­po­león, so­brino del Gran Na­po­león. Es, esa fra­se, una de sus más gran­des o al me­nos de sus más ci­ta­das y me­mo­ra­bles. En ella y con hu­mor acer­bo y es­ti­lo epi­gra­má­ti­co pro­pu­so una suerte de ley de re­cu­rren­cia acer­ca de las re­pe­ti­cio­nes que ofre­ce la his­to­ria. En efec­to, Luis Na­po­león y su gol­pe fue­ron en cier­ta me­di­da una re­pe­ti­ción del de su tío, efec­tua­do un 18 de bru­ma­rio, pe­ro en 1799. Con­si­de­ran­do la dis­tan­cia en­tre am­bos per­so­na­jes, las cir­cuns­tan­cias al­go bu­fas de las ac­cio­nes del so­brino y las muy dis­tin­tas con­se­cuen­cias, Marx di­jo lo si­guien­te: “La his­to­ria se re­pi­te dos ve­ces, pri­me­ro co­mo tra­ge­dia, lue­go co­mo co­me­dia”. Una som­bra de ese ra­cio­ci­nio tal vez se en­cuen­tra en la po­pu­lar sen­ten­cia “nun­ca se­gun­das par­tes fue­ron bue­nas”. El con­cep­to es el mis­mo: lo que ha apa­re­ci­do por pri­me­ra vez en la es­ce­na hu­ma­na con ri­be­tes de gran dra­ma, qui­zás tra­ge­dia o si­quie­ra no­ve­dad, al re­pe­tir­se se con­vier­te en un abu­rri­do “de­ja vu” his­tó­ri­co, en de­fec­tuo­sa co­pia re­ple­ta de chas­cos y tro­pie­zos. Es cuan­do la re­pe­ti­ción se con­vier­te en tor­pe imi­ta­ción con ca­rac­te­res de far­sa.

No siem­pre la di­fe­ren­cia en­tre am­bos ac­tos, el inau­gu­ral y el del re­es­treno, con­sis­te en ser luc­tuo­so el de la tra­ge­dia y só­lo pa­ra la ri­sa el de la co­me­dia. En los dos gol­pes de Es­ta­do, el del tío y el del so­brino, hu­bo un ten­dal de muer­tos. Se­gu­ra­men­te a quie­nes ca­ye­ron en el de 1852 la fra­se de Marx no les ha­bría re­por­ta­do nin­gún con­sue­lo. Las ba­las, dis­pa­ra­das en bro­ma o en se­rio, ma­tan por igual. Hay gen­te que mue­re has­ta en par­ques de en­tre­ten­cio­nes. Pre­ci­sa­men­te uno de los más po­de­ro­sos ele­men­tos de la far­sa es el mo­do ve­la­do co­mo co­que­tea con el abis­mo. Lo re­ve­la­ba a me­nu­do el ci­ne bu­fo de los años 20, re­ple­to de caí­das ver­ti­gi­no­sas, lo­co­mo­to­ras ame­na­zan­tes y edi­fi­cios des­plo­mán­do­se so­bre los có­mi­cos.

El ac­to de Ba­che­let

La fra­se de Marx po­dría ser de al­gu­na uti­li­dad pa­ra en­ten­der las de es­te go­bierno, na­ci­das de su es­pí­ri­tu y es­ti­lo. En su meo­llo, co­mo lo he­mos di­cho en to­dos los me­dios y en to­dos los to­nos, vi­vi­mos un pro­ce­so po­lí­ti­co con los ras­gos de una re­vo­lu­ción, pe­ro no sien­do to­das co­pias del mo­de­lo me­lo­dra­má­ti­co con que nos ha acos­tum­bra­do la ico­no­gra­fía y ci­ne­ma­to­gra­fía de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, era pre­ci­so es­pe­rar mu­chos me­ses pa­ra cons­ta­tar cuál va­rian­te la nues­tra iba a se­guir. Aho­ra lo sabemos y las frases, las ac­tua­les y mu­chas otras, han ayu­da­do a di­lu­ci­dar­lo. Ya te­ne­mos cla­ro de qué se tra­ta: gra­cias al al­to aus­pi­cio de la san­ta pa­tro­na de Chi­le, la Vir­gen del Car­men, el pro­ce­so ha se­gui­do el sen­de­ro de la far­sa.

En­tién­da­se que una far­sa his­tó­ri­ca NO ES tal por­que esa sea la in­ten­ción de los pro­ta­go­nis­tas, muy por el con­tra­rio, pe­ro con­tri­bu­ye no po­co a eso la for­za­da se­rie­dad de sus ve­det­tes tal co­mo la ca­ra im­pa­si­ble de Bus­ter Kea­ton con­tri­buía a la co­mi­ci­dad de sus ru­ti­nas. Tam­po­co sig­ni­fi­ca que pron­to cae­rá el te­lón y des­cu­bri­re­mos que ni de­trás ni de­lan­te de aquel ha su­ce­di­do na­da gra­ve. La re­vo­lu­ción cha­vis­ta se pro­lon­ga ya por años, pe­ro no por los mu­chos ras­gos de tro­pi­ca­lis­mo hi­la­ran­te, no por las frases que es­pe­ta Ma­du­ro y ape­nas se dis­tin­guen de las que di­ría Can­tin­flas, no por eso Venezuela de­ja de es­tar en rui­nas y de ha­ber nu­me­ro­sos pre­sos po­lí­ti­cos en las maz­mo­rras del ré­gi­men. En política la co­me­dia pue­de ser tan gra­vo­sa y da­ñi­na co­mo los idus de mar­zo.

Nues­tra far­sa

En Chi­le el ele­men­to de far­sa lo apor­ta el pe­ren­ne e in­fruc­tuo­so for­ce­jeo por cua­drar el círcu­lo en to­do or­den de co­sas. Es una en­re­do­sa pan­to­mi­ma en la que nues­tros com­ba­tien­tes in­ten­tan ir ade­lan­te pe­ro sin dar un pa­so ni si­quie­ra ha­cia atrás, anun­cian “pro­fun­di­zar las re­for­mas” sin ca­si ha­ber­las ini­cia­do, po­san de mo­de­los éti­cos aun­que es­tén im­pli­ca­dos has­ta los ala­mi­tos en la co­rrup­ción, las irre­gu­la­ri­da­des, los ne­go­cia­dos y el sim­ple es­ca­mo­teo y la ce­le­bran tam­bién por ha­ber lle­ga­do anun­cian­do “au­di­to­rías” y no ser ca­pa­ces de re­vi­sar sus pro­pias cuen­tas y anun­ciar cam­bios de fon­do sin otro fun­da­men­to que frases re­vo­lo­tean­do en la superficie; en bre­ve, por in­ten­tar dar­le sus­tan­cia a un sue­ño pa­la­bre­ro pre­ten­dien­do sin que­rer -¡y al mis­mo tiem­po que­rien­do!- man­te­ner la sus­tan­cia del sta­tu quo.

¿Có­mo se aco­mo­dan pro­pó­si­tos tan opues­tos? No se pue­de. Las an­ti­no­mias no son ca­pa­ces de re­sol­ver­se ar­mó­ni­ca, efi­caz­men­te, sino só­lo tro­pe­zar­se unas con otras. Lle­ga­do ese pun­to es cuan­do se aparenta que se ha en­con­tra­do una res­pues­ta al enig­ma in­so­lu­ble por me­dio del pa­la­bre­río. ¿No es en eso en lo que con­sis­te la co­mi­ci­dad de Can­tin­flas? Y en el plano de los he­chos, ¿no es lo có­mi­co un des­plie­gue de tor­pe­za en es­ca­la de­li­ran­te? Es lo que en la in­dus­tria del en­ter­tai­ment lla­man el “slaps­tick”. Es el Gor­do y el Fla­co lle­gan­do a pin­tar una ca­sa, pe­ro ter­mi­nan­do por de­mo­ler­la.

Al­gu­nas anéc­do­tas...

La re­vo­lu­ción a la chi­le­na, a me­dias ga­to­par­dis­ta y a me­dias bu­fa, no ca­re­ce de anéc­do­tas co­mo las de Lau­rel y Hardy, lle­nas de ex­ce­len­te hu­mor. Es lo que da con­ti­nui­dad es­ti­lís­ti­ca al queha­cer del go­bierno. El do­min­go pa­sa­do, en tono de pa­triar­ca sa­tis­fe­cho tras una lar­ga ca­rre­ra ha­cien­do el Bien pe­ro por lo mis­mo ya ex­haus­to, Ni­co­lás Ey­za­gui­rre anun­ció que “pro­ba­ble­men­te” no re­gre­sa­ría a la política. De ha­ber­se pues­to en la mis­ma pos­tu­ra bien pu­do el ca­pi­tán del Ti­ta­nic, a me­di­da que el agua subía y le em­pa­pa­ba los cal­zon­ci­llos, ha­ber­le pre­sen­ta­do al con­tra­maes­tre su ex­pe­dien­te de ju­bi­la­ción. Días des­pués Val­dés hi­zo su apor­te. An­te el -0,4% de cre­ci­mien­to -o más bien de­cre­ci­mien­to- afir­mó que se re­que­ría “cau­te­la”. ¿Qué qui­so de­cir con eso? ¿En qué au­daz aven­tu­ra cree él que los em­pre­sa­rios y los tra­ba­ja­do­res se van a en­zar­zar a la vista de esa ci­fra? Na­tu­ral­men­te la Pre­si­den­ta no se que­dó atrás. Re­ve­ló an­te los pas­ma­dos au­di­to­res de un fo­ro que “la in­cer­ti­dum­bre es una opor­tu­ni­dad”. ¿Cuál in­cer­ti­dum­bre? Las ma­las ci­fras son una cer­te­za y no se vis­lum­bra mu­cha opor­tu­ni­dad en ellas. Con ese cri­te­rio la Pre­si­den­ta po­dría de­cir­le a quien vie­ra des­plo­mán­do­se des­de un vi­gé­si­mo pi­so que su caí­da es “una opor­tu­ni­dad pa­ra vo­lar”. Tam­po­co se que­dan atrás co­le­gia­les y uni­ver­si­ta­rios. Ni si­quie­ra en los años 60, el pe­río­do más glo­ri­fi­ca­do y ce­le­bra­do de la ne­ce­dad ju­ve­nil, se los ha­bía vis­to dan­do sal­ti­tos en una suerte de dan­za tri­bal pa­ra pro­cla­mar su con­di­ción pu­tati­va de hi­jos del Che y el di­fun­to Fi­del. An­tes, en los 60, la to­na­da era “el que no sal­ta es mo­mio”, lo cual es mar­gi­nal­men­te me­nos pa­ra la ri­sa.

Epí­lo­go y te­lón

Hay mu­chas más anéc­do­tas. Es­ta co­lum­na no ten­dría fin si agre­gá­ra­mos las del mi­nis­tro Fer­nán­dez. Ha­brá si­do la nues­tra en­ton­ces, Dios me­dian­te, una re­vo­lu­ción de pa­co­ti­lla, al­go así co­mo la pues­ta en es­ce­na de una com­pa­ñía de tea­tro de afi­cio­na­dos de ba­rrio in­ten­tan­do sa­car ade­lan­te los más te­ne­bro­sos mo­nó­lo­gos de Ham­let o el rey Lear. Y sin em­bar­go y aun así es una re­vo­lu­ción con la ha­bi­tual cuo­ta de idio­tis­mo, bar­ba­rie, cris­pa­ción y de­mo­li­ción; aun­que he­cha al lo­te, inep­ta, des­pro­li­ja y pa­té­ti­ca, aun así su­fri­mos y su­fri­re­mos la inevi­ta­ble des­truc­ción que traen es­tos pro­ce­sos, el des­qui­cia­mien­to de los equi­li­brios, de to­do lo que per­mi­te vi­vir en paz y en me­dio de re­la­ti­va y ci­vi­li­za­da de­cen­cia.

La his­to­ria, esa os­cu­ra bes­tia re­ple­ta de hu­mor ne­gro y chus­cas vol­te­re­tas a cos­ta de los em­bar­ca­dos en su na­ve - La na­ve de los lo­cos se lla­ma una pin­tu­ra es­ca­lo­frian­te de El Bosco- pue­de dar­nos to­da­vía sor­pre­sas. La his­to­ria qui­zás se re­pi­te más de dos ve­ces. En nues­tra pri­me­ra pues­ta en es­ce­na del dra­ma re­vo­lu­cio­na­rio, la con Allen­de, se tra­tó de pu­ra tra­ge­dia, pe­ro hoy no hay per­so­na­jes de su ca­li­bre épi­co y su va­lor y só­lo con­tem­pla­mos una far­sa a car­go de pig­meos. Po­de­mos ra­zo­na­ble­men­te es­pe­rar que así ter­mi­ne, sal­vo que ha­ya un ter­cer ac­to...

Marx di­jo lo si­guien­te: “La his­to­ria se re­pi­te dos ve­ces, pri­me­ro co­mo tra­ge­dia, lue­go co­mo co­me­dia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.