El pri­mer aniver­sa­rio de Ma­cri

La Tercera - Reportajes - - Historias - Car­ta des­de Was­hing­ton Al­va­ro Var­gas Llo­sa

EEl Pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri aca­ba de cum­plir un año en el po­der. Si al­go de­fi­ne es­te pri­mer aniver­sa­rio es el he­cho de que el ca­len­da­rio de las re­for­mas es más pau­sa­do que el de las du­ras ci­fras eco­nó­mi­cas y so­cia­les, y que el de la opo­si­ción es mu­cho más ur­gen­te que el de los ar­gen­ti­nos, to­da­vía bien dis­pues­tos ha­cia su go­bierno y con ex­pec­ta­ti­vas op­ti­mis­tas.

Por tan­to, hay dos ni­ve­les de análisis. Uno tie­ne que ver con la gran de­ci­sión es­tra­té­gi­ca que to­mó es­te go­bierno: la gra­dua­li­dad en lu­gar del shock, en un con­tex­to de de­te­rio­ro pro­vo­ca­do por la iner­cia de la pe­sa­da he­ren­cia re­ci­bi­da de ma­nos del kirch­ne­ris­mo. La gen­te es­tá to­da­vía dis­pues­ta a es­pe­rar un po­co más an­tes de exi­gir­le cuen­tas a Ma­cri a pe­sar de que la opo­si­ción, ani­mo­sa an­te la pers­pec­ti­va de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de 2017, ya arre­cia.

El otro análisis se re­fie­re a la bús­que­da ac­ci­den­ta­da de una coa­li­ción que ase­gu­re la go­ber­na­bi­li­dad por par­te de un go­bierno que ca­re­ce de ma­yo­ría par­la­men­ta­ria y enfrenta a ad­ver­sa­rios con pe­ga­da so­cial, en cier­tos ca­sos, in­fluen­cia par­la­men­ta­ria en otros, y la ne­ce­si­dad de ha­cer­se sen­tir en to­dos.

Des­pués de asu­mir el man­do, Ma­cri dio dos o tres gol­pes en la me­sa que au­gu­ra­ban un rit­mo re­for­mis­ta ace­le­ra­do. Re­sol­vió el plei­to con los te­ne­do­res de bo­nos (le cos­tó más de nue­ve mil mi­llo­nes de dó­la­res), rom­pió el “ce­po” cam­bia­rio y ajus­tó las ta­ri­fas de ser­vi­cios sen­si­bles. Pe­ro el ver­da­de­ro tem­pe­ra­men­to del go­bierno no era el que es­tas me­di­das su­ge­rían. La sociedad no to­le­ra un shock, de­cía el ofi­cia­lis­mo, y por tan­to desis­tió de un im­por­tan­te re­cor­te de gas­tos pa­ra ce­rrar la bre­cha fis­cal, de una des­ace­le­ra­ción mo­ne­ta­ria brus­ca pa­ra pa­rar en se­co la in­fla­ción y de re­for­mas co­mo la de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va y otros nu­dos que tra­ban la mar­cha eco­nó­mi­ca y des­alien­tan la in­ver­sión. To­do eso se ha­rá, de­cían en pri­va­do, cuan­do sea el mo­men­to. Ha­cer­lo an­tes só­lo pro­vo­ca­rá un trau­ma y po­dría aca­bar con el go­bierno.

Ma­cri y el ga­bi­ne­te de Mar­cos Pe­ña tie­nen muy pre­sen­te el he­cho de que los go­bier­nos no pe­ro­nis­tas no pu­die­ron ter­mi­nar sus man­da­tos en dé­ca­das re­cien­tes. Su tri­pa les di­ce que a ellos les to­ca ini­ciar el pro­ce­so de re­vi­sión de me­dio si­glo de po­pu­lis­mo, pe­ro su ca­be­za les di­ce que hay que me­dir el cuán­do y el có­mo pa­ra no aca­bar co­mo Al­fon­sín o De la Rúa.

El país les cree to­da­vía. Las en­cues­tas, por ejem­plo las de Is­pi y Po­liar­quía, le dan al pre­si­den­te en­tre 50 y 56% de apro­ba­ción, lo que es no­ta­ble si se tie­ne en cuen­ta que tres cuar­tas par­tes de los en­cues­ta­dos tam­bién di­cen que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca es muy ma­la. La ra­zón de es­ta apa­ren­te di­so­nan­cia es­tá en las pro­pias en­cues­tas: al­re­de­dor de un 55% se di­ce op­ti­mis­ta. El op­ti­mis­mo ac­túa co­mo amor­ti­gua­dor so­cial.

El go­bierno es cons­cien­te de es­to. Tan­to así, que Jai­me Du­rán Bar­ba, el ase­sor ecua­to­riano del man­da­ta­rio en asun­tos elec­to­ra­les, afir­ma con ra­zón que otro go­bierno la­ti­noa­me­ri­cano que hu­bie­ra to­ma­do las im­po­pu­la­res me­di­das del co­mien­zo “es­ta­ría en el peor de los mun­dos”.

Es­to re­fuer­za to­da­vía a quie­nes, en la ad­mi­nis­tra­ción, co­mo el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Al­fon­so Prat-Gay, han pro­pug­na­do la gra­dua­li­dad co­mo es­tra­te­gia de go­bierno. Otros, co­mo el pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral, Fe­de­ri­co Stur­ze­neg­ger, que al ini­cio de la ges­tión ar­gu­men­ta­ban que era ne­ce­sa­rio em­pren­der mu­chas re­for­mas cuan­do to­da­vía ha­bía un col­chón so­cial pa­ra aguan­tar­las, han acep­ta­do la di­ná­mi­ca pru­den­te que ha pre­fe­ri­do el go­bierno.

Ma­cri ase­gu­ra que no ha re­nun­cia­do a ha­cer las re­for­mas clave, só­lo que ne­ce­si­ta que las ci­fras eco­nó­mi­cas y so­cia­les em­pie­cen a ava­lar­lo pa­ra te­ner el es­pa­cio y el con­tex­to ade­cua­dos.

Mien­tras tan­to, el pre­si­den­te y los su­yos han ma­nio­bra­do pa­ra tra­tar de ar­mar una coa­li­ción que ase­gu­ra­se la go­ber­na­bi­li­dad. La que los lle­vó al po­der no bas­ta, por­que no tie­nen ma­yo­ría en el Con­gre­so ni su­fi­cien­tes va­sos co­mu­ni­can­tes con sec­to­res que po­drían ha­cer­se gran­des de la no­che a la ma­ña­na si el hu­mor de la calle se tor­na­ra agrio.

Esa bús­que­da los ha lle­va­do a pac­tar en el Con­gre­so con Ser­gio Mas­sa, el pe­ro­nis­ta di­si­den­te y ad­ver­sa­rio de Cris­ti­na Kirch­ner que quie­re con­ven­cer a su par­ti­do de que él es el nue­vo lí­der. Tam­bién, a dia­lo­gar y lo­grar en­ten­di­mien­tos con has­ta nue­ve go­ber­na­do­res pe­ro­nis­tas de pro­vin­cias que per­ci­ben el cre­cien­te de­bi­li­ta­mien­to del kirch­ne­ris­mo a me­di­da que la fa­mi­lia Kirch­ner ve su si­tua­ción agra­var­se. Por úl­ti­mo, el go­bierno ha te­ni­do mu­chos con­tac­tos con al­gu­nos lí­de­res sin­di­ca­les, apro­ve­chan­do que el sin­di­ca­lis­mo es­tá di­vi­di­do (ca­da vez me­nos).

Has­ta ha­ce un par de me­ses, to­do es­to pro­du­jo, en apa­rien­cia, fru­tos po­lí­ti­cos: unas 70 nor­mas ne­go­cia­das, agi­ta­ción so­cial li­mi­ta­da, ni­ve­les de apro­ba­ción tran­qui­li­za­do­res. El co­ti­diano go­teo de in­for­ma­cio­nes so­bre la co­rrup­ción de los Kirch­ner, que apun­ta a la po­si­bi­li­dad de una in­da­ga­to­ria con­tra Cris­ti­na por aso­cia­ción ilí­ci­ta, fa­ci­li­tó el pro­pó­si­to de ten­der puen­tes con al­gu­nos pe­ro­nis­tas te­me­ro­sos de ser vin­cu­la­dos a la cues­tio­na­da fa­mi­lia y neu­tra­li­zó en par­te la ca­pa­ci­dad de esa co­rrien­te des­truc­ti­va de ha­cer da­ño al go­bierno.

Sin em­bar­go, el cli­ma po­lí­ti­co em­pie­za a cam­biar a me­di­da que se acer­ca la cam­pa­ña pa­ra las le­gis­la­ti­vas del pró­xi­mo año y que au­men­ta la ten­sión en­tre las va­rias co­rrien­tes pe­ro­nis­tas. En cues­tión de po­cas se­ma­nas, el go­bierno su­frió tres re­ve­ses pro­ble­má­ti­cos: la opo­si­ción apro­bó una “emer­gen­cia” eco­nó­mi­ca que am­plía el dé­fi­cit fis­cal, frus­tró la re­for­ma del sis­te­ma elec­to­ral que es una de las ni­ñas de los ojos del pre­si­den­te y, ha­ce muy po­co, en la Cá­ma­ra Ba­ja, se ele­vó el ni­vel mí­ni­mo a par­tir del cual se gra­van los sa­la­rios.

Más im­por­tan­te to­da­vía que es­tas me­di­das con re­per­cu­sión fis­cal sig­ni­fi­ca­ti­va (en au­sen­cia de re­cor­tes del gas­to pú­bli­co, la ba­ja­da de im­pues­tos au­men­ta el dé­fi­cit, por­que re­du­ce la re­cau­da­ción) es el jue­go de alian­zas que hay de­trás de los gol­pes ases­ta­dos al go­bierno. En el úl­ti­mo ca­so ha ju­ga­do un pa­pel des­co­llan­te Ser­gio Mas­sa, que has­ta aho­ra ha­cía una opo­si­ción cui­da­do­sa y le fa­ci­li­ta­ba las co­sas a Ma­cri a pe­sar de cier­ta dis­tan­cia re­tó­ri­ca. El fue el ar­tí­fi­ce de la de­ci­sión de al­gu­nos de los go­ber­na­do­res pe­ro­nis­tas que apo­ya­ban a Ma­cri de dar­le la es­pal­da y de que la co­rrien­te pe­ro­nis­ta del Con­gre­so que no responde a Cris­ti­na pe­ro tam­po­co a él vo­ta­ra en con­tra de los ex­pre­sos de­seos de la Ca­sa Ro­sa­da. Las du­ras ex­pre­sio­nes de Ma­cri so­bre Mas­sa (“a la lar­ga, cuan­do uno es im­pos­tor, sa­le a la luz”) re­fle­jan la preo­cu­pa­ción del go­bierno an­te la po­si­bi­li­dad de que se le des­ha­ga la coa­li­ción de la go­ber­na­bi­li­dad que en la prác­ti­ca pa­re­cía ha­ber­se lo­gra­do.

¿Qué su­ce­de? ¿Por qué el cam­bio de ac­ti­tud? En par­te por las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas, en par­te por­que Mas­sa ne­ce­si­ta ace­le­rar la pre­sión so­bre los pe­ro­nis­tas a los que quie­re con­ven­cer de que él y no Cris­ti­na es el fu­tu­ro del par­ti­do, y en par­te por­que la economía no es­tá mos­tran­do se­ña­les de me­jo­ría.

La iner­cia de la he­ren­cia, su­ma­da a la de­ci­sión de pos­ter­gar las re­for­mas más im­po­pu­la­res, han he­cho que el dé­fi­cit fis­cal y la deu­da crez­can (aun cuan­do, en com­pa­ra­ción con otros paí­ses, la deu­da ex­ter­na no es exor­bi­tan­te). La in­fla­ción ha caí­do me­nos de lo que la gen­te es­pe­ra­ba, si bien pa­re­ce es­tar si­guien­do la ho­ja de ru­ta que se tra­zó el Ban­co Cen­tral: la ci­fra anua­li­za­da de los úl­ti­mos me­ses ha­bla de 20% (la me­ta es que cai­ga al 5% pa­ra 2019). La economía re­gis­tra­rá es­te año una caí­da de al­go me­nos de 2% y el des­em­pleo, por tan­to, si­gue al­to. Aun­que el cli­ma es cla­ra­men­te dis­tin­to al de años an­te­rio­res, aún no se pro­du­ce el im­pac­to in­ver­sor que ne­ce­si­ta la economía ar­gen­ti­na pa­ra cre­cer a buen rit­mo. La con­sul­to­ra Abe­ceb se­ña­la, por ejem­plo, que en los úl­ti­mos cin­co años la ta­sa de in­ver­sión anual equi­va­lió en pro­me­dio al 16% del PIB, muy por de­ba­jo de al­gu­nos paí­ses de la re­gión. Pa­ra al­can­zar el 20%, Ar­gen­ti­na ten­drá que te­ner in­ver­sio­nes por unos 130 mil mi­llo­nes de dó­la­res, lo que su­po­ne au­men­tar en unos 50 mil mi­llo- nes la can­ti­dad anual in­ver­ti­da en los úl­ti­mos años.

Atraer ese ca­pi­tal es al­go que de­pen­de del cli­ma ju­rí­di­co, fis­cal, po­lí­ti­co y so­cial. En el ca­so ar­gen­tino, de­pen­de tam­bién de la ca­pa­ci­dad pa­ra re­ver­tir la fal­ta de cre­di­bi­li­dad de la que el país, por obra del po­pu­lis­mo na­cio­na­lis­ta, ha ado­le­ci­do. Aun­que Ma­cri fue muy bien re­ci­bi­do por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal y to­da­vía go­za de la bue­na dis­po­si­ción del mun­do ex­te­rior, pa­ra que llue­van los ca­pi­ta­les so­bre ese país, al­go de por sí di­fí­cil en el con­tex­to glo­bal in­cier­to del mo­men­to, es ne­ce­sa­rio mu­cho más.

Ma­cri lo sa­be pe­ro no quie­re pre­ci­pi­tar­se por te­mor a que se le tuer­za el des­tino. El pro­ble­ma es que tam­bién lo sa­ben sus ad­ver­sa­rios, a quie­nes lo úl­ti­mo que in­tere­sa es que le va­ya bien. De allí que, an­te la evi­den­cia de que las ci­fras no avanzan y de que el pú­bli­co per­ci­be el de­te­rio­ro de la iner­cia, dis­tin­tos sec­to­res aje­nos a la ad­mi­nis­tra­ción ac­tual cal­cu­len que no pa­sa­rá mu­cho tiem­po an­tes de que el pre­si­den­te vea su apro­ba­ción ero­sio­nar­se. Pa­ra el go­bierno, co­mo pa­ra ellos, 2017 es una fe­cha elec­to­ral clave. Si las ur­nas ava­lan a Ma­cri y le dan una ma­yo­ría le­gis­la­ti­va o al me­nos le ases­tan un gol­pe a la ma­yo­ría jus­ti­cia­lis­ta, la di­ná­mi­ca go­bierno-opo­si­ción ha­brá cam­bia­do. Se crea­rán las con­di­cio­nes pa­ra abor­dar cam­bios di­fí­ci­les. Pe­ro si su­ce­de lo con­tra­rio, es pro­ba­ble que sea de­ma­sia­do tar­de. Cuan­do las pi­ra­ñas hue­len san­gre, ata­can. A Ma­cri le ha­rán la vi­da im­po­si­ble sus ad­ver­sa­rios.

Una va­ria­ble im­por­tan­te en to­do es­to es el horizonte pe­nal de Cris­ti­na Kirch­ner. El go­bierno ha si­do muy cui­da­do­so a es­te res­pec­to, de­jan­do sa­ber una y otra vez que te­me mu­cho que ella pue­da ser en­via­da a la cár­cel de for­ma pre­ci­pi­ta­da y sin una fun­da­men­ta­ción ade­cua­da por par­te del sis­te­ma ju­ris­dic­cio­nal que la in­ves­ti­ga (jun­to con otros per­so­na­jes del go­bierno kirch­ne­ris­ta o alle­ga­dos a ella y su di­fun­to ma­ri­do). La Ca­sa Ro­sa­da ha te­mi­do des­de el co­mien­zo el ries­go de una po­la­ri­za­ción pro­vo­ca­da por el en­car­ce­la­mien­to de Kirch­ner y de que ella aca­be vic­ti­mi­zán­do­se con éxi­to. Pe­ro es­to no es­tá en las ma­nos del go­bierno sino en las de fis­ca­les y jue­ces que van en­con­tran­do ca­da vez más prue­bas so­bre la co­rrup­ción de los años an­te­rio­res. No se pue­de des­car­tar que ella aca­be de­te­ni­da.

No es po­si­ble pre­ver lo que su­ce­de­rá, pe­ro en cual­quier ca­so el de­te­rio­ro del kirch­ne­ris­mo es pal­pa­ble. Ello in­ten­si­fi­ca­rá la lu­cha por el li­de­raz­go del pe­ro­nis­mo, al­go que has­ta aho­ra no ha su­ce­di­do por­que ella y La Cám­po­ra, la fac­ción que ma­ne­ja su hi­jo, han ocu­pa­do el es­pa­cio. Esa lu­cha inevi­ta­ble­men­te afec­ta­rá al go­bierno por­que los per­so­na­jes en pug­na que­rrán acen­tuar su perfil opo­si­tor.

Ma­cri ten­drá que me­dir muy bien has­ta cuán­do pue­de di­la­tar el ca­len­da­rio de las re­for­mas im­po­pu­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.