El pre­sun­to es­pio­na­je ci­ber­né­ti­co que Ca­val reali­zó por años pa­ra Gonzalo Vial Con­cha ter­mi­nó por arras­trar a sus so­cios nue­va­men­te fren­te a un juez. La nue­ra de la Pre­si­den­ta Bachelet, Na­ta­lia Com­pag­non, se­rá for­ma­li­za­da por es­ta­fa el 6 de enero. En una

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - Fran­cis­co Si­re­dey E. Aton /Agen­ciaUno TEX­TO: FOTOGRAFIA:

GGon­za­lo Vial Con­cha fue a la Fis­ca­lía de O’Hig­gins el 12 de enero de es­te año pa­ra dar un tes­ti­mo­nio que cam­bia­ría el rum­bo del ca­so Ca­val. La di­li­gen­cia de ese día abrió la aris­ta que les sig­ni­fi­ca­rá a los so­cios de la em­pre­sa, Na­ta­lia Com­pag­non y Mau­ri­cio Va­le­ro, una nue­va for­ma­li­za­ción -por el de­li­to de es­ta­fa- el pró­xi­mo 6 de enero, ca­si un año des­pués de la di­li­gen­cia ori­gi­nal. Lue­go de dar un tes­ti­mo­nio que que­dó re­gis­tra­do en tres ca­ri­llas, Vial de­jó un ar­chi­va­dor de ta­pa ca­fé, marca Búho, con 348 ho­jas im­pre­sas. Es­tos documentos se los ha­bía en­tre­ga­do Com­pag­non en­tre 2012 y 2013, mien­tras du­ró su re­la­ción co­mer­cial y la amis­tad que se ge­ne­ró a par­tir de ella. No se tra­ta­ba de in­for­mes téc­ni­cos ni de pro­pues­tas de ne­go­cios, sino de co­rreos elec­tró­ni­cos en­tre al­tos eje­cu­ti­vos de Agro­su­per y el hol­ding in­ver­sor Gra­ne­les, ob­te­ni­dos su­pues­ta­men­te a tra­vés del pro­gra­ma Hit Hack De­mon, uti­li­za­do pa­ra ex­traer in­for­ma­ción de cier­tos ser­vi­do­res. Uno de ellos, su­pues­ta­men­te en­via­do el mar­tes 28 de fe­bre­ro de 2012, a las 11.00, ba­jo el en­ca­be­za­do “no­ti­cia”, de­cía lo si­guien­te:

“Su­pe que quie­ren re­vi­sar los in­for­mes que pre­pa­ró Fe­li­pe. No sé por qué, pe­ro no creo que sea pa­ra al­go bueno. Hay que ma­qui­llar aho­ra mis­mo y sa­lir de es­ta pron­to. De­bes ayu­dar­nos con es­to pa­ra no le­van­tar rui­do”.

Los men­sa­jes eran bas­tan­te críp­ti­cos, pe­ro siem­pre de­ja­ban en­tre­ver al­gu­na ma­nio­bra ocul­ta den­tro de la com­pa­ñía de Vial. Otra de las mues­tras que fue ana­li­za­da por La­bo­car de Ca­ra­bi­ne­ros da­ta del mis­mo día, a las 11.04.

“Me con­ta­ron del BCI que aún no han re­ci­bi­do tus ór­de­nes. Yo no quie­ro ver más es­te te­ma di­rec­ta­men­te, por eso llé­va­lo tú des­de aho­ra. Ger­mán por acá no ha apa­re­ci­do. Me tie­ne preo­cu­pa­do. ¿Sa­bes al­go?”.

Se­gún las pes­qui­sas de La­bo­car, los documentos co­rres­pon­den a pan­ta­lla­zos de un compu­tador. La ma­yo­ría de las imá­ge­nes mues­tran el in­ter­cam­bio de men­sa­jes den­tro un grupo cerrado de la pla­ta­for­ma Yahoo Mail. Los usua­rios del grupo no es­tán iden­ti­fi­ca­dos con sus nom­bres reales y uti­li­zan seu­dó­ni­mos que van de “F1” a “F9”. Uno de los in­te­gran­tes del grupo ex­pli­ca al res­to en uno de los co­rreos que to­dos ellos son “un grupo de au­di­to­res de pri­mer ni­vel” y que “sus proyectos son muy ren­ta­bles y que ma­ne­jan a la ma­yo­ría de las fa­mi­lias top de Chi­le”.

Los co­rreos en­tre­ga­dos a Vial ha­brían si­do en­via­dos en­tre el 12 de enero de 2012 y el 31 de agos­to del mis­mo año. En la co­rres­pon­den­cia, La­bo­car iden­ti­fi­có que se men­cio­na a 96 per­so­nas, en­tre na­tu­ra­les y ju­rí­di­cas. A al­gu­nas se les lla­ma con apo­dos, co­mo ocu­rre en el ca­so de Vial, a quien se le de­no­mi­na “Ca­cho­rro”, mien­tras que a otras se las nom­bra di­rec­ta­men­te, co­mo a Com­pag­non y Va­le­ro. Tam­bién se men­cio­nan ape­lli­dos de per­so­na­jes li­ga­dos a los ne­go­cios y la po­lí­ti­ca, co­mo “Paul­mann”, “Matt­hei”, “Gi­rar­di”, “Mat­te”, “Car­de­mil” o “Pi­no­chet”.

Otro de los ele­men­tos que lla­ma­ron la aten­ción de Ca­ra­bi­ne­ros apa­re­ce en la pá­gi­na 64, cuan­do uno de los in­te­gran­tes del grupo ha­ce una re­co­men­da­ción: “Lo úl­ti­mo que nos acon­se­ja el in­for­má­ti­co y el abo­ga­do es... Aten­ción… Tra­ten de es­cri-

En al­gu­nos de los co­rreos a Vial se le de­no­mi­na “Ca­cho­rro”. Tam­bién se men­cio­nan ape­lli­dos de im­por­tan­tes per­so­na­jes de la po­lí­ti­ca y los ne­go­cios.

Na­ta­lia Com­pag­non no ve a su sue­gra, la Pre­si­den­ta Bachelet, des­de ha­ce ca­si un año. Tan­to ella co­mo su ma­ri­do es­tán dis­tan­cia­dos de la Man­da­ta­ria.

bir con fal­tas or­to­grá­fi­cas. Si al­gún día se fil­tra un mail po­de­mos ne­gar­lo, ya que ob­via­men­te gen­te de nues­tra po­si­ción no co­me­te­ría di­chas fal­tas y lo en­do­sa­mos a gen­te que nos quie­re ha­cer da­ño. Lo en­cuen­tro muy ló­gi­co, así que ma­noz a la ovra (sic)”.

A par­tir de es­te co­rreo, los men­sa­jes co­mien­zan a pre­sen­tar fal­tas de or­to­gra­fía.

Aun­que La­bo­car no lo­gra de­ter­mi­nar en su in­for­me si los co­rreos son ver­da­de­ros, Vial lle­ga a la con­clu­sión e que son fal­sos y que ha si­do en­ga­ña­do. “Me he da­do cuen­ta de que to­dos es­tos documentos pue­den ser par­te de un en­ga­ño cu­yo úni­co pro­pó­si­to era ob­te­ner di­ne­ro por par­te de mis em­pre­sas”, di­jo el em­pre­sa­rio en su tes­ti­mo­nio an­te el fis­cal Ser­gio Mo­ya.

Sin pa­sa­por­te

Na­ta­lia Com­pag­non no ve a su sue­gra, la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Bachelet, ha­ce ca­si un año. Tan­to ella co­mo su ma­ri­do, Se­bas­tián Dá­va­los, es­tán ale­ja­dos de la Man­da­ta­ria des­de ha­ce tiem­po, lo que tam­bién ha sig­ni­fi­ca­do que Bachelet no ha­ya vi­si­ta­do a sus nie­tos du­ran­te los úl­ti­mos me­ses.

El gol­pe que sig­ni­fi­có es­ta nue­va so­li­ci­tud de for­ma­li­za­ción lo­gró un efec­to im­pen­sa­do: la reapa­ri­ción pú­bli­ca de Dá­va­los. El ex di­rec­tor so­cio­cul­tu­ral de La Moneda acom­pa­ñó a su mu­jer en los tribunales de Ran­ca­gua, don­de el vier­nes se dis­cu­tió la re­ba­ja de me­di­das cau­te­la­res de Com­pag­non. De acuer­do a lo ex­pli­ca­do por su de­fen­sa, la idea de Com­pag­non era viajar a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra sos­te­ner reunio­nes de ne­go­cios en di­ver­sas ciudades del es­ta­do de Flo­ri­da. Des­de su en­torno ase­gu­ran que la fis­ca­lía es­ta­ba al tan­to has­ta del itinerario que ella ten­dría en Es­ta­dos Uni­dos y que exis­tía un acuer­do pre­li­mi­nar pa­ra no po­ner­le tra­bas a su sa­li­da. El fis­cal Mo­ya lo nie­ga ta­jan­te­men­te. De igual for­ma, la ne­ga­ti­va del Re­gis­tro Ci­vil a re­no­var­le su pa­sa­por­te y la ra­ti­fi­ca­ción de la cau­te­lar de arrai­go na­cio­nal ter­mi­na­ron por frus­trar sus pla­nes nue­va­men­te. Com­pag­non no po­drá sa­lir del país pa­ra fin de año y, ade­más, de­be­rá en­fren­tar una au­dien­cia de for­ma­li­za­ción du­ran­te los pri­me­ros días de enero.

“No se han res­pe­ta­do prin­ci­pios tan bá­si­cos co­mo la igual­dad an­te la ley y la pre­sun­ción de inocen­cia. A mi en­ten­der, la fis­ca­lía ha co­me­ti­do fal­tas gra­ves, in­clu­so cons­ti­tu­ti­vas de de­li­tos. Es por es­to que me su­mo a las que­jas por las fil­tra­cio­nes a la pren­sa, eso es un de­li­to y es­tá ti­pi­fi­ca­do. Es­to pa­re­ce un cir­co ro­mano, si ten­go a la opi­nión pú­bli­ca en con­tra, los fis­ca­les ac­túan en esa lí­nea”, se que­jó Com­pag­non, en una in­ter­ven­ción en la cual vol­vió a evi­den­ciar su dis­tan­cia con el go­bierno. Las crí­ti­cas al Mi­nis­te­rio del In­te­rior y la men­ción a Ana Lya Uriar­te -je­fa de ga­bi­ne­te de Bachelet- por su in­for­me a Vial so­bre la ter­mo­eléc­tri­ca Los Guin­dos fue­ron un fiel re­fle­jo del quie­bre.

En sus des­car­gos pú­bli­cos, Com­pag­non tam­bién alu­dió al in­for­me del OS-9 de Ca­ra­bi­ne­ros que se co­no­ció es­ta se­ma­na, en el cual se con­clu­ye “la fal­ta de an­te­ce­den­tes pa­ra po­der es­ta­ble­cer fi­nal­men­te la ocu­rren­cia del de­li­to”. Pa­ra Luis Her­mo­si­lla, abo­ga­do que­re­llan­te de­trás de Gonzalo Vial, el OS-9 no tie­ne la fa­cul­tad de ha­cer un jui­cio de ese ti­po, por lo que se ele­va­rá un re­cla­mo a Ca­ra­bi­ne­ros por ha­ber ex­ce­di­do sus atri­bu­cio­nes.

“Mi con­vic­ción es que Ca­val es una má­qui­na pa­ra de­frau­dar”, ase­gu­ra Her­mo­si­lla, ci­tan­do la fa­mo­sa fra­se del fis­cal Car­los Ga­jar­do en la pri­me­ra for­ma­li­za­ción del ca­so Pen­ta. “Ge­ne­ra­ron un en­ga­ño en dis­tin­tas per­so­nas, ofre­cie­ron ser­vi­cios que no co­rres­pon­den y, en de­fi­ni­ti­va, ar­ma­ron un vehícu­lo pa­ra ob­te­ner el go­ce de gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro”.

Co­piar y pe­gar

La que­re­lla de Gonzalo Vial se re­mon­ta al ori­gen mis­mo de Ca­val, cuan­do Com­pag­non y Va­le­ro to­da­vía tra­ba­ja­ban co­mo In­pro­con. En enero de 2012, Ve­ró­ni­ca Van­ni pu­so en con­tac­to a Vial con Com­pag­non, tras la in­sis­ten­cia de es­ta úl­ti­ma. “Na­ta­lia y otros dos sujetos in­sis­tían en que­rer lle­gar a Juan Pa­blo Bam­ba y Gonzalo Vial, que que­rían pre­sen­tar­le ne­go­cios”, de­cla­ró Van­ni. “En esa reunión no­so­tros te­nía­mos que ha­blar de la ofi­ci­na, pe­ro ahí Na­ta­lia em­pe­zó a ha­blar de mu­chas ase­so­rías y ne­go­cios que po­dría pres­tar a Gonzalo; de­cía que co­no­cía a to­do el mun­do, que era la nue­ra de Bachelet y que te­nía ac­ce­so a to­do”.

Vial bus­ca­ba ase­so­ría en proyectos in­mo­bi­lia­rios que es­pe­ra­ba desa­rro­llar en sus te­rre­nos de Te­jas Ver­des y Co­llai­po, pe­ro pron­to vio que Com­pag­non le ofre­cía mu­cho más que eso, con proyectos mi­ne­ros y por­tua­rios. Las pri­me­ras reunio­nes se lle­va­ron a ca­bo en el pi­so 9 de la To­rre San­ta Ma­ría, en las ofi­ci­nas del estudio que com­par­ten Isi­dro So­lís y Be­li­sa­rio Ve­las­co. Aun­que el so­cio de Com­pag­non, Mau­ri­cio Va­le­ro, no le cau­só una bue­na im­pre­sión a Vial, se abrió a tra­ba­jar con ellos.

“Me se­ña­la­ba que ella ma­ne­ja­ba me­jor al clien­te so­la, por en­de, ella acos­tum­bra­ba a re­unir­se pe­rió­di­ca­men­te, al me­nos dos ve­ces por se­ma­na y du­ran­te to­do el año 2012 en el ha­ras de Gonzalo Vial o en res­to­ra­nes, pe­ro nun­ca en la ofi­ci­na de Gra­ne­les S.A. Se­gún lo que co­men­tó Na­ta­lia, ellos en­ta­bla­ron una es­tre­cha re­la­ción per­so­nal que se tra­du­jo en ne­go­cios pa­ra la em­pre­sa, des­co­noz­co qué tra­ta­ba ella, con­ver­sa­ba, acor­da­ba o de­fi­nía en tér­mi­nos mo­ne­ta­rios de ma­ne­ra di­rec­ta con el Sr. Vial”, de­cla­ró Va­le­ro.

El 1 de fe­bre­ro de 2012, Ca­val y Gra­ne­les fir­ma­ron un “Acuer­do de Pre­sen­ta­ción y Fun­cio­nes”, se­gún el cual la em­pre­sa pres­ta­ría ase­so­rías en los ru­bros mi­ne­ros y por­tua­rios en la Re­gión de Ata­ca­ma a cam­bio de una ci­fra ini­cial de $ 162 mi­llo­nes. La per­so­na­li­dad ju­rí­di­ca de Ca­val to­da­vía es­ta­ba en trá­mi­te y se cons­ti­tu­yó un po­co des­pués, el 3 de fe­bre­ro. “Ca­val so­lo se cons­ti­tu­ye de for­ma le­gal pa­ra dar una apa­rien­cia de ve­ro­si­mi­li­tud y se­rie­dad a las ase­so­rías que me ofre­cían en di­ver­sos ám­bi­tos”, ex­pu­so Vial en la que­re­lla del 6 de ju­nio.

De acuer­do a am­bos so­cios de Ca­val, Com­pag­non con­se­guía los ne­go­cios y le de­ja­ba a Va­le­ro la ta­rea de ge­ne­rar los con­te­ni­dos, sal­vo con un par de con­tac­tos que eran ex­clu­si­vos de ella. Va­le­ro ha­bría en­car­ga­do una gran can­ti­dad de es­tu­dios a ex­per­tos en mi­ne­ría, co­mo Pa­tri­cio Mu­ñoz, Ma­rio Ca­be­zas, An­to­nino Pra­do y Pas­cual Veiga, pa­ra opor­tu­ni­da­des de ne-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.