La iz­quier­da en pun­to ex­tre­mo

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - El re­vés de la tra­ma Héc­tor So­to

NNo es fá­cil iden­ti­fi­car de bue­nas a pri­me­ras la fi­lia­ción ac­tual de la iz­quier­da chi­le­na más ra­di­cal. Una pis­ta pre­li­mi­nar la pue­de en­tre­gar la lla­ma­da “re­vo­lu­ción pin­güi­na” del 2006, que no obs­tan­te ha­ber­se di­suel­to en no­viem­bre del 2007 en el cé­le­bre con­sen­so de ma­nos al­za­das que con­si­guió el pri­mer go­bierno de Bachelet –la fo­to fue el úl­ti­mo de­rro­che de con­ten­ta­mien­to que tu­vo la po­lí­ti­ca chi­le­na, una suer­te de pa­ra­dig­ma de la con­cor­dia uni­ver­sal- de­jó ins­ta­la­da en el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til ban­de­ras que los jó­ve­nes uni­ver­si­ta­rios su­pie­ron ad­mi­nis­trar po­lí­ti­ca­men­te mu­cho me­jor años des­pués. Al me­nos, me­jor que la ge­ne­ra­ción de di­ri­gen­tes de edu­ca­ción me­dia que ha­bía li­de­ra­do ese conflicto.

Otra he­bra, mu­cho más no­to­ria, por cier­to, es la que re­mi­te a las ma­ni­fes­ta­cio­nes es­tu­dian­ti­les del 2010 y 2011, y de las cua­les emer­gie­ron los li­de­raz­gos de los ac­tua­les miem­bros de la ban­ca­da es­tu­dian­til de la Cá­ma­ra, la dipu­tada Ca­mi­la Vallejo y sus co­le­gas Ga­briel Bo­ric y Gior­gio Jack­son. Par­la­men­ta­ria del PC la pri­me­ra, lí­der de la Iz­quier­da Au­tó­no­ma el se­gun­do y de Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca el ter­ce­ro, los tres com­par­ten pa­re­ci­da aver­sión al mo­de­lo, aun­que ope­ran des­de pla­ta­for­mas se­pa­ra­das. Vallejo es una dis­ci­pli­na­da par­la­men­ta­ria de su par­ti­do, Bo­ris se per­fi­la co­mo pie­za fun­da­men­tal de un even­tual Fren­te Am­plio y Jack­son –con más o me­nos ex­pli­ca­cio­nes- pa­re­cie­ra ir en la mis­ma di­rec­ción lue­go de que su mo­vi­mien­to de­ser­ta­ra del ofi­cia­lis­mo y de las po­si­cio­nes que ocu­pó en el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción mien­tras se con­ce­bía la ex­tra­via­da re­for­ma que ter­mi­nó em­pu­jan­do esa car­te­ra.

Otros aná­li­sis, de ma­yor pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca, dan cuen­ta que en Chi­le, al me­nos du­ran­te el si­glo XX, siem­pre hu­bo una iz­quier­da du­ra y que los nue­vos ros­tros que se han su­ma­do al sec­tor no cam­bian mu­cho ni su iden­ti­dad ni tam­po­co su com­po­si­ción. Sí pue­den es­tar otor­gán­do­le ma­yor pe­so po­lí­ti­co, aun­que has­ta aho­ra la gra­vi­ta­ción elec­to­ral de es­tas fuer­zas si­gue sien­do una in­cóg­ni­ta des­de el mo­men- to en que los jó­ve­nes -no se en­tien­de bien por qué- se han mos­tra­do más dis­pues­tos a co­par la Ala­me­da con car­te­les, ban­de­ras y co­reo­gra­fías que a ejer­cer su de­re­cho a vo­to. Es cier­to que Iz­quier­da Au­tó­no­ma se ma­ne­jó bas­tan­te bien en tér­mi­nos te­rri­to­ria­les y en la cap­ta­ción de vo­tos en la re­cien­te elec­ción mu­ni­ci­pal de Val­pa­raí­so, pe­ro hay que ad­mi­tir que ese triun­fo tu­vo lu­gar en un con­tex­to un tan­to atí­pi­co, fren­te a un pé­si­mo can­di­da­to del ofi­cia­lis­mo y un des­gas­ta­do al­cal­de de la de­re­cha que as­pi­ra­ba a su se­gun­da re­elec­ción.

Iden­ti­fi­ca­da ya no tan­to con el dis­cur­so de la lu­cha de clases y del mar­xis­mo or­to­do­xo de los años 60, es­ta iz­quier­da, en to­do ca­so, es tan­to o más an­ti­sis­té­mi­ca que su pre­de­ce­so­ra, reivin­di­ca aho­ra ma­tri­ces ciu­da­da­nas que an­tes no tu­vo y, si no se iden­ti­fi­ca con mo­de­los his­tó­ri­cos con­cre­tos, es so­lo por­que en los úl­ti­mos años la re­vo­lu­ción cu­ba­na se vol­vió un par­que ju­rá­si­co, el kirch­ne­ris­mo una ver­güen­za y el cha­vis­mo una ca­tás­tro­fe de con­tor­nos dan­tes­cos. Hoy, los con­tac­tos in­ter­na­cio­na­les que tie­ne la iz­quier­da pun­tu­da son con mo­vi­mien­tos co­mo Po­de­mos y de­más agru­pa­cio­nes de in­dig­na­dos que sur­gie­ron en la es­ce­na po­lí­ti­ca eu­ro­pea tras la cri­sis del 2008. Co­mo en Chi­le esa cri­sis no tu­vo ni por aso­mo las pro­por­cio­nes que al­can­zó en el Vie­jo Mun­do –y que sig­ni­fi­ca­ron un ob­je­ti­vo em­po­bre­ci­mien­to de los sec­to­res ba­jos y me­dios-, el dis­cur­so pue­de ser pa­re­ci­do, pe­ro en­tre lo de aquí y lo de afue­ra se ad­vier­ten di­fe­ren­cias im­por­tan­tes, tan­to en el sus­tra­to so­cio­po­lí­ti­co co­mo en la re­pre­sen­ta­ti­vi­dad de es­tas nue­vas fuer­zas.

Con un po­der que en los úl­ti­mos años se ha ma­ni­fes­ta­do más en pe­so po­lí­ti­co que en vo­tos, al pun­to que el sec­tor lle­gó a eri­gir­se en ins­tan­cia de ca­li­fi­ca­ción y con­trol pa­ra bue­na par­te de las ban­ca­das par­la­men­ta­rias del PS y el PPD y en una lá­pi­da pre­ma­tu­ra pa­ra las as­pi­ra­cio­nes pre­si­den­cia­les del ex pre­si­den­te La­gos, la iz­quier­da ofi­cia­lis­ta no pier­de la es­pe­ran­za de po­der pac­tar con ella an­tes de la cam­pa­ña pre­si­den­cial del pró­xi­mo año. Y aun­que es­ta iz­quier­da no ha en­tre­ga­do la más mí­ni­ma se­ñal de es­tar dis­pues­ta a se­me­jan­te aven­tu­ra, no hay pre­can­di­da­to de las fi­las ofi­cia­lis­tas, par­tien­do por el pro­pio ex Pre­si­den­te La­gos, que no ha­ya he­cho ges­tos de con­des­cen­den­cia o no ha­ya in­ten­ta­do ins­ta­lar puen­tes de em­pa­tía con el idea­lis­mo de los jó­ve­nes. De más es­tá de­cir que to­das es­tas ope­ra­cio­nes no han en­con­tra­do co­mo res­pues­ta otra co­sa que por­ta­zos.

Co­mo to­da es­tra­te­gia po­lí­ti­ca, la apues­ta de la iz­quier­da ra­di­ca­li­za­da de su­plan­tar a la iz­quier­da de ma­triz so­cial­de­mó­cra­ta no es­tá li­bre de ries­gos. De tan­to pre­sio­nar ha­cia un la­do el ta­ble­ro pue­de vol­car­se ha­cia el otro. El ac­tual for­ta­le­ci­mien­to de la de­re­cha en Eu­ro­pa, sin ir más le­jos, le de­be mu­cho a es­ta co­rre­la­ción. Pe­ro en Chi­le, des­pués de tres años de un go­bierno que qui­so re­fun­dar el país y ajus­ti­ciar el mo­de­lo, el va­cío po­lí­ti­co y el ni­vel de con­fu­sión de la iz­quier­da es tal, que na­die sa­be si las du­das aso­cia­das al pro­yec­to re­fun­da­cio­nal son, en pro­por­cio­nes pa­re­ci­das, por ha­ber­se que­da­do cor­to, por ha­ber­se so­bre­gi­ra­do o por ha­ber he­cho las co­sas de­ma­sia­do mal. Mien­tras la iz­quier­da co­mo un to­do no sea ca­paz de di­lu­ci­dar es­te di­le­ma, las co­sas a ese la­do del es­pec­tro se­gui­rán sien­do tan con­flic­ti­vas co­mo lo han si­do en los úl­ti­mos me­ses. Pe­ro se­rán ca­da vez más de­ses­pe­ra­das. En­tre otras co­sas, por­que la po­si­bi­li­dad de per­der el po­der es al­ta.

Co­mo to­da es­tra­te­gia po­lí­ti­ca, la apues­ta de la iz­quier­da ra­di­ca­li­za­da de su­plan­tar a la de ma­triz so­cial­de­mó­cra­ta no es­tá li­bre de ries­gos. Por­que es la de­re­cha la que pue­de sa­lir ga­nan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.