La “ter­ce­ra vía” a nin­gu­na par­te

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - Ti­ro al blan­co Fer­nan­do Vi­lle­gas

AA­le­jan­dro Gui­llier ha re­gre­sa­do de Fran­cia. Allí, tal vez pa­ra aca­llar las ma­las len­guas que le re­pro­chan un cu­rrí­cu­lum in­com­ple­to, par­ti­ci­pó en un fo­ro de trans­pa­ren­cia. Ade­más vol­vió con re­no­va­dos bríos por­que sien­do esa na­ción cu­na de la más gran­de o vis­to­sa con­mo­ción po­lí­ti­ca de los tiem­pos mo­der­nos, sin du­da es el spa ideal pa­ra re­ci­bir vi­go­ri­zan­tes ma­sa­jes re­vo­lu­cio­na­rios. De ese mo­do el can­di­da­to fác­ti­co del Par­ti­do Ra­di­cal y teó­ri­co de la NM lle­gó ha­blan­do de cuán muer­to es­tá el sis­te­ma de las AFP, al que des­cri­bió co­mo “un desas­tre”. Ha­bló tam­bién de ha­cer­les ci­ru­gía ma­yor a las isa­pres, pe­ro so­bre to­do de pro­fun­di­zar la obra del ac­tual go­bierno. To­do eso, en especial lo úl­ti­mo, ca­yó co­mo el tra­di­cio­nal bal­de de agua fría en las ca­be­zas de quie­nes, cuan­do Gui­llier aca­ba­ba de sal­tar a la are­na pre­si­den­cial, cre­ye­ron lo que el hom­bre in­si­nuó y/o hi­zo pen­sar, a sa­ber, que su afán era el del ca­ba­lle­ro re­po­sa­do que vie­ne a po­ner or­den y apo­yar las re­for­mas, pe­ro “con cui­da­do”, qui­zás in­clu­so -no lo di­jo pe­ro se po­día pen­sar- pau­sar­las. Chi­le aho­ra es­tá no­ti­fi­ca­do: nin­gu­na de esas es­pe­ran­zas o ilu­sio­nes tie­ne ni un áto­mo de reali­dad.

¿O se tra­ta só­lo de un dis­cur­so di­ri­gi­do a los oí­dos de la fe­li­gre­sía hi­per­iz­quier­dis­ta que si­gue a los co­man­dan­tes Bo­ric y Jack­son? Des­pués de to­do en ese seg­men­to hay bas­tan­tes vo­tos. Los jó­ve­nes que de ni­ños “no es­ta­ban ni ahí”, aho­ra, con la bar­bi­ta y bi­go­te pro­pios de la cos­me­to­lo­gía de iz­quier­da, son abru­ma­do­ra­men­te pro­gres y mi­ran con sos­pe­cha y has­ta des­dén “la obra” del ac­tual go­bierno, aun­que no por­que sea tor­pe y des­truc­ti­va sino por­que no lo ha si­do lo su­fi­cien­te. Y tam­bién hay, en la NM, re­tro­ex­ca­va­do­res de la cohor­te de­mo­grá­fi­ca adul­ta y aun de la ter­ce­ra edad avanzada. To­dos por igual quie­ren oír los ver­sos más re­for­mis­tas es­ta no­che y Gui­llier es­tá em­pe­zan­do a re­ci­tar­los.

Sin em­bar­go los di­chos del can­di­da­to no pue­den sim­ple­men­te eva­luar­se o has­ta des­car­tar­se so­bre la ba­se de la con­sa­bi­da di­fe­ren­cia en­tre lo que se di­ce pa­ra en­can­tar las ore­jas de la clien­te­la y “los he­chos” que pos­te­rior­men­te se per­pe­tra­rán cuan­do se ha lle­ga­do al po­der. El asun­to es más com­ple­jo. Esa mi­ra­da de cí­ni­co rea­lis­mo es me­nos rea­lis­ta de lo que pa­re­ce, o por lo me­nos es de do­ble fi­lo; bien pu­die­ra ser que las “pa­la­bras pa­ra la ga­le­ría” ha­yan si­do las pri­me­ras que pro­nun­ció, las car­ga­das de per­fu­me a mo­de­ra­ción, no las que pro­nun­cia aho­ra. Agré­gue­se a eso que un po­lí­ti­co NO ES en­te­ra­men­te due­ño de la ca­pa­ci­dad pa­ra ma­te­ria­li­zar o des­es­ti­mar lo que di­ce o di­jo, sino cuan­do mu­cho el so­cio ma­yo­ri­ta­rio; a di­fe­ren­cia de las pro­me­sas y enun­cia­dos del ciu­da­dano co­mún, cu­ya even­tual pues­ta en eje­cu­ción só­lo de­pen­de de él, un po­lí­ti­co es lo que es por su clien­te­la elec­to­ral, la que tar­de o tem­prano le co­bra la pa­la­bra. A esas con­si­de­ra­cio­nes hay que su­mar una ter­ce­ra: no sa­be­mos qué pien­sa y sien­te real­men­te el se­ñor Gui­llier res­pec­to de es­tas ma­te­rias y no es im­pro­ba­ble que él mis­mo no lo se­pa bien. Pe­ro lo se­pa o no, lo quie­ra o no, le gus­te o no, es­tá po­si­cio­na­do en el to­bo­gán del sec­tor que desea re­pre­sen­tar, el de las re­for­mas, el to­bo­gán re­vo­lu­cio­na­rio, el que “la lle­va”, el que he­ge­mo­ni­za los dis­cur­sos, el que es po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to y con­du­ce a La Moneda. No se ve có­mo, aun de que­rer, po­dría sa­lir de ahí.

El ca­so Be­llo­lio y otros

Ca­si en los mis­mos días en que re­gre­sa­ba Gui­llier pa­ra en­tre­gar­nos la Bue­na Nue­va, la lis­ta re­no­va­da y re­no­va­do­ra que iba por la pre­si­den- cia de la UDI con Be­llo­lio a la ca­be­za fue de­rro­ta­da por una que, de acuer­do a los tra­ta­dis­tas, es cer­ca­na a los mon­te­pia­dos co­ro­ne­les de No­voa. Con eso se de­rrum­bó otra es­pe­ran­za de los mo­de­ra­dos de la na­ción. Di­cho sea de pa­so, ha­ce­mos equi­va­len­te el ser re­no­va­do a ser mo­de­ra­do y qui­zás sea vá­li­da tam­bién la equi­va­len­cia en­tre ser mo­de­ra­do y ra­zo­na­ble y en­tre ra­zo­na­ble y rea­lis­ta, aun­que con la sal­ve­dad que el rea­lis­mo de los re­no­va­dos de iz­quier­da y de­re­cha de hoy lo es en re­fe­ren­cia a un mun­do real que de­jó de exis­tir. Es­te, el de hoy, no es ya el pro­pio de los plá­ci­dos in­ter­va­los his­tó­ri­cos cuan­do el te­ma más ar­dien­te es si mo­di­fi­car o no el co­lor de las es­tam­pi­llas; es­te es el pe­río­do de los que quie­ren cam­biar­lo to­do, re­fun­dar el país, gui­llo­ti­nar a los mo­mios y sal­var a la hu­ma­ni­dad. En pe­río­dos así, cuan­do la reali­dad ad­quie­re ras­gos su­per­rea­lis­tas, na­da más irreal que un “hom­bre prác­ti­co” de vie­jo cu­ño. De ahí la pa­té­ti­ca irre­le­van­cia e in­efi­ca­cia de los mo­de­ra­dos ca­da vez que se desatan es­tas fuer­zas. El lla­ma­do a la mo­de­ra­ción pue­de so­nar siem­pre tan plau­si­ble co­mo lo es el lla­ma­do a la paz uni­ver­sal, pe­ro no es más efi­caz. Es una ley his­tó­ri­ca que cuan­do un sec­tor po­lí­ti­co se in­cli­na ha­cia ini­cia­ti­vas más ex­tre­mas que lo acos­tum­bra­do, se pro­du­ce una reac­ción con­tra­ria tam­bién ex­tre­ma y en­tre esos dos po­los que se ale­jan los mo­de­ra­dos pier­den pi­so y ter­mi­nan flo­tan­do en un lim­bo de la más pe­no­sa irre­le­van­cia. Bien vis­tas las co­sas, el “mo­de­ra­do” es más una fan­tas­ma­gó­ri­ca en­ti­dad se­mán­ti­ca que po­lí­ti­ca; cuan­do co­rren tem­pes­tuo­sos vien­tos re­vo­lu­cio­na­rios, su efi­ca­cia es inexis­ten­te; cuan­do co­rren ama­bles bri­sas de mo­de­ra­ción, su exis­ten­cia es in­ne­ce­sa­ria.

La de­cé ha da­do una u otra vez ejem­plo de la vi­gen­cia de esa ley his­tó­ri­ca, pe­ro ade­más, obs­ti­na­da en dar­nos lec­cio­nes de in­su­fi­cien­cia ins­ti­tu­cio­nal, lo ha­ce tam­bién de aque­lla se­gún la cual en las fuer­zas po­lí­ti­cas de cen­tro las fuer­zas cen­trí­fu­gas ope­ran a tiem­po com­ple­to in­ten­tan­do se­pa­rar, ca­si siem­pre con éxi­to, las sen­si­bi­li­da­des ro­mán­ti­cas de las rea­lis­tas, las ra­di­ca­les de las con­ser­va­do­ras y las que se co­nec­ta­ron a las ca­ñe­rías don­de flu­ye el po­der y privilegio de las que no. De­bi­do a la ac­ción con­jun­ta de am­bos pro­ce­sos la de­cé no ha te­ni­do ca­si pre­sen­cia en el sór­di­do plano de los he­chos, si bien mu­cha fi­gu­ra­ción en el pros­ce­nio de las pa­ta­le­tas. Otro ejem­plo de lo inefec­ti­vo de las fuer­zas mo­de­ra­das en si­tua­cio­nes ex­tre­mas lo ofre­ce la opo­si­ción en Ve­ne­zue­la, don­de su in­ten­to de lle­gar a al­gu­na par­te con una “me­sa de diá­lo­go”, mue­ble fa­vo­ri­to de los mo­de­ra­dos, só­lo ha ser­vi­do pa­ra fa­vo­re­cer a Ma­du­ro.

Aca­so tam­bién es mues­tra del mis­mo fe­nó­meno la cam­pa­ña de don Ricardo La­gos, quien no termina nun­ca de ta­xear por una in­ter­mi­na­ble y pe­ga­jo­sa pis­ta de des­pe­gue. Su di­fi­cul­tad pa­ra re­mon­tar en las en­cues­tas de­ri­va pre­ci­sa­men­te que se hue­le en él - y se le re­pro­cha es­ten­tó­rea­men­te- al mo­de­ra­do, al “es­ta­dis­ta” más da­do a pen­sar que a sen­tir, a ir con tino que con desa­ti­nos, a en­friar el par­ti­do cui­dan­do la pe­lo­ta que ju­gan­do a los pe­lo­ta­zos.

“Ter­ce­ra vía”

Tiem­pos co­mo los nues­tros no son ami­gos ni de la mo­de­ra­ción ni de la gra­dua­li­dad ni mu­cho me­nos de “los acuer­dos”, vir­tu­des que pa­ra las sen­si­bi­li­da­des his­tó­ri­cas o más bien his­té­ri­cas del mo­men­to sue­nan co­mo ho­rri­bles tran­sa­cas con­du­cen­tes a que to­do cam­bie pa­ra que que­de igual. Los tiem­pos exi­gen vue­los épi­cos, tsu­na­mis arro­lla­do­res, por úl­ti­mo, si to­do fra­ca­sa, un me­lo­dra­má­ti­co “ka­putt”. En cuan­to a la “ter­ce­ra vía” que los partidos y sen­si­bi­li­da­des de cen­tro sue­len ofre­cer co­mo al­ter­na­ti­va de esos ba­ti­fon­dos y que mu­chos ciu­da­da­nos de­man­dan co­mo si fue­ra la pie­dra fi­lo­so­fal, se tra­ta de una ilu­sión. En efec­to, don­de se nos di­ce que exis­te o ha exis­ti­do la “ter­ce­ra vía” sen­ci­lla­men­te se es­tán bau­ti­zan­do de ese mo­do los lap­sos en los que la vía ca­pi­ta­lis­ta ha con­ta­do con su­fi­cien­tes re­cur­sos pa­ra una muy ge­ne­ro­sa po­lí­ti­ca de pan y cir­co. La “ter­ce­ra vía” no exis­te co­mo mo­de­lo per se; sim­ple­men­te es una op­ción pre­su­pues­ta­ria, el efec­to be­né­fi­co y por des­bor­de o de­rra­me de la ri­que­za del sis­te­ma, no la cau­sa de di­cha ri­que­za. Es con­se­cuen­cia y no pros­pec­to, bo­nos pa­ra to­da es­ta­ción, no estrategias de fu­tu­ro. Pue­de vér­se­las tam­bién, si se desea, co­mo tre­guas en­tre ba­ta­llas. Co­mo pre­sun­tas vías son con­cep­tual­men­te ca­lle­jo­nes sin sa­li­da o só­lo con ca­le­te­ras con­du­cien­do a un tran­si­to­rio re­sort. Si aca­so hay un le­ma pu­ra­men­te fan­ta­sio­so en la jer­ga po­lí­ti­ca, es es­te acer­ca de la “ter­ce­ra vía”. En la his­to­ria real no hay ter­ce­ras vías, sino lap­sos de re­po­so en la sa­la de re­cu­pe­ra­ción.

El “mo­de­ra­do” es más una fan­tas­ma­gó­ri­ca en­ti­dad se­mán­ti­ca que po­lí­ti­ca; cuan­do co­rren tem­pes­tuo­sos vien­tos re­vo­lu­cio­na­rios, su efi­ca­cia es inexis­ten­te; cuan­do co­rren ama­bles bri­sas de mo­de­ra­ción, su exis­ten­cia es in­ne­ce­sa­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.