La en­cru­ci­ja­da

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - En la mi­ra Er­nes­to Ot­to­ne

LLas co­sas lu­cían im­pe­ca­bles pa­ra Se­bas­tián Pi­ñe­ra, su am­bi­ción de ser ele­gi­do Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca por se­gun­da vez se lle­na­ba de po­si­bi­li­da­des, así lo di­cen has­ta hoy las en­cues­tas, que le dan una ven­ta­ja ini­cial con­si­de­ra­ble.

Sin du­da, lo fa­vo­re­cía el he­cho de que el ac­tual go­bierno no re­mon­ta en su im­po­pu­la­ri­dad. Las re­for­mas más allá de su per­ti­nen­cia si­guen sien­do cri­ti­ca­das en su ges­tión y el mun­do de la cen­troiz­quier­da apa­re­ce co­mo una tri­bu en la que no pre­do­mi­nan la ar­mo­nía, la amis­tad cí­vi­ca y la so­li­da­ri­dad, los ros­tros de los partidos lu­cen más bien aris­cos, las son­ri­sas son for­za­das y las fra­ses son hi­rien­tes en­tre unos y otros.

Más bien se mues­tran los dien­tes, tien­den a de­va­luar la obra por ellos cons­trui­da, mal­tra­tan a sus fi­gu­ras his­tó­ri­cas, ha­blan de ideas, pe­ro no las es­cu­chan y me­nos las de­ba­ten. Son tiem­pos de ma­nio­bras, de chis­mes y ma­le­di­cen­cias.

En la de­re­cha el cli­ma no es me­jor, los sen­ti­mien­tos tam­bién son som­bríos y las pa­la­bras crue­les, pe­ro los re­sul­ta­dos mu­ni­ci­pa­les han ge­ne­ra­do ex­pec­ta­ti­vas y cier­ta pru­den­cia en el tra­to.

De otra par­te, los con­trin­can­tes de Pi­ñe­ra pa­re­cie­ran, al me­nos has­ta aho­ra, no te­ner su­fi­cien­te mus­cu­la­tu­ra. Los al­cal­des elec­tos en lu­ga­res sim­bó­li­cos pa­re­cen no te­ner du­das y lo re­ci­ben con ojos arro­ba­dos de ad­mi­ra­ción.

Igual­men­te im­por­tan­te es que su go­bierno, que en ver­dad na­ve­gó en la me­dia­nía, ha ad­qui­ri­do com­pa­ra­ti­va­men­te una glo­ria pós­tu­ma ines­pe­ra­da.

Cla­ro, le to­có go­zar el úl­ti­mo tra­mo de la bo­nan­za que acom­pa­ñó a Amé­ri­ca La­ti­na del 2003 al 2013, con un co­bre a muy buen pre­cio y un em­pre­sa­ria­do exul­tan­te, sin preo­cu­pa­cio­nes pa­ra in­ver­tir.

Tam­bién le co­rres­pon­dió el pos- te­rre­mo­to, po­dría re­tru­car al­guien, pe­ro bien sa­be­mos los chi­le­nos que los te­rre­mo­tos si bien ge­ne­ran des­gra­cias hu­ma­nas y pér­di­das ma­te­ria­les, ac­túan al mis­mo tiem­po co­mo fac­tor de di­na­mi­za­ción del es­fuer­zo eco­nó­mi­co.

Lo cier­to es que fue un go­bierno bien más o me­nos, con es­ca­sa ca­pa­ci­dad es­tra­té­gi­ca y po­ca ha­bi­li­dad po­lí­ti­ca, aun cuan­do no fue un go­bierno res­tau­ra­dor de la de­re­cha nos­tál­gi­ca ni tu­vo ín­fu­las re­fun­da­cio­na­les.

Su ma­yor pro­ble­ma es que no se pro­pu­so na­da, sal­vo ad­mi­nis­trar el día a día, con lo que fa­vo­re­ció la acu­mu­la­ción de una de­man­da ciu­da­da­na des­me­su­ra­da y en al­gu­nos as­pec­tos ideo­lo­gi­za­da, a la cual el ac­tual go­bierno res­pon­dió con ni­ve­les al­tos de im­pro­vi­sa­ción y uno que otro desa­tino.

El go­bierno de Pi­ñe­ra na­ve­gó sin mu­cho sen­ti­do, pe­ro sin gran­des con­tra­tiem­pos, no de­jó gran­des ini­cia­ti­vas, no ge­ne­ró gran­des sal­tos de de­sa­rro­llo pa­ra el país, no fue muy que­ri­do por la gen­te, pe­ro tam­po­co pro­du­jo gran­des es­tro­pi­cios, fue más bien cha­to. Las me­ti­das de pa­ta del man­da­ta­rio que re­fle­ja­ban po­ca con­ten­ción y me­nos lec­tu­ras hu­bie­ran si­do has­ta di­ver­ti­das si se hu­bie­ran he­cho al in­te­rior de un círcu­lo de ami­gos y no en pú­bli­co.

Eso pa­re­ce que se­gui­rá así en el fu­tu­ro, si no pre­gún­ten­le al po­bre Abel, que ter­mi­nó de pa­rri­ci­da.

Sin em­bar­go, en es­ta pis­ta tan des­pe­ja­da, han apa­re­ci­do nue­va­men­te el mal­di­to di­ne­ro y la som­bra que lo si­gue, el conflicto de in­tere­ses.

Es­ta du­pla en­tre di­ne­ro y con- flic­to de in­te­rés se ha ex­ten­di­do mu­cho glo­bal­men­te. Es cu­rio­so có­mo al­gu­nos gran­des em­pre­sa­rios muy exi­to­sos en sus ne­go­cios pien­san que ha lle­ga­do el mo­men­to de pa­sar de la acu­mu­la­ción ma­te­rial a dirigir la co­sa pú­bli­ca.

A ello con­tri­bu­yen los mo­men­tos crí­ti­cos que atra­vie­san las de­mo­cra­cias re­pre­sen­ta­ti­vas y la de­bi­li­dad de los partidos po­lí­ti­cos que lle­van a una per­so­na­li­za­ción de la po­lí­ti­ca y a una vo­la­ti­li­za­ción de la opi­nión pú­bli­ca que des­con­fía de los po­lí­ti­cos de ra­za.

Pa­re­ce­ría que sus ce­re­bros em­pre­sa­ria­les rá­pi­dos y ha­bi­li­do­sos han vis­to una ventana de opor­tu­ni­da­des, y con­ven­ci­dos de que si les fue bien en los ne­go­cios, por qué no lo van a ha­cer bien en po­lí­ti­ca, arre­me­ten con vi­gor.

Mu­chas ve­ces la gen­te com­pra el ar­gu­men­to co­mo si fue­ra una ver­dad ló­gi­ca, agre­gan­do a ello: “Al me­nos no van a ro­bar, por­que to­tal ya son ri­cos”, equi­vo­cán­do­se más de una vez, por­que si hay al­go que no tie­ne lí­mi­tes es la co­di­cia.

Nor­mal­men­te, sue­len ha­cer bue­nas cam­pa­ñas y ma­los go­bier­nos, pues la ló­gi­ca del bien pú­bli­co y las vir­tu­des re­que­ri­das pa­ra con­du­cir un país po­co tie­ne que ver con los ras­gos cor­sa­rios que re­quie­ren las fi­nan­zas.

En­tre los ejem­plos más no­to­rios es­tá el de Ber­lus­co­ni, en Ita­lia, mul­ti­mi­llo­na­rio pí­ca­ro y fres­co­lín que con­tri­bu­yó mu­cho al es­tan­ca­mien­to de Ita­lia.

Ber­lus­co­ni go­ber­nó sin preo­cu­par­se del conflicto de in­tere­ses, le­gis­ló “ad ho­mi­nen” mien­tras pu­do, so­bor­nó a mu­chos par­la­men­ta­rios ge­ne­ro­sa­men­te y cu­brió sus pi­la­tu­na­das a tra­vés de su im­pe­rio te­le­vi­si­vo.

A Trump, que tie­ne una im­por­tan­cia mu­cho ma­yor pa­ra el mun­do, to­da­vía no lo he­mos vis­to en ac­ción, pe­ro su es­ti­lo de cam­pa­ña tu­vo co­mo ras­go cen­tral la mis­ti­fi­ca­ción ma­to­nes­ca del em­pren­de­dor que se sal­ta las re­glas pa­ra de­rro­tar al sis­te­ma ha­la­gan­do a quie­nes en ver­dad des­pre­cia pa­ra al­can­zar la vic­to­ria. Va­le de­cir, la esen­cia del po­pu­lis­mo.

Di­gá­mos­lo de in­me­dia­to, se­ría tre­men­da­men­te in­jus­to asi­mi­lar esos em­pre­sa­rios po­lí­ti­cos a Se- bas­tián Pi­ñe­ra.

Pi­ñe­ra en po­lí­ti­ca jue­ga con las re­glas de­mo­crá­ti­cas y así, creo yo, lo hi­zo du­ran­te su pre­si­den­cia.

Sin em­bar­go, su vo­ca­ción fi­nan­cie­ra co­exis­te con su vo­ca­ción pú­bli­ca, y eso plan­tea hoy pro­ble­mas más gran­des que los de ayer.

La exi­gen­cia pú­bli­ca de trans­pa­ren­cia es mu­cho ma­yor, la de­man­da de una pro­bi­dad a to­da prue­ba en la re­la­ción en­tre po­lí­ti­ca y di­ne­ro ha au­men­ta­do ex­po­nen­cial­men­te.

Lo que ayer se con­si­de­ra­ba acep­ta­ble, hoy no lo es.

Re­cor­de­mos que a Pi­ñe­ra le cos­tó des­pren­der­se de su par­ti­ci­pa­ción en una lí­nea aé­rea, de su ca­nal te­le­vi­si­vo y de su club de fútbol, arras­tró los pies por­que sin­ce­ra­men­te no ter­mi­na­ba de com­pren­der esas in­com­pa­ti­bi­li­da­des.

Su fi­dei­co­mi­so pa­re­ce ha­ber si­do ape­nas ce­ga­tón, pe­ro no mu­do, ni sor­do, y ter­mi­na­ba en las fron­te­ras del país.

Esa mis­ma fi­gu­ra hoy no fun­cio­na­ría, aun­que fue­ra le­gal.

Me­nos res­pe­ta­ble aún es te­ner una em­pre­sa con se­de en un pa­raí­so fis­cal. Co­mo bien sa­be­mos, los pa­raí­sos fis­ca­les es­tán sien­do com­ba­ti­dos por los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les de los cua­les Chi­le es miem­bro y no por ca­pri­cho, si no por­que le ha­cen da­ño a la eco­no­mía mun­dial y son uti­li­za­dos por la eco­no­mía cri­mi­nal.

Con jus­ta ra­zón en una en­tre­vis­ta Se­bas­tián Pi­ñe­ra los con­de­nó sin ape­la­ción, pe­ro no hay me­jor for­ma de con­de­nar se­ria­men­te los pa­raí­sos fis­ca­les que aban­do­nar pa­ra siem­pre las cá­li­das are­nas de las Is­las Vír­ge­nes

Por lo tan­to, el fi­dei­co­mi­so ac­tual de­be­ría ser com­ple­to, ven­der sus ac­ti­vos y de­jar su for­tu­na en ma­nos de una ins­ti­tu­ción ex­ter­na so­me­ti­da a es­tric­tas re­glas de si­len­cio du­ran­te la cam­pa­ña y su even­tual go­bierno.

Así to­do es­ta­ría cla­ro, na­die ten­dría na­da que de­cir, li­ge­ro de equi­pa­je po­dría se­guir su vo­ca­ción pú­bli­ca, ne­gan­do al me­nos por un tiem­po su vo­ca­ción fi­nan­cie­ra.

No es fá­cil la en­cru­ci­ja­da. Pe­ro tie­ne que de­ci­dir, si no ha­brá un in­cor­dio per­ma­nen­te.

Es lo me­jor pa­ra él, se­gu­ra­men­te pa­ra los su­yos y pa­ra Chi­le.

Pi­ñe­ra en po­lí­ti­ca jue­ga con las re­glas de­mo­crá­ti­cas, sin em­bar­go, su vo­ca­ción fi­nan­cie­ra co­exis­te con su vo­ca­ción pú­bli­ca, y eso plan­tea hoy pro­ble­mas más gran­des que los de ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.