“Los ni­ños no les im­por­ta­ban a na­die”

La se­cre­ta­ria eje­cu­ti­va del Con­se­jo de la In­fan­cia, Estela Or­tiz, sos­tie­ne que el Es­ta­do en su con­jun­to y la so­cie­dad de­ja­ron en el ol­vi­do a los me­no­res de edad du­ran­te más de 25 años. A la es­pe­ra de que los proyectos que mo­di­fi­can la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - Les­lie Aya­la C. TEX­TO: Jo­sé Luis Mu­ñoz FOTOGRAFIA:

Só­lo fal­ta el vis­to bueno del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da pa­ra que los proyectos de ley que crearán una nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad de pro­tec­ción a la in­fan­cia in­gre­sen for­mal­men­te al Con­gre­so y se ha­ga reali­dad la eli­mi­na­ción del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­no­res (Se­na­me) pa­ra que se se­pa­ren las la­bo­res de pro­tec­ción a los ni­ños de aque­llas que tie­nen que ver con la in­ter­na­ción de ado­les­cen­tes in­frac­to­res de la ley.

Mien­tras es­tas ini­cia­ti­vas no ini­cien su trá­mi­te le­gis­la­ti­vo, se­gui­rán sien­do só­lo una pro­me­sa de un cam­bio ra­di­cal en un sis­te­ma que pa­ra los en­ten­di­dos co­lap­só y no es­tá pro­te­gien­do a los ni­ños. De eso tie­ne ple­na con­cien­cia la se­cre­ta­ria eje­cu­ti­va del Con­se­jo Na­cio­nal de la In­fan­cia, Estela Or­tiz, quien ha­bía anun­cia­do que a más tar­dar en oc­tu­bre de es­te año los proyectos in­gre­sa­rían al Par­la­men­to. Dos me­ses des­pués de ese pla­zo au­to­im­pues­to, aún no exis­te una fe­cha en par­ti­cu­lar, ya que se es­pe­ra que se vi­se el pre­su­pues­to pa­ra eje­cu­tar un cam­bio que ella de­fi­ne “es his­tó­ri­co”.

Sin em­bar­go, los pla­zos in­cum­pli­dos no des­alien­tan a Or­tiz, pues ase­gu­ra que “es­te te­ma es com­ple­jo” y po­ne co­mo ejem­plo que en na­cio­nes co­mo Sui­za (país que vi­si­tó ha­ce al­gu­nos días) el cam­bio en el sis­te­ma de ga­ran­tías de­mo­ró dé­ca­das.

“No­so­tros es­ta­mos tran­qui­los, por­que lo que es­ta­mos ha­cien­do es un cam­bio his­tó­ri­co en nues­tro país, en la for­ma de re­la­cio­nar­nos con nues­tros ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes. Es­ta­mos avan­zan­do en ge­ne­rar ciu­da­da­nos, sujetos que son par­te de la trans­for­ma­ción so­cial del país, que van a exi­gir es­te cum­pli­mien­to de de­re­chos. Po­nien­do a to­das las ins­ti­tu­cio­nes pa­ra que pue­dan res­pon­der a ese desafío, en­ton­ces hay que con­si­de­rar que en la his­to­ria de es­te país nun­ca en tan po­co tiem­po se ha he­cho tan­to”, di­ce.

El 2016, la cri­sis del Se­na­me fue uno de los de­ba­tes más im­por­tan­tes. Vul­ne­ra­cio­nes y muer­tes al in­te­rior de re­cin­tos de es­ta ins­ti­tu­ción es­tán en la mi­ra de to­dos, in­clu­so de la jus­ti­cia. En es­pe­ra de es­tos proyectos, qué res­pues­ta hoy se les da a los ni­ños vul­ne­ra­dos...

Pre­ten­de­mos en cua­tro años rea­li­zar un cam­bio his­tó­ri­co. Es­ta­mos de­jan­do las ba­ses pa­ra que se pro­duz­ca el cam­bio de pa­sar de sujetos que son vis­tos de ma­ne­ra asis­ten­cial, a sujetos que son vis­tos con de­re­chos. Es­ta­mos de­jan­do la pri­me­ra pie­dra, la pri­me­ra es­truc­tu­ra, los ci­mien­tos de una nue­va mi­ra­da pa­ra en­ten­der có­mo es la re­la­ción del Es­ta­do con los ni­ños. Cuan­do ha­blo del Es­ta­do te es­toy ha­blan­do de las ins­ti­tu­cio­nes, de la fa­mi­lia, de to­do.

En lo in­me­dia­to, en es­pe­ra de la nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad, hay ni­ños que es­tán sien­do vul­ne­ra­dos... ¿Qué se ha­ce?

Aquí hay una opi­nión des­de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Bachelet, que la ha da­do en va­rias oca­sio­nes, de ha­cer­nos par­te y asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad que es­to im­pli­ca. Es al­go te­rri­ble que ha­ya un ni­ño muer­to u 800 ni­ños muer­tos o mal­tra­ta­dos o vio­len­ta­dos... Nos de­bié­ra­mos ha­ber preo­cu­pa­do an­tes, he­mos de­ja­do 25 años o más en que a es­to no se le dio la im­por­tan­cia que se re­quie­re. Yo creo que eso es lo te­rri­ble, que los ni­ños no les im­por­ta­ban a na­die.

¿Por­qué cree que pa­sa­ba es­to?

Por­que es una ins­ti­tu­ción tre­men­da­men­te com­ple­ja, y co­mo so­cie­dad, no­so­tros tam­po­co nos he­mos he­cho car­go de los ni­ños y ni­ñas con pro­ble­mas. Al Se­na­me vie­nen a pa­rar los ni­ños que tie­nen más pro­ble­mas en es­te país, no só­lo de ín­do­le eco­nó­mi­ca, sino que son ni­ños no desea­dos, no que­ri­dos, que sus pa­dres tie­nen si­tua­cio­nes de con­su­mo de dro­gas y adic­ción de­ma­sia­do se­ve­ras, al­gu­nos con en­fer­me­da­des ra­ras, que han si­do abu­sa­dos y vio­len­ta­dos por sus pa­dres o al­guien de la fa­mi­lia. La pre­gun­ta que nos te­ne­mos que ha­cer es ¿qué pa­sa en es­te país?, ¿por qué tan­to ni­ño tie­ne que ser se­pa­ra­do de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.