El mun­do se­gún Trump

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - Car­ta des­de Was­hing­ton Al­va­ro Var­gas Llo­sa

SSe ha vuel­to co­mún, en­tre quie­nes se ocu­pan de po­lí­ti­ca ex­te­rior, sos­te­ner que el Pre­si­den­te en es­pe­ra de los Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, es­tá di­na­mi­tan­do las ba­ses del or­den mun­dial que im­pe­ra des­de el fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, en gran par­te obra de los pro­pios Es­ta­dos Uni­dos. Alian­zas, prio­ri­da­des, com­pro­mi­sos, po­lí­ti­cas de Es­ta­do que se em­pi­nan por en­ci­ma de la co­yun­tu­ra: to­do es­tá em­pe­zan­do -o pron­to em­pe­za­rá- a vo­lar por los ai­res si es­ta pre­dic­ción se cum­ple.

La reali­dad es más com­pli­ca­da. Por lo pron­to, el or­den mun­dial es­tá, él mis­mo, cam­bian­do a pa­sos agi­gan­ta­dos. Uno de sus pi­la­res era, por ejem­plo, la in­te­gra­ción eu­ro­pea, que aho­ra se tam­ba­lea. Otro era el rol más bien re­ti­cen­te, ca­si aca­ra­co­la­do, de Chi­na en po­lí­ti­ca ex­te­rior, aun cuan­do la li­be­ra­ción re­la­ti­va de sus fuer­zas pro­duc­ti­vas des­de 1978 ya apun­ta­ba al des­per­tar, al­gún día, del león dor­mi­do.

Un ter­ce­ro era un Me­dio Orien­te en el que el ra­di­ca­lis­mo pa­les­tino con­tra Is­rael cons­ti­tuía ca­si la úni­ca fuen­te de vio­len­cia po­lí­ti­ca, por­que to­do allí pa­re­cía más o me­nos con­tro­la­do por las dic­ta­du­ras mi­li­ta­res su­ni­tas, mien­tras que Irán, el ti­tán chii­ta, es­ta­ba re­la­ti­va­men­te con­te­ni­do a pe­sar de sus alia­dos pe­li­gro­sos en el sur del Lí­bano. Hoy, el Me­dio Orien­te for­ma­do por paí­ses crea­dos en 1916, co­mo de­cía Ro­bert Zoe­llick re­cien­te­men­te, es un es­ce­na­rio de lu­chas in­fi­ni­tas en­tre sec­tas y tri­bus, y en me­dio de to­do el is­la­mis­mo yiha­dis­ta ocu­pa es­pa­cios y uti­li­za pun­tos de apo­yo pa­ra su ofen­si­va in­ter­na­cio­nal. To­do ello, mez­cla­do con las in­ter­ven­cio­nes de gran­des po­ten­cias ex­ter­nas, pro­vo­ca un éxo­do de mi­gran­tes ha­cia una Eu­ro­pa don­de el po­pu­lis­mo na­cio­na­lis­ta au­men­ta.

Por si fue­ra po­co, el pro­ble­ma de las ar­mas nu­clea­res, en el mun­do de la pos­gue­rra, se re­du­cía esen­cial­men­te al de la Gue­rra Fría y des­pués a una nue­va gue­rra fría, sin ma­yús­cu­las, a par­tir de cla­ro im­pul­so he­ge­mó­ni­co de Vla­di­mir Pu­tin en su (an­cha) zo­na de con­fort y su afán por co­rrer la fron­te­ra de la in­fluen­cia eu­ro­pea usan­do la fuer­za, la pre­sión pe­tro­le­ra o ga­sí­fe­ra y to­do lo que es­té a su al­can­ce. Hoy, el asun­to tie­ne ra­mi­fi­ca­cio­nes múl­ti­ples y es­tá me­nos con­tro­la­do, de allí el pe­li­gro de Co­rea del Nor­te, ese Es­ta­do que pa­re­ce un ado­les­cen­te mal­cria­do, e Irán, que ha­ce con­ce­sio­nes tác­ti­cas pe­ro pro­ba­ble­men­te no es­tra­té­gi­cas.

Así, pues, el mar­co de la pos­gue­rra que Trump es­ta­ría desafian­do ni es el que era ni es­tá cla­ro cuál es aho­ra. El or­den mun­dial de la pos­gue­rra es­tá cam­bian­do con o sin Trump. Lue­go vie­ne otra con­si­de­ra­ción: Trump to­da­vía no ha de­ja­do na­da cla­ro qué quie­re ha­cer. Lo que sí ha he­cho son nom­bra­mien­tos, pe­ro lo que tie­nen en co­mún apun­ta más a un es­ti­lo -cier­tos es­pas­mos­que a una vi­sión de mun­do, ex­cep­to en lo que pa­re­ce ser una in­cli­na­ción por ha­cer cau­sa co­mún con Mos­cú pa­ra re­sol­ver asun­tos que in­tere­san a am­bos.

Las fi­gu­ras cla­ve del equi­po de po­lí­ti­ca ex­te­rior son -si el Se­na­do ra­ti­fi­ca a las que pa­sa­rán por él: no to­das lo ha­rán- Rex Ti­ller­son, el man­da­más de Ex­xo­nMo­bil que fun­gi­rá de se­cre­ta­rio de Es­ta­do; Mi­chael Flynn, el ex ge­ne­ral y ofi­cial de in­te­li­gen­cia al que Trump ha nom­bra­do con­se­je­ro de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal; fi­nal­men­te, John Mat­tis, el ma­ri­ne re­ti­ra­do, apo­da­do “pe­rro fu­rio­so”, al que el pre­si­den­te elec­to ha pe­di­do que se ocu­pe de la car­te­ra de De­fen­sa. Pro­ba­ble­men­te se una a ellos John Bol­ton co­mo nú­me­ro dos de Ti­ller­son, y es pre­vi­si­ble que el vi­ce­pre­si­den­te de Trump, Mi­ke Pen­ce, sea par­te del equi­po en quien Trump con­fíe pa­ra sus de­ci­sio­nes de po­lí­ti­ca ex­te­rior.

Apar­te del cla­ro com­po­nen­te mi­li­tar en es­te equi­po, hay una des­acom­ple­ja­da apues­ta cor­po­ra­ti­va, co­mo la hay en el res­to del ga­bi­ne­te. Ti­ller­son, el je­fe del mons­truo pe­tro­le­ro, no es el úni­co hom­bre de ne­go­cios, ya sea en la par­te em­pre­sa­rial o la fi­nan­cie­ra, que for­ma­rá par­te del go­bierno. Su­man ya más de 14 mil mi­llo­nes de dó­la­res -y fal­ta nom­brar o no­mi­nar a unos seis mi­nis­tros to­da­vía- las for­tu­nas per­so­na­les de las per­so­nas a las que el em­pre­sa­rio de bie­nes raí­ces ha con­vo­ca­do (la ci­fra au­men­ta si le aña­di­mos el pa­tri­mo­nio de los ase­so­res). Es­ta­rán tam­bién, por ejem­plo, el in­ver­sor Wil­bur Ross en Co­mer­cio, el ex ban­que­ro de in­ver­sión Ste­ve Mnu­chin, en el Te­so­ro, y Gary Cohn, ex je­fe de Gold­man Sachs, co­mo di­rec­tor del con­se­jo eco­nó­mi­co na­cio­nal.

Esa do­ble di­men­sión -la mi­li­tar y la cor­po­ra­ti­va- en­vía una na­da su­til se­ñal de pro­pó­si­to: el re­na­ci­mien­to del po­de­río es­ta­dou­ni­den­se, eco­nó­mi­co y mi­li­tar, en un mun­do en el que el país ha ido per­dien­do pre­emi­nen­cia, ha­cien­do ex­ce­si­vas con­ce­sio­nes y vien­do dis­mi­nuir el res­pe­to de los de­más. Ese fue el men­sa­je de Trump en la cam­pa­ña y lo es en vís­pe­ras de asu­mir el po­der. Pe­ro to­da­vía no hay cla­ri­dad al­gu­na so­bre lo que va a su­ce­der en po­lí­ti­ca ex­te­rior, de allí que sea pre­ma­tu­ro de­cir que va a di­na­mi­tar un or­den im­pe­ran­te que, por lo de­más, es­tá cam­bian­do.

¿Qué es lo que sí po­de­mos co­le­gir de los mo­vi­mien­tos que ha rea­li­za­do Trump has­ta aho­ra en ma­te­ria de po­lí­ti­ca ex­te­rior sin ha­cer con­je­tu­ras afie­bra­das? Por lo pron­to, hay una consistencia: el acer­ca­mien­to a Vla­di­mir Pu­tin. Tan­to Ti­ller­son co­mo Flynn han te­ni­do tra­tos im­por­tan­tes con el Krem­lin. Ti­ller­son, a quien Pu­tin le abrió al Ar­ti­co gra­cias a la alian­za con Ros­neft, el gi­gan­te ru­so de hi­dro­car­bu­ros, re­ci­bió la Or­den de la Amis­tad de par­te del man­da­más ru­so. Flynn, de otro la­do, acep­tó di­ne­ro pa­ra una ce­na en la que fue sen­ta­do jun­to a Pu­tin y ha si­do una pre­sen­cia re­gu­lar en Ru­sia. El pro­pio Yu­ri Us­ha­kov, ase­sor de Pu­tin en el Krem­lin pa­ra asun­tos de po­lí­ti­ca ex­te­rior y en especial Es­ta­dos Uni­dos, ha di­cho que los nom­bra­mien­tos de Trump es­tán bien re­la­cio­na­dos con su país.

No es la pri­me­ra vez que Was­hing­ton pro­cu­ra un acer­ca­mien­to con Ru­sia. Geor­ge Bush pa­dre lo hi­zo con Bo­ris Yel­tsin y Bush hi­jo con el pro­pio Pu­tin, pe­ro el tiem­po de­mos­tró que la des­con­fian­za del man­da­ta­rio ru­so ha­cia el Oc­ci­den­te y su afán de pi­sar fuer­te en un es­pa­cio que to­da­vía con­si­de­ra una zo­na de in­fluen­cia ru­sa a pe­sar del des­fon­da­mien­to del co­mu­nis­mo ha­cían im­po­si­ble una amis­tad fruc­tí­fe­ra. El ape­go de Was­hing­ton a la OTAN, que Ru­sia con­si­de­ra una alian­za hos­til a las puer­tas de Ru­sia, ha si­do siem­pre un fac­tor de ten­sión in­su­pe­ra­ble.

¿Qué hay de­trás de la in­cli­na­ción de Trump por Pu­tin? En lo in­me­dia­to, es ob­via la sim­pa­tía que sien­te por quie­nes tie­nen un sen­ti­do ver­ti­cal del po­der y una ten­den­cia a de­fen­der sus in­tere­ses na­cio­na­les con ca­pa­ci­dad de in­ti­mi­da­ción siem­pre y cuan­do no se me­tan con Es­ta­dos Uni­dos. Di­go bien “con Es­ta­dos Uni­dos” y no esa in­ter­pre­ta­ción más am­plia de los in­tere­ses de los Es­ta­dos Uni­dos que abar­ca a los alia­dos tra­di­cio­na­les, pues si al­go es evi­den­te es que Trump tam­bién tie­ne por la OTAN un cier­to des­dén aun si no lle­ga tan le­jos co­mo pa­ra re­nun­ciar a su mem­bre­sía (ha pe­di­do que Eu­ro­pa au­men­te con­si­de­ra­ble­men­te su apor­ta­ción eco­nó­mi­ca a la Alian­za Atlán­ti­ca).

El otro gran asun­to tie­ne que ver con el te­rro­ris­mo is­lá­mi­co, al que Pu­tin com­ba­te a san­gre y fue­go en el sur de Ru­sia des­de ha­ce años y que aho­ra, des­de su pro­tec­to­ra­do en Si­ria, tra­ta de des­truir en la pro­pia Asia Me­nor. Co­mo el yiha­dis­mo es un enemi­go de­cla­ra­do de los Es­ta­dos Uni­dos y, por tan­to, en la con­cep­ción de Trump de lo que son los in­tere­ses na­cio­na­les de Es­ta­dos Uni­dos, un enemi­go fron­tal, Ru­sia ad­quie­re pa­ra él con­no­ta­cio­nes de alia­do na­tu­ral.

Es­to es así in­clu­so si su­po­ne des­co­lo­car a la OTAN y a la Unión Eu­ro­pea, que ha so­por­ta­do el em­ba­te del Krem­lin en dis­tin­tos mo­men­tos y muy es­pe­cial­men­te a raíz de lo su­ce­di­do en Ucra­nia.

¿Hay al­gu­na otra ra­zón por la que Trump quie­ra un acer­ca­mien­to es­tre­cho con Pu­tin? Pue­de ser que Chi­na sea otra ra­zón. Es­to no lo ha ex­pre­sa­do así, pe­ro la coincidencia de se­ña­les que apun­tan en esa di­rec­ción su­gie­re al­go. Trump no ocul­ta que ve a Chi­na, no tan­to por lo que ha­ce en el Mar de la Chi­na Orien­tal y en el Mar de la Chi­na Me­ri­dio­nal (po­co pa­re­ce con­cer­nir­lo), co­mo por lo que ha­ce en el cam­po co­mer­cial y mo­ne­ta­rio, que el Pre­si­den­te elec­to con­si­de­ra hos­til a su país. Hoy es evi­den­te que el yuan es­tá so­bre­va­lua­do más que -co­mo cree Trump- sub­va­lua­do, pe­ro la per­cep­ción es que Pe­kín ha uti­li­za­do ar­mas co­mo esas pa­ra so­ca­var la po­si­ción com­pe­ti­ti­va de la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se. Los ges­tos con la Pre­si­den­ta de Tai­wán -que es­can­da­li­za­ron a Pe­kín ha­ce po­cas se­ma­nas por­que pa­re­cían cues­tio­nar la po­lí­ti­ca de “Una Chi­na” que sos­tie­ne Was­hing­ton des­de ha­ce dé­ca­das- te­nían la in­ten­ción de mar­car­le el te­rri­to­rio a Xi Jin­ping. La re­la­ción con Ru­sia pue­de con­ver­tir­se en otra pie­za de negociación con Pe­kín.

Más allá de es­to, no hay cer­te­zas res­pec­to de la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Trump. No se vis­lum­bra aún lo le­jos que lle­ga­rá en su po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria y co­mer­cial en per­jui­cio de Mé­xi­co, pe­ro si per­se­ve­ra por el camino tra­za­do por su re­tó­ri­ca pon­drá en juego el blo­que nor­te­ame­ri­cano que ha si­do otro pilar de la po­lí­ti­ca ex­te­rior es­ta­dou­ni­den­se. Hay que su­po­ner que, en su vi­sión al­go ais­la­cio­nis­ta (“Ame­ri­ca First”), el res­to de Amé­ri­ca La­ti­na ten­drá po­ca im­por­tan­cia in­me­dia­ta, lo que pue­de sig­ni­fi­car que paí­ses co­mo Bra­sil y Ar­gen­ti­na asu­man un li­de­raz­go pa­ra lle­nar el va­cío si sus si­tua­cio­nes internas lo per­mi­ten.

El otro fren­te al que pres­ta­rá aten­ción es Irán, por­que ya ha afir­ma­do que se opo­ne al tra­ta­do nu­clear fir­ma­do por Tehe­rán con Es­ta­dos Uni­dos y otros paí­ses. No pue­de des­car­tar­se que la cer­ca­nía con Ru­sia (que es­tá en alian­za tá­ci­ta con Irán en res­pal­do de As­sad en Si­ria) tam­bién es­té orien­ta­da a ob­te­ner con­ce­sio­nes o ejer­cer pre­sión so­bre Tehe­rán.

Tal vez sí es po­si­ble de­ter­mi­nar a prio­ri, en me­dio de tan­ta in­cer­ti­dum­bre, que la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Trump no se­rá la prio­ri­dad o, pa­ra ser más exac­tos, que su po­lí­ti­ca ex­te­rior se­rá, mu­cho más que con pre­si­den­tes an­te­rio­res, una ex­ten­sión de sus ob­je­ti­vos do­més­ti­cos. En cual­quier ad­mi­nis­tra­ción los va­sos co­mu­ni­can­tes en­tre po­lí­ti­ca do­més­ti­ca y po­lí­ti­ca ex­te­rior son po­de­ro­sos, pe­ro no es me­nos cier­to que la po­lí­ti­ca ex­te­rior sue­le te­ner una di­ná­mi­ca pro­pia, a ve­ces tan independiente de la do­més­ti­ca, que se vuel­ve un fin en sí mis­mo. Es­to ocu­rre a pe­sar de las in­ten­cio­nes ori­gi­na­les de los pre­si­den­tes, por­que los com­pro­mi­sos de Es­ta­dos Uni­dos son tan gran­des, y es tal la de­pen­den­cia que to­da­vía tie­nen las de­mo­cra­cias li­be­ra­les de su li­de­raz­go, que no re­sul­ta po­si­ble evi­tar­lo. La pre­gun­ta, con Trump, es has­ta qué pun­to eso va­ria­rá ba­jo su pre­si­den­cia.

A es­tas al­tu­ras, Trump se in­si­núa co­mo un Pre­si­den­te de po­lí­ti­ca in­ter­na que quie­re ocu­par­se po­co de la ex­ter­na y só­lo pa­ra re­sol­ver dos o tres asun­tos que con­si­de­ra de im­por­tan­cia na­cio­nal por ra­zo­nes más bien de­fen­si­vas y pro­tec­cio­nis­tas. ¿Se­rá la di­ná­mi­ca de un mun­do que re­cla­ma de Es­ta­dos Uni­dos mu­cho más que eso su­fi­cien­te pa­ra mol­dear la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Trump de for­ma muy dis­tin­ta a la que él pre­ten­de o se­rá es­ta fuer­za de la na­tu­ra­le­za po­pu­lis­ta ca­paz de rom­per la tra­di­ción?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.