Mil per­do­nes

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - CO­LUM­NA DE OS­CAR CONTARDO

EEl jue­ves pa­sa­do, un gru­po de fa­mi­lia­res de de­te­ni­dos des­apa­re­ci­dos fue a en­ca­de­nar­se en las ban­cas de la Ca­te­dral. Que­rían lla­mar la aten­ción de la je­rar­quía de la Igle­sia Ca­tó­li­ca por la ce­re­mo­nia que el sa­cer­do­te Fer­nan­do Mon­tes or­ga­ni­zó en la cár­cel de Pun­ta Peu­co, pa­ra que un pu­ña­do de los in­ter­nos -re­pre­so­res de la dic­ta­du­ra- “pi­die­ra per­dón” a cam­bio de em­pu­jar cier­tos be­ne­fi­cios car­ce­la­rios o in­clu­so in­dul­tos, en vir­tud de sus años y de las enfermedades que los aque­jan. La ima­gen de un gru­po de mu­je­res bus­can­do ser es­cu­cha­das a pa­sos del lu­gar en don­de fun­cio­nó la Vi­ca­ría de la So­li­da­ri­dad era co­mo un ra­con­to fe­roz de una pe­lí­cu­la que na­die que­rría vol­ver a ver. Se su­po­nía que eso no pa­sa­ría nue­va­men­te, sin em­bar­go, es­ta­ba su­ce­dien­do.

Leí so­bre las ra­zo­nes que esas mu­je­res te­nían y tam­bién las ra­zo­nes que tu­vo el se­ñor Mon­tes pa­ra en­ca­be­zar la cam­pa­ña de in­dul­to. Pen­sé lo di­fí­cil que de­be ser de­ci­dir el mo­men­to en el que otros de­ben pe­dir per­dón. Más di­fí­cil aun de­be ser in­di­car­les a los ofen­di­dos por al­guien la oca­sión exac­ta pa­ra con­ce­der ese per­dón, aun más cuan­do se tra­te de un ges­to va­cío, que tie­ne lu­gar en una ce­re­mo­nia es­pu­ria, aje­na a to­da tradición y to­tal­men­te ex­tra­ña al de­re­cho. Por­que una ce­re­mo­nia así no es un de­ba­te le­gal so­bre de­re­chos pe­ni­ten­cia­rios, es otra co­sa que so­bre­pa­sa las le­yes, una ope­ra­ción de ad­mi­nis­tra­ción de cul­pas y una au­di­to­ría de po­der.

De­be ser com­pli­ca­do pa­ra al­guien a quien la in­jus­ti­cia ape­nas lo ha ro­za­do, que ha go­za­do de una vi­da pro­te­gi­da por una ins­ti­tu­ción po­de­ro­sa -y por un ran­go que, ade­más, le con­fie­re so­be­ra­nía so­bre la mo­ral, las nor­mas, so­bre el bien y el mal- mi­rar a los ojos a un hombre o una mu­jer -pa­dres, ma­dres, hi­jos y nie­tos- y de­cir­le que es el mo­men­to de es­cu­char las ra­zo­nes del otro, de oír la ma­ne­ra en que se disculpa por el da­ño pro­vo­ca­do jus­to aho­ra, cuan­do le con­vie­ne y no tie­ne na­da que per­der. El per­dón que ofre­cen -¿A quién? ¿A Dios? ¿A un par de sa­cer­do­tes?- per­so­nas que ja­más co­la­bo­ra­ron, que no die­ron in­for­ma­ción, que nun­ca re­co­no­cie­ron na­da de lo que hi­cie­ron. ¿Y qué fue lo que hi­cie­ron? Tor­tu­rar a los fa­mi­lia­res de quie­nes de­ben acep­tar sus dis­cul­pas de úl­ti­ma ho­ra; he­rir a per­so­nas des­ar­ma­das, hu­mi­llar­los, vio­lar­los, tor­tu­rar­los o per­mi­tir que otros los hi­rie­ran; de­jar que la­ce­ra­ran sus cuer­pos, que los arro­ja­ran al mar y que es­par­cie­ran sus res­tos. To­do eso hi­cie­ron y lue­go se lo ca­lla­ron.

Te­rri­ble­men­te di­fi­cul­to­so de­be ser pa­ra esa per­so­na -que un día se le­van­tó y pen­só que se em­bar­ca­ba en una cau­sa jus­ta que me­re­cía la aten­ción de la opi­nión pú­bli­caa­lec­cio­nar a quie­nes du­ran­te dé­ca­das es­tu­vie­ron gol­pean­do puer­tas pa­ra co­no­cer el des­tino de sus se­res que­ri­dos, re­ci­bien­do co­mo res­pues­ta vio­len­cia po­li­cial, ame­dren­ta­mien­to, mue­cas de des­agra­do, ri­sas hi­pó­cri­tas, men­ti­ras o el más se­pul­cral si­len­cio. No quie­ro ima­gi­nar­me lo que de­be sig­ni­fi­car pa­rar­se fren­te a un mi­cró­fono y una cá­ma­ra y con­tar­les a la dis­tan­cia a ellos, a los que han re­ci­bi­do ape­nas mi­ga­jas de jus­ti­cia, que ha lle­ga­do el mi­nu­to en que de­ben ac­tuar a las al­tu­ras de sus ex­pec­ta­ti­vas -las de él, ilu­mi­na­da por sus pri­va­das creen­cias- per­do­nan­do a los vic­ti­ma­rios que ja­más ha­bla­ron, que go­za­ron de li­ber­tad has­ta que los tri­bu­na­les -em­pu­ja­dos in­fa­ti­ga­ble­men­te por hom­bres y mu­je­res que se so­bre­pu­sie­ron al po­der de un Estado hos­til a sus cau­sas- lo­gra­ron dar­les al­can­ce a los cri­mi­na­les.

Se me ha­ce cues­ta arri­ba que to­do ese ejer­ci­cio sea, ade­más, un ac­to ca­ra­tu­la­do ba­jo la eti­que­ta de Cle­men­cia y Mi­se­ri­cor­dia, así con mayúsculas do­ra­das, so­bre un fon­do ce­les­te pa­raí­so. Ese so­lo ges­to trans­for­ma to­da la pues­ta en es­ce­na en al­go mu­chí­si­mo más se­ve­ro, por­que agi­ta el ta­ble­ro que tan­to ha­bía cos­ta­do or­de­nar; sa­cu­de las pie­zas, ins­ta­lan­do una du­da so­bre las víc­ti­mas y sus fa­mi­lia­res ¿Bus­can ven­gan­za o bus­can jus­ti­cia? ¿Aca­so nun­ca es­tán con­for­mes? Eso es lo que mu­chos se es­tán pre­gun­tan­do aho­ra, nue­va­men­te. Un par de sig­nos de in­te­rro­ga­ción que pe­san co­mo un an­cla ama­rra­da a un cuer­po que se hun­de. La ce­re­mo­nia en Pun­ta Peu­co po­ne una lá­pi­da so­bre ci­fras y da­tos, ha­ce pen­sar que to­do es­tá re­suel­to y no lo es­tá: de un to­tal de más de mil per­so­nas des­apa­re­ci­das, só­lo se ha lo­gra­do dar con 148. Sin em­bar­go, aho­ra, al­guien les di­ce a los fa­mi­lia­res y al país en­te­ro que hay que te­ner Cle­men­cia y Mi­se­ri­cor­dia.

La du­da, en­ton­ces, se es­par­ce y ti­ñe to­da la con­ver­sa­ción y obli­ga a los vul­ne­ra­dos en su dig­ni­dad, a los deu­dos, a los tor­tu­ra­dos y per­se­gui­dos a pre­sen­tar cre­den­cia­les de bue­na con­duc­ta; los po­ne en un ban­qui­llo que al­guien sa­có re­pen­ti­na­men­te de una man­ga y los fuer­za a re­vi­vir ese pa­sa­do que to­dos pen­sa­mos que no vol­ve­ría. Creo que ha de ser du­ro, a ni­ve­les in­ve­ro­sí­mi­les, te­ner la con­vic­ción de que pro­vo­car ta­ma­ño efec­to va a pro­du­cir al­go bueno. Lo­grar que las víc­ti­mas com­pa­rez­can co­mo vic­ti­ma­rios, aco­rra­lar­las en un jue­go de efec­to y obli­gar­las a aga­char una vez más la ca­be­za fren­te a los ver­du­gos de sus muer­tos. Me tra­to de po­ner en el lu­gar de ellos, de quie­nes, se su­po­ne, de­ben acep­tar el per­dón de los nue­vos arre­pen­ti­dos, pe­ro no pue­do; de­cir que al­can­zo a com­pren­der so­lo una piz­ca de su su­fri­mien­to me pa­re­ce­ría un in­sul­to, un atre­vi­mien­to.

La ce­re­mo­nia en Pun­ta Peu­co po­ne una lá­pi­da so­bre ci­fras y da­tos, ha­ce pen­sar que to­do es­tá re­suel­to y no lo es­tá: de un to­tal de más de mil per­so­nas des­apa­re­ci­das, só­lo se ha lo­gra­do dar con 148.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.