“Me arre­pien­to de unos lap­sus, pe­ro uno di­ce lo que pien­sa”

A seis me­ses de asu­mir co­mo mi­nis­tro del In­te­rior, Ma­rio Fernández re­pa­sa lo que ha si­do su ges­tión. “Res­pon­sa­ble y de­di­ca­do”, di­ce pa­ra ex­pli­car su es­ti­lo, que ade­más de­fi­ne co­mo “po­co ta­qui­lle­ro”. Cree que el go­bierno ter­mi­na el año en buen pie con los

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - Ma­ría Jo­sé O’Shea TEX­TO: Jo­sé Luis Mu­ñoz FOTOGRAFIA:

En la ofi­ci­na del mi­nis­tro del In­te­rior, un re­cor­te de pren­sa cuel­ga de la pa­red. Pe­so Plu­ma, se ti­tu­la el ar­tícu­lo, en que se des­ta­ca que es “afa­ble, sim­pá­ti­co, in­te­li­gen­te, bue­na per­so­na, di­rec­to y leal, pe­ro que es “in­tras­cen­den­te” en tér­mi­nos po­lí­ti­cos, que “no tie­ne pe­so”. Cla­ra­men­te, Ma­rio Fernández se lo to­ma con hu­mor.

“Soy po­co ta­qui­lle­ro”, di­ce al ra­to el je­fe de ga­bi­ne­te de Mi­che­lle Ba­che­let, al in­ten­tar de­fi­nir su es­ti­lo. El “Pe­ta” -así le di­cen des­de chi­co, por un fut­bo­lis­ta de Pa­les­tino que se lla­ma­ba Pe­ta Fernández- lle­va ya seis me­ses en La Mo­ne­da.

¿Có­mo “po­co ta­qui­lle­ro”?

Mi­re, yo me veo en Ber­nar­do Leigh­ton, que era una per­so­na lla­na y que aten­día, en la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des, a to­das las per­so­nas que que­rían ha­blar con él. De los po­lí­ti­cos chi­le­nos, él es mi mo­de­lo: qui­ta­do de bu­lla, po­co ta­qui­lle­ro, pe­ro de­di­ca­do. Yo soy po­co ta­qui­lle­ro. No apa­rez­co mu­cho. Y no es por­que no me gus­te…

¿Ni por­que no lo ‘pes­quen’?

No es por eso, es por­que quien cum­ple esa ta­rea de­bie­ra cum­plir una la­bor in­ter­na co­mo mi­nis­tro del In­te­rior. Es una ta­rea de fun­cio­na­mien­to más que de ima­gen. Hay ta­reas po­lí­ti­cas que son más de ima­gen, co­mo la del vo­ce­ro. Los mi­nis­tros sec­to­ria­les, que rea­li­zan obras, el mi­nis­tro de OO.PP., la mi­nis­tra de Vi­vien­da, su ta­rea es mos­trar lo que se ha­ce.

Yo le po­dría de­cir lo mis­mo de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca, que es de su mi­nis­te­rio.

Es que aten­ta. En la se­gu­ri­dad hay que ver tam­bién qué es lo que no ocu­rre. Na­die se preo­cu­pa de eso. Yo no soy mi­nis­tro de la in­se­gu­ri­dad, sino que de la se­gu­ri­dad. En­ton­ces, hay que mos­trar lo que no ocu­rre, la can­ti­dad de per­so­nas a las que no les ha pa­sa­do na­da, la nor­ma­li­dad con la que el país fun­cio­na.

¿Us­ted cree que ha ba­ja­do la de­lin­cuen­cia?

Es­tá lleno de es­ta­dís­ti­cas que lo di­cen. Hay paí­ses de la Oc­de, muy im­por­tan­tes, que tie­nen peo­res ín­di­ces que Chile, con ciu­da­des más pe­li­gro­sas. En­ton­ces, es­tá da­do que así es. Es­ta­dís­ti­ca­men­te es­ta­mos ha­blan­do de su­ce­sos acae­ci­dos. Mi desem­pe­ño no lo eva­lúo co­mo bueno o ma­lo, lo eva­lúo por las ca­rac­te­rís­ti­cas del desem­pe­ño: res­pon­sa­ble y de­di­ca­do. Aho­ra, los re­sul­ta­dos van a ver­se.

Las en­cues­tas

A una se­ma­na de que se aca­be es­te año. ¿Cuán can­sa­do es­tá?

No tan­to.

¿Le ha gus­ta­do es­tar aquí de nue­vo?

Cla­ro, a un po­lí­ti­co qué más le pue­de gus­tar que for­mar par­te de un ga­bi­ne­te.

¿Aun cuan­do ese go­bierno es­té pa­san­do por mo­men­tos di­fí­ci­les?

To­dos los go­bier­nos pa­san por mo­men­tos di­fí­ci­les. Go­ber­nar es di­fí­cil.

Pe­ro es dis­tin­to te­ner una po­pu­la­ri­dad de un 20%.

He di­cho en dis­tin­tos to­nos y he si­do ob­je­to de bro­mas, ya no más, por­que se pro­bó mun­dial­men­te que no es así, que las en­cues­tas mi­den un mo­men­to, pe­ro no di­cen re­la­ción di­rec­ta y feha­cien­te de lo que ocu­rre en la reali­dad. Lo vi­mos en el Bre­xit, las elec­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos, elec­cio­nes en Fran­cia y una se­rie de ex­pe­rien­cias, y yo es­cu­cho y veo có­mo to­dos co­men­tan y tra­tan de ex­pli­car­se por qué hu­bo tan­ta dis­pa­ri­dad en­tre los son­deos y lo que ocu­rrió.

O sea, no le sue­na pa­ra na­da lo que ven las en­cues­tas con lo que us­ted ve en la ca­lle...

No es con­gruen­te com­ple­ta­men­te. Pe­ro eso en na­da em­pa­ña lo que es una en­cues­ta. Las en­cues­tas tie­nen un me­ca­nis­mo, hay una mues­tra que el en­cues­ta­dor de­ter­mi­na y que se en­tien­de que es re­pre­sen­ta­ti­va. Aho­ra, pien­so que los su­ce­si­vos fra­ca­sos que han te­ni­do las en­cues­tas en el mun­do, pe­ro se­ría de­ma­sia­do la­to­so que tra­ta­ra de ex­pli­car­lo. Tie­ne asi­de­ro cien­tí­fi­co, soy doc­tor en Cien­cia Po­lí­ti­ca, y en­tien­do, va­lo­ro las en­cues­tas, pe­ro en lo que son.

Pe­ro muestran una ten­den­cia.

Bueno, pe­ro no le atri­bu­yo un rol que es­ta­blez­ca ten­den­cias, me­nos que sea pre­dic­ti­vo.

Pe­ro cuan­do vie­ne mar­can­do al­go pa­re­ci­do y va­rias en­cues­tas coin­ci­den.

No ocu­rrió así con el Bre­xit, ni con la elec­ción nor­te­ame­ri­ca­na, por ejem­plo.

Ha­bría que es­pe­rar la CEP, que sa­le pró­xi­ma­men­te.

Sí, le voy a dar el mis­mo va­lor. Las en­cues­tas tie­nen va­lor, pe­ro li­mi­ta­do.

¿Se arre­pien­te de al­go en es­tos seis me­ses?

Bueno, me arre­pien­to de ha­ber te­ni­do un par de lap­sus lin­guae que fue­ron apro­ve­cha­dos. Me arre­pien­to no de ha­ber­lo di­cho, sino que de lo que ro­deó la ex­pre­sión.

Si­gue pen­san­do lo mis­mo, en­ton­ces. Que la elec­ción fi­nal­men­te va a ser en­tre La­gos y Pi­ñe­ra.

O sea, uno siem­pre di­ce lo que pien­sa.

Jó­ve­nes ver­sus vie­jos

¿Pen­só que iba a ser así de com­pli­ca­do cuan­do asu­mió? La re­la­ción con los par­la­men­ta­rios tam­po­co ha si­do fá­cil. No me ex­tra­ñó, por­que el go­bierno de la Pre­si­den­ta Ba­che­let es el pri­me­ro en dé­ca­das que afron­ta cam­bios tan es­truc­tu­ra­les, y es­ta­ba muy es­tu­dia­do que traen con­si­go una enor­me con­vul­sión. To­do cam­bio es­truc­tu­ral trae con­si­go pro­ble­mas, dis­pa­ri­da­des de cri­te­rio, dis­cu­sio­nes, diá­lo­gos, es ob­vio, en­ton­ces no me sor­pren­de. Yo fui mi­nis­tro de De­fen­sa cuan­do lle­gó el ge­ne­ral Pi­no­chet. No es la pri­me­ra vez que me en­cuen­tro en un car­go con tan­tas res­pon­sa­bi­li­da­des.

Pe­ro en ese en­ton­ces ha­bía una coa­li­ción de go­bierno uni­da.

Pe­ro tam­bién es es­pe­ra­ble, por­que ya es­ta­mos en un cuar­to de si­glo de tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca des­pués de la dic­ta­du­ra. Y des­de lue­go que des­pués de esa fa­se es es­pe­ra­ble que se pro­duz­can pro­ble­mas. Ade­más, hay un re­cam­bio ge­ne­ra­cio­nal muy fuer­te. La ge­ne­ra­ción que re­con­quis­tó la de­mo­cra­cia y que hi­zo la tran­si­ción es­tá ter­mi­nan­do su vi­da útil po­lí­ti­ca en dis­tin­tos ni­ve­les. Pe­ro ya ha apa­re­ci­do una nue­va ge­ne­ra­ción po­lí­ti­ca que na­ció en de­mo­cra­cia. Los di­ri­gen­tes ac­tua­les ya fue­ron a la uni­ver­si­dad en de­mo­cra­cia y, por lo tan­to, sus pri­me­ras ex­pe­rien­cias con­cre­tas en la di­ri­gen­cia sindical o es­tu­dian­til la hi­cie­ron en de­mo­cra­cia. Ahí hay una nue­va ge­ne­ra­ción que atra­vie­sa to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos, don­de hay nue­va ca­ma­da de lí­de­res que to­da­vía no al­can­zan su ma­du­rez, su ple­ni­tud, pe­ro ya se vis­lum­bran co­mo una nue­vos lí­de­res...

¿Le cues­ta en­ten­der­se con ellos?

No, no me cues­ta, yo soy pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio y no me cues­ta en­ten­der­me con la ju­ven­tud. Hay otro te­ma tam­bién, que es que el país ha te­ni­do que pa­gar los cos­tos de su pro­pio desa­rro­llo tan­to eco­nó­mi­co, so­cial co­mo po­lí­ti­co. Hay, por ejem­plo, un ma­yor ejer­ci­cio de la li­ber­tad y es­to se jun­ta con los me­ca­nis­mos elec­tró­ni­cos de co­mu­ni­ca­ción que pro­vo­can una re­la­ción di­rec­ta del ciu­da­dano con el po­der y, por lo tan­to, cual­quier per­so­na des­de su ca­sa pue­de en­viar un mail al Pre­si­den­te de Chile. Co­mo no es ne­ce­sa­ria la in­ter­me­dia­ción, eso ha traí­do pro­ble­mas a los par­ti­dos po­lí­ti­cos que han te­ni­do que re­en­con­trar su rol en es­te nue­vo es­que­ma. En­ton­ces, en me­dio de to­do es­to, se echan a an­dar re­for­mas com­ple­ta­men­te im­pres­cin­di­bles y, efec­ti­va­men­te, se pro­du­cen al­gu­nos des­ba­ra­jus­tes. Lo que hay que ha­cer des­de el go­bierno es ma­ne­jar la si­tua­ción sin ne­gar su com­ple­ji­dad, con bas­tan­te tran­qui­li­dad y de­ci­sión.

El mi­nis­tro Ey­za­gui­rre plan­teó ha­ce un par de se­ma­nas que él veía que ha­bía un pro­ble­ma con el sis­te­ma pre­si­den­cial. Di­jo que hoy los in­cen­ti­vos son per­ver­sos, es­tán mal pues­tos, por­que el go­bierno de la Pre­si­den­ta es im­po­pu­lar, sa­le mu­cho más ba­ra­to ba­jar­se del go­bierno. ¿Us­ted no comparte eso?

Con Ni­co­lás te­ne­mos un de­ba­te de lar­ga da­ta res­pec­to del sis­te­ma po­lí­ti­co. Por mis es­tu­dios, des­de el pun­to de vis­ta teó­ri­co, pue­do acep­tar los be­ne­fi­cios de un ré­gi­men par­la­men­ta­rio o se­mi­pre­si­den­cial, pe­ro creo que pe­sa mu­cho la tradición del ré­gi­men po­lí­ti­co que ha te­ni­do el país, en­ton­ces más bien creo que es ne­ce­sa­rio mo­di­fi­car a fon­do el ré­gi­men pre­si­den­cial sin que de­je de ser­lo.

¿Y eso có­mo?

Hay va­rios me­ca­nis­mos. Des­de lue­go, que el Par­la­men­to re­cu­pe­re atri­bu­cio­nes. El ré­gi­men pre­si­den­cial por an­to­no­ma­sia es el ré­gi­men nor­te­ame­ri­cano y una de las ra­zo­nes de su es­ta­bi­li­dad es lo que de­no­mi­nan check and ba­lan­ces, el equi­li­brio en­tre los po­de­res. O sea, el Po­der Eje­cu­ti­vo y el Po­der Le­gis­la­ti­vo es­tán equi­li­bra­dos. Acá no. No te­ne­mos ver­da­de­ra­men­te un ré­gi­men pre­si­den­cial, sino que un ré­gi­men pre­si­den­cia­lis­ta. Es­to es que hay un pre­do­mi­nio ex­ce­si­vo del Eje­cu­ti­vo por so­bre el Par­la­men­to. En­ton­ces, por lo tan­to, sin de­jar de ser pre­si­den­cial es bueno equi­li­brar los dos po­de­res de tal mo­do que el Par­la­men­to ten­ga un po­der equi­li­bra­dor y rec­ti­fi­ca­dor del Eje­cu­ti­vo. Pe­ro, por otra par­te, tam­bién, el Eje­cu­ti­vo tie­ne al­gu­nos po­de­res, que acá no se dis­po­nen, que son atri­bu­cio­nes dis­cre­cio­na­les de ti­po ad­mi­nis­tra­ti­vo. Es ne­ce­sa­rio mo­di­fi­car el ré­gi­men pre­si­den­cial pa­ra que re­cu­pe­re su esen­cia, que es la se­pa­ra­ción y equi­li­brio de po­de­res.

Eso sig­ni­fi­ca que ten­gan más ini­cia­ti­vas los par­la­men­ta­rios, y la ley de quó­rum...

Cla­ro, por­que el he­cho de que los par­la­men­ta­rios ten­gan po­ca ini­cia­ti­va le­gis­la­ti­va cons­pi­ra con­tra la im­por­tan­cia de su ta­rea y el po­der que tie­nen los par­la­men­ta­rios o los par­ti­dos. En un ré­gi­men pre­si­den­cial, los par­ti­dos tie­nen una fun­ción muy dis­tin­ta que la del ré­gi­men par­la­men­ta­rio. En és­te, los par­ti­dos ar­man el ga­bi­ne­te. En el ré­gi­men pre­si­den­cial, no. Es­tán se­pa­ra­dos, por lo tan­to el ga­bi­ne­te lo for­ma el Pre­si­den­te con per­so­nas de su con­fian­za que pro­vie­nen de los par­ti­dos que lo apo­yan, pe­ro es­to no lo nom­bran los mi­nis­tros, lo ha­ce el Pre­si­den­te. Es un de­ba­te muy in­tere­san­te, con Ni­co­lás al me­nos una vez a la se­ma­na lo dis­cu­ti­mos.

El des­go­bierno no exis­te

Hay mu­cha gen­te con una sen­sa­ción de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.