El fac­tor zom­bie

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - El re­vés de la tra­ma Héc­tor So­to

MMás de un efec­to zom­bie que­da to­da­vía en la po­lí­ti­ca chi­le­na. El más evi­den­te de to­dos qui­zás sea la Nue­va Ma­yo­ría. Ha­ce ya un buen tiem­po que la coa­li­ción ofi­cia­lis­ta mu­rió co­mo pro­yec­to his­tó­ri­co y sue­ño po­lí­ti­co. Pe­ro ahí es­tá, tal co­mo los muer­tos vi­vien­tes, y el go­bierno pue­de con­tar en­tre sus es­ca­sos éxi­tos que to­da­vía no se ha­ya des­ar­ma­do. Es har­ta gra­cia. Pe­ro una co­sa es que no se ha­ya que­bra­do y otra muy dis­tin­ta es que sea un blo­que po­lí­ti­co ope­ra­ti­vo, que ten­ga con­duc­ción, que se sien­ta re­pre­sen­ta­do en el co­mi­té po­lí­ti­co de La Mo­ne­da o que ten­ga al­gu­na cla­ri­dad so­bre su fu­tu­ro. Es más, la com­pe­ten­cia de aban­de­ra­dos pre­si­den­cia­les que se ha ge­ne­ra­do en su in­te­rior es mu­cho más re­ve­la­do­ra de des­con­cier­to que de vo­lun­tad de pro­yec­ción.

El efec­to no tie­ne na­da de ra­ro aten­di­do el desas­tro­so ba­lan­ce del ac­tual go­bierno. El pro­ble­ma ya no es so­lo la eco­no­mía. Tam­bién lo son la po­lí­ti­ca, el hun­di­mien­to fi­nal de la edu­ca­ción pú­bli­ca, el fra­ca­so en la con­ten­ción de la de­lin­cuen­cia, la cri­sis del estado de de­re­cho en La Arau­ca­nía y el ago­ta­mien­to de dis­tin­tas re­par­ti­cio­nes pú­bli­cas –des­de los ser­vi­cios de sa­lud has­ta el Se­na­me, des­de Gen­dar­me­ría has­ta el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co- pa­ra afron­tar los re­tos del pre­sen­te y res­pon­der a las ex­pec­ta­ti­vas ciu­da­da­nas, en­tre mu­chas otras va­ria­bles. Aun­que na­da de es­to sea muy nue­vo y eso es lo que siem­pre ha estado de­trás de los ba­jos ni­ve­les de apro­ba­ción que tie­nen la Pre­si­den­ta y su go­bierno, la Nue­va Ma­yo­ría reac­cio­nó con sor­pre­sa al du­ro re­vés elec­to­ral que el elec­to­ra­do le pro­pi­nó en la úl­ti­ma elec­ción mu­ni­ci­pal. Sus di­ri­gen­tes pen­sa­ban que, no obs­tan­te ha­ber he­cho un mal go­bierno, no obs­tan­te ha­ber im­pul­sa­do una agen­da de re­for­mas que el país co­men­zó a re­cha­zar muy tem­prano, el ma­pa po­lí­ti­co iba a se­guir igual. La elec­ción de al­cal­des opo­si­to­res en ca­si to­das las gran­des co­mu­nas fue un ines­pe­ra­do bal­de de agua fría. En el fon­do, pen­sa­ban que la ex­pe­rien­cia gu­ber­na­men­tal les iba a sa­lir gra­tis.

Y, va­ya sor­pre­sa, no fue gra­tis. Aun­que en con­di­cio­nes nor­ma­les una ex­pe­rien­cia así de du­ra de­be­ría ha­ber pre­ci­pi­ta­do tan­to en los par­ti­dos del blo­que co­mo en el pro­pio go­bierno al­gún ejer­ci­cio ele­men­tal de au­to­crí­ti­ca, pa­sa­do el des­con­cier­to ini­cial, La Mo­ne­da, pues­to que no di­vi­sa nin­gu­na otra al­ter­na­ti­va, si­gue em­pe­ña­da en ter­mi­nar lo que ini­ció y en la men­te de su coa­li­ción no ca­be nin­gu­na otra preo­cu­pa­ción que la de quién po­dría re­pre­sen­tar me­jor sus co­lo­res en la pró­xi­ma elec­ción pre­si­den­cial. ¿Se­rá La­gos, se­rá In­sul­za, se­rá Gui­llier? Los par­la­men­ta­rios ofi­cia­lis­tas des­de ha­ce me­ses que eva­lúan, cal­cu­la­do­ra en mano, sus po­si­bi­li­da­des en los nue­vos dis­tri­tos y cir­cuns­crip­cio­nes elec­to­ra­les y sa­ben, pues­to que las po­si­bi­li­da­des de re­ele­gir un go­bierno son po­cas, que la úni­ca ba­ta­lla que de ver­dad im­por­ta­rá se­rá la elec­ción par­la­men­ta­ria.

La desa­zón de la Nue­va Ma­yo­ría ra­di­ca en no te­ner nin­gún pre­can­di­da­to que in­ter­pre­te el et­hos o el gen fun­da­cio­nal de la alian­za. La­gos lo re­co­ge en una frac­ción mí­ni­ma y su cam­pa­ña es­tá con se­rios pro­ble­mas de con­vo­ca­to­ria. In­sul­za cree no te­ner la mo­chi­la de ve­tos que las­tra la pos­tu­la­ción del ex pre­si­den­te, pe­ro es­tá le­jos del fer­vor ciu­da­dano con el que la Nue­va Ma­yo­ría se ar­ti­cu­ló, cuan­do se creía que Ba­che­let era, más que un fe­nó­meno in­vul­ne­ra­ble, una ben­di­ción. Gui­llier, por su par­te, es una fi­gu­ra que vie­ne de fue­ra de las or­gá­ni­cas de la iz­quier­da, y aun­que de mo­men­to su pro­gra­ma es un enig­ma, co­mo can­di­da­to pa­re­ce te­ner, has­ta aquí al me­nos, al­go que en tiem­pos de po­lí­ti­ca prag­má­ti­ca pue­de ser mu­cho más va­lio­so que las ideas: pa­re­ce te­ner vo­tos. Y es­to, cla­ro, nun­ca ha si­do una cues­tión me­nor.

¿Por qué una coa­li­ción con tan­tas he­ri­das, a pe­sar de to­do, se man­tie­ne?

No es fá­cil res­pon­der a es­ta pre­gun­ta. Una hi­pó­te­sis es que se man­tie­ne por­que el blo­que per­dió la ener­gía y la con­fian­za pa­ra re­ge­ne­rar­se. La otra es que los es­ce­na­rios que vi­sua­li­zan los par­ti­dos fue­ra del pa­ra­guas ofi­cia­lis­ta pue­den ser in­clu­so peo­res que los que tie­nen aden­tro. Es­te es, so­bre to­do, el dra­ma de la DC. Sal­vo un gru­po, que pue­de equi­va­ler a un ter­cio del par­ti­do, so­bre to­do de par­la­men­ta­rios y je­fes de ser­vi­cios, la DC nun­ca se sin­tió có­mo­da en el go­bierno de la Nue­va Ma­yo­ría. Pe­ro, a su turno, nun­ca en­con­tró un te­rreno po­lí­ti­co me­dia­na­men­te aco­ge­dor pa­ra emi­grar. Ha­ber­se ido a la cen­tro­de­re­cha era con­tra­riar el ADN más pro­fun­do del par­ti­do y pre­ten­der eri­gir al­go pro­pio en el cen­tro, con afi­ni­da­des a lo que ha estado sem­bran­do Ciu­da­da­nos e in­clu­so Am­pli­tud, obli­ga­ba a rea­li­zar un tra­ba­jo po­lí­ti­co ar­duo que la DC co­mo par­ti­do ha­ce dé­ca­das no rea­li­za. Tras tantos años aco­mo­da­da en las pol­tro­nas del po­der, la co­lec­ti­vi­dad hoy es un hi­po­pó­ta­mo con po­ca ini­cia­ti­va e ideas muy po­co cla­ras acer­ca del país que qui­sie­ra cons­truir. Así las co­sas, más pro­ba­ble es que la DC no se sal­ga de la Nue­va Ma­yo­ría. El ca­mino pro­pio, bo­ni­to co­mo aven­tu­ra, co­mo desafío, cons­ti­tu­ye un ho­ri­zon­te du­ro que so­la­men­te los par­ti­dos jó­ve­nes y que es­tén dis­pues­tos a cru­zar el de­sier­to pue­den asu­mir. No te­nien­do un can­di­da­to pre­si­den­cial que ca­li­fi­que en las li­gas ma­yo­res, la DC ten­drá que mi­rar úni­ca­men­te al Par­la­men­to, y tal co­mo es­tán las co­sas, com­pe­tir fue­ra del ofi­cia­lis­mo po­dría sig­ni­fi­car­le ex­po­ner­se a que­dar con po­cos dipu­tados y una ban­ca­da de se­na­do­res en ex­tin­ción.

De eso es de lo que de­pen­de la Nue­va Ma­yo­ría en la ac­tua­li­dad: de la ho­ja de cálcu­los. In­ter­pre­ta ca­da vez me­nos a los par­ti­dos, a las ban­ca­das par­la­men­ta­rias y a sus di­ri­gen­tes. Por eso re­fun­fu­ñan, se la­men­tan, se re­cri­mi­nan, se con­due­len. Pe­ro es lo que tie­nen. Es lo que hay.

Ha­ce tiem­po que la coa­li­ción ofi­cia­lis­ta mu­rió co­mo pro­yec­to his­tó­ri­co y co­mo sue­ño po­lí­ti­co. Pe­ro ahí es­tá, tal co­mo los muer­tos vi­vien­tes, po­seí­da de una fuer­za que no vie­ne de la con­vic­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.