La enig­má­ti­ca ad­mi­nis­tra­do­ra de Ca­val

Aun­que su nom­bre ha pa­sa­do ca­si des­aper­ci­bi­do, Sol He­rre­ros Wan­del, es una fi­gu­ra cla­ve en el ca­so Ca­val y su ras­tro es­tá en va­rias de las ope­ra­cio­nes de la em­pre­sa. Ami­ga de in­fan­cia de Se­bas­tián Dá­va­los, fue la co­la­bo­ra­do­ra más cer­ca­na de Na­ta­lia Com­pag

La Tercera - Reportajes - - Historias - Juan Pa­blo Sa­lla­berry y Tamy Pal­ma TEX­TO:

To­dos nos es­ta­ría­mos que­dan­do en el In­ter­con­ti­nen­tal At Do­ral Mia­mi. O en su de­fec­to, po­de­mos po­ner la di­rec­ción de Jor­ge He­rre­ros (ya le pre­gun­ta­mos), Co­llins Av. Mia­mi”. Un co­rreo en­via­do por Se­bas­tián Dá­va­los el 12 de mar­zo de 2012, con co­pia a Na­ta­lia Com­pag­non, y que fi­gu­ra en el ex­pe­dien­te del ca­so Ca­val, mues­tra có­mo el ma­tri­mo­nio or­ga­ni­za­ba uno de los cua­tro via­jes que han rea­li­za­do en los úl­ti­mos años a Es­ta­dos Uni­dos, don­de el prin­ci­pal des­tino son las pla­yas del sur de Flo­ri­da. Aque­llos pai­sa­jes los po­drán vol­ver a dis­fru­tar lue­go de que el miér­co­les la Cor­te de Ran­ca­gua au­to­ri­za­ra sus­pen­der tem­po­ral­men­te el arrai­go na­cio­nal que pe­sa so­bre la nue­ra de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let, for­ma­li­za­da por de­li­tos tri­bu­ta­rios.

Se­gún ha de­cla­ra­do en el proceso, Mau­ri­cio Va­le­ro, el otro due­ño de Ca­val, en 2012 Com­pag­non so­lía co­men­tar que le gus­ta­ría vi­vir en EE.UU., que es­ta­ba co­ti­zan­do in­mue­bles en ese país y que pla­nea­ba abrir una cuen­ta ban­ca­ria en Mia­mi.

En la ciu­dad ya tie­nen un con­tac­to: el em­pre­sa­rio chi­leno Jor­ge He­rre­ros Mar­do­nes (59), un an­ti­guo ami­go de la fa­mi­lia, que Dá­va­los co­no­ce des­de que era ado­les­cen­te. Por lo mis­mo, sue­le vi­si­tar­lo en EE.UU. y ocu­par su di­rec­ción pa­ra re­ci­bir en­co­mien­das. Tam­bién los une otro víncu­lo. He­rre­ros es pa­dre de Sol He­rre­ros Wan­del (37), quien fue­ra has­ta ha­ce po­co la co­la­bo­ra­do­ra más cer­ca­na del ma­tri­mo­nio Dá­va­los-Com­pag­non al in­te­rior de la em­pre­sa Ca­val.

Aun­que po­cos co­no­cen su nom­bre y ros­tro, Sol He­rre­ros, di­se­ña­do­ra grá­fi­ca de la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les y con es­tu­dios en ad­mi­nis­tra­ción en la Uni­ver­si­dad de Chile y en di­rec­ción de pro­yec­tos en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, ha te­ni­do un pa­pel cla­ve en va­rias de las ope­ra­cio­nes más em­ble­má­ti­cas de Ca­val, co­mo la re­ven­ta de los te­rre­nos de Ma­cha­lí o los tra­ba­jos rea­li­za­dos pa­ra la CCU.

El 6 de abril de 2015, ella se ofre­ció vo­lun­ta­ria­men­te a de­cla­rar en el jui­cio laboral que en­fren­tó la em­pre­sa por la de­man­da de Ser­gio Bus­tos por no pa­go de ho­no­ra­rios con­ve­ni­dos. Su tes­ti­mo­nio fue de­ci­si­vo pa­ra des­acre­di­tar la de­man­da y que la em­pre­sa con­si­guie­ra una vic­to­ria. “Hay una per­so­na que di­ce que tra­ba­jó pa­ra Ca­val. Yo co­noz­co a to­das las per­so­nas que tra­ba­jan ahí, y cuan­do su­pe es­to, di­je yo me ofrez­co pa­ra dar tes­ti­mo­nio que nun­ca lo he vis­to y que con­mi­go no tra­ba­ja, y que no tra­ba­ja en las de­pen­den­cias de Ca­val”, de­cla­ró.

Ese día y ba­jo ju­ra­men­to, He­rre­ros ex­pli­có así su rol en Ca­val: “Soy di­rec­to­ra de pro­yec­tos, en 2012 te­nía la ta­rea de ge­ne­rar nue­vos pro­yec­tos de tec­no­lo­gía en el área de in­for­má­ti­ca e in­no­va­ción. De a po­co me fui me­tien­do en las la­bo­res de la ofi­ci­na, ha­cién­do­me car­go del fun­cio­na­mien­to de la ofi­ci­na, y me fue­ron asig­nan­do otras ta­reas, co­mo lle­var to­do lo que tu­vie­ra re­la­ción con las per­so­nas que tra­ba­jan ahí y lo que me so­li­ci­ta­ra el di­rec­to­rio (…). Yo me preo­cu­pa­ba de que las per­so­nas tu­vie­ran con­tra­tos, ver qué se les asig­na­ba, su­per­vi­sar to­dos los tra­ba­jos ex­ter­nos”.

An­te la pre­gun­ta del abo­ga­do de­man­dan­te so­bre qué do­cu­men­tos de la em­pre­sa pa­sa­ban por sus ma­nos, res­pon­dió: “Li­qui­da­cio­nes de suel­do, con­tra­tos cuan­do lle­ga el con­ta­dor y hay que sa­car fir­mas, to­do lo que ten­ga re­la­ción con los pa­pe­les le­ga­les que lle­gan a la ofi­ci­na, to­dos los pa­pe­les que hay que no­ti­fi­car al con­ta­dor, to­das las fac­tu­ras que lle­gan fí­si­ca­men­te”.

Pe­se a ser la ad­mi­nis­tra­do­ra de Ca­val y que en la in­ves­ti­ga­ción del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co por even­tual trá­fi­co de in­fluen­cias y ne­go­cia­ción in­com­pa­ti­ble es des­cri­ta por tes­ti­gos co­mo la “mano de­re­cha” de Com­pag­non, Sol He­rre­ros nun­ca ha si­do ci­ta­da a de­cla­rar por la fiscalía.

La­zos de amis­tad

“A ve­ces fui­mos fe­li­ces”, es­cri­bió ha­ce al- gu­nos días Sol He­rre­ros en su Fa­ce­book. El men­sa­je iba acom­pa­ña­do de una an­ti­gua fo­to del 15 de di­ciem­bre de 2013, don­de apa­re­ce ce­le­bran­do en las afue­ras del Ho­tel San Fran­cis­co el triunfo de Mi­che­lle Ba­che­let en la se­gun­da vuel­ta pre­si­den­cial. La em­plea­da de Ca­val lu­cía una cre­den­cial de “in­vi­ta­da” en­tre­ga­da por el co­man­do de cam­pa­ña.

No mi­li­ta, pe­ro se de­cla­ra una mu­jer de iz­quier­da, “con va­lo­res so­cia­lis­tas”, y tie­ne un an­ti­guo la­zo con la fa­mi­lia de Ba­che­let: un año me­nor que Dá­va­los, fue­ron com­pa­ñe­ros de co­le­gio en el Ru­bén Da­río, en La Rei­na, don­de se hi­cie­ron gran­des ami­gos. In­clu­so, cuan­do jo­ven, He­rre­ros vi­vió una bre­ve tem­po­ra­da en la ca­sa de la ac­tual Pre­si­den­ta.

Aun­que en un ini­cio se de­di­có a su pro­fe­sión, el di­se­ño grá­fi­co (el 2008 fue pro­duc­to­ra de una se­rie de ani­ma­ción in­fan­til y el 2009 tra­ba­jó tres me­ses en un pro­yec­to a ho­no­ra­rios en el Mi­nis­te­rio de Pla­ni­fi­ca­ción rea­li­zan­do cáp­su­las au­dio­vi­sua­les), pron­to de­ri­vó en el mun­do de los ne­go­cios crean­do la so­cie­dad Wan­der­sil­va Li­mi­ta­da, de com­pra­ven­ta de jo­yas, y la im­por­ta­do­ra Sex­bou­ti­que Li­mi­ta­da.

En 2012, cuan­do se cons­ti­tu­ye Ca­val, gra­cias a los pri­me­ros con­tra­tos de ser­vi­cios sus­cri­tos con el em­pre­sa­rio Gon­za­lo Vial, Dá­va­los in­vi­ta a He­rre­ros a tra­ba­jar ba­jo su man­do co­mo en­car­ga­da de pro­yec­tos tec­no­ló­gi­cos. El 28 de no­viem­bre de ese año, He­rre­ros crea jun­to al ge­ren­te de fi­nan­zas de Ca­val, Mar­ce­lo Ca­rre­ño, la so­cie­dad Ad­van­tech S.A, con un ca­pi­tal de $ 5 mi­llo­nes y que fun­cio­na­ba ba­jo el ale­ro de Ca­val, pa­ra ges­tio­nar li­ci­ta­cio­nes y opor­tu­ni­da­des de ne­go­cios de in­no­va­ción en áreas co­mo sa­lud y mi­ne­ría.

En 2014, cuan­do Dá­va­los se va a tra­ba­jar a La Mo­ne­da co­mo di­rec­tor so­cio­cul­tu­ral, des­car­ta lle­var­se a Sol He­rre­ros a for­mar par­te de su equi­po. “Se­ría co­mo tra­ba­jar con mi her­ma­na”, comentaba en­ton­ces en pri­va­do. No obs­tan­te, si­guie­ron man­te­nien­do una es­tre­cha re­la­ción de amis­tad, rea­li­zan­do pa­seos jun­to a Com­pag­non al cen­tro de es­quí de El Co­lo­ra­do, uno de los tantos hob­bies y de­por­tes que co­men­zó a prac­ti­car He­rre­ros, co­mo el golf, el wind­surf, los ma­ra­to­nes o los fre­cuen­tes via­jes por el mun­do, en cla­se bu­si­ness, co­mo se pue­de ver en las imá­ge­nes que comparte en re­des so­cia­les.

Un mail fe­cha­do el 8 de agos­to de 2014, in­clui­do en el ex­pe­dien­te ju­di­cial, da cuen­ta de que Sol He­rre­ros se­guía in­for­man­do a Dá­va­los de las ac­ti­vi­da­des de Ca­val, pe­se a que él es­ta­ba en el go­bierno. “Que­ri­do ami­go, de acuer­do a lo con­ver­sa­do, te ad­jun­to una co­pia de una de las es­cri­tu­ras de las pro­pie­da­des de Elio­do­ro Yá­ñez, yo creo que hay una de­mo­ra en la en­tre­ga de es­tas (…); to­das las es­cri­tu­ras de las ofi­ci­nas de Ca­val, mías, la tu­ya y la de Na­ta­lia es­tán ba­jo la mis­ma si­tua­ción”, es­cri­bía la di­se­ña­do­ra res­pec­to de un gru­po de de­par­ta­men­tos que es­ta­ban pron­tos a com­prar en el edi­fi­cio Stu­dio Of­fi­ce To­ba­la­ba, pa­ra ha­bi­li­tar allí las de­pen­den­cias de Ca­val.

Se­gún re­ve­ló Ci­per, hoy Ca­val y la inmobiliaria In­ver­sio­nes San Lu­cas, tam­bién de pro­pie­dad de Na­ta­lia Com­pag­non, en­fren­tan una de­man­da pre­sen­ta­da el pa­sa­do 4 de no­viem­bre por no pa­go de $ 265 mi­llo­nes en ren­tas, por el arrien­do con op­ción de com­pra de esas ofi­ci­nas a tra­vés de un sis­te­ma de lea­sing. Sol He­rre­ros, quien tam­bién ad­qui­rió una ofi­ci­na en el edi­fi­cio por UF 1.667 lo­gró re­ven­der­la es­te año en UF 2.000. La com­pra­do­ra fue Iri­na Re­yes, una ami­ga de Na­ta­lia Com­pag­non, a quien, ade­más, Dá­va­los ins­ta­ló co­mo di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la fun­da­ción Chi­len­ter (car­go que ejer­ce ac­tual­men­te), una de las or­ga­ni­za­cio­nes que de­pen­den de la Di­rec­ción So­cio­cul­tu­ral de La Mo­ne­da.

Las deu­das de Com­pag­non en los pa­gos de ad­mi­nis­tra­ción de esas ofi­ci­nas ge­ne­ra­ron un re­cien­te quie­bre y dis­tan­cia­mien­to en­tre ella y Sol He­rre­ros, quien, sin em­bar­go, si­gue man­te­nien­do su amis­tad con Dá­va­los, se­gún se­ña­lan cer-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.