Chile, un país que­jo­so y con­fun­di­do

La Tercera - Reportajes - - Historias - Por­ta­fo­lio glo­bal Se­bas­tián Ed­wards

HHa­ce unos días, un ami­go ar­gen­tino me lan­zó la si­guien­te lin­du­ra: “Los chi­le­nos son unos be­bés, unos mal­cria­dos, que­jo­sos y llo­ri­co­nes”. Que­dé es­tu­pe­fac­to, sin sa­ber qué de­cir. Pen­sé en las dos úl­ti­mas Co­pas Amé­ri­ca, pe­ro no me sa­lie­ron las pa­la­bras. Mi ami­go apro­ve­chó mi si­len­cio pa­ra lan­zar una nue­va an­da­na­da: “Has­ta ha­ce unas dé­ca­das, Chile era un país de cuar­ta. Un país sim­pá­ti­co, pe­ro me­dio­cre, apa­ga­do, in­se­gu­ro”. Lue­go hi­zo un ade­mán de fas­ti­dio y re­ma­tó: “En ver­dad, no en­tien­do de qué se que­jan. Son una man­ga de con­fun­di­dos. Si quie­ren te­ner ra­zo­nes pa­ra que­jar­se, vén­gan­se a vi­vir un tiem­pi­to a la Ar­gen­ti­na”.

Res­pi­ré hon­do y tra­té de ex­pli­car­le. Más que un es­ta­lli­do de que­jas in­jus­ti­fi­ca­das, di­je, en Chile hu­bo un des­per­tar de la cla­se me­dia, una to­ma de con­cien­cia de su po­der po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co. Es­ta cla­se me­dia hoy re­cla­ma co­sas aten­di­bles, cues­tio­nes que en los paí­ses avan­za­dos son con­si­de­ra­das nor­ma­les y ob­vias: un tra­to digno, buen uso de sus im­pues­tos, pro­duc­tos de bue­na ca­li­dad, cul­tu­ra y es­par­ci­mien­to. Exi­ge un sis­te­ma po­lí­ti­co trans­pa­ren­te, una so­cie­dad sin do­ble­ces, to­le­ran­te e in­clu­si­va; un mun­do más plano, con opor­tu­ni­da­des pa­ra to­dos, con ma­yor igual­dad, ma­yo­res li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les y de­re­chos so­cia­les. Al mis­mo tiem­po, re­cha­zan la in­com­pe­ten­cia, la pa­la­bre­ría hue­ca, los arre­glos en­tre cua­tro pa­re­des.

Na­da de lo an­te­rior es eso­té­ri­co ni in­com­pren­si­ble; es al­go que ha su­ce­di­do en to­dos los paí­ses cuan­do la cla­se me­dia se ma­si­fi­ca y el ni­vel eco­nó­mi­co lle­ga a un cier­to ni­vel. Es sa­lu­da­ble, y hay que ce­le­brar­lo con efu­si­vi­dad.

Pe­ro, cla­ro, es­te proceso ge­ne­ra al­gu­nos pro­ble­mas: la eli­te se re­sien­te an­te la lle­ga­da de es­te nue­vo ac­tor so­cial con ideas pro­pias y con po­der. Lo re­sien­te y ha­ce lo im­po­si­ble – in­clu­so tram­pas- por afe­rrar­se al po­der.

Lo se­gun­do es que los de­ma­go­gos se apro­ve­chan de un fe­nó­meno sano, na­tu­ral y lu­mi­no­so, pa­ra im­pul­sar ideas mal co­ci­na­das, em­bus­tes bur­dos, nos­tal­gias de no- ches de in­som­nio. Es un gru­po pe­que­ño, pe­ro es­tri­den­te, que pre­fie­re el bull­ying po­lí­ti­co a las dis­cu­sio­nes se­rias. Usan las re­des so­cia­les co­mo me­gá­fono y ma­no­pla de ma­tón de ba­rrio.

La fa­la­cia ins­ta­la­da

La ma­yor fa­la­cia en la po­lí­ti­ca chi­le­na es que “el mo­de­lo” -sea co­mo sea que se de­fi­na– fra­ca­só; que la Con­cer­ta­ción apo­yó po­lí­ti­cas no­ci­vas pa­ra la ciu­da­da­nía y que ya no tie­ne na­da que ofre­cer. Es­ta no­ción, im­pul­sa­da por gen­te co­mo Fer­nan­do Atria –el au­to­de­no­mi­na­do “can­di­da­to de las ideas”–, no re­sis­te un aná­li­sis se­rio.

Cual­quier con­ver­sa­ción pro­fun­da de­be par­tir por pre­gun­tar cuál era la al­ter­na­ti­va a “el mo­de­lo”, y lue­go in­qui­rir qué hu­bie­ra pa­sa­do si se hu­bie­ra to­ma­do ese ca­mino al­ter­na­ti­vo. Es­to es lo que en las cien­cias so­cia­les se lla­ma “el con­tra­fac­tual”.

To­me­mos a Chile en 1980 y com­pa­ré­mos­lo con otros paí­ses de la re­gión; lue­go, to­mé­mos­lo hoy, y ha­ga­mos la mis­ma com­pa­ra­ción.

En 1980, Chile te­nía un in­gre­so per cá­pi­ta prác­ti­ca­men­te idén­ti­co a Cos­ta Rica y Ecua­dor: 3.400 dó­la­res, cal­cu­la­dos con la me­to­do­lo­gía de pa­ri­dad de po­der de com­pra. Hoy en día, Chile tie­ne un in­gre­so por ha­bi­tan­te de 24.000 dó­la­res; Cos­ta Rica, de 16.000, y Ecua­dor, de tan só­lo 11.000.

Va­le de­cir que des­pués de ha­ber se­gui­do “el mo­de­lo” y ha­ber te­ni­do cua­tro go­bier­nos de la Con­cer- ta­ción, Chile tie­ne un es­tán­dar de vi­da 50% más al­to que Cos­ta Rica, y más de 100% ma­yor que el de Ecua­dor. ¿Qué hi­cie­ron es­tas dos na­cio­nes du­ran­te es­tos años? Cos­ta Rica con­ti­nuó con el mo­de­lo tra­di­cio­nal la­ti­noa­me­ri­cano: pro­tec­cio­nis­ta, con un enor­me rol del Estado, con in­fla­ción al­ta y ti­po de cam­bio fi­jo y re­tra­sa­do. Ecua­dor en­sa­yó la ru­ta po­pu­lis­ta, con una nue­va Cons­ti­tu­ción con 444 ar­tícu­los, re­ple­ta de los de­ta­lles más ab­sur­dos, re­bo­san­te de con­tro­les e ideas me­siá­ni­cas.

¿Y la de­sigual­dad? En es­te ám­bi­to la co­sa es así: en­tre me­dia­dos de 1980 y aho­ra la dis­tri­bu­ción del in­gre­so em­peo­ró mar­ca­da­men­te en Cos­ta Rica y me­jo­ró en for­ma im­por­tan­te en Chile y Ecua­dor. En Chile, el Coe­fi­cien­te de Gi­ni me­jo­ró en 5,7 pun­tos, mien­tras que en Ecua­dor lo hi­zo en 5,1 pun­tos. A pe­sar de es­to, en Chile la dis­tri­bu­ción si­gue sien­do más de­sigual que en es­tos paí­ses. Pa­ra Chile, la dis­tri­bu­ción del in­gre­so es, sin du­da, una asig­na­tu­ra pen­dien­te, aun­que a la UDI no le gus­te. Los Gi­ni más re­cien­tes son: Chile 50,5, Cos­ta Rica 48,5 y Ecua­dor 45,4.

Pe­ro es­to no es to­do. Con­si­de­re­mos dos de nues­tros ma­yo­res ri­va­les fut­bo­le­ros. En 1980, el in­gre­so per cá­pi­ta de Chile era la mi­tad (54%) del de Ar­gen­ti­na, y tan só­lo un 80% del de Uru­guay. Hoy, su­pe­ra­mos a am­bas na­cio­nes: a Ar­gen­ti­na en un 19% y a los cha­rrúas en un 11%. En­tre me­dia­dos de 1980 y aho­ra, el Gi­ni ca­si no ha cam­bia­do ni en Ar­gen­ti­na ni en Uru­guay (am­bos más igua­li­ta­rios que Chile).

Lo an­te­rior es de­ci­dor y su­gie­re lo si­guien­te res­pec­to del “con­tra­fac­tual”: si Chile hu­bie­ra se­gui­do un ca­mino dis­tin­to, nues­tros ciu­da­da­nos ten­drían un ni­vel de vi­da mu­cho más ba­jo y es muy pro­ba­ble que la dis­tri­bu­ción del in­gre­so no hu­bie­ra me­jo­ra­do: no se­ría muy di­fe­ren­te a de me­dia­dos de 1980. Es de­cir, sin “el mo­de­lo” se­ría­mos un país co­mo Ecua­dor o Cos­ta Rica. ¿Eso es lo que quie­ren los crí­ti­cos? No lo sé, pe­ro se­gu­ro que no es lo que que­rría la po­bla­ción.

Cuen­tas por pa­gar

Pe­ro, cla­ro, los frí­vo­los de la dia­tri­ba di­rán que hay más. Se­gún ellos, un pe­ca­do de “el mo­de­lo” es ha­ber im­pul­sa­do un sis­te­ma de con­ce­sio­nes que ha be­ne­fi­cia­do al sec­tor pri­va­do. Pe­ro, nue­va­men­te, es­ta es una crí­ti­ca fa­laz. La pre­gun­ta per­ti­nen­te es si es­te sis­te­ma ha te­ni­do be­ne­fi­cios so­cia­les que han me­jo­ra­do la ca­li­dad de vi­da de la po­bla­ción y la pro­duc­ti­vi­dad y, por en­de, los sa­la­rios.

El Ins­ti­tu­to Kiel en Ale­ma­nia cons­tru­yó un ín­di­ce com­pa­ra­ti­vo de ca­li­dad de la in­fra­es­truc­tu­ra en el mun­do. En 1990, Ecua­dor y Chile te­nían la mis­ma ca­li­dad de in­fra­es­truc­tu­ra –es­ta­ban en el lu­gar 75 y 76 del ran­king- y Cos­ta Rica los su­pe­ra­ba a am­bos. Hoy día, Chile es­tá mu­cho me­jor po­si­cio­na­do que es­tas dos na­cio­nes. De he­cho, en la ac­tua­li­dad, Chile tie­ne la se­gun­da me­jor in­fra­es­truc­tu­ra de la re­gión; só­lo nos su­pera Pa­na­má con su ca­nal.

Des­de lue­go, lo an­te­rior no sig­ni­fi­ca que to­do fue per­fec­to o que no se co­me­tie­ron erro­res. Des­de lue­go que se co­me­tie­ron –hu­bo in­efi­cien­cias, co­rrup­ción, abu­sos-, pe­ro así y to­do no hay ma­ne­ra de bo­rro­near los lo­gros de los pri­me­ros 35 años de de­mo­cra­cia. La reali­dad es que Chile pa­só de ser, co­mo di­jo mi ami­go, “un país de cuar­ta”, a ser la es­tre­lla más bri­llan­te de Amé­ri­ca La­ti­na.

Pe­ro ese mo­de­lo ya no da los mis­mos fru­tos que dio en su mo­men­to. Es ho­ra de pa­sar a una nue­va eta­pa, de cons­truir so­bre lo lo­gra­do. Es ho­ra de re­cu­rrir a ar­qui­tec­tos e in­ge­nie­ros, a car­pin­te­ros y al­ba­ñi­les, a cons­truc­to­res lú­ci­dos, a in­di­vi­duos con vi­sión de fu­tu­ro. Chile de­be bus­car un fu­tu­ro mo­derno, más jus­to e igua­li­ta­rio, más so­li­da­rio y to­le­ran­te. Un fu­tu­ro con dig­ni­dad y sin abu­sos. Pa­ra lo­grar­lo no ne­ce­si­ta­mos re­tro­ex­ca­va­do­ras.

Es ho­ra de pa­sar a una nue­va eta­pa, de cons­truir so­bre lo lo­gra­do. Es ho­ra de re­cu­rrir a ar­qui­tec­tos e in­ge­nie­ros, a car­pin­te­ros y al­ba­ñi­les, a cons­truc­to­res lú­ci­dos, a in­di­vi­duos con vi­sión de fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.