Mi vi­da sin Vi­cen­te

Henry Vás­quez (40) y Vi­cen­te Ve­ra (48) lle­va­ban 23 años de re­la­ción cuan­do es­te úl­ti­mo fue ase­si­na­do, el sá­ba­do 17, en una ca­lle de La Cis­ter­na. El día en que de­ci­dió de­fen­der­se de bur­las e in­sul­tos re­ci­bió una pu­ña­la­da que le tras­pa­só el crá­neo. El ase­si

La Tercera - Reportajes - - Historias - Ig­na­cio Ba­zán y Les­lie Aya­la Pa­tri­cio Fuen­tes Y. TEX­TO: FOTOGRAFIA:

LLa fe­cha es­tá mar­ca­da en la pa­red de la ha­bi­ta­ción que am­bos com­par­tían: 14-10-93. Al la­do, en le­tras do­ra­das, di­ce Te Amo. Ese día, ha­ce 23 años, Henry Vás­quez, de 17, y Vi­cen­te Ve­ra, de 24, com­pra­ron un par de ar­go­llas y se di­ri­gie­ron al Tem­plo Vo­ti­vo de Mai­pú. Ahí, le pi­die­ron a un cu­ra que les ben­di­je­ra los ani­llos. Y lue­go, ya afue­ra del tem­plo, se hi­cie­ron un cor­te en la mu­ñe­ca y jun­ta­ron sus bra­zos. “Un pac­to de san­gre, a lo gi­tano”, re­cuer­da Henry, sen­ta­do en una ban­ca de la Gran Ave­ni­da que per­te­ne­ce a La Cis­ter­na. Di­ce que am­bos que­da­ron con la ci­ca­triz has­ta hoy.

Ese día, Henry y Vi­cen­te de­ci­die­ron ca­sar­se sim­bó­li­ca­men­te.

Hoy, Henry es­tá so­lo. El sá­ba­do 17, Vi­cen­te fue ase­si­na­do fren­te a él. Fue el cuar­to ase­si­na­to a un ho­mo­se­xual es­te año. Des­de el 2002, año en que el Mo­vilh em­pe­zó a re­unir la in­for­ma­ción, han si­do 37 los crí­me­nes de odio con re­sul­ta­do de muer­te.

Henry y Vi­cen­te es­tu­vie­ron a dos años de cum­plir un cuar­to de si­glo jun­tos.

La his­to­ria de Henry y Vi­cen­te es de al­ti­ba­jos pro­nun­cia­dos. Henry Vás­quez, hoy de 40 años, ha­bía te­ni­do una hi­ja a los 17 años. Los her­ma­nos de su no­via de en­ton­ces fue­ron a pe­gar­le, le di­je­ron que no se vol­vie­ra a acer­car. Y se lle­va­ron a su no­via y a su hi­ja fue­ra de San­tia­go. La vio so­lo una vez a es­con­di­das y lue­go le per­dió la pis­ta pa­ra siem­pre. Es­tan­do con esa pe­na, Henry co­no­ció a Vi­cen­te.

“A mí ca­si no me de­ja­ban sa­lir de la ca­sa”, re­cuer­da. “A los 17 años me em­pe­cé a es­ca­par. Que­ría co­no­cer los jue­gos Dia­na, el ce­rro San Cristóbal. Cuan­do me des­cu­brie­ron me cas­ti­ga­ron du­ro. Y Vi­cen­te, que era del ba­rrio, me em­pe­zó a pre­gun­tar qué me pa­sa­ba, me em­pe­zó a acon­se­jar, con mu­cha sen­ci­llez y mu­cha hu­mil­dad. Eso me fue atra­yen­do de él. A mí nun­ca me ha­bía gus­ta­do un hombre has­ta ese mo­men­to. El no era de pin­tar­se ni an­dar con co­sas de lo­ca fren­te a los de­más. En cam­bio, pa­ra mí no. Pa­ra mí era la mu­jer”.

Vi­cen­te nun­ca su­po que Henry ha­bía te­ni­do una hi­ja. Henry se ani­mó a con­tar­le es­te año, jus­to el año en que Vi­cen­te mu­rió.

Henry re­tro­ce­de aún más y re­cuer­da la fe­cha exac­ta. Fue el 11 de enero de 1993 en que la atrac­ción pa­só a un po­co más que so­lo pa­la­bras. Po­lo­lea­ron 10 me­ses a es­con­di­das. Pa­ra la fa­mi­lia de Henry fue una sor­pre­sa: “Nun­ca me re­cha­za­ron, pe­ro me pre­gun­ta­ban ¿qué te su­ce­dió aho­ra que te gus­tan los hom­bres? Y yo de­cía que Vi­cen­te era tan dul­ce, que no era un te­ma que fue­ra hombre o mu­jer, que ten­ga o no ten­ga. Has­ta que me enamo­ré de él y fue has­ta las pa­tas”.

Por el la­do de Vi­cen­te, su orien­ta­ción se­xual siem­pre es­tu­vo cla­ra pa­ra su fa­mi­lia. Aban­do­na­do a los cua­tro años por su ma­dre, vi­vió con su pa­dre y un tío an­tes de lle­gar a vi­vir con Henry. Años des­pués, su ma- dre vol­vió a La Cis­ter­na, y cuan­do se en­con­tra­ba con Vi­cen­te, ha­cía co­mo si no exis­tie­ra. “Ca­da vez que le pa­sa­ba eso lle­ga­ba llo­ran­do a la ca­sa”, di­ce Henry.

A pe­sar de to­do, la ma­dre de Vi­cen­te lle­gó al ve­la­to­rio. Pu­do en­trar a ver a su hi­jo, pe­ro fue ig­no­ra­da.

Henry con­fie­sa que du­ran­te to­dos es­tos úl­ti­mos años fue un hombre ce­lo­so, po­se­si­vo. Du­ran­te los pri­me­ros años no tu­vo ma­yo­res in­ci­den­tes, pe­ro di­ce que con la aper­tu­ra de la so­cie­dad, em­pe­zó a ver có­mo otros hom­bres flir­tea­ban con Vi­cen­te. ¿Qué es­tai mi­ran­do?, le de­cía Henry a quien tu­vie­ra otras in­ten­cio­nes con él.

-El úl­ti­mo pro­ble­ma que tu­ve fue ha­ce un par de me­ses. Es­tu­ve de­te­ni­do cin­co días por agre­sión. Fue por de­fen­der lo mío.

La vi­da de Henry es­tá le­jos de ser ejem­plar y él lo sa­be. Di­ce que es­tu­vo 15 años me­ti­do en la pas­ta ba­se, que no se ba­ña­ba, que na­da le im­por­ta­ba. Ha­cía tra­ba­jos que co­bra­ba por adelantado y des­pués no se apa­re­cía a ha­cer­los. Tam­bién le ro­ba­ba co­sas a su ma­dre pa­ra cos­tear su adic­ción. “Cuan­do sa­lía a la ca­lle, mi­ra­ba pa­ra am­bos la­dos, por­que les de­bía a to­dos”.

Fue Vi­cen­te, di­ce Henry, el que gra­dual­men­te lo fue con­ven­cien­do de me­jo­rar, de sa­lir­se de la pas­ta ba­se, de em­pe­zar a tra­ba­jar bien. Ha­ce ocho años, apro­xi­ma­da­men­te, que ya no con­su­me.

La re­la­ción fun­cio­na­ba así: “Los tra­ba­jos los ha­cía siem­pre yo”, cuen­ta Henry. “No me gus­ta­ba que Vi­cen­te tra­ba­ja­ra. Van a pen­sar que es ma­chis­mo, pe­ro yo no ba­rro. Las mu­je­res ba­rren pa­ra mí. Vi­cen­te se en­car­ga­ba de la ca­sa, de ha­cer la ca­ma. Pa­ra mí eso no era. Aho­ra voy a te­ner que ha­cer­lo yo”.

Henry man­te­nía la ca­sa con tra­ba­jos oca­sio­na­les en el ba­rrio. Pin­ta­ba ca­sas, ba­rría, lim­pia­ba co­lec­to­res de aguas ser­vi­das, cor­ta­ba el pas­to. “Fue una vi­da muy fe­liz con él, de mu­cho amor”, re­cuer­da. “To­do el mun­do lo que­ría a él, se da­ba con él”. Y pa­ra gra­fi­car­lo, Henry mues­tra un tu­rro de tar­je­tas que acom­pa­ña­ban las co­ro­nas de ca­ri­dad que lle­ga­ron a su ca­sa, en­tre ellas, una de la her­ma­na de Jef­fer­son Sem­ler, uno de los in­vo­lu­cra­dos en la muer­te de Vi­cen­te.

“Per­dón por to­do el da­ño pro­vo­ca­do”, de­cía el arre­glo flo­ral.

“Yo le ha­bía di­cho a Vi­cen­te que iba a de­fen­der­lo”, di­ce Henry. “Yo, co­mo su ma­ri­do, iba a de­fen­der­lo”.

Ese día ha­bían estado jar­di­nean­do en el pa­tio de­lan­te­ro. En la ca­sa del la­do es­ta­ban Iván As­tor­ga (24) y Jef­fer­son Sem­ler (21) to­man­do cer­ve­za con los due­ños de ca­sa, Dou­glas y Pa­blo. A pe­sar de que en las de­cla­ra­cio­nes en po­der de la fiscalía As­tor­ga es Iván, Henry lo co­no­ce co­mo Fa­bián. Tam­bién ha­bla de él co­mo “el Bo­ti­ja”. Y ese día, Fa­bián ha­bía in­sul­ta­do, una vez más, a Vi­cen­te. “Ma­ri­cón sa­po, ma­ri­cón hue­co”, le de­cía Fa­bián a Vi­cen­te. “Te creís ri­co, ma­ri-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.