El Pe­rú, ni coha­bi­ta­ción ni frac­tu­ra

La Tercera - Reportajes - - Historias - Carta des­de Was­hing­ton Al­va­ro Var­gas Llo­sa

AA­pe­nas cin­co me­ses des­pués del es­treno del nue­vo go­bierno pe­ruano, se ha cum­pli­do la pro­fe­cía: el Con­gre­so con­tro­la­do por el fu­ji­mo­ris­mo ha lan­za­do un bru­lo­te con­tra la Pre­si­den­cia de Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki. Lo ha he­cho cen­su­ran­do en el Con­gre­so, en una se­sión abra­ca­da­bran­te, al mi­nis­tro de Edu­ca­ción, un hombre am­plia­men­te res­pe­ta­do (con una fe tal vez ex­ce­si­va en las bon­da­des del Estado edu­ca­dor), que es­ta­ba lle­van­do a ca­bo una re­for­ma no exen­ta de co­ra­je y ri­gor.

En el an­ti­fu­ji­mo­ris­mo -una fuer­za con­si­de­ra­ble que, jun­to con la iz­quier­da, y am­bas co­sas se so­la­pan, dio a PPK la vic­to­ria en la se­gun­da vuel­ta— cun­de el te­mor de que el fu­ji­mo­ris­mo es­té desa­rro­llan­do una es­tra­te­gia que desem­bo­que en la va­can­cia pre­si­den­cial. Al­go así co­mo el com­ple­men­to del gol­pe de 1992: aquel lo die­ron des­de la Ca­sa de Pi­za­rro, es­te lo da­rían des­de el Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo. Co­mo op­ción pre­ven­ti­va, an­ti­fu­ji­mo­ris­tas de ayer y hoy proponen que el pre­si­den­te uti­li­ce, en cuan­to sea po­si­ble, un re­cur­so cons­ti­tu­cio­nal extremo. Con­sis­te en pe­dir al Con­gre­so la con­fian­za en el ga­bi­ne­te mi­nis­te­rial de tal for­ma que si le tum­ba dos se­gui­dos, PPK pue­da di­sol­ver­lo le­gal­men­te y con­vo­car nue­vas elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas que re­duz­can la aplastante ma­yo­ría opo­si­to­ra.

A di­fe­ren­cia de bue­nos ami­gos míos y de gen­te a la que res­pe­to, creo que Kuczyns­ki hi­zo bien en no plan­tear la con­fian­za en es­te pri­mer epi­so­dio de un en­fren­ta­mien­to que con to­da se­gu­ri­dad ten­drá fu­tu­ros ca­pí­tu­los… y brin­da­rá oca­sio­nes de lle­var las co­sas a ese te­rreno si es ab­so­lu­ta­men­te in­dis­pen­sa­ble.

Re­cor­de­mos lo que, a sus 78 años, quie­re el go­ber­nan­te Kuczyns­ki: de­jar­le al Pe­rú, des­de el úni­co pe­río­do pre­si­den­cial que ejer­ce­rá, un buen le­ga­do. Su ob­je­ti­vo no es el de un par­la­men­ta­rio, un mi­nis­tro, un periodista o un ciu­da­dano preo­cu­pa­do por asun­tos po­lí­ti­cos. Su vi­sión es, só­lo de­be ser, la de un es­ta­dis­ta que no de­ja que la ra­ma le cie­gue la vi­sión del bos­que, que an­te­po­ne el me­diano y lar­go pla­zo a lo in­me­dia­to, y que ajus­ta los me­dios a los fi­nes en lu­gar de con­ver­tir los me­dios en fi­nes en sí mis­mos.

De­ci­dir, cuan­do ni si­quie­ra se han cum­pli­do cin­co me­ses de su lle­ga­da al go­bierno, que ya era ho­ra de la gue­rra to­tal, co­mo le pe­día, com­pren­si­ble y an­gus­tio­sa­men­te, el an­ti­fu­ji­mo­ris­mo (de ayer y hoy), lo hu­bie­ra con­ver­ti­do en un es­pe­jo del fu­ji­mo­ris­mo, esa fuer­za des­truc­ti­va de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y la mo­ral pú­bli­ca que no tie­ne un idea­rio, una vi­sión del Pe­rú o una con­cien- cia con­tri­ta, sino un ins­tin­to pri­ma­rio y sal­va­je de po­der a cual­quier pre­cio.

Des­de el día en que se su­po el re­sul­ta­do de­fi­ni­ti­vo de las elec­cio­nes, cuan­do la can­di­da­ta Kei­ko Fu­ji­mo­ri se ne­gó a sa­lu­dar al pre­si­den­te elec­to, has­ta el des­tri­pa­mien­to pú­bli­co del hoy ex mi­nis­tro de Edu­ca­ción, la con­duc­ta del fu­ji­mo­ris­mo en el Con­gre­so ha de­ja­do, por enési­ma vez, un re­gis­tro de esa ma­la en­tra­ña. Que en cier­tos mo­men­tos - por ejem­plo, cuan­do acep­tó al ga­bi­ne­te nom­bra­do por PPK o de­le­gó al­gu­nas fa­cul­ta­des le­gis­la­ti­vas en fa­vor del Eje­cu­ti­vo-, el fu­ji­mo­ris­mo ha­ya he­cho con­ce­sio­nes que la opi­nión pú­bli­ca exi­gía, só­lo de­mues­tra que no son in­vul­ne­ra­bles a la pre­sión. Pe­ro to­do lo de­más, in­clu­yen­do la pau­la­ti­na pe­ne­tra­ción de cier­tas ins­tan­cias del Estado me­dian­te nom­bra­mien­tos im­pues­tos con de­mos­tra­cio­nes de fuer­za, apun­ta a una pri­mi­ti­va an­sie­dad de po­der to­tal en el ban­do opo­si­tor.

Kuczyns­ki sa­be que si acep­ta las re­glas de jue­go del fu­ji­mo­ris­mo, es de­cir si acep­ta que el des­tino de su Pre­si­den­cia ya no es el de dar un pa­so fir­me en di­rec­ción al pro­gre­so sino la gue­rra por otros me­dios con­tra el ad­ver­sa­rio, ha­brá aban­do­na­do su mi­sión ori­gi­nal. Y, lo que es más gra­ve, ellos ha­brán lo­gra­do pos­ter­gar el pro­gre­so en to­dos los fren­tes, in­clui­do el ins­ti­tu­cio­nal y ese otro, más in­vi­si­ble pe­ro no me­nos im­por­tan­te por­que lo abar­ca ca­si to­do, que lla­ma­ré cul­tu­ral. Es per­fec­ta­men­te po­si­ble que tar­de o tem­prano, pa­ra sal­var la po­si­bi­li­dad de un pro­gre­so fu­tu­ro, PPK ten­ga que en­fras­car­se, a re­ga­ña­dien­tes, en una lu­cha cuer­po a cuer­po con el fu­ji­mo­ris­mo. Ya de­mos­tró en la se­gun­da vuel­ta, con­tra los pro­nós­ti­cos, que era ca­paz de ha­cer­lo. Pe­ro eso de­be ocu­rrir só­lo cuan­do el cos­to de no to­mar di­cha de­ci­sión su­pere al de to­mar­la.

Mien­tras tan­to, ha­ce bien en ac­tuar co­mo es­ta­dis­ta, es de­cir en­ca­jar el gol­pe y se­guir ade­lan­te, e in­clu­so, co­mo aca­ba de ocu­rrir, en re­unir­se con Kei­ko Fu­ji­mo­ri (me­nos en­ten­di­ble es que esa reunión ha­ya te­ni­do lu­gar en ca­sa de un car­de­nal gra­ve­men­te des­pres­ti­gia­do y que no es im­par­cial pues lle­va ad­he­ri­do al fu­ji­mo­ris­mo un cuar­to de si­glo). Tam­bién, por cier­to, ha he­cho bien en con­ver­sar con los otros par­ti­dos re­pre­sen­ta­dos en el Con­gre­so, in­clui­do el Apra, que par­ti­ci­pó, fro­tán­do­se las ma­nos, en el aque­la­rre con­tra el de­fe­nes­tra­do mi­nis­tro y ac­túa, un día sí y otro tam­bién, con­tra PPK, mien­tras Alan Gar­cía, que alien­ta por lo ba­jo la la­bor des­truc­ti­va de sus par­la­men­ta­rios, pi­ro­pea al pre­si­den­te de ca­ra a la tri­bu­na.

Ac­tuan­do así, PPK man­tie­ne to­da­vía un 46% de apro­ba­ción mien­tras que el Con­gre­so do­mi­na­do por el fu­ji­mo­ris­mo ha caí­do a 25%, se­gún GFK, em­pre­sa res­pe­ta­da. El des­gas­te, en con­tra de lo que se cree, es ma­yor en­tre los que, des­de el Con­gre­so, quie­ren so­ca­var la Pre­si­den­cia de Kuczyns­ki que en el pro­pio pri­mer man­da­ta­rio. Si en al­gún mo­men­to, pa­ra sal­var la po­si­bi­li­dad del pro­gre­so, Kuczyns­ki de­be ape­lar a la me­di­da ex­tre­ma, es de­cir plan­tear la con­fian­za con mi­ras a for­zar a la opo­si­ción a tum­bar­le dos ga­bi­ne­tes y que­dar en si­tua­ción de con­vo­car nue­vas elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas con ape­go es­tric­to a la le­ga­li­dad, un Par­la­men­to des­pres­ti­gia­do fren­te a un go­ber­nan­te con un ni­vel de res­pal­do su­pe­rior no se­rá un mal es­ce­na­rio pa­ra des­en­vai­nar la me­ta­fó­ri­ca es­pa­da.

Por aho­ra, PPK de­be con­cen­trar­se en sus re­for­mas, que avan­zan len­ta­men­te pe­ro avan­zan, y en mar­car un con­tras­te per­ma­nen­te en­tre su con­di­ción de es­ta­dis­ta y la za­fie­dad de quie­nes con­fun­den el rol de opo­si­ción con el de la des­truc­ción de la con­vi­ven­cia y el en­ve­ne­na­mien­to del cli­ma po­lí­ti­co.

El Pe­rú no pue­de, en­tre otras co­sas, dar­se el lu­jo de se­guir ad­mi­nis­tran­do la me­dio­cri­dad en que ha caí­do la eco­no­mía en par­te por obra del cli­ma in­ter­na­cio­nal y en par­te por la di­fí­cil re­la­ción del go­bierno an­te­rior con la em­pre­sa pri­va­da El cre­ci­mien­to de la eco­no­mía es­te año, pro­ba­ble­men­te un 3,8%, es en­ga­ño­so: de­be mu­cho a pro­yec­tos mi­ne­ros que fue­ron am­plia­dos (Ce­rro Ver­de), que en­tra­ron ha­ce po­co en pro­duc­ción (Las Bam­bas), que au­men­ta­ron su ca­pa­ci­dad (To­ro­mo­cho) o que van al­can­zan­do su ren­di­mien­to nor­mal (Cons­tan­cia). Otros in­di­ca­do­res, por ejem­plo la caí­da de la in­ver­sión pri­va­da por ter­cer año con­se­cu­ti­vo o la des­ace­le­ra­ción del cré­di­to, de­la­tan a un pa­cien­te que ne­ce­si­ta sa­nar­se.

No ha si­do nun­ca fá­cil, en nin­gu­na par­te, go­ber­nar con un Par­la­men­to en con­tra. El ca­so más com­ple­jo sue­le ser el de la coha­bi­ta­ción for­zo­sa. Coha­bi­ta­ción es una pa­la­bra que tie­ne una fuer­te co­ne­xión con Fran­cia, don­de ba­jo la 5ta Re­pú­bli­ca ha ha­bi­do tres mo­men­tos -dos con Mit­te­rrand en los 80 y 90, uno con Chi­rac años des­pué­sen que un pre­si­den­te de un par­ti­do tu­vo que acep­tar a un pri­mer mi­nis­tro del otro.

Pe­ro hay otros ca­sos, que in­clu­yen a Fin­lan­dia, por ejem­plo, don­de el Par­la­men­to eli­ge al pri­mer mi­nis­tro y el pre­si­den­te es elec­to de for­ma di­rec­ta, o al­gu­nos paí­ses bal­cá­ni­cos, don­de hay va­rian­tes si­mi­la­res. Tam­bién es­tán los ejem­plos trá­gi­cos, co­mo el de Ucra­nia, don­de Yush­chen­ko y Ya­nu­ko­vich, el uno lí­der de­mó­cra­ta, el otro tí­te­re de Ru­sia, tu­vie­ron que com­par­tir go­bierno du­ran­te un pe­río­do tur­bu­len­to que más tar­de desem­bo­có en los he­chos co­no­ci­dos.

La si­tua­ción pe­rua­na no obli­ga a una coha­bi­ta­ción y no es iné­di­ta: hu­bo pe­río­dos, co­mo el del pri­mer go­bierno de Fer­nan­do Be­laun­de, en los años 60, en que la opo­si­ción con­tro­ló el Con­gre­so. Pe­ro la ex­pe­rien­cia es de tris­te re­cor­da­ción por­que desem­bo­có en un gol­pe de Estado. En es­te Con­gre­so, en vir­tud del sis­te­ma pe­ruano pa­ra la con­for­ma­ción del Con­gre­so – una com­bi­na­ción del mé­to­do d’Hont con una “va­lla” elec­to­ral y múl­ti­ples dis­tri­tos elec­to­ra­les-, la re­pre­sen­ta­ción del fu­ji­mo­ris­mo opo­si­tor es ava­sa­lla­do­ra­men­te des­pro­por­cio­na­da. Si se tie­ne en cuen­ta que só­lo el 19% del pa­drón elec­to­ral, el 23% de los vo­tan­tes y el 36% de los vo­tos vá­li­dos fue­ron a pa­rar a la lis­ta par­la­men­ta­ria de esa agru­pa­ción, re­sul­ta ex­ce­si­va, aun cuan­do le­gí­ti­ma, la ban­ca­da de 72 par­la­men­ta­rios, de un to­tal de 120, con que cuen­ta el fu­ji­mo­ris­mo. La de PPK es de ape­nas 17 par­la­men­ta­rios, que ade­más de ser po­cos son muy in­dis­ci­pli­na­dos.

La reali­dad, pues, ha im­pues­to al pre­si­den­te unas ma­te­má­ti­cas per­ver­sas y en­tor­pe­ce­do­ras pa­ra sus planes de re­for­ma eco­nó­mi­ca, po­li­cial, ju­di­cial, edu­ca­ti­va o sa­ni­ta­ria, que no se­rán juz­ga­das por es­te Con­gre­so en ba­se a sus mé­ri­tos o de­mé­ri­tos, sino es­tric­ta­men­te a las pul­sa­cio­nes de po­der de la ma­yo­ría.

PPK cuen­ta, sin em­bar­go, con un ar­ma im­por­tan­te, ade­más de la ven­ta­ja que un sis­te­ma pre­si­den­cia­lis­ta con­fie­re a quien con­tro­la el Eje­cu­ti­vo: en un con­tex­to de des­cré­di­to cró­ni­co del Con­gre­so, quien se en­fren­te, o sea hos­ti­li­za­do por, esa con­cen­tra­ción in­sa­lu­bre de po­lí­ti­cos por me­tro cua­dra­do (con ex­cep­cio­nes hon­ro­sas), go­za­rá ca­si por “de­fault” de un buen mar­gen de ma­nio­bra po­lí­ti­ca. La ma­yo­ría aplastante del fu­ji­mo­ris­mo ha­ce que es­te Con­gre­so sea “su” Con­gre­so. El ace­le­ra­do des­pres­ti­gio de la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria es un obs­tácu­lo pa­ra los planes de esa agru­pa­ción de ca­ra a 2021, fe­cha de las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, in­de­pen­dien­te­men­te de cuál de los hi­jos de Fu­ji­mo­ri sea can­di­da­ta o can­di­da­to. Por ello, PPK pue­de dar­se el lu­jo de en­ca­jar al­gu­nos gol­pes de man­do­ble, ofre­cer ges­tos con­ci­lia­do­res y dar la im­pre­sión de que acep­ta sa­cri­fi­car peo­nes o has­ta al­fi­les sin ra­bia. El sa­be que, lle­ga­do el mo­men­to, no es na­da se­gu­ro que el fu­ji­mo­ris­mo se atre­va, si él lo obli­ga a to­mar una de­ci­sión, a tum­bar­le dos ga­bi­ne­tes. ¿Cree al­guien, in­clu­so en la opo­si­ción, que una agru­pa­ción a la que desaprue­ba en su con­duc­ta par­la­men­ta­ria un nú­me­ro enor­me de vo­tan­tes vol­ve­ría a ob­te­ner una ma­yo­ría ab­so­lu­ta en unas nue­vas le­gis­la­ti­vas?

En las úl­ti­mas se­ma­nas, la po­la­ri­za­ción ha pues­to al país en­tre dos ex­tre­mos, o qui­zá sea más exac­to de­cir la apa­rien­cia de dos ex­tre­mos: la coha­bi­ta­ción, tá­ci­ta o ex­plí­ci­ta, en­tre PPK y el fu­ji­mo­ris­mo, o la frac­tu­ra de­fi­ni­ti­va del cuer­po po­lí­ti­co. Aun­que pa­rez­ca in­ge­nuo en se­me­jan­te am­bien­te, creo que to­da­vía no ha muer­to la po­si­bi­li­dad de en­con­trar, en al­gún lu­gar de ese am­plio es­pec­tro, un pun­to en el que sea po­si­ble la con­vi­ven­cia sin la coha­bi­ta­ción y la de­cen­cia sin la ne­ce­si­dad de la frac­tu­ra. Só­lo cuan­do no sea po­si­ble na­da dis­tin­to de esas dos op­cio­nes, ha­brá que per­der la es­pe­ran­za y dar un pu­ño de­mo­crá­ti­co so­bre la me­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.