La he­ren­cia de Vi­lla­lo­bos en Ca­ra­bi­ne­ros

Un to­tal de 56 ca­ra­bi­ne­ros for­ma­li­za­dos, más de la mi­tad de ellos en pri­sión pre­ven­ti­va acu­sa­dos de un me­ga­frau­de, otras dos cau­sas pe­na­les que apun­tan al Al­to Man­do por pre­sun­tos so­bre­suel­dos con gas­tos re­ser­va­dos y la ma­ni­pu­la­ción de prue­bas en ope­ra­cio

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - POR LES­LIE AYA­LA Y MA­RÍA JO­SÉ AHU­MA­DA FO­TO­GRA­FÍAS AGENCIAUNO

“Le de­seo bue­na suerte en su go­bierno”. Fren­te a las cá­ma­ras de TV, que no pa­ra­ban de gra­bar, y los flas­hes de fo­tó­gra­fos que bus­ca­ban al­gu­na reac­ción an­te el es­pe­ra­do sa­lu­do pro­to­co­lar, un son­rien­te re­cién asu­mi­do Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra mi­ra­ba de fren­te al aún ge­ne­ral di­rec­tor de Ca­ra­bi­ne­ros, Bruno Vi­lla­lo­bos.

Sin sol­tar­le la mano, Vi­lla­lo­bos con­ti­nuó con el men­sa­je que te­nía pre­pa­ra­do: “Le pi­do que si va a ha­cer cam­bios en Ca­ra­bi­ne­ros, no los ha­ga en con­tra o por los ca­ra­bi­ne­ros, sino que con los ca­ra­bi­ne­ros. Y le in­for­mo tam­bién que mi re­nun­cia la tie­ne su ede­cán”.

A me­nos de 10 ho­ras de que Pi­ñe­ra des­em­bar­ca­ra en La Mo­ne­da, el Man­da­ta­rio in­ten­tó di­si­mu­lar su sor­pre­sa y le­van­tó la voz para que se es­cu­cha­ra su res­pues­ta: “Va­mos a con­ver­sar”.

Vi­lla­lo­bos ha­bía lle­ga­do pa­sa­das las 19 ho­ras del do­min­go 11 jun­to a su es­po­sa, Pa­tri­cia Acu­ña, para el sa­lu­do pro­to­co­lar al nue­vo Pre­si­den­te. Sin em­bar­go, mi­nu­tos an­tes de pa­sar a su en­cuen­tro con Pi­ñe­ra, el ge­ne­ral se acer­có al ede­cán, co­man­dan­te Da­vid Ru­bio, y le en­tre­gó una carpeta.

El por­ta­fo­lio con­te­nía dis­tin­tos pa­pe­les, en­tre ellos la re­nun­cia de Vi­lla­lo­bos a su car­go co­mo la má­xi­ma au­to­ri­dad de Ca­ra­bi­ne­ros.

La de­ci­sión no ha­bía si­do fá­cil de to­mar. Pe­ro con el co­rrer de los días, el al­to ofi­cial en­ten­día que su per­ma­nen­cia a la ca­be­za de la po­li­cía uni­for­ma­da se ha­cía in­sos­te­ni­ble. Los men­sa­jes eran inequí­vo­cos: Pi­ñe­ra pe­di­ría su re­nun­cia rá­pi­da­men­te. Así lo con­fir­ma el mi­nis­tro del In­te­rior, An­drés Chad­wick

(ver en­tre­vis­ta págs. 8y 9).

Vi­lla­lo­bos se re­ti­ró de la se­de de go­bierno sin rea­li­zar nin­gún ti­po de de­cla­ra­ción y, se­gún ase­gu­ran sus cer­ca­nos, has­ta la fe­cha no ha te­ni­do co­mu­ni­ca­ción con al­gu­na au­to­ri­dad de Pa­la­cio. Por el con­tra­rio, des­de Ca­ra­bi­ne­ros afir­man que el hoy ge­ne­ral (R) se en­te­ró de que su re­nun­cia ha­bía si­do acep­ta­da “por la pren­sa” cuan­do el mis­mo Pi­ñe­ra lo co­mu­ni­có pú­bli­ca­men­te el lu­nes 12.

A ape­nas un año des­de el es­ta­lli­do del me­ga­frau­de ins­ti­tu­cio­nal -que ya lle­va $ 26.000 mi­llo­nes- y a dos años des­de su de­sig­na­ción por la en­ton­ces Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let, Vi­lla­lo­bos su­ma una tris­te he­ren­cia para Ca­ra­bi­ne­ros, que hoy es­tá ba­jo la ame­na­za de la ma­yor re­for­ma de su his­to­ria.

To­do, ade­más, ba­jo un cli­ma in­terno con­vul­sio­na­do, que in­ten­tó gol­pear en me­nos de 24 ho­ras al nue­vo ge­ne­ral di­rec­tor, Her­mes So­to, quien en 1985 fue arres­ta­do por cua­tro días por ha­ber vi­si­ta­do un pros­tí­bu­lo. La ho­ja de vi­da del uni­for­ma­do -de ca­rác­ter con­fi­den­cial- co­men­zó a cir­cu­lar en re­des.

La ofensiva -en to­do ca­so- fue inú­til, ya que des­de La Mo­ne­da se se­ña­ló que se es­ta­ba al tan­to de los an­te­ce­den­tes de So­to. “Só­lo pue­den bus­car ex­hi­bir­lo per­so­nas con ma­la fe”, co­men­tó Chad­wick.

En los pró­xi­mos días, el go­bierno da­rá a co­no­cer una co­mi­sión de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na de ca­rác­ter trans­ver­sal que - en­tre otros- tie­ne por ob­je­ti­vo ela­bo­rar una pro­fun­da re­for­ma a la po­li­cía uni­for­ma­da.

La pro­pues­ta coin­ci­di­rá con el nom­bra­mien­to de un nue­vo Al­to Man­do -que re­no­va­rá al me­nos a 10 ge­ne­ra­les- y en mo­men­tos en que se for­ma­li­za­rá a per­so­nal po­li­cial en el mar­co de la fa­bri­ca­ción de prue­bas de la de­no­mi­na­da Ope­ra­ción Hu­ra­cán. Has­ta el mo­men­to, los dar­dos ju­di­cia­les apun­tan co­mo res­pon­sa­ble de obs­truc­ción de la in­ves­ti­ga­ción al ge­ne­ral de In­te­li­gen­cia Gon­za­lo Blu, quien ya pre­sen­tó su re­nun­cia a la ins­ti­tu­ción. El vier­nes 16, el ex al­to ofi­cial con­tra­tó co­mo de­fen­so­res a los pe­na­lis­tas Ser­gio Ro­drí­guez Oro y Car­los Cor­tés.

Una mar­ca golpeada

Du­ran­te un año Vi­lla­lo­bos in­ten­tó sos­te­ner la cri­sis que se desató el 2017, un año es­pe- cial para la po­li­cía uni­for­ma­da, ya que se ce­le­bra­ba el aniver­sa­rio nú­me­ro 90 de la ins­ti­tu­ción. Pe­ro na­da pu­do evi­tar que la mar­ca Ca­ra­bi­ne­ros se des­plo­ma­ra y jun­to con eso la pro­pia repu­tación de su en­ton­ces di­rec­tor.

El 6 de mar­zo del año pa­sa­do, Vi­lla­lo­bos to­mó un he­li­cóp­te­ro ins­ti­tu­cio­nal des­de San­tia­go para tras­la­dar­se pri­me­ro a Ma­ga­lla­nes y lue­go, en el mis­mo día, a la Fis­ca­lía Na­cio­nal, de re­gre­so a San­tia­go. El ge­ne­ral (R) ase­gu­ra­ba por esos días que pres­ta­ría to­da su co­la­bo­ra­ción an­te la in­ves­ti­ga­ción pe­nal que el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co lle­va­ba en se­cre­to des­de ha­cía me­ses so­bre mal­ver­sa­ción de cau­da­les pú­bli­cos.

Esa jor­na­da, Vi­lla­lo­bos la fi­na­li­zó co­mu­ni­can­do en con­fe­ren­cia de pren­sa las pri­me­ras ba­jas en un en­ton­ces in­ci­pien­te frau­de ins­ti­tu­cio­nal que en ese mi­nu­to se cal­cu­ló po­dría lle­gar a $ 15 mil mi­llo­nes, pe­ro que en la ac­tua­li­dad ya al­can­za ca­si $ 27 mil mi­llo­nes.

A me­nos de una se­ma­na de que es­ta­lla­ra el ca­so que fue bau­ti­za­do co­mo “frau­de en Ca­ra­bi­ne­ros”, la en­cues­ta Ca­dem re­gis­tra­ba una ba­ja de 12 pun­tos en la apro­ba­ción ciu­da­da­na de la ins­ti­tu­ción, pa­san­do de un 77% a un 65%. Un año des­pués, y tras la Ope­ra­ción Hu­ra­cán, el es­ce­na­rio es aún peor, al­can­zan­do su pun­to más ba­jo en fe­bre­ro de es­te año, con un 40% de los en­cues­ta­dos que aprue­ban la ges­tión de la en­ti­dad po­li­cial.

Has­ta aho­ra la in­ves­ti­ga­ción del fis­cal re­gio­nal de Ma­ga­lla­nes, Eu­ge­nio Cam­pos, es ca­te­gó­ri­ca: du­ran­te más de una dé­ca­da ope­ra­ron dos “ma­fias” al in­te­rior de Ca­ra­bi­ne­ros, que crea­ron un sis­te­ma para des­viar gran­des su­mas de di­ne­ro des­de las ar­cas fis­ca­les ha­cia cuen­ta­co­rren­tis­tas ci­vi­les y su­bo­fi­cia­les que ope­ra­ban co­mo “pa­los blan­cos” para trian­gu­lar los re­cur­sos.

El prin­ci­pal impu­tado del ca­so, el en­ton­ces ge­ne­ral de Fi­nan­zas Fla­vio Eche­ve­rría, cum­pli­rá el pró­xi­mo mar­tes un año pre­so co­mo prin­ci­pal ca­be­ci­lla de los ofi­cia­les a los que se acu­sa de pro­ta­go­ni­zar la ma­yor mal­ver­sa­ción de cau­da­les pú­bli­cos de la his­to­ria. Su víncu­lo en el me­ga­frau­de ases­tó un du­ro gol­pe a Vi­lla­lo­bos, pues era con­si­de­ra­do uno de sus cer­ca­nos en la ins­ti­tu­ción.

El fis­cal Cam­pos ha for­ma­li­za­do a 36 ca­ra­bi­ne­ros, 20 ofi­cia­les en re­ti­ro y 71 ci­vi­les. De ellos, 27 uni­for­ma­dos es­tán en pri­sión pre­ven­ti­va en el mar­co de sie­te aris­tas que no só­lo in­vo­lu­cran al me­ga­frau­de, ya que se re­ve­ló un im­por­tan­te des­or­den en las cuentas co­rrien­tes de la ins­ti­tu­ción an­te la fal­ta de fis­ca­li­za­ción que, por años, hu­bo en una de las en­ti­da­des fis­ca­les que ma­yor pre­su­pues­to re­ci­be anual­men­te.

En el mar­co de pes­qui­sas por el frau­de, la fis­ca­lía ha en­con­tra­do irre­gu­la­ri­da­des fi­nan­cie­ras en el fun­cio­na­mien­to de la Mu­tual de Ca­ra­bi­ne­ros, la Di­vi­sión de Bie­nes­tar, su­pues­tos “ju­bi­la­zos fan­tas­mas” en Di­pre­ca, for­mas de abul­tar suel­dos a tra­vés de “cla­ses fan­tas­ma” en la Aca­de­mia Po­li­cial, ano­ma­lías en la con­ta­bi­li­dad de las “da­mas de In­ten­den­cia”, 10 re­por­tes de la Uni­dad de Aná­li­sis Fi­nan­cie­ro (UAF) que dan cuen­ta de ope­ra­cio­nes sos­pe­cho­sas en las cuentas ban­ca­rias de ofi­cia­les ac­ti­vos y la mal­ver­sa­ción que se le im­pu­tó ha­ce al­gu­nos días al ex ge­ne­ral di­rec­tor Eduar­do Gor­don, a quien se for­ma­li­zó por uso inade­cua­do del ítem gas­tos de re­pre­sen­ta­ción.

En ese es­ce­na­rio, en el otro­ra ofi­cia­lis­mo aún se in­ten­tan ex­pli­car las ra­zo­nes por las que Vi­lla­lo­bos se man­tu­vo a la ca­be­za de la ins­ti­tu­ción. Y to­do apunta a la de­ci­sión de la en­ton­ces Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let, quien ha­bría eva­lua­do que la sa­li­da del hoy ex ge­ne­ral di­rec­tor ha­bría ahon­da­do la cri­sis.

Los gas­tos de Vi­lla­lo­bos

Ha­ce 10 me­ses, el ge­ne­ral ( R) Eche­ve­rría apun­tó al su­pues­to mal uso de gas­tos re­ser­va­dos en el Al­to Man­do, una he­bra que en las pró­xi­mas se­ma­nas po­dría in­vo­lu­crar di­rec­ta­men­te a Vi­lla­lo­bos.

El ex ge­ne­ral de Fi­nan­zas, jun­to con en­tre­gar in­for­ma­ción del frau­de ins­ti­tu­cio­nal que se le atri­buía, re­ve­ló la exis­ten­cia de una suerte de “so­bre­suel­do” pro­ve­nien­te de gas­tos re­ser­va­dos y que se re­par­tían en el Al­to Man­do ins­ti­tu­cio­nal.

Des­de los pro­pios impu­tados de la de­no­mi­na­da “ma­fia” que tra­ba­ja­ban en Fi­nan­zas sur­gie­ron lis­ta­dos de có­mo se re­par­tían esos di­ne­ros en so­bres, con pla­ta en efec­ti­vo, y que lle­ga­ban per­so­nal­men­te a ma­nos de dis­tin­tos ge­ne­ra­les. En la dis­tri­bu­ción no se re­pa­ra­ba si el be­ne­fi­cia­rio era par­te de las ra­mas para las cua­les es­ta­ba des­ti­na­do el uso de ese pre­su­pues­to que, se su­po­ne, prin­ci­pal­men­te se uti­li­za en el pa­go de in­for­man­tes en ca­sos de dro­gas y de ope­ra­cio­nes de In­te­li­gen­cia.

El año 2017, Vi­lla­lo­bos ofi­cia­li­zó an­te el con­tra­lor Jorge Ber­mú­dez el uso com­ple­to del pre­su­pues­to 2016 de gas­tos re­ser­va­dos. La ren­di­ción de es­tos, se­gún la Ley N° 20.882, só­lo obli­ga a dar cuen­ta de su uti­li­za­ción de for­ma glo­bal y re­ser­va­da. Ese año ha­bía $ 587.863.000 de pre­su­pues­to de mo­ne­da na­cio­nal y US$ 90.000 en ex­tran­je­ra.

De­bi­do a la com­ple­ji­dad de las múl­ti­ples aris­tas que sur­gie­ron del frau­de, el su­pues­to “mal uso” de gas­tos re­ser­va­dos de­nun­cia­do por Eche­ve­rría, y en cu­yos lis­ta­dos de re­cep­to­res fi­gu­ra­ban Vi­lla­lo­bos y otros 10 miem­bros del cuer­po de 41 ge­ne­ra­les, la cau­sa se de­ri­vó a ma­nos de la fis­cal de Al­ta Com­ple­ji­dad Cen­tro Norte, Ma­ca­re­na Ca­ñas.

En esa in­ves­ti­ga­ción es­tá pen­dien­te que de­cla­re Vi­lla­lo­bos. Aun­que nun­ca se cur­só su ci­ta­ción mien­tras fue ge­ne­ral ac­ti­vo, aho­ra el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de­be­rá re­que­rir su tes­ti­mo­nio, ya que ofi­cia­les que tra­ba­ja­ron con él, y el pro­pio Eche­ve­rría, apun­tan en sus de­cla­ra­cio­nes a una inusual ma­nio­bra con los gas­tos re­ser­va­dos que el ge­ne­ral di­rec­tor reali­zó jus­to el mis­mo día que hi­zo la

Pi­ñe­ra to­mó re­van­cha de la sor­pre­si­va pre­sen­ta­ción de re­nun­cia de Vi­lla­lo­bos: el ge­ne­ral se en­te­ró por la pren­sa que su di­mi­sión ha­bía si­do acep­ta­da por el Man­da­ta­rio.

con­fe­ren­cia en la que dio cuen­ta de la exis­ten­cia del frau­de ins­ti­tu­cio­nal.

El 6 de mar­zo de 2017, se­gún el tes­ti­mo­nio de Eche­ve­rría, cuan­do el ge­ne­ral di­rec­tor le pi­de el car­go - por su res­pon­sa­bi­li­dad de man­do en el frau­de que se ha­bía de­tec­ta­do­le da la or­den de re­ti­rar to­dos los gas­tos re­ser­va­dos asig­na­dos a la ins­ti­tu­ción. El ge­ne­ral, se­gún de­cla­ró, le trans­mi­te es­ta ins­truc­ción al co­ro­nel Jai­me Con­tre­ras, quien re­cién ha­bía asu­mi­do co­mo je­fe de Fi­nan­zas ha­cía só­lo ho­ras lue­go de que des­vin­cu­la­ran a Jai­me Paz, impu­tado hoy co­mo uno de los lí­de­res de “la ma­fia de In­ten­den­cia”.

Di­cha ver­sión del re­ti­ra­do al­to ofi­cial ha­bría si­do ra­ti­fi­ca­da por Con­tre­ras, quien fue acom­pa­ña­do a esa di­li­gen­cia por su abo­ga­do. An­te la fis­ca­lía el uni­for­ma­do sos­tu­vo que ese día, por or­den del ge­ne­ral di­rec­tor Bruno Vi­lla­lo­bos, pi­dió al ex te­nien­te co­ro­nel de Ca­ra­bi­ne­ros Raúl Al­ba­yay -hoy for­ma­li­za­do en el ca­so-, quien jun­to a otro fun­cio­na­rio po­li­cial del de­par­ta­men­to gi­ra­ron de la cuen­ta de gas­tos re­ser­va­dos de Ca­ra­bi­ne­ros en el Ban­coEs­ta­do to­do el sal­do: $ 400 mi­llo­nes. Con­tre­ras di­jo que una vez que ob­tu­vie­ron el to­tal de los re­cur­sos se dis­tri­bu­yó la mi­tad en so­bres a ge­ne­ra­les y la otra mi­tad en un so­lo so­bre que el co­ro­nel ha­bría en­tre­ga­do ín­te­gro al ge­ne­ral Vi­lla­lo­bos.

Di­ver­sos tes­ti­mo­nios ju­di­cia­les en la mis­ma aris­ta ra­ti­fi­can la his­to­ria. De he­cho, uno de los fun­cio­na­rios que fue a la en­ti­dad ban­ca­ria di­jo que por la al­ta su­ma que se re­ti­ra­ría con dos che­ques por $ 400 mi­llo­nes y US$ 90 mil dó­la­res, tu­vie­ron que ser aten­di­dos por el je­fe de la ban­ca ins­ti­tu­cio­nal de­bi­do a que se lle­va­rían to­do en bi­lle­tes de $ 10 mil y $ 20 mil pe­sos.

El des­tino de esos fon­dos es una de las in­te­rro­gan­tes de ese ca­so. Una de las ca­pi­ta­nas a quien le to­có dis­tri­buir el di­ne­ro di­jo que de­jó los so­bres en una ca­ja de fon­dos, en­tre­gó la lla­ve al co­ro­nel Con­tre­ras y no sa­be qué pa­só con el di­ne­ro, pues una se­ma­na des­pués ya no es­ta­ba en la ca­ja.

Des­de Ca­ra­bi­ne­ros di­cen des­co­no­cer lo su­ce­di­do el año pa­sa­do, aun­que en los úl­ti­mos días se in­da­ga un nue­vo gi­ro en la cuen­ta de gas­tos re­ser­va­dos que se ha­bría lle­va­do a ca­bo a me­dia­dos de fe­bre­ro por $ 200 mi­llo­nes y otro por $ 54 mi­llo­nes el jue­ves 8.

¿Su des­tino? No hay claridad, pe­ro se­rá par­te de la au­di­to­ría que ya es­tá en mar­cha. Ade­más de las pró­xi­mas citaciones que de­be­rá cur­sar la fis­cal Ca­ñas, que in­da­ga si hu­bo o no mal­ver­sa­ción de di­chos re­cur­sos fis­ca­les.

De­ci­sión pac­ta­da

Po­cos a es­ta al­tu­ra re­cha­zan la te­sis de que el des­tino de Vi­lla­lo­bos fue se­lla­do por el en­ton­ces ge­ne­ral Gon­za­lo Blu, quien an­te su in­mi­nen­te for­ma­li­za­ción, en el mar­co de la Ope­ra­ción Hu­ra­cán, pre­sen­tó el vier­nes 10 su re­nun­cia a Ca­ra­bi­ne­ros. La di­mi­sión -en to­do ca­so- fue acep­ta­da por el ge­ne­ral Ju­lio Pi­ne­da el lu­nes 12.

No era la pri­me­ra vez que Blu plan­tea­ba su sa­li­da al en­ton­ces ge­ne­ral di­rec­tor de Ca­ra­bi­ne­ros, pues, tal co­mo lo se­ña­lan cer­ca­nos a am­bos ex uni­for­ma­dos, ha­bía pre­sen­ta­do su sa­li­da al car­go el 15 de fe­bre­ro, cuan­do Vi­lla­lo­bos pa­só a re­ti­ro a los tres ofi­cia­les de In­te­li­gen­cia de La Arau­ca­nía: al ma­yor Pa­tri­cio Ma­rín, al ca­pi­tán Leo­nar­do Os­ses y al ge­ne­ral Mar­ce­lo Teu­ber, ex je­fe de la Uni­dad de In­te­li­gen­cia de zo­na.

Vi­lla­lo­bos, sin em­bar­go, ha­bría re­cha­za­do la re­nun­cia de Blu, se­gu­ro de que con el pa­so de los días el es­ce­na­rio po­dría ir me­jo­ran­do.

Pe­ro las in­da­ga­to­rias só­lo de­mos­tra­ron que el soft­wa­re de Álex Smith no fun­cio­na­ba y el jue­ves 8 el fis­cal re­gio­nal de Ay­sén, Car­los Pal­ma, so­li­ci­tó el so­bre­sei­mien­to del fis­cal je­fe de Al­ta Com­ple­ji­dad, Luis Arro­yo, y la abo­ga­da de la Fis­ca­lía Re­gio­nal de La Arau­ca­nía, Mónica Pal­ma, en la aris­ta fil­tra­cio­nes de la cau­sa Ope­ra­ción Hu­ra­cán, ase­gu­ran­do que los he­chos de­nun­cia­dos -por el pro­gra­ma de “el pro­fe­sor”- nun­ca exis­tie­ron.

El pro­pio Vi­lla­lo­bos vio su fi­nal cer­ca cuan­do -tal co­mo lo in­di­ca la tra­di­ción- pro­pu­so los nom­bres para los je­fes de se­gu­ri­dad de La Mo­ne­da a las nue­vas au­to­ri­da­des. Es­tos -sin em­bar­go- fue­ron re­cha­za­dos y en el car­go de je­fe de Se­gu­ri­dad y Guar­dia de Pa­la­cio se de­sig­nó a Al­fre­do Cam­pos, hom­bre de con­fian­za de Pi­ñe­ra y quien ya se ha­bía desem­pe­ña­do co­mo je­fe de es­col­ta en su úl­ti­mo año de man­da­to en su pri­mer go­bierno. En La Mo­ne­da -ex­pli­can- se pri­vi­le­gió que el equi­po de Ca­ra­bi­ne­ros que acom­pa­ña­rá al Pre­si­den­te sea de su to­tal cer­ca­nía, co­mo el je­fe de es­col­tas, ma­yor Luis Sil­va; el ca­pi­tán Pa­blo Sa­la­zar y el ede­cán, co­man­dan­te Da­vid Ru­bio.

El plan de Pi­ñe­ra

En el go­bierno ase­gu­ran que la de­ci­sión de Pi­ñe­ra era pe­dir la re­nun­cia de Vi­lla­lo­bos en la pri­me­ra se­ma­na de go­bierno. Des­de ha­ce se­ma­nas, el hoy Man­da­ta­rio ha­bía de­ci­di­do nom­brar al ex je­fe de la Zo­na Me­tro­po­li­ta­na Her­mes So­to en la su­ce­sión. El nom­bre de So­to, de he­cho, fue son­dea­do in­for­mal­men­te en­tre los fis­ca­les que lle­van ade­lan­te las cau­sas vin­cu­la­das a la ins­ti­tu­ción para ase­gu­rar­se de que no es­tu­vie­ra im­pli­ca­do en esos he­chos. Pi­ñe­ra en per­so­na lo co­no­cía bien. Tras el te­rre­mo­to del 27 de fe­bre­ro que tu­vo epi­cen­tro en la Re­gión del Bio­bío, el hoy Pre­si­den­te alo­jó va­rios días en la Pre­fec­tu­ra de Con­cep­ción, a car­go del en­ton­ces pre­fec­to So­to, quien se en­car­gó del con­trol pú­bli­co, evi­tar sa­queos y la en­tre­ga opor­tu­na de ali­men­tos.

El ofi­cial fue in­for­ma­do el miér­co­les 14 en la ma­ña­na que asu­mi­ría el má­xi­mo car­go de la ins­ti­tu­ción. Ese mis­mo día lle­gó pun­tual -a las 16 ho­ras- has­ta el Pa­la­cio de La Mo­ne­da, don­de sos­tu­vo una reunión pri­va­da con el Man­da­ta­rio. Allí se ha­bría es­bo­za­do tam­bién el nom­bre del fu­tu­ro sub­di­rec­tor de Ca­ra­bi­ne­ros: el di­rec­tor de Con­trol y Dro­gas, ge­ne­ral Ál­va­ro Al­ta­mi­rano, quien se ha­ría car­go de la in­ves­ti­ga­ción in­ter­na por Ope­ra­ción Hu­ra­cán, lue­go de que Pi­ne­da - quien li­de­ra­ba el su­ma­rioa­ban­do­ne la ins­ti­tu­ción.

Vi­lla­lo­bos, en tan­to, se re­clu­yó en su par­ce­la ubi­ca­da en Is­la de Mai­po y via­ja­rá pró­xi­ma­men­te a Con­cep­ción para vi­si­tar a sus pa­dres. Aún man­tie­ne pen­dien­te si ha­rá cla­ses en la Es­cue­la de Ca­ra­bi­ne­ros, co­mo es cos­tum­bre de los ex ge­ne­ra­les di­rec­to­res.

En un año, el fis­cal Cam­pos ha for­ma­li­za­do a 36 ca­ra­bi­ne­ros, 20 ofi­cia­les en re­ti­ro y 71 ci­vi­les. De ellos, 27 uni­for­ma­dos es­tán en pri­sión pre­ven­ti­va en el mar­co de sie­te aris­tas de­ri­va­das del frau­de.

La fis­cal Ca­ñas in­da­ga el re­ti­ro to­tal y en efec­ti­vo de los gas­tos re­ser­va­dos de 2017 rea­li­za­do por Vi­lla­lo­bos el mis­mo día en que és­te dio a co­no­cer el frau­de en Ca­ra­bi­ne­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.