La ago­nía y el éx­ta­sis

La Tercera - Reportajes - - Apuntes -

Pue­de pa­re­cer de­ma­sia­do dra­má­ti­ca y, sin em­bar­go, la pregunta es per­ti­nen­te: ¿ Has­ta qué pun­to tie­ne que lle­gar la des­com­po­si­ción de un go­bierno para te­ner una se­ma­na co­mo la úl­ti­ma de la Pre­si­den­ta Ba­che­let en La Mo­ne­da? ¿Se tra­ta de un pro­ble­ma de la coa­li­ción, que sim­ple­men­te no es­ta­ba fun­cio­nan­do, o se tra­tó de un pro­ble­ma de la Man­da­ta­ria? Los an­te­ce­den­tes en­tre­ga­dos por el ex mi­nis­tro de Jus­ti­cia ha­cen ver que, apar­te de ha­ber un caos al­re­de­dor de la Pre­si­den­ta, ella tam­po­co es­ta­ba co­nec­tan­do bien con la reali­dad.

Una ma­ne­ra di­plo­má­ti­ca de plan­tear­lo, y de no res­pon­der a los in­te­rro­gan­tes de fon­do, es de­cir que al se­gun­do go­bierno de Ba­che­let le so­bró una se­ma­na. Es­tá bien, el ba­lan­ce ha­bría si­do me­nos ma­lo. Pe­ro ate­rra pen­sar que el ti­món del bar­co es­tu­vo a car­go de una men­te tan con­fun­di­da por an­sie­da­des, pe­que­ñe­ces y ges­tos pos­tre­ros, no para re­sol­ver los pro­ble­mas del país, sino para in­ten­tar sal­var, des­de sus par­ti­cu­la­res pers­pec­ti­vas, su pro­pio pe­lle­jo an­te la his­to­ria.

Es un po­co obs­ceno en­te­rar­nos de que el te­ma que sa­có a luz ta­les mi­se­rias ha­ya si­do la cárcel de Pun­ta Peu­co. Y lo es por­que es un asun­to muy do­lo­ro­so tan­to en el mun­do de los de­re­chos hu­ma­nos -víc­ti­mas, fa­mi­lia­res y or­ga­ni­za­cio­nes- co­mo para el círcu­lo de los mi­li­ta­res re­clui­dos en el pe­nal, mu­chos de los cua­les pro­ba­ble­men­te no es­ta­rían allí si sus su­pe­rio­res hu­bie­sen te­ni­do en el mo­men­to opor­tuno el co­ra­je de re­co­no­cer y de asu­mir las res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas y pe­na­les que les ca­bían por las ope­ra­cio­nes re­pre­si­vas que or­de­na­ron.

Con es­tos asun­tos no se jue­ga. En es­tos te­mas es de mal gus­to ju­gar al mis­te­rio (“que­dan cin­co días, yo no anun­cio na­da por la pren­sa, ahí se ve­rá”). Y es sim­ple­men­te una in­sen­sa­tez usar la ex­pec­ta­ción no para sa­tis­fa­cer de­man­das que son sen­ti­das, sino sim­ple­men­te para cor­tar­le la res­pi­ra­ción al país por un ra­to, po­ner ca­ra de co­ne­xión con el más allá y ga­nar por unos mi­nu­tos un pro­ta­go­nis­mo pa­té­ti­co o es­pu­rio, que por lo de­más la cronología re­pu­bli­ca­na ya le es­ta­ba qui­tan­do. To­do muy tris­te, por­que cual­quie­ra hu­bie­ra si­do la de­ci­sión de la Pre­si­den­ta, ce­rrar el pe­nal o no ce­rrar­lo, ella sa­bía po­si­ti­va­men­te que a esas al­tu­ras no iba a te­ner nin­gún efec­to real apar­te del me­diá­ti­co.

Así las co­sas, aho­ra he­mos ve­ni­do a sa­ber que el go­bierno de Ba­che­let, en ri­gor, ha­bía caí­do en la ino­pe­ran­cia ab­so­lu­ta mu­cho an­tes y que esa apa­rien­cia de go­ber­nar has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to era sim­ple­men­te im­pos­tu­ra, nar­ci­sis­mo y bluf. La Nue­va Ma­yo­ría, es ver­dad, no tu­vo na­da que ver en es­ta co­me­dia fi­nal; sin em­bar­go, no fue por­que La Mo­ne­da la hu­bie­ra de­ja­do al mar­gen de sus dis­yun­ti­vas, sino sim­ple­men­te por­que en esos mo­men­tos ya ha­bía de­ja­do de exis­tir. So­lo un tes­ti­mo­nio al res­pec­to: el can­di­da­to su­yo y del con­ti­nuis­mo, el can­di­da­to que la ha­bía re­pre­sen­ta­do en se­gun­da vuel­ta, es­ta­ba en un pro­ce­so de de­va­lua­ción po­lí­ti­ca ful­mi­nan­te, con po­cos pre­ce­den­tes en la his­to­ria po­lí­ti­ca re­cien­te y ter­mi­nó es­ta se­ma­na mez­clan­do sus opi­nio­nes so­bre el con­flic­to chi­leno bo­li­viano so­me­ti­do a la Cor­te de La Ha­ya en la ac­tua­li­dad con una inopor­tu­na re­fe­ren­cia al in­ter­cam­bio de mar por te­rri­to­rio. Si esa era su mi­ra­da so­bre un te­ma tan sen­si­ble para nues­tra po­lí­ti­ca ex­te­rior, da has­ta vér­ti­go pen­sar de la que nos sal­va­mos.

Tal vez por pu­ro efec­to com­pa­ra­ti­vo, el se­gun­do go­bierno de Pi­ñe­ra em­pe­zó bien. En lo bá­si­co, ce­ro fal­ta. Se di­ría que has­ta fue una se­ma­na ex­cep­cio­nal y re­ga­la­da: sin fa­ro­leo me­diá­ti­co, con una pre­ci­sa de­ter­mi­na­ción de rum­bos y con bas­tan­te más res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca. El Pre­si­den­te reali­zó un en­cuen­tro con las di­ri­gen­cias de su coa­li­ción en Vi­ña del Mar y lo que el país vio allí fue un cam­bio de dis­cur­so que la ciu­da­da­nía es­ta­ba pi­dien­do a gri­tos. Vio tam­bién un con­glo­me­ra­do en­tu­sias­ta y or­de­na­do, no su­fi­cien­te, des­de lue­go, para dar­le go­ber­na­bi­li­dad al país, aun­que sí para cons­truir­la a pul­so en torno a unos cuan­tos con­sen­sos ra­zo­na­bles. Co­mo in­su­mo ini­cial, para los tiem­pos que han co­rri­do, no es­tá mal.

Qué du­da ca­be, por su­pues­to, que el par­ti­do de fon­do to­da­vía no em­pie­za. Hay efec­ti­va­men­te en la so­cie­dad chi­le­na y en el ar­co po­lí­ti­co ten­sio­nes que son muy agu­das y que, con o sin mo­vi­mien­to so­cial, igual se van a ma­ni­fes­tar. Pe­ro un go­bierno res­pon­sa­ble no pue­de vi­vir ate­rra­do o in­mo­vi­li­za­do por el cu­co de la efer­ves­cen­cia so­cial. Los re­cur­sos no son ili­mi­ta­dos y lo im­por­tan­te es que la gen­te se­pa que to­do lo se lle­ve un sec­tor de­ja­rá de lle­var­lo otro cu­yas ne­ce­si­da­des a lo me­jor son tan­to o más aten­di­bles. La apuesta del go­bierno es prio­ri­zar a los sec­to­res que son más vul­ne­ra­bles, pe­ro eso es más fá­cil de­cir­lo que apli­car­lo. El gran ta­lón de Aqui­les de los paí­ses de in­gre­sos me­dios en tran­ce de mo­der­ni­za­ción es la pér­di­da del sen­ti­do de lo co­lec­ti­vo y la hi­per­tro­fia del in­di­vi­dua­lis­mo, tan­to en el plano per­so­nal co­mo sec­to­rial. Res­tau­rar esa di­men­sión, si es que al­gu­na vez la tu­vi­mos, y tra­du­cir­la a una suerte de pro­yec­to na­cio­nal, no se­rá fá­cil, pe­ro el go­bierno tie­ne ra­zón de que se­ría me­nos di­fí­cil con­se­guir­lo -por ejem­plo, en­tre va­rias otras ur­gen­cias- en ma­te­rias co­mo la pro­tec­ción a la in­fan­cia o en un acuer­do trans­ver­sal por la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na. A na­die le con­vie­ne que es­tos pro­ble­mas se si­gan arras­tran­do.

Go­ber­nar sig­ni­fi­ca, en de­fi­ni­ti­va, man­te­ner el fo­co en eso, en lo que es im­por­tan­te y en lo que es po­si­ble. No hay mar­gen al­guno para que los go­bier­nos pue­dan lle­var al país un cen­tí­me­tro más allá de lo que los ciu­da­da­nos quie­ren. Y no hay otro mo­do de su­pe­rar es­ta res­tric­ción que con el tra­ba­jo per­sua­si­vo y mo­vi­li­za­dor que en­tre­ga la po­lí­ti­ca. Por eso, es­ta vez el tra­ba­jo po­lí­ti­co para Pi­ñe­ra es clave. El Pre­si­den­te en­tien­de que el país da para más. Y que ten­drá que com­par­tir me­jor con la gen­te su con­fian­za en que, a pe­sar de to­do, po­de­mos más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.