In­ter­mez­zo, ins­ta­la­cio­nes

La Tercera - Reportajes - - Apuntes -

El bre­ve re­vo­lo­teo de la ban­da tri­co­lor des­de el ma­ter­nal y aco­ge­dor pe­cho pro­gre­sis­ta ha­cia el en­ju­to y plano de la “de­re­cha ca­ver­na­ria, reac­cio­na­ria y re­tar­da­ta­ria” en­car­na­da por Pi­ñe­ra no sig­ni­fi­có mu­cho para la Pri­me­ra Le­ga­ta­ria de la Na­ción y su Gran Elen­co. Co­mo ha­bi­tan­tes de un mun­do pa­ra­le­lo don­de exis­ten po­cas ra­zo­nes pú­bli­cas pe­ro mu­chas fan­ta­sías po­lí­ti­cas, no fue, para ellos, ni el epí­lo­go de una de­rro­ta ni la inauguración de un exi­lio ni la con­se­cuen­cia de una cul­pa. La úni­ca ver­sión que acep­tan co­mo cau­sa de su tro­pie­zo es la ma­la onda de los fa­chos po­bres, la pé­si­ma co­mu­ni­ca­ción y el ma­chis­mo-le­ni­nis­mo que ha­bría aco­sa­do “des­pia­da­da­men­te” a la Pre­si­den­ta. Es una mi­ra­da pro­fun­da­men­te au­to­com­pla­cien­te don­de se mez­clan en tu­mul­to la inocen­cia, la in­ge­nui­dad, la por­fía, la ig­no­ran­cia y el opor­tu­nis­mo. Es lo que les per­mi­te creer que su le­ga­do es in­men­so y su sa­li­da de La Mo­ne­da só­lo un tran­si­to­rio hi­po. Por eso era in­ne­ce­sa­rio ir muy le­jos en el ejer­ci­cio de pu­ri­fi­ca­ción y pe­ni­ten­cia lla­ma­do “au­to­crí­ti­ca”, del cual se ol­vi­da­ron en una se­ma­na.

“Vol­ve­re­mos…”

Hay más: los idos no creen real­men­te ha­ber­se ido. Se con­si­de­ran en com­pás de es­pe­ra. “Vol­ve­re­mos en cua­tro años” di­jo un mi­nis­tro, fra­se que se­gún quien sea el oyen­te se en­tien­de co­mo una pro­me­sa o una ame­na­za. Para ellos la de­rro­ta en las ur­nas fue una ano­ma­lía. A su pro­gra­ma no lo con­si­de­ran muer­to sino vi­vo, no fu­gaz sino im­pe­re­ce­de­ro, ab­so­lu­to, in­me­jo­ra­ble e in­tan­gi­ble; por eso si­guie­ron go­ber­nan­do “has­ta el úl­ti­mo día” en La Mo­ne­da y pre­ten­den seguir ha­cién­do­lo fue­ra de ella por me­dio de una pe­na­du­ra po­lí­ti­ca ad­mi­nis­tra­da des­de el Más Allá, es­to es, des­de pi­tu­tos en or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les u ONG pro­gres.

La pri­me­ra ma­ni­fes­ta­ción del uso de es­ta ta­bla oui­ja del pro­gre­sis­mo fue­ron los pro­yec­tos le­gis­la­ti­vos en­via­dos en la ho­ra 25, suerte de torpe­dos di­ri­gi­dos a un blan­co que na­ve­ga mu­cho más le­jos de di­cho “úl­ti­mo día”. El plan es seguir vi­gen­tes con ini­cia­ti­vas le­ga­les, pa­ta­le­tas va­ló­ri­cas y de­fen­sas del le­ga­do que de­be­rán dis­cu­tir­se en el nue­vo go­bierno co­mo si fue­ra el an­ti­guo. En vez de usar ese tiem­po con sus pro­pios pro­yec­tos, se pre­ten­de que el Pre­si­den­te Pi­ñe­ra cai­ga en la mis­ma si­tua­ción que ex­pe­ri­men­tó en su pri­mer man­da­to, cuan­do de­bió ocu­par­se más de re­cons­truir el país que de cons­truir su agen­da ori­gi­na­ria. Con esa in­je­ren­cia de ul­tra­tum­ba la ex Pre­si­den­ta y su círcu­lo rehabilitan y re­su­ci­tan la es­tra­te­gia que, se di­ce, ins­pi­ró a Jai­me Guz­mán con su Cons­ti­tu­ción. Guz­mán ha­bría cal­cu­la­do que con ella aun el ad­ver­sa­rio se ve­ría cons­tre­ñi­do a ejer­cer su po­der den­tro de cier­to mar­co ju­rí­di­co; en es­te ca­so se pre­ten­de que “la de­re­cha” se vea com­pe­li­da a go­ber­nar den­tro de cier­to mar­co po­lí­ti­co. En re­su­men, para la NM y la se­ño­ra Ba­che­let el go­bierno de Pi­ñe­ra se­rá -o es­pe­ran que sea- só­lo un “in­ter­mez­zo”. Para eso cuen­tan con el Con­gre­so, con al me­nos 100 mil com­ba­tien­tes ins­ta­la­dos den­tro de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca para de­fen­der el “le­ga­do”, con los “mo­vi­mien­tos so­cia­les”, en es­pe­cial los es­tu­dian­tes, siem­pre tan úti­les, con los gre­mios di­gi­ta­dos por el PC, con los efec­tos del des­ca­la­bro ins­ti­tu­cio­nal y fi­nan­cie­ro y so­bre to­do cuen­tan con el es­ta­do aními­co y los “va­lo­res” que de­ja­ron ins­ta­la­dos.

Ins­ta­la­cio­nes

Los “te­mas ins­ta­la­dos” de los que los idos a me­dias se jac­tan co­mo obra de gran mé­ri­to son las tra­bas más di­fi­cul­to­sas con las que ten­drá que li­diar el nue­vo go­bierno. Se tra­ta de pos­tu­ras in­crus­ta­das en la men­te po­pu­lar co­mo ver­da­des de a pu­ño, axio­má­ti­cas e in­con­tes­ta­bles. La sen­sa­ción pre­do­mi­nan­te es que si se ins­ta­la­ron es por­que son bue­nas, aun­que di­cha trans­fe­ren­cia au­to­má­ti­ca de va­lor des­de la can­ti­dad a la ca­li­dad es una fa­la­cia. ¡Cuán­tos erro­res y mons­truo­si­da­des no han es­ta­do ins­ta­la­dos en la con­cien­cia co­lec­ti­va y cuán­tos crí­me­nes no se han co­me­ti­do a ba­se de ellos! Por mi­les de años lo es­tu­vo la idea de que la Tie­rra era pla­na y hoy, 2018, mi­llo­nes de fie­les tie­nen ins­ta­la­da la idea de que su fe les exi­ge obli­gar a las mu­je­res a cu­brir­se de pies a ca­be­za. Hay mi­les de “ins­ta­la­cio­nes” por el es­ti­lo. Ca­si po­dría de­cir­se que la en­te­ra cul­tu­ra po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta de cual­quier mo­men­to de la his­to­ria es un tin­gla­do de ri­dí­cu­las ins­ta­la­cio­nes dan­do lu­gar, por esa ra­zón, a una na­rra­ti­va de crí­me­nes, mi­se­rias y lo­cu­ras. Por eso di­go: ¡Lí­bra­nos Se­ñor de las ins­ta­la­cio­nes! To­da idea o sen­ti­mien­to “ins­ta­la­do” es ob­so­le­to pre­ci­sa­men­te por­que es­tan­do ins­ta­la­do re­sis­te por­fia­da­men­te el ra­cio­ci­nio, la ló­gi­ca y la evi­den­cia em­pí­ri­ca, mien­tras lo re­cién ins­ta­la­do sue­le ser erró­neo por­que se ins­ta­ló aco­mo­dán­do­se a los dis­cre­tos po­de­res men­ta­les de do­ña Jua­ni­ta. Ins­ta­la­da o no ins­ta­la­da, de ayer o de hoy, to­da idea de­bie­ra re­sis­tir el aná­li­sis de la ra­zón. Su edad no vie­ne a cuen­to.

La lis­ta

¿Con qué ins­ta­la­cio­nes se to­pa­rá el actual go­bierno? Con la de que el “lu­cro” es pe­ca­do mor­tal en va­rios ám­bi­tos y al me­nos sos­pe­cho­so en los de­más, con la creen­cia de que el te­ma de la iden­ti­dad de gé­ne­ro es de gran tras­cen­den­cia para el país, con la po­pu­lar idea de que la gra­tui­dad es un de­re­cho exi­gi­ble en ca­da vez más áreas, con la de que los em­pre­sa­rios son ca­si to­dos una tur­ba de la­dro­nes y/o ex­plo­ta­do­res y con la in­creí­ble me­mez de que ser un país “aco­ge­dor” sig­ni­fi­ca de­jar en­trar a cual­quie­ra, en ma­sa, sin “dis­cri­mi­na­ción”. Agré­gue­se la gran­dio­sa idea geo­po­lí­ti­ca de que los ex­tre­mis­tas ma­pu­ches son com­ba­tien­tes de una cau­sa jus­ta.

An­te esa má­qui­na de ins­ta­la­cio­nes el go­bierno tal vez adop­ta­rá la es­tra­te­gia de de­jar avan­zar las ini­cia­ti­vas que, por ser “va­ló­ri­cas”, no afec­tan el fun­cio­na­mien­to y fun­da­men­to del país, el cual ra­di­ca en el or­den ins­ti­tu­cio­nal, te­rri­to­rial y eco­nó­mi­co. Si ma­ña­na al­guien po­drá fir­mar Eu­ge­nia en vez de Eu­ge­nio eso no afec­ta­rá el IPC, el PGB ni el fun­cio­na­mien­to de las po­li­cías, la sa­lud, RR.EE., etc. Para ser fran­cos, esa cla­se de te­mas in­tere­sa só­lo al 0,01% de los chi­le­nos y a la in­fa­ti­ga­ble ba­rra de los es­co­la­res pro­gre­sis­tas, a na­die más. Es con di­cha anuen­cia a re­ga­ña­dien­tes pe­ro dis­fra­za­da tras una amo­ro­sa son­ri­sa de mo­der­nis­mo -para eso es­tá Evó­po­li- que se in­ten­ta­rá ami­no­rar o em­bo­tar la re­sis­ten­cia opues­ta a los ajus­tes en los cam­pos vi­ta­les.

¿ Cuá­les “ins­ta­la­cio­nes” tie­nen un atis­bo de buen sen­ti­do y me­re­cen su con­di­ción de tal, al me­nos por aho­ra? Im­po­si­ble sa­ber­lo sin un exa­men ló­gi­co y em­pí­ri­co que ni pro­mo­to­res ni de­trac­to­res han aco­me­ti­do en se­rio o por el tiem­po su­fi­cien­te. En el te­ma de la iden­ti­dad de gé­ne­ro, por ejem­plo, mu­chos ar­tícu­los cien­tí­fi­cos -pue­den en­con­trar­se en Goo­gle- su­gie­ren su ca­rác­ter de me­ro ar­te­fac­to ideo­ló­gi­co. ¿Es eso de­ci­si­vo? Tam­po­co. Pue­de ha­ber otros que di­gan lo con­tra­rio. Ade­más tam­bién de­be eva­luar­se el pe­so re­la­ti­vo de lo que pien­se la ciencia res­pec­to de lo que sien­ta la ciu­da­da­nía. Pe­ro es­te te­ma, co­mo los de­más, nun­ca pa­só por una re­vi­sión de esa cla­se. Ra­to ya que to­dos se con­vir­tie­ron en mo­vi­mien­tos, en es­ló­ga­nes, en pa­sión y a me­nu­do en pu­ra y sim­ple im­be­ci­li­dad. Se con­vir­tie­ron en “ins­ta­la­ción”.

La his­to­ria

No va­le la pe­na re­pro­char­le eso a na­die. Así es co­mo siem­pre se ha mo­vi­do la his­to­ria. La hu­ma­ni­dad en­tra y sa­le de eras ideo­ló­gi­cas ma­si­vas y do­mi­nan­tes no por la fuer­za de la ra­zón sino por el em­pu­je de las pa­sio­nes y de in­tere­ses en­vuel­tos en fe­roz gri­ta­de­ra y pia­do­sa pa­la­bre­ría. El pro­ce­so en­tra­ña ab­sur­das de­mo­li­cio­nes, gro­tes­cos erro­res, enor­mes cos­tos hu­ma­nos y al­gu­nos ais­la­dos acier­tos. So­bre es­tos úl­ti­mos se cons­tru­ye has­ta la pró­xi­ma en­tu­sias­ta de­mo­li­ción y pe­no­sa re­cons­truc­ción. En­ca­rar es­ta ne­ce­si­dad es el pa­pel al que se re­sig­nan los gran­des po­lí­ti­cos. Con­sul­ta­do una vez so­bre su agen­da, el gran can­ci­ller de hie­rro Ot­to von Bis­marck afir­mó que no te­nía nin­gu­na; su es­tra­te­gia era ma­nio­brar lo me­jor po­si­ble den­tro y so­bre la ola que de to­dos mo­dos so­bre­ve­nía para así dis­mi­nuir los cos­tos y au­men­tar los be­ne­fi­cios. Al­go pa­re­ci­do pen­sa­ba He­gel cuan­do afir­mó que no ha­bía na­da más ton­to que pre­ten­der dar­le lec­cio­nes a la his­to­ria. Es­tá por ver­se cuán­tos gra­dos de bis­marc­kis­mo y/o he­ge­lia­nis­mo hay en la men­te de Pi­ñe­ra.

Los idos no creen real­men­te ha­ber­se ido. Se con­si­de­ran en com­pás de es­pe­ra. “Vol­ve­re­mos en cua­tro años”, di­jo un mi­nis­tro, fra­se que, se­gún quien sea el oyen­te, se en­tien­de co­mo una pro­me­sa o una ame­na­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.