Bo­rras­ca en la pe­nín­su­la

Hoy el des­or­den es to­tal, y só­lo el pro­ver­bial es­pí­ri­tu de adap­ta­ción al caos de los italianos per­mi­te que el país no se hun­da en es­pe­ra de que un hom­bre de­cen­te, co­mo el Pre­si­den­te Ma­ta­re­lla, co­mo ayer lo hi­zo Na­po­li­tano, pue­da en­con­trar una sa­li­da de go

La Tercera - Reportajes - - Apuntes -

Des­de ha­ce tiem­po sa­be­mos que el sue­ño de un pro­gre­so as­cen­den­te de la hu­ma­ni­dad que se ges­ta en el Si­glo de las Lu­ces y que mar­có bue­na par­te del pen­sa­mien­to del si­glo XIX y el XX se vio des­men­ti­do por re­tro­ce­sos bru­ta­les, ge­no­ci­dios, gue­rras mor­tí­fe­ras y re­gí­me­nes po­lí­ti­cos bár­ba­ros.

Se cre­yó por un ins­tan­te que el fin de la Gue­rra Fría abri­ría las gran­des ala­me­das del pro­gre­so. Nues­tro buen Fu­ku­ya­ma re­ver­de­ció la te­sis he­ge­lia­na del fin de la his­to­ria, en­ten­di­da co­mo el fin de la dia­léc­ti­ca del con­flic­to.

La de­mo­cra­cia li­be­ral y la eco­no­mía de mer­ca­do, con­cep­cio­nes ven­ce­do­ras de esa gue­rra, es­ta­ble­ce­rían una he­ge­mo­nía con­sen­sua­da que alen­ta­ría el uso ra­cio­nal de los re­cur­sos para be­ne­fi­cio de to­da la hu­ma­ni­dad.

Se­gún él, en ese mun­do tan ama­ble el úni­co ver­da­de­ro pe­li­gro se­ría el abu­rri­mien­to…

Pe­ro no hu­bo tiem­po para abu­rrir­se. De in­me­dia­to el con­flic­to es­te-oes­te fue re­em­pla­za­do por gue­rras eco­nó­mi­cas, na­cio­na­lis­mos fa­ná­ti­cos, iden­ti­da­des ce­rra­das, rea­les o ima­gi­na­rias, pe­ro de vo­ca­ción ex­clu­yen­te, cuan­do no ase­si­nas.

El si­glo XXI se inau­gu­ró ba­jo el signo de la des­truc­ción de las To­rres Ge­me­las, al que si­guie­ron in­va­sio­nes que só­lo ge­ne­ra­ron más gue­rras y un te­rro­ris­mo ram­pan­te y ex­ten­di­do, mu­chas ve­ces en nom­bre de Dios.

Por cier­to, no to­das las no­ti­cias son ma­las, el avan­ce cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co y una cre­cien­te as­pi­ra­ción a ma­yo­res li­ber­ta­des y de­re­chos han con­tri­bui­do a que mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos vi­van me­jor, aban­do­nen la mi­se­ria; re­gí­me­nes crue­les de opre­sión han de­ja­do de exis­tir, pe­ro di­fí­cil­men­te po­de­mos ase­ve­rar que el avan­ce ci­vi­li­za­to­rio ha de­ja­do atrás la bar­ba­rie.

La in­cer­ti­dum­bre si­gue mar­can­do el fu­tu­ro, la actual si­tua­ción geo­po­lí­ti­ca tien­de a ser caó­ti­ca y pe­li­gro­sa por el “re­vi­val” del ar­ma nu­clear, prac­ti­ca­da por gran­des paí­ses ri­cos y pe­que­ños paí­ses po­bres.

La ma­yo­ría de los gran­des Es­ta­dos-con­ti­nen­tes es­tán di­ri­gi­dos por lí­de­res cu­yo es­pí­ri­tu de­mo­crá­ti­co y hu­ma­nis­ta es tan del­ga­do que no es per­cep­ti­ble al ojo hu­mano.

La ma­yor po­ten­cia mun­dial es­tá di­ri­gi­da por un per­so­na­je pe­li­gro­so, pe­león y pa­ra­noi­co que ame­na­za por do­quier y tie­ne una vi­sión mez­qui­na del mun­do, el país que se le­van­ta co­mo la se­gun­da po­ten­cia, si bien tie­ne pa­cien­cia chi­na tien­de a cen­tra­li­zar y per­so­na­li­zar el po­der en su lí­der le­jos de avan­ces de­mo­crá­ti­cos.

La fa­cha­da de­mo­crá­ti­ca de Ru­sia se pa­re­ce ca- da vez más a las al­deas de cartón que hi­zo cons­truir el du­que Go­ri­go­ri Po­tem­kin para que Ca­ta­li­na II, al re­co­rrer Cri­mea, vie­ra en lon­ta­nan­za be­llos edi­fi­cios don­de en ver­dad ha­bía só­lo un pe­la­de­ro.

Pe­ro más allá de es­tos pe­li­gros ob­vios, los pro­ble­mas tam­bién se ex­tien­den a Europa, que des­de el fin de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial ha­bía mos­tra­do un avan­ce ci­vi­li­za­to­rio sin pa­ran­gón, desa­rro­llan­do de­mo­cra­cias prós­pe­ras e igua­li­ta­rias, con­tra­di­cien­do así una lar­ga his­to­ria de gue­rras y conflictos.

Esa Europa que nos ha ins­pi­ra­do por años hoy apa­re­ce fa­ti­ga­da. Cre­cien­do len­ta­men­te, con sus me­ca­nis­mos de in­te­gra­ción igua­li­ta­ria en­tram­pa­dos, mi­ran­do con de­silu­sión sus es­truc­tu­ras re­gio­na­les que ad­mi­ra­mos. Re­co­rren sus paí­ses ten­den­cias na­cio­na­lis­tas y xenófobas, que tien­den más a le­van­tar mu­ros que a es­tre­char ma­nos, su pa­tri­mo­nio de va­lo­res de­mo­crá­ti­cos y de li­ber­ta­des es aco­rra­la­do por vo­ces cre­cien­tes que pre­go­nan vi­sio­nes po­pu­lis­tas y au­to­ri­ta­rias.

Co­mo siem­pre cuan­do las co­sas no an­dan bien, el bie­nes­tar se de­gra­da y hay mie­do al por­ve­nir se en­cuen­tra un chi­vo ex­pia­to­rio, en es­te ca­so el del mi­gran­te y el re­fu­gia­do.

La úl­ti­ma ma­la no­ti­cia vie­ne de Ita­lia y no es me­nor, Ita­lia es la ter­ce­ra eco­no­mía de la Unión Eu­ro­pea y la no­ve­na del mun­do por su ta­ma­ño, tie­ne más de 60 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y con­cen­tra el ma­yor pa­tri­mo­nio cul­tu­ral del mun­do en su te­rri­to­rio pro­duc­to de su ri­quí­si­ma his­to­ria y de su crea­ti­vi­dad.

Sin em­bar­go su his­to­ria po­lí­ti­ca mo­der­na es com­ple­ja, re­cién en 1870 lo­gra cons­ti­tuir­se co­mo un Es­ta­do en for­ma.

El reino de Ita­lia no al­ber­gó, sin em­bar­go, una de­mo­cra­cia só­li­da y un desa­rro­llo te­rri­to­rial pa­re­jo, el norte se desa­rro­lló mien­tras el sur per­ma­ne­ció eco­nó­mi­ca­men­te atra­sa­do.

Des­pués de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, en me­dio de agu­dos conflictos so­cia­les, se ins­ta­ló una dic­ta­du­ra fas­cis­ta que la lle­va­ría a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial alia­da al “mal ab­so­lu­to”, el na­zis­mo ale­mán.

Es só­lo en la pos­gue­rra que Ita­lia, con­ver­ti­da en re­pú­bli­ca, pro­du­ce su mi­la­gro eco­nó­mi­co y se for­ta­le­ce co­mo de­mo­cra­cia en ba­se a una Cons­ti­tu­ción avan­za­da, dis­cu­ti­da por una cons­ti­tu­yen­te de lu­jo que in­clu­yo nom­bres co­mo Ei­nau­di, Cro­ce y To­gliat­ti, y a ello si­guió un re­na­ci­mien­to ar­tís­ti­co, in­te­lec­tual y po­lí­ti­co.

En el plano pu­ra­men­te po­lí­ti­co y de la re­fle­xión po­lí­ti­ca sur­gen nom­bres fuer­tes de la cons­truc­ción po­lí­ti­co-in­te­lec­tual eu­ro­pea con De Gas­pe­ri, Nen­ni, Per­ti­ni, Ber­lin­guer, Mo­ro, Bob­bio y Sar­to­ri, en­tre otros.

Sin em­bar­go, esos lo­gros no fue­ron ca­pa­ces de im­pe­dir el desa­rro­llo de la co­rrup­ción y los pri­vi­le­gios en los sec­to­res di­ri­gen­tes, que ter­mi­nó des­tru­yen­do el sis­te­ma po­lí­ti­co sin ser ca­paz de crear una nue­va es­ta­bi­li­dad; los gi­gan­tes fue­ron re­em­pla­za­dos por per­so­na­jes de una es­ta­tu­ra me­nor que ale­ja­ron la po­lí­ti­ca de la ciu­da­da­nía.

La re­cien­te elec­ción en­tre­gó una am­plio vo­to a un mo­vi­mien­to po­pu­lis­ta de ideas con­fu­sas y des­per­di­ga­das cu­ya vir­tud es no te­ner his­to­ria, el “Mo­vi­men­to cin­que ste­lle”, crea­do por un ac­tor có­mi­co vo­ci­fe­ran­te y mal ha­bla­do de ten­den­cia an­ti­sis­te­ma que ganó en to­do el sur, mien­tras en el norte la de­re­cha tra­di­cio­nal, di­ri­gi­da por un Ber­lus­co­ni que a fuer­za de es­ti­rar­se la ca­ra e im­plan­tar­se pe­lo lu­ce co­mo ju­ga­dor de ta­ca-ta­ca, fue su­pe­ra­do por la “Le­ga” de ori­gen se­pa­ra­tis­ta, hoy con­ver­ti­da en un par­ti­do na­cio­nal, xe­nó­fo­bo, an­ti­eu­ro­peo, de ex­tre­ma de­re­cha, com­pa­ñe­ro de ru­ta de la Sra. Le Pen en Fran­cia, ro­dea­do de fran­jas pro­to-fas­cis­tas, cu­yo lí­der Sal­vi­ni se de­fi­ne or­gu­llo­sa­men­te co­mo po­pu­lis­ta.

La cen­troiz­quier­da, cu­ya ges­tión de go­bierno ha­bía lo­gra­do po­ner en mo­vi­mien­to de­ma­sia­do len­ta­men­te la eco­no­mía, su­frió un des­ca­la­bro, di­vi­di­da por opues­tas arro­gan­cias, y per­dió la mi­tad de sus votos.

Hoy el des­or­den es to­tal, y só­lo el pro­ver­bial es­pí­ri­tu de adap­ta­ción al caos de los italianos per­mi­te que el país no se hun­da en es­pe­ra de que un hom­bre de­cen­te, co­mo el Pre­si­den­te Ma­ta­re­lla, co­mo ayer lo hi­zo Na­po­li­tano, pue­da en­con­trar una sa­li­da de go­ber­na­bi­li­dad fren­te a la au­sen­cia de ma­yo­rías cla­ras.

En los mo­men­tos po­lí­ti­cos más os­cu­ros Chi­le re­ci­bió una fuer­te so­li­da­ri­dad de Ita­lia para re­cu­pe­rar la de­mo­cra­cia, so­bre to­do en el apoyo po­lí­ti­co-cul­tu­ral para dar luz a una re­cons­truc­ción de­mo­crá­ti­ca, por ello an­sia­mos que su­pere es­ta bo­rras­ca y de­be­mos es­tar aten­tos a no co­me­ter sus re­cien­tes erro­res que han he­cho cre­cer en la pe­nín­su­la el po­pu­lis­mo.

Es cier­to que por aho­ra es­ta­mos to­da­vía le­jos de una des­ar­ti­cu­la­ción tan pro­fun­da en­tre opi­nión pú­bli­ca y re­fle­xión po­lí­ti­ca, pe­ro no ol­vi­de­mos que sal­van­do las di­men­sio­nes his­tó­ri­cas tan di­ver­sas te­ne­mos más de un pa­re­ci­do en po­lí­ti­ca con la tra­di­ción ita­lia­na.

Por lo tan­to, es bueno que tan­to el go­bierno co­mo la opo­si­ción en su pró­xi­mo ac­cio­nar no con­si­de­ren esa ex­pe­rien­cia co­mo una his­to­ria aje­na y le­ja­na.

Si las co­sas no se ha­cen bien, al­guien po­dría re­pe­tir­nos ma­ña­na la fra­se de Ho­ra­cio “De te fá­bu­la na­rra­tur” (De ti habla es­ta his­to­ria).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.