¿Qué sig­ni­fi­ca el des­pi­do de Rex Ti­ller­son?

Trump sa­be lo que ha­ce y le da a su ba­se, que se­rá de­ci­si­va en los co­mi­cios en los que el Pre­si­den­te bus­ca­rá la re­elec­ción, ra­zo­nes para sentir que tie­ne en la Ca­sa Blan­ca a un enemi­go de la éli­te.

La Tercera - Reportajes - - Apuntes -

Con­ven­ga­mos en que no es ha­bi­tual el des­pi­do de quien ocu­pa la je­fa­tu­ra de la di­plo­ma­cia es­ta­dou­ni­den­se ape­nas a los 14 me­ses de es­tre­na­do el go­bierno y en que lo es me­nos to­da­vía que esa per­so­na se en­te­re for­mal­men­te de ello a tra­vés del Twit­ter, ha­bien­do te­ni­do co­mo úni­co avi­so, en días pre­vios, al­gu­nas in­di­rec­tas ex­pre­sa­das por el je­fe de la Ca­sa Blan­ca.

Pe­ro con­ven­ga­mos tam­bién en que el sen­ti­do de lo que es ha­bi­tual ha cam­bia­do ba­jo la Pre­si­den­cia de Do­nald Trump y en que a Rex Ti­ller­son, des­pe­di­do es­ta se­ma­na co­mo je­fe de la di­plo­ma­cia es­ta­dou­ni­den­se, no le ha su­ce­di­do na­da que no les ha­ya su­ce­di­do a otros fun­cio­na­rios de al­to ni­vel. En la era del cues­tio­na­mien­to sis­te­má­ti­co de to­do lo que es “es­ta­blish­ment”, tra­di­ción, pro­to­co­lo o há­bi­to, tie­ne mu­cha ló­gi­ca que las co­sas ocu­rran así, in­tem­pes­ti­va y abrup­ta­men­te, sin el cui­da­do de las for­mas que uno aso­cia a otros tiem­pos, hoy me­nos de mo­da. Al fin y al ca­bo, Trump no fue ele­gi­do para seguir ha­cien­do las co­sas co­mo se ha­cían an­tes, sino para po­ner­las de ca­be­za, en el fon­do y la for­ma, de acuer­do con sus mo­da­les y su es­ti­lo bron­cos y, lo que es más im­por­tan­te, con la ira po­pu­lar con­tra el es­ta­do de co­sas im­pe­ran­te. Trump no ha­ce na­da para lo que no fue­ra ele­gi­do, aun si una ma­yo­ría del vo­to po­pu­lar le fue con­tra­ria y una ma­yo­ría, se­gún las en­cues­tas, desaprue­ba su ges­tión. Él es­tá en per­fec­ta sin­to­nía -en la mis­ma “lon­gi­tud de onda”, co­mo di­cen los fran­ce­ses- que esa ma­sa de vo­tan­tes muy im­por­tan­te que de­ci­dió, en los es­ta­dos clave, su triun­fo elec­to­ral. El des­pi­do de Ti­ller­son, des­de la for­ma mis­ma, va­li­da el man­da­to po­pu­lis­ta de Trump al tiem­po que el man­da­to po­pu­lis­ta de Trump va­li­da su for­ma de ac­tuar fren­te a su ex co­la­bo­ra­dor. Es una di­ná­mi­ca me­dian­te la cual el lí­der po­pu­lis­ta y su ba­se se ali­men­tan mu­tua­men­te.

To­do es­to es­tá muy bien es­tu­dia­do y cal­cu­la­do, al­go que pa­re­cen mu­chas ve­ces per­der de vis­ta al­gu­nos crí­ti­cos de Trump para los cua­les to­do res­pon­de a unos im­pul­sos pu­ra­men­te ins­tin­ti­vos, no pro­ce­sa­dos por la in­te­li­gen­cia, de par­te del Pre­si­den­te. Aun­que hay mu­cho de eso en su ac­cio­nar, es só­lo una par­te de la his­to­ria. Trump sa­be lo que ha­ce y le da a su ba­se, que se­rá de­ci­si­va en los co­mi­cios en los que el Pre­si­den­te bus­ca­rá la re­elec­ción, ra­zo­nes para sentir que tie­ne en la Ca­sa Blan­ca a un enemi­go de la éli­te. ¿Y qué hay de más “éli­te” en es­te mun­do que el ex CEO del gi­gan­te petrolero Ex­xon Mo­bil a quien el Pre­si­den­te nom­bró je­fe de su di­plo­ma­cia al co­mien­zo de su man­da­to?

Me he detenido un mo­men­to en las for­mas an­tes que en el fon­do por­que creo im­por­tan­te que los lec­to­res con­si­de­ren has­ta qué pun­to los pro­ce­di­mien­tos que si­gue Trump res­pon­den a una es­tra­te­gia y a una eta­pa po­lí­ti­ca de los Es­ta­dos Unidos en la que la for­ma y el fon­do a me­nu­do se con­fun­den o en la que la pri­me­ra pue­de a ve­ces ser más im­por­tan­te que la se­gun­da.

Di­cho es­to, va­ya­mos al fon­do. ¿Ha si­do el des­pi­do de Ti­ller­son una ma­ne­ra de des­pe­jar el te­rreno para que la Ca­sa Blan­ca pue­da lle­var a ca­bo una po­lí­ti­ca ex­te­rior más pro­pia de “hal­co­nes” que de “pa­lo­mas”? ¿Pue­de in­ter­pre­tar­se el nom­bra­mien­to de Mi­ke Pom­peo, ex mi­li­tar, ex con­gre­sis­ta cer­cano al “Tea party”, ex di­rec­tor de la CIA y hom­bre con fa­ma de “du­ro” co­mo una ope­ra­ción de cap­tu­ra de­fi­ni­ti­va de la po­lí­ti­ca ex­te­rior por par­te de Trump y el sec­tor más be­li­ge­ran­te que lo ro­dea?

El con­sen­so po­lí­ti­co res­pon­de afir­ma­ti­va­men­te a es­tas pre­gun­tas. Y, a juz­gar por los des­en­cuen­tros que tu­vie­ron Trump y Ti­ller­son, esa in­ter­pre­ta­ción tie­ne sen­ti­do a pri­me­ra vis­ta. Ti­ller­son se opo­nía a aban­do­nar los acuer­dos del cam­bio cli­má­ti­co de Pa­rís, es­ta­ba a fa­vor de hon­rar el pac­to con Irán re­la­cio­na­do con las ar­mas nu­clea­res, que­ría dis­tan- ciar­se más cla­ra­men­te de Ru­sia y ha­bía acu­sa­do a Moscú re­cien­te­men­te de ser res­pon­sa­ble del en­ve­ne­na­mien­to de un ex es­pía ru­so en el Reino Uni­do, y se ha­bía opues­to a la de­ci­sión del Pre­si­den­te de acep­tar la in­vi­ta­ción a dia­lo­gar con Kim Jong-un sin con­di­cio­nes y sin una pre­pa­ra­ción di­plo­má­ti­ca mi­nu­cio­sa.

Si uno exa­mi­na es­ta lis­ta de desave­nen­cias, sin em­bar­go, ve­rá que en ella hay una com­bi­na­ción de pos­tu­ras tra­di­cio­nal­men­te con­si­de­ra­das “du­ras” con otras con­si­de­ra­das, en tiem­pos nor­ma­les, “mo­de­ra­das”. El apoyo a los acuer­dos cli­má­ti­cos de Pa­rís es “mo­de­ra­do” (son los “du­ros” los que los re­cha­zan). Pe­ro, en cam­bio, la hos­ti­li­dad al ré­gi­men de Pu­tin es una pos­tu­ra “du­ra” mien­tras que has­ta ha­ce po­co eran los “mo­de­ra­dos” los que re­cha­za­ban ese es­pí­ri­tu con­fron­ta­cio­nal, pro­pio de la Gue­rra Fría. ¿Qué ha su­ce­di­do? Sen­ci­lla­men­te, que el po­pu­lis­mo ha des­or­de­na­do la fron­te­ra en­tre lo “du­ro” y lo “mo­de­ra­do”, de tal mo­do que hay una nue­va fron­te­ra: de un la­do es­tá lo que Trump y los su­yos de­fien­dan y del otro aque­llo que la opo­si­ción sos­ten­ga por con­tras­te con él.

Es­to sig­ni­fi­ca­ría, en­ton­ces, que no pue­de ha­cer­se una lec­tu­ra ex­clu­si­va­men­te ideo­ló­gi­ca o po­lí­ti­ca del des­pi­do de Ti­ller­son. Si así fue­ra, ha­bría va­rios ele­men­tos que con­tra­di­rían ese aná­li­sis, em­pe­zan­do por el he­cho de que Ti­ller­son, co­mo mu­chos con­ser­va­do­res “du­ros”, se opo­ne a tra­tar con Kim Jong-un sin con­di­cio­nes. Es cier­to que en tér­mi­nos ge­ne­ra­les Ti­ller­son pre­fe­ría una di­plo­ma­cia tra­di­cio­nal y el uso de mé­to­dos más afi­nes con los há­bi­tos del De­par­ta­men­to de Es­ta­do o, en su de­fec­to, con la lí­nea co­no­ci­da de los re­pu­bli­ca­nos con­ser­va­do­res. Pe­ro ser se­cre­ta- rio de Es­ta­do de Trump es, jus­ta­men­te, te­ner que apar­tar­se de cual­quier ca­non, ya sea “du­ro” o “mo­de­ra­do”, bu­ro­crá­ti­co o tí­pi­ca­men­te con­ser­va­dor, por­que el Pre­si­den­te no res­pon­de a unas con­vic­cio­nes de con­jun­to muy pre­vi­si­bles. Es ca­paz de acep­tar un diá­lo­go in­con­di­cio­nal con el mis­mo go­bierno al que la vís­pe­ra con­si­de­ra­ba el peor pe­li­gro para la hu­ma­ni­dad o de apli­car san­cio­nes a Ru­sia (co­mo hi­zo es­ta se­ma­na con­tra cin­co or­ga­ni­za­cio­nes y 19 per­so­nas de ese país) y al mis­mo tiem­po abo­gar de­ci­di­da­men­te por una es­tre­cha re­la­ción con Moscú para lu­char con­tra el fa­na­tis­mo is­lá­mi­co y com­pen­sar lo que per­ci­be co­mo la de­bi­li­dad de las de­mo­cra­cias li­be­ra­les.

No exis­te un li­bre­to po­pu­lis­ta en po­lí­ti­ca ex­te­rior, pe­ro sa­be­mos que los lí­de­res po­pu­lis­tas sue­len desafiar las con­ven­cio­nes y es­ta­ble­cer una re­la­ción en­tre el cau­di­llo y la ba­se que pa­sa por en­ci­ma de to­do: tra­di­ción, cá­no­nes, re­glas no es­cri­tas y, cuan­do es po­si­ble, tam­bién nor­mas le­ga­les. El ver­bo del cau­di­llo reemplaza to­do es­to. Para ser fun­cio­na­rio de al­to ni­vel de un lí­der po­pu­lis­ta hay que te­ner ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción, con­tra­dic­ción, im­pro­vi­sa­ción. Un CEO de Ex­xon Mo­bil, un te­jano con­ser­va­dor y tra­di­cio­nal, di­fí­cil­men­te iba a po­der ac­tuar de acuer­do con esas re­glas de jue­go. Por eso era ha­bi­tual que cho­ca­ra con Trump. Has­ta el pun­to de que, exas­pe­ra­do, ha­bló de él en tér­mi­nos in­sul­tan­tes en pri­va­do, con la ma­la suerte de que la NBC se en­te­ró y lo pu­bli­có. Des­de ese mo­men­to el des­tino de la re­la­ción es­ta­ba mar­ca­do.

En la me­di­da en que no se pue­de dar una in­ter­pre­ta­ción pu­ra­men­te ideo­ló­gi­ca o po­lí­ti­ca al des­pi­do de Ti­ller­son, tam­po­co es po­si­ble va­ti­ci­nar qué lí­nea se­gui­rá Trump en com­pa­ñía de Pom­peo (que de­be ser ra­ti­fi­ca­do por el Senado, al­go es­pe­cial­men­te im­por­tan­te en el “ti­ming” de la no­mi­na­ción, pues los co­mi­cios de no­viem­bre po­drían pro­du­cir un Con­gre­so son una ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na dis­mi­nui­da o in­clu­so re­ver­ti­da). Trump po­dría en ade­lan­te con­ti­nuar con po­lí­ti­cas que gus­tan a los “du­ros” (co­mo el tras­la­do de la em­ba­ja­da es­ta­dou­ni­den­se en Is­rael a Je­ru­sa­lén), pe­ro tam­bién lle­var a ca­bo po­lí­ti­cas pro­pias de los “mo­de­ra­dos”, co­mo dia­lo­gar in­con­di­cio­nal­men­te con enemi­gos o in­clu­so cam­biar su pos­tu­ra fren­te a los acuer­dos cli­má­ti­cos de Pa­rís y ar­gu­men­tar que ha con­se­gui­do mo­di­fi­car su in­ter­pre­ta­ción. Por­que lo cier­to es que en la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Trump só­lo cier­tos as­pec­tos cal­zan con las pre­fe­ren­cias de al­gu­nos sec­to­res ideo­ló­gi­cos y otros no. Nun­ca se pue­de des­car­tar que la Ca­sa Blan­ca dé un gi­ro de 180 gra­dos res­pec­to de una ma­te­ria por­que una in­tui­ción de Trump así lo acon­se­ja.

¿Ca­be es­pe­rar que con Pom­peo la po­lí­ti­ca de Trump ha­cia Amé­ri­ca La­ti­na va­ríe? En reali­dad, no hay una po­lí­ti­ca ha­cia Amé­ri­ca La­ti­na pro­pia­men­te ha­blan­do ni la habrá en el fu­tu­ro cer­cano. Hay pos­tu­ras en asun­tos con­cre­tos -Ve­ne­zue­la, las dro­gas y, por su­pues­to, la in­mi­gra­ción-, en los que las di­fe­ren­cias en­tre Trump y Ti­ller­son no eran tan cla­ras co­mo lo son en al­gu­nas otras áreas ya men­cio­na­das. Es po­si­ble que Pom­peo, que es más be­li­ge­ran­te que Ti­ller­son, sea más agre­si­vo con la dic­ta­du­ra ve­ne­zo­la­na, pre­sio­ne más a Colombia y otros paí­ses en te­mas co­mo la erra­di­ca­ción de la co­ca y adop­te una pos­tu­ra más ver­bal que la de su an­te­ce­sor fren­te a Mé­xi­co, en lí­nea con Trump. Pe­ro en lo esen­cial no pa­re­ce que él as­pi­re a mo­di­fi­car na­da sus­tan­cial­men­te. Lo que sí pue­de su­ce­der es que Trump de­ci­da un día que en esas u otras ma­te­rias es ne­ce­sa­rio un cam­bio de lí­nea, en cu­yo ca­so to­do que­da­rá re­du­ci­do a la sim­ple cues­tión de si el nue­vo lí­der de la di­plo­ma­cia es­ta­dou­ni­den­se se ali­nea o no con su je­fe.

Amé­ri­ca La­ti­na no pue­de dar­se el lu­jo de te­ner ma­las re­la­cio­nes con Washington y hay de­ma­sia­dos va­sos co­mu­ni­can­tes y re­la­cio­nes co­mer­cia­les y fi­nan­cie­ras, ade­más de po­lí­ti­cas, co­mo para plan­tear ba­ta­llas de­sigua­les con­tra la pri­me­ra po­ten­cia. Eso era cier­to con Ti­ller­son y lo se­gui­rá sien­do con Pom­peo. Lo que ca­be es que en aque­llos asun­tos que sean de mu­cha im­por­tan­cia la re­gión ac­túe co­mo una uni­dad para de­fen­der una lí­nea ra­zo­na­ble. Pe­ro eso de­be­rá ocu­rrir si Trump y Pom­peo ha­cen al­gu­na bar­ba­ri­dad, co­mo eli­mi­nar el Naf­ta, por ejem­plo (lo que si­gue sien­do im­pro­ba­ble pe­ro no im­po­si­ble) y even­tual­men­te otros tra­ta­dos co­mer­cia­les con di­ver­sos paí­ses de la re­gión (lo que es aún más im­pro­ba­ble que lo an­te­rior). Más allá de eso, lo cier­to es que es­tos son tiem­pos en que Amé­ri­ca La­ti­na no de­be es­pe­rar de­ma­sia­do de Es­ta­dos Unidos, o, para de­cir­lo de otra for­ma, en los que só­lo en­con­tra­rá un es­pa­cio para la re­la­ción es­tre­cha en te­mas co­mo Ve­ne­zue­la y qui­zá al­gún país alia­do de Ca­ra­cas (ya que­dan po­qui­tos).

Un pun­to de tensión per­ma­nen­te en­tre Es­ta­dos Unidos y la re­gión se­rá la in­mi­gra­ción. Has­ta aho­ra los la­ti­noa­me­ri­ca­nos han po­di­do con­vi­vir con la lí­nea de la Ca­sa Blan­ca en ma­te­ria de in­mi­gra­ción a pe­sar de to­da la re­tó­ri­ca y de de­ci­sio­nes la que re­vier­te el per­mi­so de los in­do­cu­men­ta­dos que in­gre­sa­ron al país sien­do ni­ños (Daca). No pa­re­ce que Pom­peo va­ya a ele­var el gra­do de tensión más de lo que se ha ele­va­do es­po­rá­di­ca­men­te en es­tos úl­ti­mos 14 me­ses en es­te asun­to. En par­te por­que no hay na­da que Amé­ri­ca La­ti­na pue­da ha­cer y en par­te por­que Trump ha fo­ca­li­za­do su lí­nea be­li­ge­ran­te en Mé­xi­co, su ve­cino, país que le es­tá res­pon­dien­do con el pri­mer lu­gar en las en­cues­tas de un can­di­da­to al­ta­men­te po­pu­lis­ta y na­cio­na­lis­ta.

Lo más im­por­tan­te, des­de el pun­to de vis­ta de Amé­ri­ca La­ti­na, es que Trump se­gui­rá sien­do Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.