La de­mo­cra­cia se com­pra

La Tercera - Reportajes - - Portada -

“Con la de­mo­cra­cia se co­me, se edu­ca y se cu­ra”, di­jo Raúl Al­fon­sín lue­go de asu­mir la Pre­si­den­cia de Argentina en 1983. Era el fin de la dic­ta­du­ra mi­li­tar trans­an­di­na. La fra­se, que al­can­zó ce­le­bri­dad, te­nía la épi­ca del ali­vio y la es­pe­ran­za; fue re­pe­ti­da, ana­li­za­da y cri­ti­ca­da co­mo se hace con los dis­cur­sos inau­gu­ra­les que mar­can un rum­bo nue­vo. Al­fon­sín, más que ten­tar una de­fi­ni­ción, lo que hi­zo fue re­fle­jar lo que es­pe­ra­mos que su­ce­da cuan­do la de­mo­cra­cia está en fun­cio­na­mien­to; al­go que en esos años y en es­ta par­te del con­ti­nen­te po­día sig­ni­fi­car na­da más que elec­cio­nes pe­rió­di­cas en un es­ce­na­rio de li­ber­tad po­lí­ti­ca, sin re­pre­sión ni jun­tas mi­li­ta­res en el po­der. Eso que hoy pa­re­ce tan básico, en un tiem­po fue mu­chí­si­mo. Por lo mis­mo, la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ba un uni­ver­so in­fi­ni­to de po­si­bi­li­da­des fu­tu­ras, más que un de­sa­fío com­ple­jo que se cons­tru­ye de ma­ne­ra per­ma­nen­te. Al­fon­sín no al­can­zó a ter­mi­nar su man­da­to por la cri­sis eco­nó­mi­ca que se desató en el país. En 1989 le en­tre­gó el po­der a Car­los Me­nem, en cu­yo dis­cur­so inau­gu­ral la épi­ca de la de­mo­cra­cia que­dó su­mer­gi­da ba­jo la del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Esa im­pron­ta col­mó los dis­cur­sos ofi­cia­les no tan só­lo de la dé­ca­da de los 90 en Argentina, sino tam­bién de los pri­me­ros años de la tran­si­ción chi­le­na. El mer­ca­do lucía có­mo­do y ami­ga­ble con la de­mo­cra­cia re­cu­pe­ra­da. El con­su­mo era la vía ex­pe­di­ta a la pros­pe­ri­dad y la es­ta­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca. A ese ca­rro se su­ma­ron Bra­sil y Pe­rú du­ran­te los pri­me­ros años del si­glo XXI.

La po­lí­ti­ca de ver­dad, la que im­por­ta­ba, el lu­gar en don­de los hi­los se ten­sa­ban, es­ta­ría en ade­lan­te en las sec­cio­nes fi­nan­cie­ras de los dia­rios. Re­cuer­do el Cris­to del Cor­co­va­do des­pe­gan­do co­mo un cohe­te en la por­ta­da del The Eco­no­mist en 2009, anun­cian­do que la vía bra­si­le­ña al desa­rro­llo era in­mi­nen­te. La vis­ta de to­dos pa­re­cía es­tar fi­ja en un si­tio, en un en­cua­dre re­du­ci­do del pai­sa­je com­ple­to. Sub­te­rrá­nea­men­te las ter­mi­tas de la co­rrup­ción ho­ra­da­ban el an­da­mia­je.

El lla­ma­do ca­so Ode­brecht –una tra­ma de so­bor­nos de ni­ve­les in­ter­na­cio­na­les- aca­bó con el en­tu­sias­mo bra­si­le­ño, tum­bó a la pre­si­den­ta elegida, que fue re­em­pla­za­da no exac­ta­men­te por un ejem­plo de pro­bi­dad, sino por un te­ne­bro­so po­lí­ti­co in­da­ga­do por coimas. El ca­so se ex­ten­dió por el con­ti­nen­te sal­pi­can­do a po­lí­ti­cos y au­to­ri­da­des de dis­tin­tos go­bier­nos de nue­ve paí­ses. Es­ta se­ma­na la red de so­bor­nos ori­gi­na­dos en la em­pre­sa bra­si­le­ña Ode­brecht su­mó una nue­va ba­ja con la di­mi­sión de Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki, el Pre­si­den­te de Pe­rú. El pre­si­den­te ha­bría re­ci­bi­do di­ne­ro de Ode­brecht pa­ra su cam­pa­ña y era in­mi­nen­te que se vo­ta­ra su va­can­cia. La ago­ni­zan­te ad­mi­nis­tra­ción de Kuczyns­ki ter­mi­nó de ex­tin­guir­se cuan­do los pe­rua­nos vie­ron las gra­ba­cio­nes en don­de po­lí­ti­cos ofi­cia­lis­tas in­ten­ta­ban com­prar vo­tos de miem­bros del Con­gre­so pa­ra ase­gu­rar la per­ma­nen­cia de Kuczyns­ki en el po­der. To­do es­to coor­di­na­do por el hi­jo de Alberto Fu­ji­mo­ri, el ex dic­ta­dor a quien el pre­si­den­te de­ci­dió in­dul­tar pe­se a la gra­ve­dad de los car­gos que lo man­te­nían en pri­sión. Aho­ra el país sud­ame­ri­cano de ma­yor cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co du­ran­te los úl­ti­mos años está aco­rra­la­do en­tre la des­con­fian­za, el has­tío de la ciu­da­da­nía y el po­der desata­do del po­pu­lis­mo li­de­ra­do por la hi­ja del in­dul­ta­do Fu­ji­mo­ri.

Du­ran­te es­ta se­ma­na, los acon­te­ci­mien­tos in­ter­na­cio­na­les nos re­cor­da­ron que la de­mo­cra­cia tam­bién se com­pra. A ve­ces a la an­ti­gua, con so­bor­nos co­mo los de Ode­brecht, pe­ro tam­bién con fór­mu­las más so­fis­ti­ca­das. Una de esas es­tra­te­gias pa­ra com­prar la de­mo­cra­cia fue la re­ve­la­da por un exem­plea­do de Cam­brid­ge Analy­ti­ca, una em­pre­sa de ase­so­ría en ma­ne­jo de gran­des vo­lú­me­nes de da­tos que co­la­bo­ró con la cam­pa­ña a la Pre­si­den­cia de Do­nald Trump. Se­gún el an­ti­guo em­plea­do, la com­pa­ñía re­co­lec­ta­ba in­for­ma­ción per­so­nal de mi­llo­nes de per­so­nas, al­go que ob­te­nía sin au­to­ri­za­ción de sus cuen­tas de Fa­ce­book ba­jo una ar­ti­ma­ña. Esos da­tos eran usa­dos en la pla­ni­fi­ca­ción de los men­sa­jes po­lí­ti­cos por los en­car­ga­dos de la cam­pa­ña de Trump, per­so­na­jes co­mo Ste­ve Ban­non, lí­der de la lla­ma­da de­re­cha al­ter­na­ti­va fas­cis­ta y ra­cis­ta de Es­ta­dos Uni­dos. Cam­brid­ge Analy­ti­ca tam­bién tra­ba­jó en la cam­pa­ña del Bre­xit en In­gla­te­rra. En am­bos ca­sos lo­gró el co­me­ti­do que le fue en­co­men­da­do. Por de­cir­lo de al­gu­na ma­ne­ra, el tra­ba­jo de es­ta os­cu­ra em­pre­sa con­sul­to­ra ayu­dó si­gi­lo­sa­men­te a es­cul­pir el mun­do que es­ta­mos vi­vien­do, de­rri­ban­do y vol­tean­do li­de­raz­gos co­mo en un jue­go de es­tra­te­gia en lí­nea.

La fra­se “de­fen­der la de­mo­cra­cia” en nues­tra his­to­ria re­cien­te, alu­día de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca a la idea de evi­tar gol­pes de Es­ta­do, man­te­ner a los mi­li­ta­res en sus cuar­te­les y so­fo­car la vio­len­cia po­lí­ti­ca. Tam­bién in­vo­lu­cra­ba re­for­zar las ins­ti­tu­cio­nes que or­de­na­ban nues­tra con­vi­ven­cia. Sos­pe­cho que de ma­ne­ra ca­da vez más ur­gen­te, ese mo­do de pen­sar la de­fen­sa de la de­mo­cra­cia de­be am­pliar­se a te­mas que pa­re­cen in­co­mo­dar a nues­tra cla­se di­ri­gen­te, co­mo su re­la­ción con el di­ne­ro y la im­pu­ni­dad fren­te a la co­rrup­ción. Dar se­ña­les cla­ras de que quie­nes ro­ban re­ci­ben un cas­ti­go tam­bién es cui­dar la de­mo­cra­cia. No hay que ir de­ma­sia­do le­jos pa­ra cons­ta­tar el da­ño que pue­de pro­vo­car el flu­jo in­de­bi­do de in­fluen­cias y di­ne­ro en la es­ta­bi­li­dad de un go­bierno. El ca­so de Cam­brid­ge Analy­ti­ca re­ve­la, ade­más, que exis­te otro flan­co que cus­to­diar: el de la de­bi­da pro­tec­ción de los da­tos per­so­na­les de los ciu­da­da­nos, que en las ma­nos in­co­rrec­tas pue­den ser una he­rra­mien­ta de dis­tor­sión del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. La ma­yo­ría de los po­lí­ti­cos chi­le­nos pa­re­ce des­co­no­cer por com­ple­to o sen­ci­lla­men­te des­de­ñar el asun­to, pe­se a que to­do in­di­ca que el ma­ne­jo de gran­des can­ti­da­des de da­tos per­so­na­les pue­de mar­car la di­fe­ren­cia en­tre ga­nar o per­der una elec­ción, en­tre el or­den y el des­ca­la­bro. Las alar­mas es­tán en­cen­di­das, la es­pe­ran­za aho­ra es que al­guien las es­cu­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.