“Pa­ra la ins­ti­tu­ción no era con­ve­nien­te la per­ma­nen­cia del ge­ne­ral Vi­lla­lo­bos... Yo ha­bría re­nun­cia­do an­tes”

La re­cién nom­bra­da más al­ta au­to­ri­dad de Ca­ra­bi­ne­ros afir­ma que la cri­sis de­ri­va­da del me­ga­frau­de y la Ope­ra­ción Hu­ra­cán pro­du­je­ron un da­ño “in­va­lua­ble” y que su mi­sión se­rá tra­ba­jar pa­ra “vol­ver a ser la ins­ti­tu­ción que siem­pre fui­mos”.

La Tercera - Reportajes - - Portada - POR LES­LIE AYA­LA Y GLO­RIA FAÚNDEZ FO­TO­GRA­FÍA JUAN FA­RÍAS

NNa­ció el 27 de abril -día de ani­ver­sa­rio de la ins­ti­tu­ción- y es hi­jo de un ca­ra­bi­ne­ro. En par­te, por eso el nue­vo ge­ne­ral di­rec­tor, Her­mes So­to Is­la (55), afir­ma que “na­cí pre­des­ti­na­do pa­ra este car­go, pa­ra es­tar aquí, soy un fa­ná­ti­co, amo ser ca­ra­bi­ne­ro”. Dos de sus her­ma­nos tam­bién for­ma­ron par­te de la po­li­cía uni­for­ma­da: uno lle­gó al gra­do de ma­yor y el otro fue ge­ne­ral. Y -ase­gu­ra- fue una sor­pre­sa que el Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra lo no­mi­na­ra en re­em­pla­zo del ge­ne­ral Bruno Vi­lla­lo­bos, de cu­ya ges­tión tie­ne va­rias crí­ti­cas y con quien marca cla­ra di­fe­ren­cias.

¿El Pre­si­den­te Pi­ñe­ra le ex­pli­có las ra­zo­nes de su nom­bra­mien­to?

Sí, él quie­re lo que yo tam­bién quie­ro. Quie­ro que ha­ya un cam­bio, que lo­gre­mos reade­cuar­nos, reor­de­nar­nos y ha­cer an­dar la ins­ti­tu­ción ha­cia ade­lan­te en el me­jor de los ca­mi­nos.

¿Por qué hay que reade­cuar?

Por­que hay al­gu­nos ser­vi­cios nues­tros que es­tán ex­ce­di­dos en can­ti­dad de per­so­nal y en cuan­to a fun­cio­nes que te­ne­mos que rea- de­cuar, mi­ni­mi­zar o dis­mi­nuir, pe­ro no eli­mi­nar.

¿In­te­li­gen­cia?

Sí, In­te­li­gen­cia. Ha­bría que mi­ni­mi­zar­lo y re­uti­li­zar per­so­nal de eso pa­ra la fun­ción prin­ci­pal, que es pre­ven­ción. El Pre­si­den­te, al igual que yo, cree que no­so­tros te­ne­mos que de­di­car­nos ma­yo­ri­ta­ria­men­te a lo pre­ven­ti­vo y par­ti­cu­lar­men­te en al­gu­nos as­pec­tos a lo in­ves­ti­ga­ti­vo. Siem­pre es­tu­ve en la ca­lle y aho­ra es­ta­mos re­di­se­ñan­do nues­tra ins­ti­tu­ción, en cuan­to a su des­plie­gue na­cio­nal, pa­ra una me­jor ad­mi­nis­tra­ción.

¿Cree que los an­te­rio­res di­rec­to­res ol­vi­da­ron al ca­ra­bi­ne­ro de a pie, al de la ca­lle?

No creo que los aban­do­nó, sino que se so­bre­di­men­sio­na­ron al­gu­nos ser­vi­cios y la fun­ción de In­te­li­gen­cia tam­bién se in­vo­lu­cró en la fun­ción in­ves­ti­ga­ti­va y creo que ese desa­rro­llo no es nor­mal.

¿Fue un error lo que se hi­zo con las ope­ra­cio­nes de In­te­li­gen­cia?

Sí, fue un error. La fun­ción de In­te­li­gen­cia es pa­ra in­for­mar a la fun­ción ope­ra­ti­va cuáles son las si­tua­cio­nes que se nos pu­die­ran ve­nir ha­cia ade­lan­te y, so­bre esa in­for­ma­ción, los or­ga­nis­mos de in­ves­ti­ga­ción y los or­ga­nis­mos de pre­ven­ción pue­den ac­cio­nar ha­cia el fu­tu­ro, pe­ro no está bien que ellos se ha­gan car­go de la in­ves­ti­ga­ción en for­ma di­rec­ta. Eso fue un error.

En el “frau­de en Ca­ra­bi­ne­ros” y la fa­bri­ca­ción de prue­bas en la Ope­ra­ción Hu­ra­cán hay ofi­cia­les de al­to ran­go vin­cu­la­dos, pe­ro quie­nes re­ci­ben los in­sul­tos de la ciu­da­da­nía son los ca­ra­bi­ne­ros de las co­mi­sa­rías...

Así es, y eso es sú­per in­jus­to. Yo les ha­blé a ellos en mi pri­me­ra in­ter­ven­ción, y creo que las per­so­nas que co­me­tie­ron erro­res, que di­ri­gie­ron mal las in­ves­ti­ga­cio­nes ten­drán que res­pon­der an­te los tri­bu­na­les, pe­ro due­le que se cul­pe a per­so­nas que no tie­nen na­da que ver.

Us­ted no ha da­do su diag­nós­ti­co de la cri­sis. ¿Có­mo re­ci­be a Ca­ra­bi­ne­ros?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.