El ar­te de con­tro­lar la amenaza

El Pre­si­den­te no tie­ne con­tra­pe­so por aho­ra y los fu­tu­ros con­trin­can­tes no han de­ci­di­do si bus­ca­rán po­ner­se a su som­bra o si ejer­ce­rán, co­mo se de­cía en otra épo­ca, al­gu­na for­ma de “apo­yo crí­ti­co”, que siem­pre ter­mi­na in­cli­na­do a lo úl­ti­mo.

La Tercera - Reportajes - - Portada -

En la se­gun­da se­ma­na de su ins­ta­la­ción, el go­bierno em­pie­za a en­fren­tar su pri­me­ra dis­yun­ti­va: el pro­gra­ma o los acuer­dos. No ten­dría que ser una en­cru­ci­ja­da muy dra­má­ti­ca, por­que el Pre­si­den­te Pi­ñe­ra vie­ne in­sis­tien­do, por lo me­nos desde la cam­pa­ña de se­gun­da vuel­ta, que quie­re re­cu­pe­rar el es­pí­ri­tu de los gran­des acuer­dos de los 90, una idea que por sí mis­ma eri­za los pe­los -más pú­be­res o más año­sos- del Fren­te Am­plio, in­clu­so de aque­llos que no sa­ben de qué se tra­tó.

Su pri­mer dis­cur­so tras la in­ves­ti­du­ra in­clu­yó una con­vo­ca­to­ria “es­pe­cial­men­te a los par­la­men­ta­rios” pa­ra cons­truir cin­co acuer­dos na­cio­na­les, el pri­me­ro de los cua­les, una po­lí­ti­ca na­cio­nal de in­fan­cia, tu­vo una in­me­dia­ta bue­na re­cep­ción. Pe­ro es que pa­ra es­tar en con­tra de un acuer­do so­bre los ni­ños del Se­na­me hay que ser un des­al­ma­do, va­ya qué re­to. Has­ta el Twit­ter-ga­ti­llo de Ga­briel Bo­ric se pu­so a dis­po­si­ción. Otra mú­si­ca es un acuer­do so­bre La Arau­ca­nía. ¿O es que el go­bierno de Pi­ñe­ra va a es­cu­char aho­ra al in­ten­den­te que la ex Pre­si­den­ta no qui­so oír, el nue­vo se­na­dor Fran­cis­co Huen­chu­mi­lla?

Por si fal­ta­ra al­gu­na con­fir­ma­ción, el mi­nis­tro se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Pre­si­den­cia, Gon­za­lo Blu­mel, ha di­cho a quien lo quie­ra aten­der, con la mis­ma ca­ra de jo­ven bie­nin­ten­cio­na­do, que tie­ne la ins­truc­ción de cons­truir con­sen­sos en to­do aque­llo en que sea po­si­ble.

Por aho­ra, se tra­ta só­lo de una ex­pre­sión de de­seos. Su la­do prag­má­ti­co ra­di­ca en bus­car una sa­li­da pa­ra la dis­tri­bu­ción del Par­la­men­to, don­de no se ex­pre­só la con­tun­den­te ma­yo­ría que Pi­ñe­ra ob­tu­vo en la elec­ción pre­si­den­cial, sino la en­sa­la­da de un sis­te­ma mul­ti­no­mi­nal. En el Se­na­do, al go­bierno le fal­tan tres vo­tos pa­ra con­se­guir la ma­yo­ría sim­ple, y en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, cin­co. Pa­ra los pro­yec­tos de quó­rum ca­li­fi­ca­do la dis­tan­cia en dipu­tados se mue­ve en­tre 16 y 31. De mo­do que no hay nin­gún es­ce­na­rio fá­cil: sin un mí­ni­mo gra­do de acuer­do con al­gún gru­po de la frag­men­ta­da opo­si­ción no po­drá sa­car na­da ade­lan­te.

Hay un sec­tor de Chi­le Va­mos que pien­sa que, an­te el pa­no­ra­ma en­re­do­so que se presenta en el Con­gre­so, el go­bierno de­be con­cen­trar­se en rea­li­zar su pro­pio pro­gra­ma, ejer­cien­do la con­tun­den­te ma­yo­ría que con­si­guió el Pre­si­den­te, la ter­ce­ra más abul­ta­da desde la res­tau­ra­ción de­mo­crá­ti­ca. Es­to es lo mis­mo que la Nue­va Ma­yo­ría le re­ce­tó a la ex Pre­si­den­ta Ba­che­let, que tu­vo su pa­ro­xis­mo con la ya ul­tra­tra­ji­na­da ima­gen de la re­tro­ex­ca­va­do­ra y los re­sul­ta­dos co­no­ci­dos. En el sec­tor de Chi­le Va­mos que pien­sa de es­ta ma­ne­ra se agru­pan quie­nes creen que los acuer­dos tien­den siem­pre a la clau­di­ca­ción jun­to con los que es­ti­man que el ti­po de opo­si­ción que ha lle­ga­do al Par­la­men­to se­rá pu­ra­men­te obs­truc­cio­nis­ta y no va­le la pe­na des­gas­tar­se con ella.

Na­tu­ral­men­te, nin­gu­na de las dos po­si­cio­nes es “pu­ra” y am­bas es­gri­men tan­to mo­ti­vos doc­tri­na­rios co­mo ra­zo­na­mien­tos prag­má­ti­cos. Lo que les es co­mún es cier­ta per­ple­ji­dad an­te un Par­la­men­to que asu­mió con sem­blan­te hos­til des­pués de una cam­pa­ña elec­to­ral que ad­qui­rió una sin­gu­lar acritud en su úl­ti­mo tra­mo, a pe­sar de que el ad­ver­sa­rio de Pi­ñe­ra ca­mi­na­ba en for­ma inequí­vo­ca ha­cia la de­rro­ta. La fuer­te mo­vi­li­za­ción de la de­re­cha en di­ciem­bre pro­du­jo en la iz­quier­da el peor de los enojos de la po­lí­ti­ca, el de la im­po­ten­cia.

Este es el cos­to de po­la­ri­zar las cam­pa­ñas, co­mo hi­zo la de­re­cha en la rec­ta fi­nal. Con­si­guió el ob­je­ti­vo, pe­ro aho­ra ne­ce­si­ta go­ber­nar. Y el Pre­si­den­te, ma­du­ra­do más por los años que por los gol­pes, quie­re crear un cli­ma de acuer­dos.

El go­bierno pue­de lo­grar que los mi­nis­tros su­bor­di­nen sus po­si­cio­nes per­so­na­les, es­pe­cial­men­te si ellas son muy fuer­tes y co­no­ci­das; es lo que mos­tró el mi­nis­tro Ge­rar­do Varela en su pri­me­ra com­pa­re­cen­cia an­te la Co­mi­sión de Edu­ca­ción de la Cá­ma­ra, pri­mer y más no­to­rio obe­dien­te de las ins­truc­cio­nes pre­si­den­cia­les. Las per­so­nas son pri­sio­ne­ras de sus pa­la­bras, pe­ro la po­lí­ti­ca no es tan exi­gen­te. En cam­bio, es di­fí­cil que en el Con­gre­so pue­da con­te­ner a sus ele­men­tos más doc­tri­na­ris­tas. Y, en ver­dad, tam­po­co es ne­ce­sa­rio, ex­cep­to cuan­do ha­ya que ar­mar la fi­la.

La otra cues­tión pre­sen­te en el de­ba­te in­ter- no es có­mo va a tra­tar el ofi­cia­lis­mo a la opo­si­ción y, den­tro de ella, a la par­te que in­te­gró y se iden­ti­fi­ca con el se­gun­do go­bierno de Mi­che­lle Ba­che­let. Desde lue­go, está dis­po­ni­ble la po­si­bi­li­dad de apro­ve­char el cú­mu­lo de des­pro­li­ji­da­des del úl­ti­mo mes de ese go­bierno, una lí­nea su­ge­ri­da por el car­pe­ta­zo que dio el mi­nis­tro Chad­wick al pro­yec­to de Cons­ti­tu­ción en­via­do al Con­gre­so por la ex Pre­si­den­ta.

Esa di­rec­ción in­tere­sa mu­cho a los que es­tán pen­san­do en una can­di­da­tu­ra su­ce­so­ria pa­ra el 2022, que desea­rían que la de­vas­ta­ción de la cen­troiz­quier­da sea lo más per­du­ra­ble po­si­ble. Se tien­de a ol­vi­dar, en­tre es­ta gen­te, que aquel fue un fe­nó­meno au­to­in­fe­ri­do, en el que po­co o na­da tu­vo que ver Chi­le Va­mos; el se­na­dor Gui­llier está sim­bo­li­zan­do esa si­tua­ción, con su li­bé­rri­ma con­duc­ta de re­van­cha y exi­gen­cia.

La otra po­si­bi­li­dad es ce­rrar en un si­len­cio de con­ve­nien­cia lo que fue el go­bierno an­te­rior, anu­lar por vía ad­mi­nis­tra­ti­va las co­sas que de­jó pendientes y ol­vi­dar las in­ten­to­nas de úl­ti­ma ho­ra, en aras de evi­tar que la Nue­va Ma­yo­ría vuel­va a exis­tir só­lo pa­ra de­fen­der­se. Hay con­gre­sis­tas im­por­tan­tes de la cen­troiz­quier­da que su­frie­ron con el rum­bo tor­pe del go­bierno ter­mi­na­do, pe­ro que no es­tán dis­po­ni­bles pa­ra con­de­nar­lo an­tes de lo que di­ga la his­to­ria. La po­lí­ti­ca es tam­bién el ar­te de con­tro­lar la amenaza.

El Pre­si­den­te ha da­do mu­chas se­ña­les de que­rer se­guir este úl­ti­mo rum­bo y es se­gu­ro que sa­be que al­gu­nos de sus co­la­bo­ra­do­res es­ta­rían más bien por el otro. En es­tos pri­me­ros cien días -por fi­jar un pla­zo-, la ver­da­de­ra ten­sión no es­ta­rá en las ca­lles, sino en el seno del mis­mo go­bierno.

El Pre­si­den­te no tie­ne con­tra­pe­so por aho­ra y los fu­tu­ros con­trin­can­tes no han de­ci­di­do si bus­ca­rán po­ner­se a su som­bra o si ejer­ce­rán, co­mo se de­cía en otra épo­ca, al­gu­na for­ma de “apo­yo crí­ti­co”, que siem­pre ter­mi­na in­cli­na­do a lo úl­ti­mo. El Pre­si­den­te man­da sin nin­gu­na du­da y al mi­nis­tro Blu­mel le to­ca ajus­tar sus ex­pec­ta­ti­vas a la reali­dad del Par­la­men­to, que en es­tos mis­mos cien días mos­tra­rá dón­de es­tán las he­ge­mo­nías y quié­nes las ejer­cen. El Pre­si­den­te… en fin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.