“Think tank”

La Tercera - Reportajes - - Portada -

La ciu­da­da­nía ca­si de se­gu­ro no se ha en­te­ra­do. ¿A quién le im­por­tan en es­tos días las pe­ri­pe­cias de los par­ti­dos de la NM? In­for­mé­mos­le en­ton­ces: créa­se o no, el PS tie­ne un “think tank”. ¡Un think tank! No só­lo eso. Se nos di­ce que exa­mi­na los an­te­ce­den­tes de va­rios co­rre­li­gio­na­rios ac­tual­men­te en li­ber­tad de ac­ción, quie­nes, lue­go de pa­sar por La Mo­ne­da y su­frir su atur­di­dor efec­to neu­ro­nal, es­tán de­seo­sos de reac­ti­var sus fun­cio­nes ce­re­bra­les ocu­pan­do pla­zas en di­cho or­ga­nis­mo. Se ig­no­ra si la mem­bre­sía aca­rrea bo­nos por pen­sa­mien­to/ho­ra que per­mi­tan si­quie­ra una som­bra del es­plén­di­do es­tán­dar de vi­da lo­gra­do du­ran­te el ré­gi­men ba­che­le­tis­ta, pe­ro tal vez es­te­mos fren­te a una au­tén­ti­ca mi­sión evan­gé­li­ca y no ha­ya emo­lu­men­tos; de to­dos mo­dos lo im­por­tan­te, eso que el di­fun­to so­ció­lo­go Ro­bert Mer­ton lla­ma­ría la “fun­ción la­ten­te” de es­tos mo­nas­te­rios del pen­sa­mien­to -por su po­bre­za fran­cis­ca­na- es per­mi­tir­les a los aco­gi­dos no des­apa­re­cer del cir­co de tres pis­tas y que na­die, al­gún día, pue­da pre­gun­tar­se en el es­ti­lo su­pre­ma­men­te des­pec­ti­vo de los ar­gen­ti­nos “y este co­so, ¿quién es?”. Mu­cho me­jor se­ría un pi­tu­to en al­gún gran tem­plo in­ter­na­cio­nal de pri­vi­le­gio, en pri­mer lu­gar en la ONU, en se­gun­do en la OEA o si­quie­ra en la Ce­pal, ce­men­te­rio de es­cri­ba­nos sin des­ti­na­ción po­lí­ti­ca por el mo­men­to, pe­ro a fal­ta de di­chas co­sas in­clu­so un think tank de ba­rrio pue­de ga­ran­ti­zar un le­ve gra­do de su­per­vi­ven­cia.

Sien­do en­ton­ces el au­tén­ti­co pro­pó­si­to de di­chas en­ti­da­des la sal­va­ción po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de sus in­cum­ben­tes has­ta el pró­xi­mo turno, qui­zás sea ocio­so pre­gun­tar­se si los vie­jos y nue­vos miem­bros de to­do or­ga­nis­mo de esa cla­se, ya sean de iz­quier­da o de de­re­cha, es­tán fa­cul­ta­dos pa­ra cum­plir sus fun­cio­nes. “Pen­sar” es ac­ti­vi­dad más com­ple­ja y ar­dua que dis­cur­sear, fan­ta­sear y zan­ca­di­llear. Es en las úl­ti­mas, no en aque­lla, en las que es­tos pro­fe­sio­na­les tie­nen pro­ba­da maes­tría. En Amé­ri­ca La­ti­na siem­pre ha si­do la es­pe­cia­li­dad de sus tri­bu­nos el cul­ti­vo de una cul­tu­ra ver­bal y sen­ti­men­tal que es, por así de­cir­lo, la ma­ni­fes­ta­ción cor­po­ra­ti­va de Can­tin­flas.

To­dos por igual

Si aca­so el pen­sa­mien­to no es ni nun­ca ha si­do vir­tud del pro­gre­sis­mo, tam­po­co lo es de sus opo­nen­tes. Bas­ta leer­los o es­cu­char­los pa­ra com­pro­bar que unos y otros cha­pa­lean en la mis­ma char­ca de pe­que­ños in­tere­ses, mez­quin­da­des mi­nús­cu­las, ri­va­li­da­des de ven­det­ta si­ci­lia­na y un al­fa­be­tis­mo li­mi­ta­do a la lec­tu­ra de ma­nua­les de au­to­ayu­da o al “Ar­te de la Fe­li­ci­dad” del Da­lai La­ma. Pe­ro, ¿qué más da? Los cie­gos han de ser con­du­ci­dos por otros cie­gos, no por los vi­den­tes y ni si­quie­ra por los tuer­tos. Así co­mo no es ta­rea ni cos­tum­bre de los bea­tos es­tu­diar teo­lo­gía y me­ta­fí­si­ca ni es­cu­dri­ñar los es­cri­tos de Orí­ge­nes o San­to To­más, del mis­mo mo­do el po­lí­ti­co del rank and fi­le no está en este mun­do pa­ra in­te­rro­gar­se acer­ca de la sus­tan­cia de sus con­cep­tos y de sus con­sig­nas de siem­pre, sino pa­ra con­si­de­rar­las axio­mas pro­ba­dos y co­mo ser­vi­cia­les tex­tos de ins­truc­ción re­tó­ri­ca. Caer de ro­di­llas y re­zar o ele­var un pu­ño en al­to y vo­ci­fe­rar son ac­ti­vi­da­des mu­cho más ac­ce­si­bles y ren­ta­bles.

Hoy

Es­ta te­rri­ble li­vian­dad del pen­sar po­lí­ti­co se ma­ni­fies­ta hoy por do­quier, co­mo se ha ma­ni­fes­ta­do siem­pre. Ahí es­tán, co­mo prue­bas, las de­cla­ra­cio­nes que en es­tos días re­co­ge­mos de la­bios de per­so­ne­ros de al­to co­turno. En el sec­tor pro­gre­sis­ta te­ne­mos a Huen­chu­mi­lla, muy preo­cu­pa­do por su par­ti­do, la De­mo­cra­cia Cris­tia­na, a la cual, pa­ra res­ca­tar­la, la está lla­man­do a un “gran acuer­do” o, en su de­fec­to, ofi­cia­li­zar de una bue­na vez que ya no hay mi­ra­das co­mu­nes y es pre­ci­so se­pa­rar­se de ma­ne­ra ci­vi­li­za­da. La de­cla­ra­ción, plau­si­ble a pri­me­ra vis­ta, es si­mi­lar en su es­truc­tu­ra ló­gi­ca a la de un mé­di­co con vo­ca­ción de hu­mo­ris­ta que an­te un en­fer­mo ter­mi­nal di­je­ra “lo que es­ta per­so­na ne­ce­si­ta es me­jo­rar­se, o, en su de­fec­to, mo­rir­se”. La en­fer­me­dad de la De­cé con­sis­te pre­ci­sa­men­te en que no pue­den acor­dar na­da y por eso el lla­ma­mien­to de Huen­chu­mi­lla cons­ti­tu­ye un ex­qui­si­to ejem­plo de la fa­la­cia “pe­ti­ción de prin­ci­pio”. No só­lo pien­san distinto, sino ade­más no tie­nen nin­gún re­fe­ren­te con­cep­tual res­pec­to del cual es­tar o no de acuer­do, sal­vo el di­le­ma de si se­guir o no ali­nea­dos con los co­mu­nis­tas, el cual no es un te­ma de pen­sa­mien­to sino de po­der, un cálcu­lo de con­ve­nien­cias y/o el efec­to iner­cial de la ti­bia in­de­ci­sión que acom­pa­ña siem­pre las pos­tu­ras de esa co­lec­ti­vi­dad.

In­jus­to se­ría no des­ta­car una ate­nuan­te: la De­cé nun­ca ha te­ni­do un cuer­po doc­tri­na­rio ca­paz de ser de­fen­di­do o cri­ti­ca­do con­for­me a ra­zón. Lo que tie­ne es un pas­ma­do ba­tu­rri­llo de pos­tu­ras con tu­fo a sa­cris­tía, un sal­pi­ca­do de Ma­ri­tain, tro­zos de en­cí­cli­cas pa­pa­les y pa­ta­le­tas del hi­jo re­bel­de an­te sus pa­pás con­ser­va­do­res. No hay, en ese de­vo­cio­na­rio he­cho de ma­za­pán, mu­cho de só­li­do o si­quie­ra obs­ti­na­do don­de dar gol­pes de za­pa­pi­co.

Re­tro­ex­ca­va­do­ra

Lue­go te­ne­mos a Quin­ta­na. Este pro­fe­sor de co­le­gio, ar­tí­fi­ce de una fra­se que tan­to da­ño le hi­zo a su sec­tor, no se arre­pien­te de na­da. En lar­ga y re­cien­te en­tre­vis­ta apa­re­ce co­mo al­go me­nos con­fron­ta­cio­nal de lo que su­ge­ría su des­afor­tu­na­da má­qui­na, pe­ro no hay en él ni un áto­mo de exa­men de fon­do de sus con­vic­cio­nes, sino dis­qui­si­cio­nes tác­ti­cas acer­ca de có­mo re­la­cio­nar­se con el go­bierno. Pre­fie­re que esa re­la­ción sea “ins­ti­tu­cio­nal”, es­to es, co­lec­ti­va, de blo­que, de pa­to­ta, sin dar­les per­mi­so a los miem­bros de las ban­ca­das pa­ra pen­sar por su cuen­ta. Es, una vez más, el te­ma del po­der: si nos des­gra­na­mos al por me­nor, que­da­re­mos en la inopia al por ma­yor. Es lo que de se­gu­ro está pen­san­do Quin­ta­na y en eso ten­drá ra­zón muy a su pe­sar por­que, efec­ti­va­men­te, se van a des­gra­nar y que­dar en la inopia aun­que no por las as­tu­cias de Chad­wick o Pi­ñe­ra, sino por la ina­ni­ción men­tal de una sen­si­bi­li­dad in­ca­paz de re­pen­sar­se, re­no­var­se, exa­mi­nar­se.

Can­je

De ese des­con­cier­to tam­bién ha da­do prue­bas la son­rien­te, cam­pe­cha­na y la­di­na pro­pen­sión a los erro­res de Gui­llier. In­vi­ta­do a La Ha­ya pa­ra vi­to­rear la de­fen­sa de Chi­le, ha pro­pues­to can­jear tie­rra por mar ayu­dan­do de ese mo­do a la de­fen­sa de Bo­li­via. Cree, al pa­re­cer, que son sus­tan­cias idén­ti­cas ca­pa­ces de ser me­di­das con las mis­mas huin­chas mé­tri­cas. A él se su­mó Jor­ge Pi­za­rro, quien sa­có la voz ha­blan­do de ne­go­ciar al­gún día una “sa­li­da al mar sin so­be­ra­nía”. ¿No sa­be que eso ya exis­te en la for­ma del fe­rro­ca­rril Ari­ca-La Paz y las fa­ci­li­da­des por­tua­rias? Pi­za­rro, co­mo Gui­llier y el res­to de sus ca­ma­ra­das, ha­blan a ton­tas y a lo­cas por­que ha­bi­tan en un des­con­cier­to, el cual, di­cho sea de pa­so, no na­ció de la de­rro­ta sino al re­vés, la de­rro­ta sur­gió del des­con­cier­to. Des-con­cier­to, es­to es, fal­ta de cohe­ren­cia -e in­te­li­gen­cia- pa­ra exa­mi­nar los te­mas, de­fec­to a su vez de­ri­va­do de una au­sen­cia de ideas efec­ti­vas so­bre las cua­les apo­yar­se. En su raíz di­cha de­bi­li­dad in­te­lec­tual es el in­ci­vil eruc­to de un mar­xis­mo a me­dias di­ge­ri­do, de­ri­va­ti­vo, in­jer­ta­do, ampu­tado y re­ple­to de las va­ci­la­cio­nes pos­mo­der­nas pro­pia de una doc­tri­na que tie­ne mu­cho más de je­re­mía­da de los pro­fe­tas ju­díos del An­ti­guo Tes­ta­men­to que de cien­cia. Es una vi­sión me­siá­ni­ca en la que una cla­se elegida vie­ne a sal­var la ga­la­xia. Sien­do de­fec­tuo­sa, teó­ri­ca­men­te in­de­fen­di­ble y em­pí­ri­ca­men­te ins­pi­ra­do­ra de los re­gí­me­nes más inep­tos y cri­mi­na­les de la his­to­ria, ¿qué po­dría sa­lir de allí que ven­ga a cuen­to y fun­da­men­te el lla­ma­do pro­gre­sis­mo? Y sin es­ta doc­tri­na, ¿en qué se apo­ya­ría di­cho pro­gre­sis­mo?

La de­re­cha

La de­re­cha no ex­pe­ri­men­ta ese agó­ni­co pro­ble­ma. Está en el po­der, se sien­te con­fia­da y nun­ca re­qui­rió mu­cha teo­ría que pue­da caer en el des­cré­di­to por­que su de­vo­ción, de mo­do aún más eco­nó­mi­co que el bu­dis­mo pro­po­nien­do un “óc­tu­ple sen­de­ro”, cons­ta de uno so­lo, el de la pro­pie­dad y li­ber­tad pri­va­da a to­do even­to. No se ne­ce­si­ta mu­cho dis­cur­so pa­ra afir­mar­se bien cuan­do se sa­be, aun­que sea sin las ecua­cio­nes de New­ton, que las co­sas caen por su pro­pio pe­so. Esa es tam­bién su de­bi­li­dad: no ofre­ce mu­cho gla­mour ni la sal­va­ción eter­na. Es lo que do­ña Jua­ni­ta quie­re ca­da 10 años, cuan­do ya re­ven­tó su tar­je­ta de cré­di­to. Ya se ve­rá el 2028. ¿O el 2022?

El po­lí­ti­co del no está en este mun­do pa­ra in­te­rro­gar­se acer­ca de la sus­tan­cia de sus con­cep­tos y de sus con­sig­nas de siem­pre, sino pa­ra con­si­de­rar­las axio­mas pro­ba­dos y co­mo ser­vi­cia­les tex­tos de ins­truc­ción re­tó­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.