“Voy a es­tar don­de Pi­ñe­ra me ne­ce­si­te”

Di­ce que no le do­lió per­der la re­elec­ción al Se­na­do, por­que “no ten­go esa co­sa egó­ti­ca que tie­ne gen­te en la po­lí­ti­ca”. Y ase­gu­ra que “soy Lily Pé­rez igual, con car­go o sin car­go”.

La Tercera - Reportajes - - Portada - POR MA­RÍA JO­SÉ O’SHEA C. FO­TO­GRA­FÍA MAR­CE­LO SE­GU­RA

EEl 11 de mar­zo, Lily Pé­rez tam­bién es­ta­ba en el Sa­lón de Ho­nor del Con­gre­so. A di­fe­ren­cias de los cua­tro úl­ti­mos cam­bios de man­do pre­si­den­cial, ella no es­ta­ba ahí co­mo par­la­men­ta­ria; es­ta vez, a Lily Pé­rez no le to­có ju­rar ni pro­me­ter por un nue­vo pe­río­do, sino so­lo aplau­dir desde el pú­bli­co al nue­vo go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra.

El 19 de no­viem­bre pa­sa­do, la ex se­na­do­ra sa­lió de­rro­ta­da en su re­pos­tu­la­ción por la V Re­gión. Se­ña­la que gran par­te tu­vo que ver con el nue­vo sis­te­ma elec­to­ral, en que ya no iba den­tro del pac­to de Chi­le Va­mos. Pe­ro, di­ce tam­bién, que está or­gu­llo­sa de ha­ber­se ju­ga­do por ar­mar un cen­tro po­lí­ti­co desde Am­pli­tud, aun con los cos­tos que le tra­jo.

Con me­nos pe­na que la que se ima­gi­nó que le pro­vo­ca­ría la de­rro­ta, Lily Pé­rez acep­tó la in­vi­ta­ción de Se­bas­tián Pi­ñe­ra de asis­tir a la ce­re­mo­nia de cam­bio de man­do.

Cua­tro años con­ce­ja­la, ocho de dipu­tada y ocho de se­na­do­ra. En to­tal, 20 años de­di­ca­dos a la po­lí­ti­ca.

Y fui mano de­re­cha del pre­si­den­te del Se­na­do, vo­ce­ra de Joa­quín La­vín cuan­do fue can­di­da­to, vo­ce­ra de la Evelyn Matt­hei cuan­do to­dos se fue­ron de va­ca­cio­nes y la de­ja­ron bo­ta­da. Cuan­do na­die que­ría po­ner la ca­ra, por­que sa­bía­mos que íba­mos a per­der... Yo he es­ta­do en los mo­men­tos en que na­die que­ría es­tar. Y me pe­leé con mu­cha gen­te de RN y la UDI por de­fen­der al Pre­si­den­te. Pe­ro hi­ce lo que te­nía que ha­cer.

¿Le dio nos­tal­gia no es­tar ahí ju­ran­do?

Ho­nes­ta­men­te, no. Sien­to que es una mi- sión cum­pli­da. Vi­ví este 11 de mar­zo con mu­cha emo­ción. Me vi­ne a las 6 de la ma­ña­na desde el nor­te, desde mi ca­sa en Co­quim­bo, por­que era im­por­tan­te es­tar en el cam­bio de man­do acom­pa­ñan­do al Pre­si­den­te Pi­ñe­ra, que pa­ra mí es lo má­xi­mo que él ha­ya ga­na­do tan hol­ga­da­men­te. Fue emo­cio­nan­te en­con­trar­se con tan­ta gen­te y ver tan­tos ros­tros nue­vos, que es una de las co­sas por las que me ju­gué con tan­ta con­vic­ción, co­mo cam­biar el sis­te­ma por la ley de cuo­tas que per­mi­tió la lle­ga­da de tan­tas mu­je­res nue­vas. Mu­je­res que me han da­do in­fi­ni­tas gra­cias por este cam­bio. Es­toy or­gu­llo­sa de ha­ber con­tri­bui­do a eso, al re­cam­bio de ros­tros y re­cam­bio ge­ne­ra­cio­nal.

Pe­ro le pe­ga el or­gu­llo ha­ber per­di­do…

Es que yo no ten­go el ego gran­de. Yo no ten­go esa co­sa egó­ti­ca que tie­ne gen­te en la po­lí­ti­ca. Ade­más, por­que yo soy Lily Pé­rez igual, con car­go o sin car­go. A mí la gen­te no me dis­tin­gue por­que ten­go un car­go, sino que me dis­tin­gue por mi his­to­ria, por mi tra­yec­to­ria, por his­to­ria de vi­da. Y eso, en­ton­ces, no me hace sen­tir esa pér­di­da.

¿Cuán­to in­flu­yó su rup­tu­ra con RN en la de­rro­ta par­la­men­ta­ria?

Es­ta de­rro­ta fue pro­duc­to de mi con­se­cuen­cia. Si yo hu­bie­ra se­gui­do en RN, hu­bie­ra si­do se­na­do­ra re­elec­ta sin du­das. Yo te­nía los vo­tos pa­ra eso. O sea, me de­jó fue­ra el sis­te­ma, no mi vo­ta­ción. Pe­ro yo fui con­se­cuen­te con lo que creía, con lo que pen­sé que era lo co­rrec­to y, por lo tan­to, nun­ca in­ten­té ne­go­ciar na­da. Se di­jo mu­cho que el Pre­si­den­te Pi­ñe­ra que­ría que yo fue­ra en la lis­ta de Chi­le Va­mos, pe­ro la gen­te de Chi­le Va­mos nun­ca ofre­ció que Am­pli­tud fue­ra in­te­gra­do en un pac­to.

¿Y us­te­des hu­bie­ran acep­ta­do?

Pro­ba­ble­men­te. No sé. Pe­ro nun­ca lo eva­lua­mos, por­que nun­ca es­tu­vo arri­ba de la me­sa esa con­ver­sa­ción.

¿Y qué pa­sa con Am­pli­tud hoy día?

Te­nía­mos que to­mar una de­ci­sión, por­que hay 14 par­ti­dos nue­vos que es­ta­mos en la mis­ma si­tua­ción al no cum­plir con la ba­rre­ra le­gal de ha­ber ob­te­ni­do tres par­la­men­ta­rios, o el 5% del pa­drón. Te­ne­mos más del 6% en Val­pa­raí­so y Co­quim­bo. Pe­ro nos fal­ta la ter­ce­ra con­ti­gua, que era Ata­ca­ma, y ahí no lle­va­mos can­di­da­to a dipu­tado. Co­me­ti­mos un error de no lle­var can­di­da­tos a dipu­tados. Fren­te a ese es­ce­na­rio te­nía­mos que to­mar una de­ci­sión, que era fu­sio­nar­nos. ¿Qué nos pa­só con Ciu­da­da­nos? Que no está con Pi­ñe­ra. No apo­ya­ba a Pi­ñe­ra ni en pri­me­ra ni en se­gun­da vuel­ta, sal­vo al­gu­nos miem­bros. Hi­ci­mos al­go bien gran­de en po- lí­ti­ca, cam­bia­mos el sis­te­ma elec­to­ral, sa­ca­mos la ley de cuo­tas pa­ra mu­je­res, la in­ter­ven­ción del em­ba­ra­zo en tres cau­sa­les, to­do lo que tie­ne que ver con acuer­do de vi­da en pa­re­ja, ley de iden­ti­dad de gé­ne­ro... Cum­pli­mos la mi­sión. Fu­sio­nar­nos con un par­ti­do pa­ra una co­sa ins­tru­men­tal, sen­tía­mos que no te­nía más ob­je­ti­vo que sub­sis­tir po­lí­ti­ca­men­te, y co­mo nin­guno de no­so­tros vi­ve de la po­lí­ti­ca, no que­re­mos un par­ti­do pa­ra re­ci­bir fon­dos pú­bli­cos, cree­mos que cum­pli­mos el ob­je­ti­vo.

Pe­ro Am­pli­tud du­ró bien po­co, en­ton­ces.

Ins­ta­la­mos la agen­da li­be­ral, apor­ta­mos a que Pi­ñe­ra vol­vie­ra a ga­nar el go­bierno y, en ter­cer lu­gar, hi­ci­mos al­go bien im­por­tan­te: que mu­cha gen­te le per­die­ra el mie­do a vo­tar por la de­re­cha. Te di­cen “es­tos ga­llos han cam­bia­do to­dos los en­cla­ves que eran co­mo au­to­ri­ta­rios”. Ya no hay bi­no­mi­nal, en el te­ma de las mu­je­res son más li­be­ra­les, he­mos abier­to ca­mino. De que pa­ga­mos cos­tos, los pa­ga­mos, lo ten­go cla­ro. Que pa­gué cos­tos, los pa­gué, pe­ro era lo co­rrec­to.

¿En­ton­ces eso sig­ni­fi­ca que aho­ra Am­pli­tud se di­suel­ve?

Cuan­do el Ser­vel lo de­ter­mi­ne. Aho­ra vie­ne un pro­ce­so, pe­ro no­so­tros no nos man­te­ne­mos co­mo par­ti­do. La ma­yo­ría de nues­tros mi­li­tan­tes, que son 12.500, van a que­dar in­de­pen­dien­tes. Pro­ba­ble­men­te al­gu­nos po­drán ir­se a Evó­po­li, otros a RN.

¿Y us­ted po­dría mi­li­tar en Evó­po­li?

He to­ma­do la de­ci­sión de que­dar­me in­de­pen­dien­te, por­que quie­ro ayu­dar al pró­xi­mo que quie­ra ser can­di­da­to des­pués de Pi­ñe­ra, que va a te­ner que ha­cer una la­bor bien fuer­te, por­que no cual­quie­ra hu­bie­ra ga­na­do es­ta elec­ción. Pi­ñe­ra ga­nó hol­ga­da­men­te por­que era Pi­ñe­ra. Lo­gró sin­to­ni­zar con el cen­tro po­lí­ti­co, con gen­te de la DC, in­de­pen­dien­te, y lo­gró que los li­be­ra­les de de­re­cha, co­mo yo, nos ali­neá­ra­mos con él, aun­que tu­vie­ra una agen­da más con­ser­va­do­ra. El que ven­ga, tie­ne que cons­truir un li­de­raz­go que se ubi­que en el mis­mo lu­gar que tie­ne Pi­ñe­ra.

¿Ve po­si­ble a Felipe Kast en eso, o al mi­nis­tro Al­fre­do Mo­reno, que ya sue­na?

Felipe Kast es un tre­men­do can­di­da­to. Una per­so­na que quie­re te­ner fu­tu­ro pre­si­den­cial tie­ne que ser una per­so­na que lo­gre cap­tar el cen­tro po­lí­ti­co y Felipe Kast cum­ple con eso. En el ca­so de Al­fre­do Mo­reno, me en­can­ta esa de­sig­na­ción mi­nis­te­rial, por­que creo que hay que in­vo­lu­crar a los em­pre­sa­rios en la agen­da so­cial. Pue­de ser Mo­reno can­di­da­to, tam­bién Fran­cis­co Chahuán. Y des­pués está Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón, que a pe­sar de que es con­ser­va­dor, tie­ne una co­sa en la de­re­cha so­cial que tam­bién lo hace atractivo a cier­tos sec­to­res me­dios.

Pe­ro no aga­rra el cen­tro po­lí­ti­co, co­mo sí lo hace Pi­ñe­ra...

No, pe­ro tie­ne otras ven­ta­jas bue­nas en tér­mi­nos de que es muy so­cial y tie­ne una lle­ga­da al mun­do po­pu­lar fuer­te.

¿Y la idea de us­ted co­mo can­di­da­ta pre­si­den­cial, mu­rió?

Si yo me lo hu­bie­ra pro­pues­to, lo hu­bie­ra he­cho. Ha­bía mu­cha gen­te que me ro­dea­ba que te­nía esa idea. Nun­ca lo he pen­sa­do, ho­nes­ta­men­te. Mi úni­co an­he­lo es que a Pi­ñe­ra le fue­ra bien. Y, de he­cho, una de las di­fe­ren­cias que tu­vi­mos al in­te­rior de Am­pli­tud con al­gu­nos miem­bros, era que ellos que­rían que yo me le­van­ta­ra en una pri­ma­ria con An­drés Ve­las­co, pe­ro yo siem­pre di­je que mi can­di­da­to era Pi­ñe­ra.

Pe­ro en la pró­xi­ma vuel­ta Pi­ñe­ra no va a es­tar, ¿se re­abre esa idea?

Nun­ca he te­ni­do am­bi­ción pre­si­den­cial.

¿ Có­mo que­dó su re­la­ción con RN y la UDI?

Ellos hi­cie­ron un muy buen pa­pel en la pre­si­den­cial y par­la­men­ta­ria. Man­ten­go los bue­nos ami­gos que hi­ce en RN, y creo que to­dos apor­ta­mos al éxi­to de Pi­ñe­ra. Chi­le Va­mos hi­zo una par­te fun­da­men­tal, pe­ro no­so­tros tam­bién apor­ta­mos.

En el go­bierno pa­sa­do, los par­ti­dos de la de­re­cha fue­ron di­fí­ci­les con el go­bierno de Pi­ñe­ra. ¿Cree que se pue­de re­pe­tir el es­ce­na­rio?

Ten­go la im­pre­sión de que ellos apren­die­ron la lec­ción y que ese ti­ro­neo per­ma­nen­te con el Pre­si­den­te no va a vol­ver a ocu­rrir. Se die­ron cuen­ta de que eso fue lo que im­pi­dió un se­gun­do go­bierno de de­re­cha.

Bueno, pe­ro cuan­do co­men­za­ron los nombramientos ya se an­du­vie­ron pe­lean­do por los cu­pos.

Cla­ro, pe­ro esas co­sas son in­he­ren­tes al ejer­ci­cio del po­der en los par­ti­dos.

¿ Y qué pien­sa cuan­do ve que Pi­ñe­ra nom­bra un ga­bi­ne­te de cor­te más con­ser­va­dor?

Es cier­to, pe­ro no me pa­sa na­da. Sien­to que si Pi­ñe­ra hu­bie­ra es­ta­do al jus­to en la elec­ción, uno en­ten­de­ría que ten­dría que ha­cer un equi­li­bro en­tre mu­chas sen­si­bi­li­da­des. Pe­ro el ha­ber ga­na­do tan hol­ga­da­men­te, hace que real­men­te él pue­da ha­cer e ins­ta­lar su go­bierno de la ma­ne­ra que quie­ra. Aho­ra, no ha­bla­mos de un con­ser­va­du­ris­mo ce­rra­do. Por ejem­plo, mu­chos lo cri­ti­can por la ley de iden­ti­dad de gé­ne­ro, pe­ro yo que soy una de las au­to­ras de la ley, lo ha-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.