Car­los Mon­tes, pre­si­den­te del Se­na­do

La Tercera - Reportajes - - Portada - POR FRE­DI VE­LÁS­QUEZ OJEDA FO­TO­GRA­FÍA: MAR­CE­LO SE­GU­RA

Lo que bus­ca la tor­tu­ra es de­sin­te­grar y di­so­ciar a las per­so­nas pa­ra que­brar­las. Tras eso me fui exi­lia­do a Mé­xi­co y ahí tu­ve que pa­sar por un mo­men­to de re­cons­truc­ción per­so­nal y fa­mi­liar. Ha­bía vi­vi­do va­rios años en Chi­le con mu­chas res­tric­cio­nes, so­bre to­do es­tan­do en clan­des­ti­ni­dad, por lo que tu­ve que vol­ver a em­pe­zar. No es al­go fá­cil. He tra­ta­do de no que­dar­me pe­ga­do con esa si­tua­ción, de pro­ce­sar­lo con tran­qui­li­dad.

Ser abue­lo de seis nie­tos es un des­cu­bri­mien­to per­ma­nen­te.

Ten­go nie­tos es­pec­ta­cu­la­res, to­dos de dis­tin­tas eda­des. Me en­can­ta es­tar con ellos los fi­nes de se­ma­na. Con­ver­sa­mos y ton­tea­mos so­bre dis­tin­tas co­sas. Uno apren­de mu­cho so­bre la for­ma par­ti­cu­lar que tie­nen de ver el mun­do.

Es­tu­ve en un cur­so con Jo­sé y Se­bas­tián Pi­ñe­ra... y yo sa­qué la me­jor no­ta.

En la uni­ver­si­dad iban dos años más atrás, fue en un cur­so de fi­nan­zas pú­bli­cas. Los dos eran bue­nos alum­nos, pe­ro en ese exa­men no les fue bien. Y yo me sa­qué un sie­te.

Cuan­do ni­ño no to­le­ra­ba usar za­pa­tos.

Ve­nía de una zo­na ru­ral de La Flo­ri­da y allá usa­ba cha­las o ca­mi­na­ba a pa­ta pe­la­da. En­tré al Saint Geor­ge y tu­ve mu­chos pro­ble­mas, por­que no me acos­tum­bra­ba a los za­pa­tos. Lo pa­sa­ba me­jor an­dan­do a ca­ba­llo. Ja­más fui a la nie­ve ni par­ti­ci­pé en las mis­mas ac­ti­vi­da­des que el res­to de los alum­nos. Era me­dio desadap­ta­do.

Fui uno de los crea­do­res del car­tel: “El Mer­cu­rio mien­te”.

En la uni­ver­si­dad par­ti­ci­pé de la Fe­de­ra­ción de Es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca. Crea­mos ese car­tel por­que El Mer­cu­rio nos sa­ca­ba la cres­ta to­do el día, nos de­cía que éra­mos co­mu­nis­tas cuan­do no te­nía­mos nin­gu­na sen­si­bi­li­dad po­lí­ti­ca. De­cir que men­tían era al­go na­tu­ral y lue­go que­dó pa­ra la his­to­ria.

En el exi­lio me des­arrai­gué del fút­bol chi­leno.

Acá ju­ga­ba mu­cho fút­bol, era de­lan­te­ro. Mi úl­ti­ma pe­lea a com­bos fue con­tra un ar­que­ro en un par­ti­do an­tes de via­jar a Mé­xi­co. Allá me hi­ce hin­cha del Pue­bla, por­que tra­ba­ja­ba en la uni­ver­si­dad de la ciu­dad y era un equi­po sim­pá­ti­co.

Ti­rar la ta­lla es una for­ma de re­la­jar­se en el Con­gre­so.

Cuan­do uno está tan­tas ho­ras trabajando jun­tos, las bro­mas se trans­for­man en una for­ma de so­bre­vi­vir. Hay ta­llas de distinto ca­li­bre. Di­cen que soy bueno pa­ra ha­cer bro­mas, pe­ro ma­lo pa­ra re­ci­bir­las. Mi com­pa­ñe­ro pa­ra los chis­tes es Ri­car­do La­gos We­ber y, an­tes, Jor­ge Bur­gos.

Mi hob­bie es co­mer fru­tas, no hay na­da que me gus­te más.

Me en­can­ta la chi­ri­mo­ya, la man­za­na Fu­ji y el du­razno, de­pen­dien­do de la épo­ca. Pa­sa­ría co­mien­do to­do el día..., qui­zás por eso es­toy gua­tón.

De­ci­dí no ir a una nue­va re­elec­ción.

Es­toy en el Par­la­men­to desde los 90, he de­di­ca­do una par­te im­por­tan­te de mi vi­da a es­to y he tra­ta­do de apor­tar dis­tin­tas co­sas. Cuan­do pos­tu­lé al Se­na­do no apa­re­cía con po­si­bi­li­da­des y di­je va­mos a ha­cer em­pe­ño pa­ra ce­rrar una eta­pa. Aho­ra quie­ro ce­rrar es­ta eta­pa.

Al co­mien­zo te­nía arras­tre con las mu­je­res.

Aho­ra se me acer­can ni­ñas bue­nas mo­zas pa­ra de­cir­me: “Mi abue­li­ta lo quie­re tan­to”. Soy gus­to de ellas pa­re­ce. Pa­ra la cam­pa­ña del 89 prác­ti­ca­men­te uno se subía al es­ce­na­rio sin ca­mi­sa, por­que to­do el mun­do te gri­ta­ba. Y era una cues­tión bien in­có­mo­da. Re­cuer­do una vez en el Teatro Ca­li­for­nia que a Eduar­do Frei le gri­ta­ban mu­chas bar­ba­ri­da­des. Y Frei no te­nía ca­pa­ci­dad de pro­ce­sar que le gri­ta­ran: “Mi­ji­to ri­co”. Aho­ra eso ya no exis­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.