LAS ESQUIRLAS DEL PA­SO DE SCI­CLU­NA SO­BRE EL CÍRCU­LO DE HIE­RRO DE KA­RA­DI­MA

Di­cen que la in­ten­ción del obis­po de Osorno de de­jar la dió­ce­sis es irre­vo­ca­ble y que, in­clu­so, el Pa­pa Fran­cis­co tie­ne su car­ta de re­nun­cia so­bre la me­sa. Pe­ro Juan Ba­rros no es­tá so­lo. Des­pués de la vi­si­ta del ar­zo­bis­po de Mal­ta a Chi­le pa­ra eva­luar su

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR CAR­LA PIA RUIZ PE­REI­RA

Su son­ri­sa no per­mi­tía adi­vi­nar que la cri­sis era in­mi­nen­te. Cerca de las 10.30 ho­ras del 16 de enero, an­te las 400 mil per­so­nas que lle­ga­ron has­ta el Par­que O’Hig­gins, y los otros mi­les que se­guían la trans­mi­sión por te­le­vi­sión abier­ta, con su so­ta­na im­pe­ca­ble y su mi­tra so­bre la ca­be­za, el obis­po Juan Ba­rros apa­re­ció. Y se man­tu­vo así, cerca del Pa­pa, du­ran­te to­da su vi­si­ta.

Pe­ro el obis­po no cal­cu­ló que su pre­sen­cia desata­ría un huracán al in­te­rior de la Igle­sia Ca­tó­li­ca chi­le­na. Ba­rros, cer­cano a Fernando Ka­ra­di­ma y fuer­te­men­te re­sis­ti­do en su dió­ce­sis, Osorno, por ese víncu­lo, se con­vir­tió en el ver­du­go de una gi­ra pla­ni­fi­ca­da con años de an­ti­ci­pa­ción. No so­lo opa­có al Pa­pa en su pri­me­ra vi­si­ta a Chi­le. Se con­vir­tió, ade­más, en el de­to­na­dor de la cri­sis que hoy re­me­ce a la ins­ti­tu­ción y en el hom­bre que vol­vió a po­ner el fo­co en el con­tro­ver­ti­do ca­so Ka­ra­di­ma.

Ma­ña­na lu­nes co­mien­za en Pun­ta de Tral­ca la 115° Asam­blea Ple­na­ria de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal chi­le­na, en la que obis­pos y ar­zo­bis­pos es­pe­ran abor­dar te­mas co­mo el rol de la Igle­sia o el Congreso Eu­ca­rís­ti­co. Pe­ro nin­guno de esos se­rá el te­ma prin­ci­pal, ya que el obis­po de Osorno se en­car­gó de mar­car la nue­va ho­ja de ru­ta de la Igle­sia en Chi­le.

Aun­que no so­lo Ba­rros es­tá en cues­tión. Tan­to en Santiago co­mo en el Va­ti­cano se sa­be que las de­ci­sio­nes que de­be to­mar el Pa­pa en las pró­xi­mas se­ma­nas son cru­cia­les e in­clu­so po­drían mo­di­fi­car el ma­pa de po­der de la Igle­sia chi­le­na. En las ma­nos de Fran­cis­co ya es­tá el in­for­me del ar­zo­bis­po de Mal­ta, Char­les J. Sci­clu­na, que pue­de se­llar no so­lo el fu­tu­ro del obis­po de Osorno. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, Ba­rros hoy pue­de arras­trar con él -sea cuál sea su fu­tu­ro- a los otros sa­cer­do­tes que cre­cie­ron al ale­ro de Fernando Ka­ra­di­ma.

El Bos­que de Sci­clu­na

Fue­ron más de 20 los en­cuen­tros que se rea­li­za­ron en la ca­sa de la Nun­cia­tu­ra Apos­tó­li­ca, en Mon­se­ñor Só­te­ro Sanz, en Pro­vi­den­cia. To­do apenas un mes des­pués de la po­lé­mi­ca apa­ri­ción de Ba­rros du­ran­te la vi­si­ta del Pa­pa a Chi­le, quien no du­dó en de­fen­der al obis­po y el mis­mo que, lue­go de 12 días, nom­bró a Sci­clu­na -ar­zo­bis­po de Mal­ta y “pro­mo­tor de justicia” de la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe­co­mo en­via­do es­pe­cial del Va­ti­cano pa­ra re­co­pi­lar an­te­ce­den­tes so­bre el ca­so del obis­po de Osorno.

Des­de el 20 de fe­bre­ro pa­sa­do, el ar­zo­bis­po mal­tés y el sa­cer­do­te es­pa­ñol y no­ta­rio ecle­siás­ti­co, Jordi Ber­to­meu, es­cu­cha­ron tes­ti­mo­nios con­tra el hoy obis­po de Osorno co­mo su­pues­to en­cu­bri­dor de Ka­ra­di­ma. Pri­me­ro fue el turno de Ja­mes Ha­mil­ton y al día si­guien­te el de Jo­sé An­drés Mu­ri­llo, quien de­bió en­tre­vis­tar­se con Ber­to­meu, lue­go de que el sa­cer­do­te mal­tés de­bie­se ser in­ter­na­do por com­pli­ca­cio­nes a la ve­sí­cu­la. Tres días an­tes, en una pa­rro­quia de Nue­va York, Sci­clu­na ha­bía en­tre­vis­ta­do a Juan Car­los Cruz, otra de las víc­ti­mas de Ka­ra­di­ma. En las reunio­nes se re­pi­tie­ron tres nom­bres co­no­ci­dos en la pa­rro­quia de Pro­vi­den­cia: Ho­ra­cio Va­len­zue­la, To­mis­lav Kol­ja­tic y An­drés Ar­tea­ga.

La coin­ci­den­cia no pa­re­cía ex­tra­ña, da­do el pa­so de Ha­mil­ton, Mu­ri­llo y Cruz por la pa­rro­quia de El Bos­que. Eso, has­ta que el 21 de fe­bre­ro pa­sa­do los re­pre­sen­tan­tes de los Lai­cos y Lai­cas de Osorno cru­za­ron la puer­ta ver­de de la Nun­cia­tu­ra, ca­da uno con un ar­chi­va­dor lleno de pa­pe­les. Mil 500 pá­gi­nas con es­ta­dís­ti­cas y tes­ti­mo­nios acer­ca de Ba­rros. Pe­ro tam­bién ha­bía otros do­cu­men­tos. Entre ellos, an­te­ce­den­tes apor­ta­dos por los Lai­cos de Tal­ca y Li­na­res que apun­ta­ban a

los obis­pos de sus res­pec­ti­vas dió­ce­sis, Ho­ra­cio Va­len­zue­la y To­mis­lav Kol­ja­tic.

Con to­das las de­cla­ra­cio­nes, Sci­clu­na te­nía to­das las pie­zas de un puzz­le mu­cho más gran­de. Que par­tía con Ba­rros y ter­mi­na­ba por ar­mar el ma­pa com­ple­to al­re­de­dor del mis­mo per­so­na­je que, en 2010, ha­bía cau­sa­do es­tra­gos en la Igle­sia chi­le­na: Fernando Ka­ra­di­ma.

Tan­to Ba­rros co­mo los otros tres ac­tua­les obis­pos se for­ma­ron en El Bos­que y fue­ron par­te de la Pía Unión Sa­cer­do­tal, un gru­po que fun­cio­na­ba al ale­ro de la pa­rro­quia y que era re­co­no­ci­do por for­mar vo­ca­cio­nes sa­cer­do­ta­les. En 2012, y lue­go del es­cán­da­lo por el ca­so Ka­ra­di­ma, fue di­suel­to. Pe­ro su plan de su­ce­sión ya es­ta­ba an­dan­do y 55 de sus sa­cer­do­tes eran par­te del cle­ro. Cua­tro de los más cer­ca­nos al ex pá­rro­co, in­clu­so, se ha­bían con­ver­ti­do en obis­pos.

El pri­me­ro fue Ho­ra­cio Va­len­zue­la, quien en 1995 fue or­de­na­do co­mo obis­po au­xi­liar de Santiago por Juan Pa­blo II. Y que en 1996 lle­gó al Obis­pa­do de Tal­ca, don­de si­gue has­ta hoy. El turno del ac­tual obis­po de Li­na­res, To­mis­lav Kol­ja­tic, lle­gó en 1997: pri­me­ro co­mo obis­po au­xi­liar de Con­cep­ción, lue­go co­mo ti­tu­lar de la mis­ma ciu­dad. En 2003 fue tras­la­da­do a Li­na­res. Pe­ro el ca­so más pe­cu­liar fue el de An­drés Ar­tea­ga. El más jo­ven de los cua­tro pro­te­gi­dos de Ka­ra­di­ma tu­vo una ca­rre­ra me­teó­ri­ca en el cle­ro: des­pués de ser vi­ca­rio de la Igle­sia de El Bos­que, y con apenas 42 años, se con­vir­tió en obis­po au­xi­liar de Santiago.

Cuan­do es­ta­lló el ca­so Ka­ra­di­ma, en 2010, Ar­tea­ga fue el pri­me­ro en de­fen­der­lo pú­bli­ca­men­te. Kol­ja­tic y Va­len­zue­la, por su la­do, enviaron car­tas al Va­ti­cano in­ten­tan­do de­mos­trar la inocen­cia del sa­cer­do­te. Pe­ro el ca­so que­dó zan­ja­do el 18 de fe­bre­ro de 2011, cuan­do Ka­ra­di­ma fue ha­lla­do cul­pa­ble por el Va­ti­cano -por abu­sos se­xua­les vio­len­tos a menores y abu­so de po­der otor­ga­do por la po­tes­tad ecle­siás­ti­ca- y sen­ten­cia­do a una vi­da de re­ti­ro en ora­ción y pe­ni­ten­cia, que hoy cum­ple en el Ho­gar San Jo­sé, en Lo Bar­ne­chea. Den­tro de las acu­sa­cio­nes que hi­cie­ron las tres prin­ci­pa­les víc­ti­mas del ex pá­rro­co -Ha­mil­ton, Mu­ri­llo y Cruz- se apun­ta­ba pre­ci­sa­men­te a los cua­tro obis­pos de su círcu­lo ín­ti­mo co­mo tes­ti­gos de los abu­sos.

Ocho años des­pués, lue­go de la po­lé­mi­ca de Ba­rros, el nú­cleo de hie­rro de Ka­ra­di­ma vuel­ve a es­tar en la mi­ra.

El 20 de mar­zo, Sci­clu­na le en­tre­gó per­so­nal­men­te al Pa­pa Fran­cis­co su in­for­me. El do­cu­men­to es cla­ve, pe­ro no so­lo por el fu­tu­ro de Juan Ba­rros. Fuen­tes que co­no­cen el ca­so ase­gu­ran que hay, al me­nos, unas cuan­tas pá­gi­nas de­di­ca­das a la ya di­suel­ta Pía Unión, de la que eran miem­bros es­te­la­res Va­len­zue­la, Kol­ja­tic y Ar­tea­ga. Sci­clu­na se in­tere­só tan­to en la in­fluen­cia del ex pá­rro­co que in­clu­so cer­ca­nos a su en­torno fa­mi­liar rin­die­ron tes­ti­mo­nio an­te el ar­zo­bis­po de Mal­ta, entre ellos uno de los her­ma­nos de Ka­ra­di­ma y un so­brino sa­cer­do­te.

Sci­clu­na ha es­ta­do a car­go de más de 3.000 in­ves­ti­ga­cio­nes ca­nó­ni­cas con­tra sa­cer­do­tes. En los pa­si­llos del Va­ti­cano se co­men­ta que es un in­ves­ti­ga­dor de­ci­di­do. Lo que di­cen al­tas fuen­tes ecle­siás­ti­cas chi­le­nas lo con­fir­man: des­pués de es­cu­char sus nom­bres, Sci­clu­na pi­dió re­unir­se con los obis­pos de Tal­ca y Li­na­res. Pe­ro so­lo Ho­ra­cio Va­len­zue­la acep­tó la in­vi­ta­ción.

La prin­ci­pal re­co­men­da­ción que se co­men­ta le ha­ría el ar­zo­bis­po de Mal­ta al Pa­pa Fran­cis­co tie­ne a par­te del cle­ro chi­leno y sus ase­so­res in­quie­tos. Cer­ca­nos a las más al­tas au­to­ri­da­des ecle­siás­ti­cas ex­pli­can que no se­rá su­til. Es más: se es­tán pre­pa­ran­do pa­ra un re­me­zón. Sci­clu­na no so­lo su­ge­ri­ría la pe­ti­ción de re­nun­cia de Ba­rros, sino tam­bién las de Ho­ra­cio Va­len­zue­la y To­mis­lav Kol­ja­tic. Y aun­que ha si­do nom­bra­do, el obis­po au­xi­liar de Santiago, An­drés Ar­tea­ga, no es par­te del plan, de­bi­do a su mala con­di­ción de sa­lud por el par­kin­son que pa­de­ce des­de ha­ce años y que lo tie­ne ale­ja­do de sus la­bo­res.

Si las re­co­men­da­cio­nes de Sci­clu­na fi­nal­men­te son acep­ta­das por el Pa­pa, con Ba­rros, Va­len­zue­la, Kol­ja­tic y Ar­tea­ga fue­ra del cle­ro chi­leno, se aca­ba­ría el ca­pí­tu­lo más con­tro­ver­ti­do de la Igle­sia chi­le­na y sig­ni­fi­ca­ría el fin de la in­fluen­cia del círcu­lo de hie­rro de Ka­ra­di­ma.

La so­le­dad del obis­po

Ha­ce dos se­ma­nas, Char­les Sci­clu­na lle­gó a Ro­ma, jus­to pa­ra el nom­bra­mien­to de otro sa­cer­do­te mal­tés, Al­fred Xue­reb, co­mo nun­cio apos­tó­li­co en Co­rea y Mon­go­lia. Pe­ro en los pa­si­llos del Va­ti­cano los ru­mo­res co­rren rá­pi­do y pron­to se hi­zo pú­bli­ca la ver­da­de­ra ra­zón de su vi­si­ta. El 20 de mar­zo, Sci­clu­na, per­so­nal­men­te, le en­tre­gó a Fran­cis­co su in­for­me so­bre la si­tua­ción de Ba­rros. Ade­más, ha­bía do­cu­men­tos so­bre otros su­pues­tos ca­sos de abu­sos por par­te de sa­cer­do­tes chi­le­nos.

Pe­ro la ver­da­de­ra sor­pre­sa de Sci­clu­na no eran ni el in­for­me ni los do­cu­men­tos. Era una car­ta. Por ter­ce­ra vez, Juan Ba­rros pre­sen­tó su re­nun­cia al Pa­pa. Sin em­bar­go, y de acuer­do a fuen­tes ecle­siás­ti­cas, es­ta vez Ba­rros ha­bría si­do ex­plí­ci­to en su de­seo de que el Pa­pa acep­te su di­mi­sión. Su tono, di­cen, ma­ni­fies­ta que su in­ten­ción de de­jar la dió­ce­sis es irre­vo­ca­ble.

Fran­cis­co ha re­cha­za­do dos ve­ces la mis­ma pe­ti­ción del obis­po. La pri­me­ra vez fue cuan­do es­ta­lló el ca­so Ka­ra­di­ma y la se­gun­da, cuan­do ya es­ta­ba en la dió­ce­sis de Osorno y se en­fren­ta­ba a las pro­tes­tas. Si en las pri­me­ras dos oca­sio­nes el hoy obis­po de Osorno hi­zo el ges­to, pe­ro sin una pre­ten­sión real de de­jar el pues­to, cer­ca­nos a la je­rar­quía de la Igle­sia de Santiago con­fir­man que Ba­rros es­tá afec­ta­do por los ru­mo­res que cir­cu­lan so­bre la in­co­mo­di­dad que pro­du­ce en el cle­ro. El obis­po ha­bría cam­bia­do su es­ta­do de áni­mo y la car­ta bus­ca­ría se­llar su sa­li­da de la dió­ce­sis.

La car­ta ha­bría si­do en­tre­ga­da du­ran­te la reunión que tu­vo Ba­rros con el ar­zo­bis­po de Mal­ta du­ran­te su vi­si­ta a Chi­le y que se

En el in­for­me de Sci­clu­na ha­bría pá­gi­nas de­di­ca­das a la ya di­suel­ta Pía Unión, or­ga­ni­za­ción ecle­siás­ti­ca que por años fue di­ri­gi­da por Ka­ra­di­ma.

ha­bría con­cre­ta­do en la Ca­sa de las Obras Mi­sio­na­les Pon­ti­fi­cias, jus­to al la­do de la Nun­cia­tu­ra. Pe­ro, co­mo siem­pre, la de­ci­sión fi­nal so­bre el fu­tu­ro de Ba­rros es­tá en ma­nos de Fran­cis­co.

Aun­que des­de su nom­bra­mien­to co­mo obis­po la dió­ce­sis de Osorno se en­cuen­tra per­ma­nen­te­men­te en con­flic­to, lue­go de la vi­si­ta de Sci­clu­na ha ha­bi­do un pe­rio­do de cal­ma en la ciu­dad.

El 21 de mar­zo pa­sa­do se cumplieron tres años des­de la lle­ga­da de Ba­rros, y aun­que se es­pe­ra­ba más rui­do, la úni­ca ma­ni­fes­ta­ción que hi­cie­ron los Lai­cos y Lai­cas de Osorno fue una ve­la­tón frente la Ca­te­dral. Mil 166 ve­las pa­ra re­cor­dar la to­ma de po­se­sión de Ba­rros.

El pri­mer Do­min­go de Ramos del obis­po, lue­go de la vi­si­ta de Sci­clu­na, tam­bién trans­cu­rrió con cal­ma. In­clu­so, Se­ma­na San­ta se ce­le­bró con nor­ma­li­dad. La vi­gi­lia pas­cual, que con­me­mo­ra la re­su­rrec­ción de Je­sús y es una de las ce­le­bra­cio­nes li­túr­gi­cas más im­por­tan­tes, fue ce­le­bra­da por Ba­rros en la Ca­te­dral de Osorno. La gen­te, di­cen al­gu­nos lai­cos de la ciu­dad, es­tá can­sa­da. Pe­ro tam­bién muy ex­pec­tan­te por los re­sul­ta­dos del in­for­me de Sci­clu­na.

A las mi­sas que pre­si­de Ba­rros no van ni los lai­cos ni tam­po­co los cu­ras y diá­co­nos que han re­cha­za­do des­de un prin­ci­pio la de­sig­na­ción del obis­po. Atrás quedaron los gri­tos, las pro­tes­tas y el caos que ha­bía ca­rac­te­ri­za­do una ver­da­de­ra re­be­lión de los lai­cos en la ciu­dad del sur. Des­pués de la tor­men­ta que desató su apa­ri­ción du­ran­te la vi­si­ta del Pa­pa y la pos­te­rior lle­ga­da de Sci­clu­na, ni si­quie­ra hay re­sis­ten­cia en Osorno.

Las se­ña­les que el sa­cer­do­te ha re­ci­bi­do de par­te de sus pa­res en los úl­ti­mos tres me­ses han si­do claves en el cam­bio de áni­mo de Ba­rros. Tan­to en pú­bli­co co­mo en pri­va­do, las au­to­ri­da­des ca­tó­li­cas chi­le­nas han de­ja­do cla­ra su mo­les­tia por su ac­ti­tud du­ran­te la vi­si­ta del Pa­pa. De he­cho, ha­ce un mes tras­cen­dió una car­ta del car­de­nal Fran­cis­co Javier Errá­zu­riz don­de se re­fe­ría en du­ros tér­mi­nos a la ac­tua­ción de Ba­rros.

Has­ta los más lea­les con el obis­po se han ale­ja­do. Uno de sus más cer­ca­nos y de los po­cos que lo de­fen­die­ron pú­bli­ca­men­te, el obis­po de San Bernardo, Juan Ig­na­cio Gon­zá­lez, ha se­ña­la­do que no ha te­ni­do nin­gún contacto con él en las úl­ti­mas tres se­ma­nas.

Ba­rros es­tá so­lo.

Un te­rre­mo­to lla­ma­do Ba­rros

La pre­sen­cia de Sci­clu­na se ex­ten­dió has­ta el 28 de fe­bre­ro y, aun­que el ob­je­ti­vo era in­ves­ti­gar la si­tua­ción de Ba­rros en Osorno, en va­rias de las reunio­nes se ha­bló de otros te­mas. La si­tua­ción del obis­po ge­ne­ró un es­ce­na­rio to­tal­men­te in­cier­to.

En los círcu­los de la Igle­sia chi­le­na afir­man que el tex­to que le en­tre­gó Sci­clu­na a Fran­cis­co cons­ta de va­rios to­mos. Y que in­clu­so al­gu­nos nom­bran a los car­de­na­les Ri­car­do Ez­za­ti y Fran­cis­co Javier Errá­zu­riz, en re­la­ción al en­cu­bri­mien­to de abu­sos co­me­ti­dos por sa­cer­do­tes. Ase­so­res cer­ca­nos a la Igle­sia de Santiago plan­tean que in­clu­so es po­si­ble que, a par­tir del do­cu­men­to, el Pa­pa re­va­lúe la con­ti­nui­dad de Errá­zu­riz en la co­mi­sión pa­ra re­for­mar la cu­ria.

La su­ce­sión de la es­tra­té­gi­ca dió­ce­sis de Santiago tam­bién es­ta­ría en jue­go. Cer­ca­nos a la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca co­men­tan que si has­ta ha­ce al­gu­nos me­ses se veía al ac­tual pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, Santiago Sil­va, co­mo can­di­da­to na­tu­ral lue­go de la sa­li­da de Ez­za­ti, hoy ni si­quie­ra eso es se­gu­ro. En el ca­mino apa­re­ció otra car­ta más: Re­né Re­bo­lle­do, el ac­tual ar­zo­bis­po de La Se­re­na.

El in­for­me Sci­clu­na tam­bién po­dría mar­car un an­tes y un des­pués en el rol que hoy jue­gan Ez­za­ti y Errá­zu­riz en el cle­ro.

Otro de los afec­ta­dos se­ría el ac­tual nun­cio apos­tó­li­co, Ivo Sca­po­lo, cu­ya con­ti­nui­dad es­tá en du­da. Un sa­cer­do­te que ha se­gui­do de cerca el ca­so, lo ex­pli­ca.

-Si el Pa­pa Fran­cis­co de­ci­de se­guir las re­co­men­da­cio­nes de Sci­clu­na, se­ría una se­ñal muy po­ten­te de re­pa­ra­ción con las víc­ti­mas. Y una se­ñal muy po­ten­te de que el Pa­pa no es­ta­ba bien in­for­ma­do. Ahí to­do apun­ta al nun­cio. Aho­ra, lo que de­be ca­li­brar el Pa­pa es has­ta dón­de lle­ga la res­pon­sa­bi­li­dad, cuál es el criterio que va a se­guir aho­ra el Va­ti­cano, ¿se lle­ga­rá a to­dos los cu­rias re­la­cio­na­dos con abu­sos? Es el Pa­pa el que tie­ne que ver adón­de quiere lle­gar.

Gra­cias al in­for­me ge­ne­ra­do por Sci­clu­na en sus ma­nos, Fran­cis­co po­dría apro­ve­char la opor­tu­ni­dad de ha­cer un cam­bio ra­di­cal. La so­la po­si­bi­li­dad de la sa­li­da de tres obis­pos a los que les que­dan más de 10 años en el car­go man­tie­ne en aler­ta al cle­ro. Tres cu­pos li­bres po­drían ser la opor­tu­ni­dad del Pa­pa pa­ra mar­car un nue­vo se­llo en la Igle­sia. Y, co­mo siem­pre, la de­ci­sión es­tá en ma­nos de Fran­cis­co.

Con apenas una apa­ri­ción y una son­ri­sa, Juan Ba­rros, el obis­po de una dió­ce­sis pe­que­ña en el sur, pu­so en ja­que a la Igle­sia chi­le­na.

Uno de los her­ma­nos de Ka­ra­di­ma y un so­brino sa­cer­do­te rin­die­ron tes­ti­mo­nio an­te el ar­zo­bis­po de Mal­ta. Sci­clu­na, ade­más, pi­dió re­unir­se con los obis­pos de Tal­ca y Li­na­res. Pe­ro so­lo Ho­ra­cio Va­len­zue­la acep­tó la in­vi­ta­ción.

En una car­ta que en­tre­gó a Sci­clu­na, Juan Ba­rros por ter­ce­ra vez pre­sen­tó su re­nun­cia al Pa­pa. Sin em­bar­go, y de acuer­do a fuen­tes ecle­siás­ti­cas, es­ta vez Ba­rros ha­bría si­do ex­plí­ci­to en su de­seo de que el Pa­pa acep­te su di­mi­sión.

Ka­ra­di­ma en una foto de ar­chi­vo: jun­to a él apa­re­cen Va­len­zue­la, Ba­rros, Ar­tea­ga y Kol­ja­tic.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.