Lu­la, una tra­ge­dia bra­si­le­ña

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Ós­car Con­tar­do

En 2014, Fe­li­pe Gon­zá­lez, el ex­pre­si­den­te del go­bierno es­pa­ñol y lí­der de la so­cial­de­mo­cra­cia eu­ro­pea du­ran­te dé­ca­das, gra­bó un vi­deo. Era al­go así co­mo un fa­vor a un ami­go em­pre­sa­rio que bus­ca­ba que el apo­yo de Gon­zá­lez le abrie­ra las puer­ta pa­ra nue­vas pers­pec­ti­vas en su ne­go­cio. Una gau­cha­da. En el vi­deo, Gon­zá­lez apa­re­ce sen­ta­do en la ofi­ci­na de aquel ami­go a quien ca­li­fi­ca­ba co­mo mo­de­lo de em­pren­de­dor y “crea­ti­vo irre­pe­ti­ble”. Los ha­la­gos del po­lí­ti­co an­da­luz se­rían un se­llo de ga­ran­tía pa­ra el éxi­to en la re­co­lec­ción de nue­vos so­cios. Ese hom­bre al que Gon­zá­lez te­nía en tan bue­na es­ti­ma era el mul­ti­mi­llo­na­rio ira­ní de ciu­da­da­nía es­pa­ño­la Fars­had Mas­soud Zan­di. Dos años más tar­de, aque­llas de­cla­ra­cio­nes he­chas pa­ra ser vis­tas por po­de­ro­sos fi­nan­cis­tas, co­bra­ron otro sen­ti­do cuan­do Zan­di apa­re­ció men­cio­na­do en los lla­ma­dos Pa­pe­les de Pa­na­má: el ami­go de quien fue­ra se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Par­ti­do So­cia­lis­ta Obre­ro Es­pa­ñol te­nía más de 30 so­cie­da­des ins­cri­tas pa­ra eva­dir im­pues­tos. Zan­di aca­bó acu­sa­do de frau­de fis­cal y su his­to­ria de éxi­to y amis­tad con los más dis­tin­gui­dos per­so­na­jes del pro­gre­sis­mo ibé­ri­co fue ex­pues­ta en de­ta­lle por los me­dios. En 2014, el mis­mo año en que gra­bó el vi­deo pa­ra Zan­di, Fe­li­pe Gon­zá­lez fue in­cre­pa­do du­ran­te un ac­to pú­bli­co por un hom­bre ma­du­ro, un ciu­da­dano co­mún y co­rrien­te que le gri­tó: ¿Por qué os lla­man co­rrup­tos? ¡Me voy a mo­rir vien­do có­mo la de­mo­cra­cia se va al ca­ra­jo!

Lu­la da Sil­va fue a Bra­sil en el ini­cio del nue­vo si­glo lo que Fe­li­pe Gon­zá­lez a Es­pa­ña en los 80. Fue el fa­ro de una iz­quier­da que con­quis­tó vo­tos y que su­po en­cum­brar a su país al si­tial de los bue­nos ejem­plos. Si Gon­zá­lez tu­vo al pro­yec­to de la Unión Eu­ro­pea co­mo alia­do pa­ra mo­der­ni­zar el país, Lu­la mon­tó los pro­gra­mas so­cia­les de su go­bierno so­bre la de­man­da de ma­te­rias pri­mas de Chi­na. El obre­ro que lle­gó a ser pre­si­den­te pa­re­cía ha­ber des­per­ta­do por fin al gi­gan­te bra­si­le­ño. Pe­ro el bri­llo de la su­per­fi­cie ocul­ta­ba la ba­su­ra cir­cu­lan­do por la al­can­ta­ri­lla.

Bra­sil no des­pe­gó ha­cia su des­tino de po­ten­cia mun­dial. Peor que eso, aho­ra lo que ve­mos es una de­mo­cra­cia tra­tan­do de per­ma­ne­cer a flo­te a du­ras pe­nas, con la mi­tad del cuer­po su­mer­gi­do en el barro. A la vuel­ta de una dé­ca­da, lo que exis­te es un país que se en­ca­mi­na ha­cia una in­cóg­ni­ta, go­ber­na­do por un re­em­pla­zan­te de úl­ti­ma ho­ra que usa la pre­si­den­cia pa­ra evi­tar ser in­ves­ti­ga­do por co­rrup­ción; un país con de­ce­nas de par­la­men­ta­rios impu­tados por re­ci­bir coimas y en don­de los mi­li­ta­res sa­len a las ca­lles pa­ra con­tro­lar la de­lin­cuen­cia; una na­ción que tie­ne co­mo se­rio pre­can­di­da­to a la pre­si­den­cia a un ul­tra­de­re­chis­ta y fanático re­li­gio­so. Mien­tras to­do eso ocu­rre, Lu­la en­fren­ta la cár­cel lue­go de ha­ber si­do en­con­tra­do cul­pa­ble de ha­ber re­ci­bi­do un de­par­ta­men­to de lu­jo co­mo so­borno de par­te del di­rec­ti­vo de una cons­truc­to­ra a cam­bio de con­tra­tos mi­llo­na­rios. El ex­pre­si­den­te y sus par­ti­da­rios ale­gan que las prue­bas son dé­bi­les o de­re­cha­men­te inexis­ten­tes. El juez con­si­de­ró, sin em­bar­go, que exis­tía evi­den­cia pa­ra con­de­nar­lo, entre otras, la fo­to­gra­fía del pre­si­den­te de la cons­truc­to­ra –con­de­na­do por co­rrup­ción- en­tre­gán­do­le las lla­ves del in­mue­ble a Lu­la. ¿Es Lu­la un hom­bre co­rrup­to? Un juez de­ter­mi­nó que sí lo era. ¿Es eso una de­rro­ta pa­ra la iz­quier­da que re­pre­sen­ta­ba? Sí. Lo es ¿Sig­ni­fi­ca eso que sus ad­ver­sa­rios es­tán lim­pios? No, en ab­so­lu­to. La mu­gre ca­mi­na con ellos y su for­ma de ha­cer­se del po­der -usan­do una ar­ti­ma­ña ad­mi­nis­tra­ti­va pa­ra sa­car a Dil­ma Rous­seff de es­ce­na- se pa­re­ce más a un nue­vo es­ti­lo de gol­pe de Es­ta­do en cá­ma­ra len­ta que a un arran­que por limpiar la po­lí­ti­ca bra­si­le­ña.

“¿Por qué os lla­man co­rrup­tos?”, le gri­tó en 2014 aquel hom­bre a Fe­li­pe Gon­zá­lez. El ex­pre­si­den­te man­tu­vo si­len­cio. Esa pregunta no era una acu­sa­ción di­rec­ta, era más bien el rue­go de al­guien que pe­día una ex­pli­ca­ción ur­gen­te a otro en quien ha­bía con­fia­do. Hay una ge­ne­ra­ción com­ple­ta que pa­re­ce es­tar pi­dien­do lo mis­mo, no só­lo en Es­pa­ña y Bra­sil, sino aquí mis­mo en Chi­le, en don­de tam­bién he­mos si­do tes­ti­gos de la for­ma en que cier­ta iz­quier­da de­ci­dió acer­car­se al mer­ca­do, ha­cer­le gui­ños, sen­tar­se en la mis­ma me­sa pa­ra aca­bar su­mer­gi­da en un mun­do del que su­pues­ta­men­te de­bían guar­dar dis­tan­cia. En­sa­ya­ron un nue­vo bai­le -su­pues­ta­men­te por el bien co­mún- y aca­ba­ron por per­der­se en los abra­zos de los nue­vos ami­gos que fue­ron en­con­tran­do en la sen­da de los di­rec­to­rios de em­pre­sas y la fe­li­ci­dad de los se­mi­na­rios de la am­bi­ción per­pe­tua. El club les abrió las puer­tas, los acep­tó y ellos se sin­tie­ron que con eso es­ta­ban con­tri­bu­yen­do a la de­mo­cra­cia. Los ne­go­cios aca­ba­ron co­lo­ni­zan­do la po­lí­ti­ca de una iz­quier­da de­ma­sia­do sa­tis­fe­cha de sí mis­ma. ¿Qué ha­bía de ma­lo en gra­bar un vi­deo elo­gian­do a un bró­ker mi­llo­na­rio? ¿Por qué iba a ser in­co­rrec­to sa­lir de pa­seo con el due­ño de un gi­gan­te de la cons­truc­ción con ham­bre de ac­ce­der a con­tra­tos del Es­ta­do? Lo que hi­cie­ron fue dar­le la es­pal­da al elec­to­ra­do que con­fió en ellos, pa­ra de pa­so di­luir en whisky las ideas que su­pues­ta­men­te de­fen­dían.

Hay una tra­ge­dia bra­si­le­ña en cur­so y no es só­lo el dra­ma de un lí­der que ca­yó en des­gra­cia; es tam­bién la ago­nía de un pro­gre­sis­mo que con­fun­dió los ro­les, se des­lum­bró con el di­ne­ro que le pu­sie­ron en frente y aca­bó sal­pi­ca­do por el es­cán­da­lo, hi­po­te­can­do, de pa­so, la de­mo­cra­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.