¿A quién le con­vie­nen las co­mi­sio­nes pre­si­den­cia­les?

Una ven­ta­ja de las co­mi­sio­nes es que con el Congreso y los par­ti­dos po­lí­ti­cos con ni­ve­les muy ba­jos de apro­ba­ción ciu­da­da­na, es­tas pue­den con­tri­buir a va­li­dar las pro­pues­tas del Eje­cu­ti­vo an­te la ciu­da­da­nía.

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Eduar­do En­gel

Las co­mi­sio­nes pre­si­den­cia­les es­tán de vuel­ta. En me­nos de un mes, el nue­vo go­bierno ha con­vo­ca­do una de­di­ca­da a la in­fan­cia y otra a la se­gu­ri­dad. Y vie­nen va­rias más. ¿Por qué se han vuel­to ca­da vez más po­pu­la­res es­tas co­mi­sio­nes, sin im­por­tar el signo de la coa­li­ción go­ber­nan­te?

El pun­to de par­ti­da pa­ra en­ten­der las co­mi­sio­nes pre­si­den­cia­les es to­mar en se­rio su nom­bre y cons­ta­tar que son ”pre­si­den­cia­les’’, por­que las nom­bra el Pre­si­den­te. Y co­mo no exis­te obli­ga­ción al­gu­na de nom­brar­las, la con­clu­sión, tan inevi­ta­ble co­mo ob­via, es que las co­mi­sio­nes pre­si­den­cia­les be­ne­fi­cian a los pre­si­den­tes (o al me­nos es­tos creen que es así).

Las ra­zo­nes pa­ra nom­brar una co­mi­sión pue­den ser va­rias. Una pri­me­ra po­si­bi­li­dad es des­ac­ti­var una si­tua­ción po­ten­cial­men­te ex­plo­si­va. Un es­cán­da­lo ma­yor (por ejem­plo, un ca­so de co­lu­sión en un mer­ca­do sen­si­ble) ga­ti­lla in­dig­na­ción ciu­da­da­na y la co­mi­sión per­mi­te al Pre­si­den­te apa­re­cer ha­cien­do al­go mien­tras ga­na tiem­po a la es­pe­ra de que el te­ma pa­se a un se­gun­do plano. Los informes de más de una co­mi­sión pre­si­den­cial lle­van años acu­mu­lan­do pol­vo en al­gún mue­ble de La Mo­ne­da.

Una se­gun­da mo­ti­va­ción es que el Pre­si­den­te apro­ve­che una co­yun­tu­ra par­ti­cu­lar, que tam­bién pue­de ser un es­cán­da­lo, pa­ra nom­brar una co­mi­sión que fa­ci­li­te sa­car ade­lan­te una po­lí­ti­ca pú­bli­ca que le pa­re­ce im­por­tan­te, pe­ro que no cuenta con el su­fi­cien­te res­pal­do o ma­yo­ría de las fuer­zas po­lí­ti­cas pa­ra lle­var­la a ca­bo. A pe­sar de los equi­li­brios que de­be bus­car y de even­tua­les ne­ga­ti­vas a par­ti­ci­par, los pre­si­den­tes tie­nen un rol de­ter­mi­nan­te en la se­lec­ción de sus in­te­gran­tes (y tam­bién de quie­nes no la in­te­gran, co­mo des­cu­brió una par­la­men­ta­ria es­ta se­ma­na).

Es cier­to que al fi­nal el Congreso tie­ne el rol cen­tral le­gis­lan­do, pe­ro una bue­na co­mi­sión po­ten­cia la in­fluen­cia del Eje­cu­ti­vo. Es­to no es an­ti­de­mo­crá­ti­co, co­mo ar­gu­men­tan al­gu­nos, es una de mu­chas es­tra­te­gias que uti­li­zan ac­to­res cla­ve en el pro­ce­so le­gis­la­ti­vo pa­ra pro­mo­ver sus agen­das.

To­do in­di­ca que la mo­ti­va­ción del Pre­si­den­te Piñera pa­ra con­vo­car las co­mi­sio­nes de in­fan­cia y se­gu­ri­dad es la se­gun­da. Son te­mas que su go­bierno ha de­ci­di­do prio­ri­zar y, al no te­ner una ma­yo­ría en el Congreso, pa­re­ce una bue­na op­ción con­vo­car una co­mi­sión que per­mi­ta al Eje­cu­ti­vo te­ner una ma­yor in­fluen­cia co­mo co­le­gis­la­dor.

¿Sig­ni­fi­ca es­to que Ga­briel Bo­ric y Jor­ge Sharp se equi­vo­ca­ron al acep­tar par­ti­ci­par en una co­mi­sión? Pa­ra na­da. Tie­nen mu­cho que ga­nar, al igual que el go­bierno. Por­que po­drán te­ner ma­yor in­fluen­cia so­bre los pro­yec­tos que re­sul­ten y com­par­ti­rán la gloria si es­tos son va­lo­ra­dos por la ciu­da­da­nía. Se tra­ta de te­mas don­de hay con­sen­so res­pec­to de su im­por­tan­cia, con más acuer­dos que desacuer­dos, y don­de pue­den pro­yec­tar­se co­mo lí­de­res ca­pa­ces de con­tri­buir a po­lí­ti­cas de Es­ta­do.

Ha­bien­do res­pon­di­do por qué los pre­si­den­tes nom­bran co­mi­sio­nes, ca­be pre­gun­tar­se si és­tas con­tri­bu­yen a te­ner me­jo­res le­yes. Exis­ten va­rios ele­men­tos que su­gie­ren, al me­nos, esa po­si­bi­li­dad. Pri­me­ro, las co­mi­sio­nes dan un rol ma­yor a los ex­per­tos. He con­sul­ta­do con de­ce­nas de es­pe­cia­lis­tas que han si­do in­vi­ta­dos al Congreso a pro­pó­si­to de un pro­yec­to de ley y la in­men­sa ma­yo­ría ter­mi­na muy de­cep­cio­na­da. Las es­pe­ras pue­den ser muy lar­gas y, sal­vo ex­cep­cio­nes, la ma­yo­ría de los par­la­men­ta­rios no pres­ta aten­ción a lo que di­cen. Ade­más, la di­ná­mi­ca en las co­mi­sio­nes del Congreso per­mi­te a los par­la­men­ta­rios re­ba­tir a los ex­per­tos sin que es­tos ten­gan de­re­cho a ré­pli­ca, una di­ná­mi­ca opues­ta a aque­lla que pre­va­le­ce en los cen­tros que crean co­no­ci­mien­to.

En el ca­so de las co­mi­sio­nes pre­si­den­cia­les, en cam­bio, los téc­ni­cos pue­den te­ner un rol más im­por­tan­te. La ex­pe­rien­cia tam­bién su­gie­re que los acuer­dos trans­ver­sa­les en te­mas con­tro­ver­sia­les sue­len ser más fá­ci­les entre ex­per­tos y las di­fe­ren­cias más aco­ta­das. Ob­via­men­te, la pa­la­bra fi­nal la tie­ne el Congreso al le­gis­lar, pe­ro re­sul­ta­rán me­jo­res le­gis­la­cio­nes si se con­si­de­ra se­ria­men­te a quie­nes más sa­ben del te­ma.

Una se­gun­da ven­ta­ja de las co­mi­sio­nes es que, con el Congreso y los par­ti­dos po­lí­ti­cos con ni­ve­les muy ba­jos de apro­ba­ción ciu­da­da­na, es­tas pue­den con­tri­buir a va­li­dar las pro­pues­tas del Eje­cu­ti­vo an­te la ciu­da­da­nía. Si las co­mi­sio­nes pre­si­den­cia­les in­clu­yen re­pre­sen­tan­tes de la so­cie­dad ci­vil, es­tos ha­rán de em­ba­ja­do­res de las pro­pues­tas que re­sul­ten y po­drán con­tri­buir mo­ni­to­rean­do el trá­mi­te le­gis­la­ti­vo, de mo­do que la ley apro­ba­da no des­vir­túe las pro­pues­tas de la co­mi­sión.

Las ven­ta­jas an­te­rio­res, des­gra­cia­da­men­te, no siem­pre se ma­te­ria­li­zan. Hay co­mi­sio­nes pre­si­den­cia­les que ter­mi­na­ron di­vi­di­das en dos mi­ta­des irre­con­ci­lia­bles, ha­bien­do ca­sos don­de in­clu­so en­tre­ga­ron dos informes. De po­co sir­ve sa­ber que la co­mi­sión es­tá igual de di­vi­di­da que el Congreso o la so­cie­dad en­te­ra res­pec­to del te­ma que se le en­co­men­dó. Otras ter­mi­nan ha­cien­do pro­pues­tas tan ino­cuas que sir­ven de po­co.

Ba­sa­do en lo an­te­rior, ¿cuán op­ti­mis­tas po­de­mos ser res­pec­to de la con­tri­bu­ción que ha­rán las re­cien­te­men­te nom­bra­das co­mi­sio­nes de in­fan­cia y se­gu­ri­dad? Es tem­prano pa­ra ha­cer pre­dic­cio­nes, pe­ro así co­mo el gru­po de tra­ba­jo de in­fan­cia pro­me­te, la com­po­si­ción de la co­mi­sión de se­gu­ri­dad es preo­cu­pan­te. Los re­pre­sen­tan­tes de la so­cie­dad ci­vil y téc­ni­cos en es­ta úl­ti­ma son po­cos y hay te­mas don­de no hay ex­per­to al­guno. Ade­más, va­rios de sus miem­bros fue­ron por­ta­vo­ces de las de­man­das de Ca­ra­bi­ne­ros por ma­yo­res fa­cul­ta­des y re­cur­sos, sin cues­tio­nar­las o ana­li­zar­las de­bi­da­men­te.

El Pre­si­den­te Piñera dio se­ña­les cla­ras du­ran­te la cam­pa­ña de en­ten­der la ne­ce­si­dad de ha­cer cam­bios es­truc­tu­ra­les en nues­tra ins­ti­tu­cio­na­li­dad de se­gu­ri­dad. Pue­de ser que de­ci­dió in­cluir en su co­mi­sión a quie­nes con­tri­bu­ye­ron al des­con­trol en Ca­ra­bi­ne­ros por­que le cons­ta que han cam­bia­do de opinión o por­que cree que si participan no obs­ta­cu­li­za­rán en el Congreso los pro­yec­tos que re­sul­ten. Oja­lá sea así, por­que la opor­tu­ni­dad que tie­ne el ac­tual go­bierno de ha­cer una re­for­ma de se­gu­ri­dad que pa­se a la his­to­ria no se vol­ve­rá a re­pe­tir en mu­cho tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.