Gue­rra co­mer­cial

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Rodrigo Ver­ga­ra

To­do pa­re­cía ir tan bien en la eco­no­mía mun­dial. Las pro­yec­cio­nes pa­ra es­te y el pró­xi­mo año se acer­can a 4% de cre­ci­mien­to y, más aún, es­te re­pun­te, a di­fe­ren­cia de años pa­sa­dos, es sin­cro­ni­za­do, en el sen­ti­do que abar­ca a prác­ti­ca­men­te to­do el glo­bo. To­do bien, has­ta que ha­ce unas se­ma­nas em­pe­zó a apa­re­cer la som­bra de una gue­rra co­mer­cial que tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­tas a Estados Unidos y Chi­na.

La dispu­ta eco­nó­mi­ca entre es­tos dos co­lo­sos no es nue­va. Ya por va­rios años los nor­te­ame­ri­ca­nos acu­san a los chi­nos de prác­ti­cas co­mer­cia­les des­lea­les, que in­clu­yen res­tric­cio­nes a ex­por­ta­cio­nes de cier­tos bie­nes. Ade­más de po­ner tra­bas a la in­ver­sión de ex­tran­je­ros en Chi­na, de di­fi­cul­tar el con­trol de em­pre­sas en ese país y de ro­bo de pro­pie­dad in­te­lec­tual. Has­ta ha­ce po­co, tam­bién la acu­sa­ba de ma­ni­pu­la­ción de su mo­ne­da pa­ra ha­cer sus ex­por­ta­cio­nes más com­pe­ti­ti­vas en los mer­ca­dos mun­dia­les. Cuan­do Chi­na era una eco­no­mía pe­que­ña, to­do es­to no pa­sa­ba de dis­cu­sio­nes más o me­nos agre­si­vas con una que otra me­di­da, pe­ro hoy la si­tua­ción es dis­tin­ta. Chi­na es la se­gun­da eco­no­mía mun­dial y se es­pe­ra que en unos 15 años su­pere a Estados Unidos y pa­se a ser la pri­me­ra (de he­cho, me­di­da a pa­ri­dad del po­der de com­pra ya es la nú­me­ro uno). Ade­más la po­ten­cia asiá­ti­ca ha anun­cia­do su plan Chi­na 2025, que ya se es­tá ha­cien­do reali­dad y que los nor­te­ame­ri­ca­nos ven co­mo una gran ame­na­za a su has­ta aho­ra in­dispu­tada su­pre­ma­cía en ma­te­rias tec­no­ló­gi­cas.

To­do es­to se con­di­men­ta con las ci­fras del co­mer­cio entre am­bos paí­ses. Las ex­por­ta­cio­nes de bie­nes de Estados Unidos a Chi­na el año pa­sa­do to­ta­li­za­ron US$ 131 mil mi­llo­nes, mien­tras que las im­por­ta­cio­nes fue­ron de US$ 506 mil mi­llo­nes, lo que sig­ni­fi­ca que el dé­fi­cit co­mer­cial bi­la­te­ral pa­ra la pri­me­ra eco­no­mía es de US$ 375 mil mi­llo­nes. Si ade­más de los bie­nes se le in­clu­yen ser­vi­cios, la ci­fra ba­ja a US$ 340 mil mi­llo­nes. En am­bos ca­sos, un mon­to muy sig­ni­fi­ca­ti­vo.

Trump su­po apro­ve­char es­ta co­yun­tu­ra con una fuer­te re­tó­ri­ca an­ti Chi­na en su cam­pa­ña. Aho­ra de­ci­dió to­mar me­di­das y el mes pa­sa­do anun­ció un aran­cel es­pe­cial al ace­ro y alu­mi­nio, del que rá­pi­da­men­te ex­clu­yó a los eu­ro­peos y al Naf­ta (en es­te úl­ti­mo ca­so co­mo un ar­ma de ne­go­cia­ción de di­cho tra­ta­do). Chi­na res­pon­dió con ta­ri­fas a 128 pro­duc­tos que re­pre­sen­tan im­por­ta­cio­nes des­de Estados Unidos por US$ 3 mil mi­llo­nes, lo que fue in­ter­pre­ta­do co­mo una res­pues­ta más bien con­ci­lia­do­ra en bus­ca de acuer­dos. Trump no se que­dó atrás y du­ran­te la se­ma­na pa­sa­da anun­ció ta­ri­fas de has­ta 25% pa­ra más de mil pro­duc­tos chi­nos, in­clui­dos te­le­vi­so­res, avio­nes y par­tes de au­tos y avio­nes, por un to­tal de US$ 50 mil mi­llo­nes. Chi­na con­tes­tó de in­me­dia­to con un anun­cio de ta­ri­fas a 106 pro­duc­tos que re­pre­sen­tan US$ 50 mil mi­llo­nes, que in­clu­yen so­ya, au­tos y quí­mi­cos. El jue­ves, am­bos la­dos die­ron de­cla­ra­cio­nes más tem­pla­das y los mer­ca­dos reac­cio­na­ron po­si­ti­va­men­te, pe­ro el vier­nes las co­sas nue­va­men­te se ten­sio­na­ron.

La lec­tu­ra fa­vo­ra­ble es que to­do es­to fi­nal­men­te se arre­gla­rá en la me­sa de ne­go­cia­cio­nes y que es­tas son so­lo bra­va­tas pre­vias a una du­ra ne­go­cia­ción. Chi­na, se sos­tie­ne, ten­drá que acep­tar que de­be abrir más su eco­no­mía. Así lo su­gi­rió re­cien­te­men­te el nú­me­ro dos del FMI. Pe­ro la in­cer­ti­dum­bre es­tá ins­ta­la­da. En es­tas ma­te­rias se sa­be có­mo em­pie­za la con­fron­ta­ción, pe­ro no có­mo ter­mi­na. Los ries­gos son gran­des, por­que las per­so­na­li­da­des son im­pul­si­vas y hay ré­di­tos po­lí­ti­cos, al me­nos en el cor­to pla­zo. Trump ape­la al elec­to­ra­do que se ha sen­ti­do per­ju­di­ca­do con la irrup­ción de Chi­na, mien­tras es­te úl­ti­mo país res­pon­de con ta­ri­fas que da­ñan a re­gio­nes cu­yo elec­to­ra­do es cer­cano a Trump y a los re­pu­bli­ca­nos, pe­ro que son más pro­cli­ves a cam­biar­se de ban­do si su eco­no­mía se re­sien­te.

Trump, por su par­te, ten­drá que con­ven­cer­se de que si su ob­je­ti­vo es re­du­cir su dé­fi­cit ex­terno, no lo re­sol­ve­rá po­nien­do res­tric­cio­nes al co­mer­cio a uno o más paí­ses. Lo que de­ter­mi­na el ba­lan­ce ex­terno de un país es la re­la­ción entre ingresos y gas­tos (o entre el aho­rro y la in­ver­sión). Y que si hoy Estados Unidos tie­ne un dé­fi­cit en cuenta co­rrien­te ele­va­do es por­que gas­ta más que su in­gre­so. Si quiere re­ver­tir­lo ten­drá que in­cre­men­tar su aho­rro. Y eso requiere tan­to aho­rro pri­va­do co­mo pú­bli­co. La po­lí­ti­ca fis­cal ac­tual del go­bierno nor­te­ame­ri­cano, de menores im­pues­tos y ma­yo­res gas­tos, es más bien con­tra­ria al ma­yor aho­rro pú­bli­co.

Mien­tras tan­to, en Chi­le sur­gen vo­ces di­cien­do que es­ta gue­rra po­dría be­ne­fi­ciar­nos, en cuan­to ha­brá pro­duc­tos chi­le­nos que com­pi­ten con ex­por­ta­cio­nes chi­nas o nor­te­ame­ri­ca­nas que, al en­ca­re­cer­se en el país de des­tino, se ha­rían más com­pe­ti­ti­vas. No obs­tan­te, no se men­cio­na que el ex­ce­so de ofer­ta po­dría ba­jar los pre­cios en otros mer­ca­dos. Pe­ro, más allá de eso, hay una co­sa que de­be­mos te­ner cla­ro: una gue­rra co­mer­cial a la lar­ga es per­ju­di­cial. Tie­ne un efec­to ne­ga­ti­vo so­bre la eco­no­mía mun­dial y ello afec­ta a nues­tro país y a los mer­ca­dos a los cua­les ex­por­ta­mos.

En fin, hay nubes ne­gras en el ho­ri­zon­te. Es de es­pe­rar que el cielo se des­pe­je a la bre­ve­dad, por­que de no ha­cer­lo, to­dos per­de­re­mos y la re­cu­pe­ra­ción que hoy se ve só­li­da po­dría fre­nar­se e in­clu­so re­ver­tir­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.