La frac­tu­ra de Gui­llier

La de­rro­ta elec­to­ral an­te Se­bas­tián Piñera que­bró -al­gu­nos sos­tie­nen que de ma­ne­ra irre­pa­ra­ble- la re­la­ción entre el ex aban­de­ra­do pre­si­den­cial y la ex Nue­va Ma­yo­ría. Mien­tras el se­na­dor ha op­ta­do por ais­lar­se en sus la­bo­res en el Congreso, sus otro­ra soc

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - POR HER­NÁN LÓPEZ FO­TO­GRA­FIA: ANDRES PE­REZ

Cuenta el se­na­dor Car­los Bian­chi que uno de los pri­me­ros con­se­jos que le dio a Ale­jan­dro Gui­llier cuan­do lo vio de­bu­tar en el Congreso, en mar­zo de 2014, fue que tu­vie­ra cui­da­do, por­que en po­lí­ti­ca los ami­gos eran de men­ti­ra, pe­ro los enemi­gos eran de ver­dad. Gui­llier, quien era co­no­ci­do co­mo ros­tro de TV y pe­rio­dis­ta, que com­pi­tió y do­bló en An­to­fa­gas­ta co­mo in­de­pen­dien­te den­tro de la Nue­va Ma­yo­ría, son­rió y to­mó no­ta de la re­co­men­da­ción. Cua­tro años des­pués, el miér­co­les 4, en un al­muer­zo entre Bian­chi y Gui­llier en uno de los co­me­do­res del Se­na­do en Val­pa­raí­so, los dos so­los, co­mo ya se ha vuel­to una cos­tum­bre de los úl­ti­mos me­ses, el de­rro­ta­do ex can­di­da­to pre­si­den­cial re­cor­dó la ad­ver­ten­cia del par­la­men­ta­rio ma­ga­llá­ni­co. Co­mo si cua­tro años des­pués la fra­se le hi­cie­ra sen­ti­do. Los dos par­la­men­ta­rios del co­mi­té in­de­pen­dien­te -jun­to a Ale­jan­dro Navarro- han vuel­to a re­pa­sar los días pre­vios y los me­ses pos­te­rio­res a la de­rro­ta frente a Se­bas­tián Piñera.

La mis­ma no­che del 17 de di­ciem­bre pa­sa­do, des­pués de una bre­ve reunión jun­to a los je­fes de los par­ti­dos en el es­ta­cio­na­mien­to del ho­tel San Fran­cis­co, Gui­llier cor­tó bue­na par­te de los víncu­los que aún lo ata­ban a la ex Nue­va Ma­yo­ría. Op­tó por re­ple­gar­se jun­to a su fa­mi­lia -Al­ga­rro­bo es su his­tó­ri­co lu­gar de ve­ra­neo-, man­tu­vo un ca­nal de co­mu­ni­ca­ción ca­si ex­clu­si­vo con su equi­po de tra­ba­jo, en­ca­be­za­do por Enrique Soler -que fue am­plia­men­te cuestionado du­ran­te la cam­pa­ña- y re­en­fo­có sus es­fuer­zos al tra­ba­jo en su re­gión, a la lec­tu­ra y al des­can­so.

De la coa­li­ción que lo apo­yó, sin em­bar­go, po­co y na­da qui­so vol­ver a sa­ber. Sal­vo con­tac­tos es­po­rá­di­cos con otros se­na­do­res y al­gu­nos de sus co­la­bo­ra­do­res del que fue­ra su co­man­do, co­mo el ex coor­di­na­dor Os­val­do Co­rrea, Gui­llier eli­gió el si­len­cio. Al frente su­yo, una coa­li­ción de­rro­ta­da co­men­za­ba a acu­sar mal­tra­to y en­ros­trar que una par­te sus­tan­ti­va de la vic­to­ria de Piñera era res­pon­sa­bi­li­dad -si no del can­di­da­to- al me­nos de su círcu­lo más es­tre­cho. Po­cos que­rían sa­ber de él.

“Lue­go de una can­di­da­tu­ra, uno que­da en una si­tua­ción don­de no si­gue ro­dea­do de quie­nes lo ro­dea­ron en el pe­río­do en el que fue can­di­da­to. Él no es­tá en so­le­dad, él ha he­cho una re­fle­xión en fa­mi­lia y se ha abo­ca­do a su tra­ba­jo par­la­men­ta­rio. Lo que él to­mó co­mo de­ci­sión es es­tar en el co­mi­té in­de­pen­dien­te, por­que eso es lo que lo iden­ti­fi­ca, pe­ro siem­pre con dis­po­si­ción a tra­ba­jar en equi­po y tan­to él co­mo yo tra­ba­ja­mos con los equi­pos y te­ne­mos un tra­ba­jo en con­jun­to”, ex­pli­có el se­na­dor Bian­chi.

Los dos par­la­men­ta­rios lle­ga­ron el me­dio­día del vier­nes 6 a La Mo­ne­da pa­ra re­unir­se con el mi­nis­tro del In­te­rior, An­drés Chad­wick, con dos pro­yec­tos de ley ba­jo el bra­zo so­bre in­mi­gra­ción. No se coor­di­na­ron con na­die más.

Bian­chi tam­bién re­pre­sen­tó a Gui­llier en la ne­go­cia­ción de la opo­si­ción que re­par­tió las co­mi­sio­nes le­gis­la­ti­vas. El pe­rio­dis­ta no qui­so par­ti­ci­par per­so­nal­men­te, pe­ro sí les en­vió un men­sa­je a sus co­le­gas con sus re­que­ri­mien­tos: Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res y Ha­cien­da, las dos ins­tan­cias más ape­te­ci­das por los par­la­men­ta­rios. Su fun­da­men­to, se­gún se­na­do­res del blo­que que fue­ron par­te de la ne­go­cia­ción, era que des­pués del es­fuer­zo que sig­ni­fi­có la con­tien­da elec­to­ral, él era hoy un ac­ti­vo de la cen­troiz­quier­da y re­que­ría de una ma­yor vi­si­bi­li­dad en el Se­na­do, de­jan­do en­tre­ver, in­clu­so, que po­día no ple­gar­se a las de­ci­sio­nes del blo­que si es que sus pe­ti­cio­nes no eran aten­di­das. El ar­gu­men­to no ca­yó bien entre sus pa­res.

Gui­llier no asis­te a los al­muer­zos de coor­di­na­ción de los mar­tes de la ex Nue­va ma­yo­ría en Val­pa­raí­so, ha pues­to en sus­pen­so su par­ti­ci­pa­ción en las co­mi­sio­nes po­lí­ti­co-téc­ni­cas y só­lo con­ver­sa con par­la­men­ta­rios de su sector so­bre te­mas pun­tua­les. No mu­cho más. “Has­ta el se­na­dor de RD se coor­di­na más que Gui­llier”, afir­ma un se­na­dor del PPD me­dio en bro­ma, me­dio en se­rio.

Has­ta aho­ra -no obs­tan­te- han pri­ma­do los ges­tos ama­bles y pa­ra no pro­vo­car un quie­bre tem­prano en la opo­si­ción, y a pe­sar de no te­ner una re­la­ción cer­ca­na, Car­los Mon­tes (PS) ce­dió su úl­ti­mo año (2021) pa­ra que Gui­llier es­té en Ha­cien­da, y lo pro­pio hi- zo Jor­ge Pi­za­rro (DC), que tam­bién con­ce­dió un año (2019) pa­ra que el ex can­di­da­to par­ti­ci­pe de la Co­mi­sión de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res.

Pe­ro el ges­to es só­lo eso. Na­die se acer­ca a Gui­llier pa­ra pre­gun­tar­le su po­si­ción frente a al­gu­na dis­yun­ti­va de la opo­si­ción o frente al go­bierno.

Cer­ca­nos al se­na­dor jus­ti­fi­can la grie­ta evi­den­te entre Gui­llier y sus pa­res de opo­si­ción en que pa­sa por un pe­río­do de re­fle­xión y que de a po­co ha re­to­ma­do su agen­da, pe­ro tam­bién apun­tan a que la re­la­ción en el Congreso no só­lo se ha en­fria­do por vo­lun­tad pro­pia, sino que es re­cí­pro­co.

“Él cree que hi­zo lo que pu­do”, di­cen, y afir­man que hay otros par­la­men­ta­rios con los cua­les sí ha lo­gra­do man­te­ner un víncu­lo más es­tre­cho: Adria­na Muñoz (PPD) y los DC Fran­cis­co Huen­chu­mi­lla, Yas­na Pro­vos­te y Xi­me­na Rin­cón, entre ellos. Pe­ro en la ex Nue­va Ma­yo­ría el ajus­te de cuen­tas ha si­do ca­te­gó­ri­co: acu­san que per­mi­tió que se ins­ta­la­ra una ima­gen de so­le­dad des­pués de la de­rro­ta que no era tal, ya que él mis­mo les pi­dió to­mar dis­tan­cia. Aún más, apun­tan al hi­jo de Gui­llier, An­drés Al­mei­da, por sos­te­ner que en el en­ton­ces blo­que opo­si­tor no ha­bía con­vic­ción en la vic­to­ria de su aban­de­ra­do, fra­se que se ha con­si­de­ra­do un gol­pe ba­jo y sin nin­gu­na au­to­crí­ti­ca.

El ale­ja­mien­to ra­di­cal

En mar­zo, sor­pre­si­va­men­te, Gui­llier asis­tió a un en­cuen­tro lo­cal del Par­ti­do Ra­di­cal en Ñu­ñoa, una reunión de ca­rác­ter pro­gra­má­ti­co y ba­jo per­fil. La re­la­ción con esa tien­da, sin em­bar­go, hoy re­co­no­cen que es muy dis­tan­te, con es­ca­sos ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción. Uno de ellos es Os­val­do Co­rrea: “Man­ten­go una re­la­ción de con­fian­za, gra­ti­tud y amis­tad, es­to en fun­ción de los la­zos per­so­na­les que for­ma­mos. Nos lla­ma­mos a ve­ces y nos pre­gun­ta­mos có­mo es­ta­mos”. Co­rrea, sin em­bar­go, no si­guió tra­ba­jan­do po­lí­ti­ca­men­te con el pe­rio­dis­ta.

La me­sa del PR tam­po­co ha vuel­to a re­unir­se con su ex­can­di­da­to pre­si­den­cial, pe­ro lo úl­ti­mo que su­pie­ron es que el pe­rio­dis­ta te­nía in­ten­cio­nes de mon­tar una fun­da­ción. En la co­lec­ti­vi­dad acla­ra­ron rá­pi­da­men­te que no dis­po­nen de fon­dos pa­ra apo­yar­lo. “Él es­tá bus­can­do su de­fi­ni­ción en el nue­vo ciclo po­lí­ti­co que vie­ne y es­pe­ra­mos que se de­fi­na pron­to”, afir­mó el pre­si­den­te del par­ti­do, Ernesto Ve­las­co.

Si bien no sa­ben si Gui­llier pre­ten­de o no se­guir en po­lí­ti­ca una vez que ter­mi­ne su pe­río­do, en el PR ase­gu­ran que lo más pro­ba­ble es que el cu­po de la co­lec­ti­vi­dad en el Se­na­do en esa zo­na lo ocu­pe la ac­tual dipu­tada PR Marcela Her­nan­do en la pró­xi­ma elección.

Por aho­ra, Gui­llier es­pe­ra co­men­zar a re­co­rrer al­gu­nas re­gio­nes en las pró­xi­mas se­ma­nas, a mo­do de agra­de­ci­mien­to. Par­ti­ría por el ex­tre­mo sur, la zo­na de su ami­go Car­los Bian­chi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.