¿Quién le min­tió?

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - Ós­car Con­tar­do

El Pa­pa Fran­cis­co le­yó el in­for­me en­car­ga­do al obis­po Char­les Sci­clu­na y de­ci­dió que de­bía pe­dir per­dón. No alu­dió es­pe­cí­fi­ca­men­te a las per­so­nas que ofre­cía sus dis­cul­pas, pe­ro es po­si­ble con­cluir –lue­go del men­sa­je da­do a co­no­cer por la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal es­ta se­ma­na­que sus pa­la­bras se re­fie­ren a los hom­bres y mu­je­res a quie­nes él mis­mo re­pro­chó por ha­cer acu­sa­cio­nes gra­ves con­tra un obis­po sin con­tar con prue­bas; per­so­nas a las que acu­só de ca­lum­niar, a las que lla­mó men­ti­ro­sas y ton­tas por de­jar­se ma­ni­pu­lar pa­ra qui­zás qué os­cu­ros fi­nes. Mu­chas per­so­nas que com­par­ten su mis­ma fe a las que ofen­dió y mal­tra­tó.

Tam­bién es po­si­ble co­le­gir del men­sa­je que el Pa­pa Fran­cis­co so­lo to­mó con­cien­cia de su error lue­go de que su vi­si­ta a nues­tro país fue­ra eva­lua­da mun­dial­men­te co­mo un fra­ca­so y que sus di­chos fue­ran cri­ti­ca­dos áci­da­men­te a tra­vés de los me­dios in­ter­na­cio­na­les, in­clu­so por sa­cer­do­tes ca­tó­li­cos. Des­pués que eso ocu­rrió, Fran­cis­co de­ci­dió en­viar a Chi­le un in­ves­ti­ga­dor pa­ra in­da­gar en de­nun­cias que ya ha­bían si­do ex­pues­tas a los res­pon­sa­bles de la Igle­sia lo­cal, en va­rias opor­tu­ni­da­des, es de­cir, asun­tos que de­be­rían es­tar dis­po­ni­bles pa­ra la más al­ta au­to­ri­dad de una ins­ti­tu­ción rí­gi­da­men­te je­rár­qui­ca que ha­ce de la obe­dien­cia una vir­tud. Es po­si­ble con­cluir, ade­más, que la in­for­ma­ción re­co­pi­la­da por la justicia ca­nó­ni­ca so­bre la con­duc­ta del sa­cer­do­te Fernando Ka­ra­di­ma, do­cu­men­ta­ción que los tri­bu­na­les de la Igle­sia con­si­de­ra­ron lo su­fi­cien­te­men­te gra­ves co­mo pa­ra con­de­nar a Ka­ra­di­ma a una vi­da de “ora­ción y pe­ni­ten­cia” y a res­trin­gir sus la­bo­res co­mo sa­cer­do­te, no eran su­fi­cien­te pa­ra él. No con­ta­ban con los da­tos ne­ce­sa­rios co­mo pa­ra, por úl­ti­mo, sa­lu­dar con me­nos en­tu­sias­mo a los obis­pos que en­cu­brie­ron los abu­sos se­xua­les ocu­rri­dos en El Bos­que du­ran­te dé­ca­das. La otra ex­pli­ca­ción pro­ba­ble es que den­tro del mis­mo Va­ti­cano al­guien no le fa­ci­li­ta­ra al Pa­pa Fran­cis­co esos ex­pe­dien­tes o que sim­ple­men­te no los hu­bie­ra leí­do, co­mo tam­po­co de­bió ha­cer­lo con la car­ta en­via­da en 2015 por Juan Car­los Cruz –una de las víc­ti­mas de Fernando Ka­ra­di­ma-, en don­de es­te le de­ta­lla­ba la ma­ne­ra en que el sa­cer­do­te Juan Ba­rros en­cu­brió sis­te­má­ti­ca­men­te a Ka­ra­di­ma, tal y co­mo lo ha­cían otros sa­cer­do­tes que a pe­sar de to­do ocu­pan có­mo­dos si­llo­nes en el Epis­co­pa­do lo­cal. Na­da de es­to de­bió ha­ber to­ma­do en cuenta Fran­cis­co. Lás­ti­ma, se hu­bie­ra aho­rra­do el bo­chorno. Tam­po­co de­bió ex­po­ner­se a los reportajes y no­tas de pren­sa es­cri­tas en su pro­pia len­gua y só­li­da­men­te res­pal­da­das a las que es po­si­ble ac­ce­der, gra­cias a la tec­no­lo­gía, con so­lo es­cri­bir dos pa­la­bras en Goo­gle -“Fernando Ka­ra­di­ma”- o seis -“Abu­sos se­xua­les en la Igle­sia chi­le­na”- si re­que­ría un pa­no­ra­ma más am­plio.

El pa­pa Fran­cis­co ha di­cho in­di­rec­ta­men­te que al­guien le min­tió. Que le hi­cie­ron ver las co­sas de un mo­do di­fe­ren­te a los he­chos pu­ros y du­ros. ¿Quién ha­brá si­do? Tal vez la mis­ma per­so­na que im­pul­só a Juan Pa­blo II a res­pal­dar de mo­do in­só­li­to a un cri­mi­nal per­ver­ti­do co­mo Mar­cial Ma­ciel, pe­se a las prue­bas que le lle­va­ron con in­sis­ten­cia du­ran­te dé­ca­das pa­ra fre­nar sus de­li­tos; la mis­ma per­so­na que te­nía una es­tre­cha amis­tad con Ka­ra­di­ma, que fue nun­cio apos­tó­li­co en Santiago y que hoy ocu­pa un al­tí­si­mo car­go en la Igle­sia; es po­si­ble tam­bién que las ver­sio­nes tor­ci­das que lo con­fun­die­ron sur­gie­ran de bo­ca del mis­mo sa­cer­do­te a quien el pro­pio Fran­cis­co re­ser­vó un lu­gar en la co­mi­sión que re­for­ma­rá la cu­ria ro­ma­na y que con una son­ri­sa bur­lo­na al­gu­na vez di­jo que los ca­sos de abu­sos cle­ri­ca­les eran irre­le­van­tes, por­que eran “po­qui­tos”. Tal vez quien le dio una ima­gen equi­vo­ca­da es el car­de­nal cu­ya con­gre­ga­ción pu­so a di­ri­gir un cen­tro de aten­ción de ni­ños po­bres en Puer­to Montt a un sa­cer­do­te so­bre el que pe­sa­ban gra­ves acu­sa­cio­nes de abu­so y que ha­ce una se­ma­na ten­tó una fi­gu­ra li­te­ra­ria ri­dí­cu­la pa­ra ma­ni­fes­tar su po­si­ción res­pec­to de un pro­yec­to de ley. A vue­lo de pá­ja­ro, tam­bién po­dría ha­ber­le men­ti­do el obis­po que tu­vo co­mo vi­ca­rio de edu­ca­ción de su dió­ce­sis a un cu­ra que ma­no­sea­ba mo­na­gui­llos y los so­me­tía a sus re­pul­si­vos de­seos du­ran­te años, has­ta que lo pi­lla­ron y de­ci­dió col­gar­se an­tes que en­fren­tar la justicia. Cu­rio­sa­men­te, to­dos esos va­ro­nes so­bre los que re­cae la sos­pe­cha no so­lo le han da­do un se­llo a su pro­pia ins­ti­tu­ción y los se­gui­do­res de ella, sino tam­bién han in­flui­do en la po­lí­ti­ca na­cio­nal, fre­nan­do y cues­tio­nan­do le­yes, boi­co­tean­do po­lí­ti­cas de sa­lud pú­bli­ca, des­mon­tan­do pla­nes de edu­ca­ción se­xual, di­fa­man­do los pro­yec­tos de di­ver­si­dad se­xual y tra­tan­do co­mo ani­ma­les a per­so­nas so­lo por­que exi­gen pú­bli­ca­men­te un de­re­cho. Esos hom­bres ca­da vez que ha­blan di­cen ha­cer­lo con La Ver­dad, así en ma­yús­cu­las, in­vo­cán­do­la co­mo un ábre­te sé­sa­mo que a pe­sar de to­do sur­te efec­to en las ofi­ci­nas de le­gis­la­do­res y di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos que ha­cen de la Re­pú­bli­ca un es­pa­cio pa­ra im­po­ner sus creen­cias re­li­gio­sas pri­va­das.

El Pa­pa pi­dió per­dón y ha­bló de pe­ca­dos y pe­ca­do­res, usan­do esa es­cu­rri­di­za gra­má­ti­ca de la fe que evi­ta de­cir las co­sas co­mo real­men­te son: un paisaje sem­bra­do de de­li­tos y cri­mi­na­les re­fu­gia­dos de­trás del po­der de una Igle­sia y la pres­crip­ción de las fe­cho­rías pa­sa­das; di­jo, ade­más -co­mo sue­len ha­cer­lo los lí­de­res re­li­gio­sos cuan­do de­ben re­co­no­cer los es­pan­tos que res­pal­da­ron-, sen­tir do­lor por las ar­bi­tra­rie­da­des co­me­ti­das por miem­bros de su ins­ti­tu­ción, co­mo si su do­lor vi­ca­rio sir­vie­ra de con­sue­lo frente a la in­jus­ti­cia y el abu­so, co­mo si to­do con­sis­tie­ra en ir re­pi­tien­do “lo sien­to” pa­ra que las co­sas vol­vie­ran a su si­tio. Por úl­ti­mo, anun­ció que en ma­yo re­ci­bi­rá a las víc­ti­mas y a los obis­pos. ¿Pa­ra qué? Se­gu­ra­men­te pa­ra con­tar­les la mis­ma his­to­ria que to­dos sa­bían, me­nos él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.